Un enjambre de 40 drones sobre Fort Irwin es una señal ominosa de lo que está por venir

El comandante del Centro Nacional de Entrenamiento del US. Army publicó un video de un ataque simulado de un enjambre de 40 drones sobre una unidad al amanecer.

Después de años de negar más o menos la existencia de una amenaza en rápido crecimiento y singularmente problemática, la batalla de Mosul de hace seis años vio cómo drones cargados de explosivos caseros atacaban constantemente a las fuerzas amigas. Esto obligó al Pentágono a aceptar a regañadientes esta nueva arma de guerra «democratizada» para la que tenía pocas defensas, los drones armados pequeños y fáciles de usar, como una amenaza importante. Desde entonces, el Ejército estadounidense se ha estado moviendo a toda velocidad tratando de ponerse al día con lo que es una gama de capacidades en rápida evolución, que ahora están causando estragos en los campos de batalla y más allá. Un ominoso vídeo publicado por el comandante del Centro Nacional de Entrenamiento del Ejército de Estados Unidos resume lo que nuestras tropas van a tener que afrontar en el futuro y se apresuran a prepararse para ello.

El general de brigada Curtis Taylor publicó el vídeo en Twitter bajo su cuenta oficial, con la leyenda siguiente

«Al amanecer de esta mañana, un enjambre de 40 cuadricópteros, todos ellos equipados con cámaras, MILES y munición letal, fueron lanzados antes del ataque del 11º ACR [11º Regimiento de Caballería Blindada] contra una defensa preparada por la 1AD [1ª División Blindada]. Los drones serán tan importantes en la primera batalla de la próxima guerra como lo es hoy la artillería».

El vídeo desprende sin duda un marcado aire de ciencia ficción con tintes distópicos. Una carga al amanecer mediante, en esencia, robots voladores, también refuerza lo mucho que han cambiado las cosas en un periodo de tiempo relativamente corto. El escenario es una instalación de operaciones militares en terreno urbano (MOUT), uno de los varios campos de entrenamiento elaborados en el Centro Nacional de Entrenamiento (NTC), que se encuentra junto a Fort Irwin en California.

Como señaló el general, el bombardeo de aviones no tripulados forma parte de un ataque simulado del 11º Regimiento de Caballería Blindada (ACR) contra elementos de la 1ª División Blindada que se han ejercitado en el NTC en lo profundo del desierto de Mojave, en California. El 11º ACR es la unidad residente de las fuerzas de oposición (OPFOR), básicamente los agresores, que imitan las tácticas, las capacidades y el material del enemigo. La unidad tiene décadas de experiencia en causar problemas a las unidades visitantes, ya que hacen de malos en una gran variedad de escenarios y circunstancias repartidas por el extenso NTC. Quizá sean más conocidos por sus vehículos altamente modificados y los helicópteros camuflados que utilizan para hacerse pasar por el enemigo.

El trabajo del 11º ACR se ha vuelto mucho más complicado en la era digital, incluyendo todo, desde la ciberguerra y la guerra electrónica avanzada hasta, sí, los enjambres de drones. Aunque ha habido muchos ejercicios de prueba y desarrollo en los que se han utilizado grandes grupos de drones, incluso en el NTC, un vídeo de un enjambre de 40 drones desplegado a manos de la OPFOR es ciertamente algo digno de contemplación.

El hecho de que los drones estén totalmente integrados en MILES, el sistema de combate láser integrado múltiple, de larga evolución, que permite simular muertes y bajas en el NTC, es bastante impresionante. Como afirma el general, estos pueden simular drones suicidas y pueden desempeñar el papel de armas mortales por derecho propio.

Contrarrestar un enjambre de este tipo sigue siendo un problema importante. Dependiendo del concepto de las operaciones, la guerra electrónica sigue siendo una de las mejores apuestas, especialmente para contrarrestar grandes grupos de drones esparcidos por el cielo, pero todo, desde los medios cinéticos, misiles y cañones, así como incluso otros drones, hasta los láseres y las microondas de alta potencia, están en pleno desarrollo o comienzan a ser puestos en práctica de forma más amplia.

El problema de los misiles, los cañones e incluso los láseres es que sólo pueden derribar un solo dron a la vez, por lo que verse saturado y que sus defensas sean rápidamente superadas es una situación muy real, especialmente teniendo en cuenta la barrera de entrada relativamente baja. Los drones que usan sistemas de control «man-in-the-loop», básicamente, alguien los pilota a distancia, son más fáciles de contrarrestar que un enjambre autónomo, ya que dependen de un enlace de comunicaciones bidireccional directo y persistente que necesita mantener la línea de visión. Cuando los propios drones eligen y persiguen objetivos de forma cooperativa y autónoma como grupo, con poca o ninguna dirección humana en tiempo real, las cosas se vuelven mucho más difíciles. Pensemos en una mente de colmena que puede adaptarse sobre la marcha para mantener su máximo potencial. Se trata de una amenaza muy resistente y muy problemática de contrarrestar. Esta capacidad no es ciencia ficción y será cada vez más preocupante, sobre todo cuando se enfrente a un adversario como China, que lleva años desarrollándola activamente en diversas formas.

En cualquier caso, es muy alentador ver que el Ejército prioriza el enfrentamiento de un ataque de enjambre durante el entrenamiento de alto nivel. No está claro cuán regular es el uso de enjambres de drones simulados en el NTC, pero el Ejército ha empleado lo que parece ser un «sistema» similar de 40 drones allí en múltiples ocasiones desde 2019. Un equipo dirigido por la Corporación COLSA opera ese enjambre bajo contrato con la Oficina de Gestión de Sistemas de Amenaza del servicio (TMSO), parte de la Oficina Ejecutiva del Programa de Simulación, Entrenamiento e Instrumentación (PEO STRI) en Redstone Arsenal en Alabama.

Nos hemos puesto en contacto con el Ejército para obtener más información sobre el uso de enjambres de drones en ejercicios de entrenamiento.

El OPFOR de enjambre de bajo nivel es, en cierto modo, incluso más importante que el OPFOR de combate terrestre tradicional, ya que se trata de una amenaza mucho más extraña a la que deben enfrentarse los soldados. Por lo tanto, no sólo emularlo en un grado limitado, sino ser capaz de poner a prueba a las unidades de primera línea para que puedan saber qué hacer si un enjambre ataca es, sin duda, una capacidad muy importante de tener.

Fte. The War Zone