Reconocimiento facial: La otra razón por la que podemos necesitar una mascarilla

mascarillaNo pierda la costumbre de cubrirse la cara, aunque viva en un lugar que pronto deje de necesitarla. Mucho después de que la pandemia retroceda, todavía podemos necesitar nuestros respiradores N-95, máscaras quirúrgicas y cobertura caseras.

El triunfo sobre COVID-19, cuando finalmente ocurra, no debería significar una hoguera de máscaras. Este símbolo de la lucha contra el coronavirus puede resultar igual de crucial contra un enemigo totalmente diferente.

Se está extendiendo rápidamente, pero en gran medida fuera de los debates sobre la salud mundial y el escrutinio significativo, el reconocimiento facial.

También se está extendiendo rápidamente, pero en gran medida fuera de los debates sobre la salud mundial y el escrutinio significativo, el reconocimiento facial. Tenemos el práctico Face ID de Apple desde 2017, por supuesto, con sus 30.000 puntos faciales invisibles que se unen en una huella facial que abre el teléfono, pero ya hay aplicaciones potencialmente más perturbadoras aquí o a la vuelta de la esquina.

Con el Face-Six se pretende reducir los errores médicos y el fraude prometiendo ayudar a los hospitales a “identificar a los pacientes siempre que sea necesario, consciente o inconsciente”.

ISM Connect ha escaneado las multitudes en los conciertos de Taylor Swift, para eliminar a los acosadores y generar métricas de promoción de la gira.

Clearview AI ha sido usado por más de 600 agencias de la ley para resolver casos desde robos en tiendas hasta asesinatos. Es tan privada, que pone una dirección falsa en Manhattan como su ubicación comercial. Clearview AI vende un producto que permite a los usuarios tomar una foto de alguien por el que sienten curiosidad y obtener enlaces a fotos públicas y sitios pertenecientes a esta persona.

El poder que tales aplicaciones dan sugiere el nombre de otro proveedor, iOmniscient. Su sitio cuenta con clientes en 60 países y más de 30 industrias, incluyendo el comercio minorista. Mide los recorridos de los clientes, la frecuencia de las visitas y el tiempo de permanencia.

iOmniscient ” destaca en entornos no controlados con individuos no cooperativos”, lo que explicaría su presunto uso durante las protestas pro-democracia de Hong Kong en 2019.

En respuesta a la posible vigilancia, los manifestantes derribaron las farolas inteligentes que se creía que albergaban la tecnología, destruyeron las cámaras de CCTV, se escondieron bajo paraguas, y se pusieron máscaras faciales.

Muchos usos del reconocimiento facial pueden defenderse por razones éticas, pero, en conjunto, se suman a un mundo, más allá de lo privado, en el que la única forma de mantener el anonimato en la esfera pública puede ser pronto la de cubrirse la cara.

El anonimato es sólo una parte de la privacidad, sin embargo. Otros componentes de ella que se han descrito incluyen la reserva, o la elección de qué información personal revelamos; el aislamiento, o el uso de la distancia para estar fuera de acceso; y la intimidad selectiva, o la capacidad de estar con un individuo o grupo y no con otros.

Se puede comprobar cómo la revolución digital ha causado estragos en todas las diversas “subprivaciones”, pero, como afecta a nuestros rostros, el asalto al anonimato desde el reconocimiento facial puede ser el más intrusivo.

Si se necesita evidencia científica de que esto no puede ser bueno, existe. La privacidad, según demuestran las investigaciones previas al reconocimiento facial, es esencial para algunos hitos y necesidades psicológicas importantes, como la capacidad de lograr la autonomía, la capacidad de recuperarse de los reveses y la capacidad de reflexión. Nada de esto puede ocurrir bajo un microscopio.

Un individuo etiquetado, cartografiado, rastreado o vigilado de alguna manera se siente psicológicamente atrapado, lucha por recuperarse y tiene dificultades para reflexionar sobre el significado de todo ello. Así que, junto con la frustración que experimentamos en estos días cuando una máscara facial se interpone en el camino de desbloquear nuestros teléfonos, podemos considerar (mientras podamos) el triste paralelismo entre dos peligros actuales. También podemos querer esforzarnos en luchar contra el abuso de nuestras caras como si nuestra vida psicológica dependiera de ello. O como si fuera un virus peligroso.

Fte. The Hill (Elias Aboujaoude)

Elias Aboujaoude es profesor de psiquiatría y escritor en la Universidad de Stanford. Es el autor de “Virtually You”: The Dangerous Powers of the e-Personality”.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.