Seis meses después de iniciado el conflicto, ¿qué espera conseguir exactamente Rusia en Ucrania?

El presidente ruso Vladimir Putin se refirió a Ucrania como un «enclave antirruso» que tiene que ser eliminado. También dijo que los soldados rusos que participan en la operación militar allí estaban luchando por su «propio país». Estas declaraciones tienen importantes implicaciones.

Durante los últimos seis meses, el mantra de la oficialidad rusa ha sido que se alcanzarían todos los objetivos de la ofensiva. Sin embargo, los objetivos específicos, como hasta dónde planean avanzar las fuerzas de Moscú en Ucrania, nunca se han detallado. Esto no puede sino suscitar especulaciones sobre lo que el Kremlin espera conseguir realmente.

Sin embargo, la única persona que puede responder con autoridad a esa pregunta es el Presidente, y cuestionarlo no tiene sentido. Sin embargo, hay dos cosas que no pueden escapar a la atención: una es la radicalización de la posición de Moscú sobre Ucrania como resultado tanto de las políticas occidentales como de las acciones de Kiev; dos, la creciente brecha entre el resultado mínimo de la campaña militar con el que Rusia puede estar satisfecha, y el máximo de lo que Estados Unidos y sus aliados pueden aceptar.

Durante unos seis años después de la firma del segundo Acuerdo de Minsk en 2015, el Kremlin se esforzó por conseguir que se aplicara dicho acuerdo. Habría garantizado el estatus autónomo de Donbass dentro de Ucrania y dado a la región influencia en la política nacional, incluso en la cuestión de la orientación geopolítica y geoeconómica del país. Sin embargo, desde el principio, Kiev no quiso cooperar en la aplicación del acuerdo, ya que lo consideraba una victoria para Moscú. Washington, en su política de contención de Rusia, alentó esa postura obstruccionista, mientras que Berlín y París, formalmente garantes del acuerdo (junto a Rusia), no tenían ninguna influencia en Kiev y acabaron abrazando la posición ucraniana.

La elección de Vladimir Zelensky a la presidencia de Ucrania en 2019 pareció inicialmente una apertura para la paz, y el presidente Putin se esforzó seriamente por poner en marcha el acuerdo de Minsk. Sin embargo, Kiev no tardó en dar marcha atrás y adoptar una posición aún más dura que antes. No obstante, hasta mediados de 2021, el Kremlin siguió considerando que sus objetivos en Ucrania eran la resolución de la cuestión del Donbass esencialmente sobre la base de Minsk, y el eventual reconocimiento de facto del estatus ruso de Crimea. Sin embargo, en junio del año pasado, Vladimir Putin publicó un largo artículo sobre las relaciones ruso-ucranianas en el que dejaba claro que consideraba la situación actual como un importante problema de seguridad, político y de identidad para su país; reconocía su responsabilidad personal y estaba decidido a hacer algo para corregirla estratégicamente. El artículo no desvelaba el plan de juego de Putin, pero exponía sus ideas básicas sobre Ucrania.

El pasado mes de diciembre, Moscú transmitió a Washington un paquete de propuestas, que equivalían a una lista de garantías de seguridad para Rusia. Éstas incluían la neutralidad formal de Ucrania entre Rusia y la OTAN («ninguna Ucrania en la OTAN»); y ningún despliegue de armas y bases militares de EE.UU. y de otros países de la OTAN en Ucrania, así como la prohibición de ejercicios militares en territorio ucraniano («ninguna OTAN en Ucrania»). Aunque Estados Unidos aceptó discutir algunas cuestiones técnicas militares tratadas en el documento ruso, rechazó las principales demandas de Moscú relacionadas con Ucrania y la OTAN. Putin tuvo que aceptar un no por respuesta.

Justo antes del lanzamiento de su operación militar, Moscú reconoció a las dos repúblicas del Donbass y dijo a Kiev que desalojara las partes de Donetsk y Lugansk que entonces estaban bajo control ucraniano, o que se atuviera a las consecuencias. Kiev se negó y comenzaron las hostilidades. La razón oficial de Rusia para desencadenar la fuerza fue la defensa de las dos repúblicas recién reconocidas que habían pedido ayuda militar.

Poco después del inicio de las hostilidades, Rusia y Ucrania iniciaron conversaciones de paz. A finales de marzo de 2022, en una reunión en Estambul, Moscú exigió que el gobierno de Zelensky reconociera la soberanía de las dos repúblicas del Donbass dentro de sus fronteras constitucionales, así como la propia soberanía de Rusia sobre Crimea, que se incorporó formalmente a la Federación Rusa en 2014, además de aceptar un estatus neutral y desmilitarizado para el territorio controlado por Kiev. En ese momento, Moscú seguía reconociendo a las actuales autoridades ucranianas y estaba dispuesto a tratar con ellas directamente. Por su parte, Kiev pareció inicialmente dispuesto a aceptar las exigencias de Moscú (que fueron criticadas por muchos dentro de Rusia como excesivamente concesivas para Ucrania), pero luego volvió rápidamente a una postura de línea dura. Moscú siempre ha sospechado que este giro, como en ocasiones anteriores, fue el resultado de la influencia de Estados Unidos entre bastidores, a menudo con la ayuda de los británicos y otros aliados.

A partir de la primavera de 2022, a medida que los combates continuaban, Moscú amplió sus objetivos. Estos incluían ahora la «desnazificación» de Ucrania, es decir, no sólo la eliminación de los elementos ultranacionalistas y antirrusos del gobierno ucraniano (que los funcionarios rusos caracterizan cada vez más como el «régimen de Kiev»), sino la extirpación de su ideología subyacente (basada en el colaborador nazi de la Segunda Guerra Mundial, Stepan Bandera) y su influencia en la sociedad, incluyendo la educación, los medios de comunicación, la cultura y otras esferas.

Junto a esto, Moscú añadió algo que Putin llamó, en su característica forma cáustica, la «descomunización» de Ucrania, lo que significa librar a ese país, cuya dirección rechazaba su pasado soviético, de los territorios de población rusa o de habla rusa que habían sido adjudicados a la república soviética ucraniana de la URSS por los líderes comunistas de Moscú, Vladimir Lenin, Joseph Stalin y Nikita Khrushchev. Esto incluye, además del Donbass, todo el sureste de Ucrania, desde Járkov hasta Odesa.

Este cambio de política hizo que se abandonaran las primeras señales de que Rusia honraría la condición de Estado de Ucrania fuera de Donbass, y que se establecieran órganos de gobierno militares rusos en el territorio tomado por las fuerzas rusas. Inmediatamente después, se inició una campaña para integrar de facto estos territorios con Moscú. A principios del otoño de 2022, todos los oblast de Kherson, gran parte de Zaporozhye y parte de Kharkov se incorporaron al sistema económico ruso, comenzaron a usar el rublo ruso, adoptaron el sistema educativo ruso y se ofreció a su población una vía rápida para obtener la ciudadanía rusa.

A medida que los combates en Ucrania se convirtieron rápidamente en una guerra por delegación entre Rusia y el Occidente liderado por Estados Unidos, las opiniones de Rusia sobre el futuro de Ucrania se radicalizaron aún más. Mientras que un rápido cese de las hostilidades y un acuerdo de paz en términos rusos en la primavera habrían dejado a Ucrania, menos el Donbass, desmilitarizada y fuera de la OTAN, pero por lo demás bajo el actual liderazgo con su ideología virulentamente antirrusa y su dependencia de Occidente, el nuevo pensamiento, como sugieren los comentarios de Putin en Kaliningrado, tiende a considerar cualquier estado ucraniano que no esté completamente y firmemente limpio de la ideología ultranacionalista y sus agentes como un peligro claro y presente; de hecho, una bomba de relojería justo en las fronteras de Rusia no lejos de su capital.

En estas circunstancias, a la vista de todas las pérdidas y penurias sufridas, no bastaría con que Rusia se hiciera con el control de lo que antes se conocía como Novorossiya, la costa norte del Mar Negro hasta Transnistria, lo que significaría que Ucrania quedara completamente aislada del mar y que Rusia ganara, mediante referéndum, una gran franja de territorio y millones de nuevos ciudadanos. Para alcanzar ese objetivo, por supuesto, las fuerzas rusas todavía tienen que tomar Nikolaev y Odessa en el sur, así como Kharkov en el este. El siguiente paso lógico sería ampliar el control ruso a toda Ucrania al este del río Dniéper, así como a la ciudad de Kiev, que se encuentra principalmente en la orilla derecha. Si esto ocurriera, el Estado ucraniano se reduciría a las regiones central y occidental del país.

Sin embargo, ninguno de estos resultados aborda el problema fundamental que Putin ha puesto de relieve, es decir, el de que Rusia tenga que convivir con un Estado que buscará constantemente la venganza y que será aprovechado por Estados Unidos, que lo arma y dirige, en su esfuerzo por amenazar y debilitar a Rusia. Esta es la principal razón que subyace al argumento de la toma de todo el territorio de Ucrania hasta la frontera con Polonia. Sin embargo, integrar el centro y el oeste de Ucrania en Rusia sería excesivamente difícil, mientras que tratar de construir un estado tapón ucraniano controlado por Rusia supondría una gran pérdida de recursos, además de un constante dolor de cabeza. No es de extrañar que a algunos en Moscú no les importe que Polonia absorba a Ucrania occidental dentro de alguna forma de entidad política común que, según la inteligencia exterior rusa, se está creando subrepticiamente.

El futuro de Ucrania no será dictado, por supuesto, por los deseos de alguien, sino por los desarrollos reales en el campo de batalla. Los combates continuarán durante algún tiempo, y el resultado final no está a la vista. Incluso cuando la fase activa del conflicto llegue a su fin, es poco probable que vaya seguida de un acuerdo de paz. Por diferentes razones, cada parte considera el conflicto como algo existencial, y mucho más amplio que Ucrania. Esto significa que hay que ganar lo que Rusia pretende y luego mantenerlo firmemente.

Fte. Modern Diplomacy