En ausencia de una base industrial de defensa robusta, Estados Unidos vive de prestado

Una cuestión fundamental en la defensa de Ucrania es la capacidad de Occidente, y de Estados Unidos en particular, de suministrar armas y municiones con la suficiente rapidez para derrotar a Rusia. A medida que continúen los envíos de armas de Occidente, el Ejército ucraniano será más capaz. Varios miles de ucranianos se están entrenando en Reino Unido y en los países de Europa del Este de la OTAN, aprendiendo el empleo de las armas occidentales. Debido a este entrenamiento existe un desfase de varias semanas entre la entrega de armas y su empleo. A medida que el desfase se reduzca, Rusia se enfrentará a la desagradable perspectiva de volver a desplegar sus unidades, abrumadoramente concentradas, hacia el sur, y seguir siendo superada en maniobra y posiblemente en número. Con el tiempo, pues, las ventajas de Ucrania aumentarán lo suficiente como para hacer probable un serio retroceso estratégico ruso.

Sin embargo, los benefactores occidentales de Ucrania se enfrentan a un problema estructural. No se trata de la estrategia de «guerra de productos básicos» del Kremlin en sí misma. Aunque las presiones mundiales sobre los alimentos y la energía provocarán tensiones macroeconómicas, una inminente recesión euroamericana ya ha reducido los precios del petróleo a los niveles anteriores al 24 de febrero. Los productores de fertilizantes se están ajustando a las interrupciones de la cadena de suministro inducidas por Rusia, y el exceso de capacidad ha aumentado lo suficiente como para hacer probable una caída de los precios, atenuando algunas presiones alimentarias.

A medida que los bancos centrales se endurezcan, los efectos desinflacionarios controlarán el crecimiento de los precios, aunque demasiado tarde para evitar la presión sobre los consumidores. En ausencia de un invierno brutalmente gélido, de nuevas interrupciones en el suministro de alimentos y de la falta de voluntad de los bancos centrales para combatir la inflación, el arma rusa de las materias primas disgustará a las opiniones públicas occidentales, pero puede que no haga descarrilar la política occidental.

Más bien, Occidente se enfrenta a una «crisis de caparazón» que lleva décadas gestándose. En resumen, los arsenales militares estadounidenses y aliados y los volúmenes de producción son suficientes para sostener solamente a Ucrania, la posibilidad de una escalada horizontal en Europa, y la amenaza inminente de China en el Indo-Pacífico, apuntan a una crisis de material más amplia.

Aunque la artillería tubular estándar occidental tiene mayor alcance que sus homólogas de la era soviética, esto no fue lo que motivó el cambio de Ucrania. Pocas fábricas fuera de Rusia y Bielorrusia siguen produciendo la munición soviética de 152 mm, y sólo quedan unos pocos depósitos en el antiguo bloque oriental. Ucrania agotó sus reservas de munición en las primeras ocho semanas de la guerra. De ahí que las repetidas peticiones de Ucrania de artillería occidental se deban a consideraciones prácticas: Occidente tiene munición de sobra.

Es decir, hasta cierto punto. La moderna base industrial de defensa occidental es una fracción del tamaño de su homóloga de la Guerra Fría. En 1991, Estados Unidos contaba con 51 «contratistas principales» del sector aeroespacial y de defensa. Una vez que la Unión Soviética se derrumbó, Estados Unidos optó por fomentar un oligopolio funcional, de ahí que hoy sólo queden cinco contratistas principales. Los mismos tres contratistas producen nueve décimas partes del arsenal de misiles de Estados Unidos. De los tres sistemas de artillería cañón del Ejército estadounidense, dos son producidos por BAE.

La producción de proyectiles también es limitada. La fabricación estadounidense puede producir unos 80.000 proyectiles de 155 mm de diversos tipos al año. Esto equivale al gasto de Ucrania en unas dos semanas. La producción de misiles antitanque también es insuficiente. Estados Unidos ya ha proporcionado a Ucrania 7.000 ATGM Javelin, mientras que Lockheed Martin, el único productor, puede crear como máximo 4.000 al año. Las cadenas de producción de misiles Stinger están frías desde principios de la década de 2000: muchas de las piezas necesarias ya no se fabrican. Ucrania ha recibido ahora misiles antibuque Harpoon y varios misiles antiaéreos para contrarrestar los ataques rusos. Sólo se han fabricado unos 7.500 Harpoons. Estados Unidos adquiere alrededor de 100 nuevos misiles de diversos tipos cada año. En comparación, Rusia disparó hasta 2.000 misiles en los primeros cuatro meses de la guerra de Ucrania. Los aliados de Estados Unidos no están en mejor forma: según un reciente juego de guerra, las reservas de munición británicas se evaporarían tras sólo ocho días de combate de alta intensidad.

Estados Unidos redujo sus reservas y su base industrial debido a dos supuestos. En primer lugar, se esperaba que las armas de precisión redujeran el gasto total de munición. En lugar de mantener reservas masivas de municiones no guiadas, Estados Unidos pretendía crear reservas limitadas de municiones guiadas que, combinadas con aviones furtivos, serían suficientes para desequilibrar a cualquier adversario. En segundo lugar, la dinámica de combate moderna apuntaba a guerras cortas y punzantes, no a enfrentamientos prolongados con un alto número de víctimas que exigieran un gasto intensivo de municiones durante meses o años.

Ambas suposiciones eran erróneas. La invasión rusa de Ucrania ha demostrado la importancia de los factores militares tradicionales, masa, fuegos concentrados, acciones preparatorias y plataformas grandes y polivalentes, en el combate moderno. Las municiones guiadas cambiarían la dinámica del combate, pero no tendrían un impacto decisivo en el conflicto, al menos no de forma independiente. Estados Unidos y sus aliados necesitan cantidad junto con calidad.

Además, seguimos estando cerca del final de la escala metafórica de la escalada. Hasta ahora, Rusia ha intentado librar su guerra de conquista con medios limitados. El Kremlin esperaba inducir un colapso occidental y ucraniano presentando un barniz internacional de superioridad abrumadora. Todavía persigue esa estrategia de información. Sin embargo, pronto se enfrentará a una elección: la movilización total y la guerra real, o la derrota estratégica con los riesgos internos que conlleva. Al librar una guerra mucho más agresiva, Rusia puede considerar necesario poner a prueba la determinación de Occidente de forma más aguda. El Ejército británico ha vuelto a centrarse en el combate terrestre convencional a gran escala en Europa. Este combate puede llegar mucho antes de lo que esperamos, quizás incluso este año. De ahí que remediar el déficit de municiones sea de la máxima importancia.

Algunos aspectos de este déficit pueden ser remediados. Estados Unidos puede crear una entidad similar a la Junta de Producción de Guerra de la Segunda Guerra Mundial, que ayudó a las empresas privadas a realizar la transición a la producción de equipos militares. La industria manufacturera estadounidense no es ni de lejos el monstruo que era en 1941. Pero es totalmente concebible que, por ejemplo, las empresas automovilísticas estadounidenses puedan producir municiones para reponer los arsenales de artillería.

Sin embargo, las armas más comunes en la guerra de Ucrania son relativamente fáciles de producir. Las piezas de artillería y los proyectiles son, en términos militares, artículos baratos. Los proyectiles «tontos» tienen un precio de unos 2.000 dólares, y los de mayor alcance hasta 87.000 dólares. En cambio, cada Harpoon Block II cuesta 1,4 millones de dólares. Cada misil hipersónico costará entre 50 y 100 millones de dólares, aunque con una mayor cantidad de producción los costes pueden bajar a 10 millones de dólares por unidad. Este tipo de armas serán necesarias para luchar y ganar en el Indo-Pacífico. Son caras, técnicamente complejas y tardarán en producirse. Además, es imposible aumentar la producción sin un aviso previo significativo o, más concretamente, sin la capacidad industrial de defensa existente. El tiempo es esencial, y los únicos fabricantes de defensa con los que Estados Unidos puede trabajar actualmente son los ya existentes.

La solución es tan obvia como políticamente difícil. El Congreso debe aumentar la financiación para la producción de armas de alta gama, acelerando el desarrollo hipersónico en la misma medida. Debe garantizar la salud de los múltiples centros de producción y fomentar una mayor productividad en materia de defensa.

A su vez, esto requiere largos plazos de entrega. El Pentágono y el Congreso deben comunicar conjuntamente a la base industrial de defensa que Estados Unidos se compromete a ampliar la producción. Deben ponerse sobre la mesa contratos de producción plurianuales y pluridecenales para dar a los productores de alta gama de Estados Unidos el tiempo necesario para ampliar la producción y ponerla en marcha antes de un conflicto importante.

Fte. Real Clear Dfense (Seth Cropsey)

Seth Cropsey es el fundador y presidente del Instituto Yorktown. Sirvió como oficial naval y como subsecretario adjunto de la Marina y es autor de Mayday and Seablindness.