La forma en la que la guerra de Putin contra Ucrania ha hecho que Rusia dependa más de China

A pesar de los sueños imperiales de Putin, en los últimos seis meses China ha dictado cada vez más la dirección de la asociación y ha exigido más concesiones a los rusos.

Justo antes de la invasión rusa de Ucrania, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, dijo que la cooperación estratégica chino-rusa no tiene límites, ni zonas prohibidas, ni límites máximos.

Sin embargo, en los meses siguientes, Rusia aprendió que la retórica no se ajusta a la realidad. Si bien la ola de sanciones mundiales contra el régimen de Putin y sus oligarcas aliados ha reforzado aparentemente los lazos políticos, económicos y militares entre ambos países, el verdadero efecto estratégico para Rusia ha sido la mayor dependencia de China. Y los líderes del Partido Comunista Chino no han mostrado ningún reparo en aprovechar esta creciente dependencia en su beneficio. China ha dictado cada vez más la dirección de la asociación y ha exigido más concesiones a los rusos, subiendo los precios y caminando por la cuerda floja diplomática con las naciones occidentales de las que no puede permitirse desprenderse comercialmente. En lugar de hacer grande a Rusia de nuevo, como se esperaba, la guerra del presidente Vladimir Putin en Ucrania ha profundizado la posición de Rusia como el claro socio menor en la relación sino-rusa, militar y económicamente.

Una revisión de la información de fuentes abiertas nos muestra que la guerra no sólo ha confirmado la cooperación militar chino-rusa existente, sino que ha intensificado los desequilibrios potenciales. A pesar de la indignación occidental por la guerra, la cooperación militar entre ambos países sigue en marcha. El 24 de mayo, China y Rusia realizaron su primer ejercicio militar conjunto desde la invasión de Ucrania por parte de Moscú, y ambos países enviaron bombarderos con capacidad nuclear mientras el presidente Joe Biden visitaba la región. En julio, tropas, tanques y vehículos del Ejército Popular de Liberación partieron hacia Rusia para participar en las llamadas «Olimpiadas de la Guerra». China también ha apoyado indirectamente la maquinaria bélica rusa exportando vehículos todoterreno para el transporte de personal de mando, así como componentes de aviones no tripulados y motores navales.

Una revisión de la información de fuentes abiertas nos muestra que la guerra no sólo ha confirmado la cooperación militar chino-rusa existente, sino que ha intensificado los desequilibrios potenciales. A pesar de la indignación occidental por la guerra, la cooperación militar entre ambos países sigue en marcha. El 24 de mayo, China y Rusia realizaron su primer ejercicio militar conjunto desde la invasión de Ucrania por parte de Moscú, y ambos países enviaron bombarderos con capacidad nuclear mientras el presidente Joe Biden visitaba la región. En julio, tropas, tanques y vehículos del Ejército Popular de Liberación partieron hacia Rusia para participar en las llamadas «Olimpiadas de la Guerra». China también ha apoyado indirectamente la maquinaria bélica rusa exportando vehículos todoterreno para el transporte de personal de mando, así como componentes de aviones no tripulados y motores navales.

Sin embargo, los efectos de la guerra son más graves en el mercado de la defensa. En 2014, las sanciones occidentales dieron un nuevo impulso al complejo industrial militar ruso para vender tecnología al PLA.

Hoy, el Kremlin tiene aún menos clientes o socios, y su dependencia de la tecnología de China tras su invasión de Ucrania podría acelerar el floreciente desarrollo y las operaciones conjuntas, aunque solo sea por un tiempo. A largo plazo, los fabricantes de armas rusos en dificultades no pueden apostar por China para mantenerlos o hacerlos crecer. Las empresas de defensa chinas, cada vez más asertivas, ya están buscando más clientes en la escena mundial. El país ha aumentado su participación en el comercio mundial de armas hasta el 4,6% en los últimos años, situándose en el cuarto lugar por detrás de Estados Unidos, Rusia y Francia. China también está aprovechando lo que antes era un papel de nicho en el ahora floreciente mercado de la tecnología de aviones no tripulados, y modernizando su fuerza aérea con aviones de fabricación nacional que también aumentarán las exportaciones.

A medida que China se convierte en un competidor en el mercado de la exportación de armas, el efecto de las sanciones y el bajo rendimiento de los equipos rusos auguran un futuro sombrío para Rusia. Las ventas de armas de Rusia al sudeste asiático ya habían disminuido considerablemente en los últimos siete años, pasando de 1.200 millones de dólares en 2014 a sólo 89 millones en 2021. Las empresas chinas están en una buena posición para tapar los agujeros que las empresas rusas ya no pueden llenar.

La ventaja comparativa de Rusia en el mercado mundial de la defensa consiste en que ha sido capaz de ofrecer tecnología militar avanzada a precios relativamente bajos, y en su disposición, rayana en el deleite, de vender tanques, armas pequeñas y aviones de combate a naciones independientemente del carácter de sus gobiernos. China ha mostrado una disposición similar a comprometerse con regímenes desagradables en su iniciativa Belt and Road y en las ventas de armas.

Además, es posible que Rusia no pueda fabricar equipos al ritmo anterior debido a las sanciones. Según se informa, algunas fábricas de armas rusas han detenido la producción porque tienen dificultades para importar componentes de origen. Actualmente, sólo tres de los 40 mayores importadores de armas del mundo -Pakistán, Bangladesh y Myanmar, compran la mayoría de sus armas a China. Esta cifra podría aumentar si China llena el mercado que los fabricantes de armas rusos dominaban, facilitando el continuo ascenso de Pekín como gran exportador de armas y obteniendo los beneficios políticos y económicos que ello conlleva.

En el comercio, las dos naciones tienen una aparente sinergia. Rusia suministra a China importantes materias primas y energía, mientras que Rusia necesita inversiones y productos de alta tecnología chinos. El comercio entre China y Rusia creció un 36% el año pasado, hasta los 147.000 millones de dólares, un claro efecto de las sanciones. En marzo, después de que Rusia lanzara su invasión, el comercio global entre ambos países aumentó más del 12% respecto al año anterior.

Pero esas cifras ocultan el enorme y creciente desequilibrio comercial que favorece a China. En 2013, China representaba el 11% del comercio de Rusia. En 2021, la cifra era del 18%, mientras que Rusia representaba un insignificante 2% del comercio chino. Este desequilibrio es aún más sorprendente si se tiene en cuenta que el 70% de las exportaciones rusas a China están relacionadas con la energía.

La guerra de Ucrania ha acelerado estas desigualdades en su relación económica y ha confirmado la sumisión de Rusia a Pekín. China se ha negado a dar la espalda a Moscú, pero tampoco ha dejado de sacar provecho de la situación de su aliado. Por ejemplo, después de quedarse con un casi monopolio tras el éxodo masivo de los fabricantes occidentales, los fabricantes de automóviles chinos, como Haval, han aumentado sus precios en un 50%, mientras que Rusia vende su petróleo a China con un descuento del 35%.

Por el momento, parece que Pekín no está dispuesto a rescatar a Moscú con importantes salvavidas económicos y arriesgarse a sanciones secundarias. La mayoría de sus principales bancos, incluidos el Banco de China y el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), han comenzado a restringir las transacciones en dólares, y posiblemente en yuanes, para las importaciones de productos básicos rusos. Los titanes chinos de los teléfonos inteligentes Xiaomi, Oppo y Huawei han cortado sus suministros a Rusia, y TikTok suspendió sus servicios tras el bloqueo de los medios estatales rusos. Huawei, que todavía opera en Rusia, y otros hegemones tecnológicos chinos no podrían apuntalar el mercado ruso aunque quisieran. Huawei depende en gran medida de otros proveedores de chips, que generalmente emplean tecnología diseñada por Estados Unidos. En 2019, de las 50.000 estaciones base 5G vendidas por Huawei, solo el 8 por ciento estaban libres de tecnología o componentes estadounidenses.

La suma de estos resultados de la guerra en Ucrania es clara: Rusia está acelerando su propio declive como potencia mundial, no sólo por los fracasos en su frontera occidental, sino también en una pérdida de poder en su relación con su Oriente. Sí, al comerciar con armas y recursos naturales con China, Rusia obtiene un salvavidas de las sanciones occidentales. Pero también corre el riesgo de convertirse en el aliado más débil en la relación militar, mientras que es poco más que un proveedor de trastienda para una Asia dominada por China. La guerra en Ucrania no sólo ha humillado a los militares rusos, sino que también ha obligado a Moscú a dar preferencia a los chinos en el comercio a precios inferiores a los del mercado, a perder mercados mundiales de armas clave y ventas y capacidad de la industria de defensa a largo plazo, y a perder autonomía frente a China al disminuir su propio compromiso con otros socios.

Hasta ahora, China sólo ha aprovechado levemente su condición de socio mayoritario y se ha abstenido de humillar públicamente a Rusia exigiendo concesiones, lo que en parte explica que la asociación haya seguido siendo fructífera. Sin embargo, si el objetivo final de Rusia es «levantarse de las rodillas», como suelen afirmar los partidarios de Putin, descubrirá que hacerlo sobre los hombros de China no es la manera de conseguirlo.

Fte. Defense One (Thomas Low y Peter W. Singer)

Thomas Low es consultor de BluePath Labs.

P.W. Singer es miembro senior de New America y cofundador de Useful Fiction LLC.