Las municiones de merodeo auguran una nueva era en la defensa antimisiles

Las nuevas armas aéreas exigen defensas que puedan reponerse fácilmente, según explora GlobalData este factor clave para el futuro espacio de batalla.

El apoyo al esfuerzo bélico ucraniano ha traído consigo lecciones sobre la futura preparación militar. El éxito de las municiones de merodeo en Ucrania las ha puesto en el punto de mira de las fuerzas armadas de EE.UU. y Reino Unido, mientras que la proliferación de este y otros tipos de armamento aéreo novedoso ha motivado este último a revolucionar sus sistemas de defensa aérea.

Objetivos de los sistemas de defensa aérea

El suministro de misiles antiaéreos de alta velocidad Starstreak ha puesto de manifiesto la necesidad de que estos sistemas sean más baratos y rápidos de producir. Ya el 21 de febrero de este año, el gobierno británico anunció que se los proporcionaría a Ucrania para que sus fuerzas pudieran defender mejor los cielos.

«Los misiles Starstreak… son caros, difíciles de usar y requieren semanas de aprendizaje para operar con eficacia», dijo Madeline Wild, analista de aeroespacial, defensa y seguridad de GlobalData.

«Esto no es ideal en tiempos de crisis, como hemos visto en Ucrania, ya que la producción de estas armas debe ser más rápida y más barata para que las reservas puedan reponerse rápidamente».

El 5 de agosto, el Ministerio de Defensa británico anunció su intención de mejorar su programa de defensa aérea terrestre (Land GBAD), cuya entrega está prevista para dentro de diez años, y que ofrece al país un impulso necesario en materia de capacidades.

«Las nuevas armas aéreas y la proliferación de la tecnología de los vehículos aéreos no tripulados… [están] creando el mayor nivel de amenazas aéreas y de misiles desde hace tres décadas».

«Prevista su entrega para 2032, el programa GBAD terrestre mejorará la defensa de Reino Unido contra los vehículos aéreos no tripulados convencionales, los cuadricópteros y los misiles hipersónicos, cuya prevalencia es cada vez mayor».

Según GlobalData, el mercado mundial de vehículos aéreos no tripulados militares está valorado actualmente en 7.600 millones de dólares en 2022. Las estimaciones para su expansión proyectan una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 4,47% para alcanzar los 11.700 millones de dólares en 2032.

Wild continuó: «El desarrollo de nuevas armas aéreas y la proliferación de la tecnología de los vehículos aéreos no tripulados (UAV) han sido citados por el Ejército británico en 2021 como causantes del mayor nivel de amenazas aéreas y de misiles desde hace tres décadas.

«A diferencia de los sistemas Starstreak SHORAD y Sky Sabre M-RAD, este programa abarcará todos los aspectos de la defensa aérea. Estas plataformas se integrarán en el programa GBAD terrestre.

«Mientras tanto, se entregarán otras plataformas para llenar el vacío hasta que se entregue el GBAD terrestre…», dijo Wild, citando como ejemplos el Sky Sabre M-RAD y un nuevo sistema SHORAD.

Las municiones de merodeo atraen la atención

En el conflicto de Ucrania se han empleado mucho las municiones de merodeo contra vehículos blindados y personal. Sus capacidades autónomas y su facilidad de uso permiten su empleo a nivel táctico, y eliminan la necesidad de contar con la pesada infraestructura necesaria para los vehículos aéreos de combate sin tripulación (UCAV).

El informe de GlobalData, «Thematic Research: Loitering Munitions», señala que las municiones de merodeo son capaces de permanecer en el aire mientras buscan un objetivo, y algunas de regresar a la base en caso de que la identificación del objetivo sea infructuosa.

Además de poseer varios modelos desarrollados en el país, Ucrania ha recibido municiones de merodeo de Estados Unidos, entre ellas la «Phoenix Ghost», diseñada en parte para satisfacer las principales necesidades ucranianas.

El Cuerpo de Marines de EE.UU. está buscando mayor acceso a las municiones de merodeo, después de haber adoptado oficialmente esta capacidad en 2021, mientras que el Ejército ha experimentado con el sistema Spike Firefly. Por otra parte, el Ejército francés tiene previsto adquirir los Switchblades de AeroVironment.

Aunque las municiones de merodeo cobraron notoriedad durante la guerra de Nagorno-Karabaj, los ejércitos occidentales ya habían «hecho sus pinitos» en la financiación de estos nuevos sistemas mucho antes, según William Davies, analista asociado de GlobalData. «En 2010, la Royal Navy trató de adquirirla para sus destructores Tipo 45, pero canceló el programa en 2017 después de haber gastado 207 millones de libras en el proyecto.

«Podría haber algún elemento de preocupación porque las municiones de merodeo pueden ser vistas como una bala mágica por los planificadores de defensa, potencialmente quitando fondos de otros programas».

«Los Switchblades de AeroVironment también han formado parte de las municiones de merodeo proporcionadas por Estados Unidos a Ucrania. Estos sistemas de bajo coste han dotado a las fuerzas ucranianas de capacidades de vigilancia y ofensivas para atacar a los blindados y al personal ruso.

«La proliferación de estos sistemas seguirá creciendo, con la probabilidad de que los ejércitos más pequeños desplieguen variantes en el futuro. Pero es demasiado pronto para decir si su uso será plenamente adoptado por los ejércitos más grandes, que pueden seguir viéndolos como una solución novedosa a un problema que ellos no padecen.»

Fte. Army Technology