Irán: Tantos enemigos (1ª parte)

Como era de esperar, el nuevo gobierno de Estados Unidos, del que forman parte muchas personas que trabajaron para el gobierno de 2015 que se unió al grupo del JCPOA (Joint Comprehensive Plan of Action) e hizo posible el levantamiento de las sanciones a Irán, está tratando de negociar el fin de las sanciones renovadas.

13 de abril de 2021:

El JCPOA está formado por seis naciones (China, Francia, Rusia, Gran Bretaña, Estados Unidos y Alemania) que negociaron y firmaron el tratado de 2015 con Irán el levantamiento de las sanciones económicas a cambio de que este país detuviera su programa de armas nucleares, que Irán insistía en que no tenía.

En respuesta a esta oferta, Irán se niega a hablar con Estados Unidos directamente, por lo que las nuevas negociaciones se están llevando a cabo en Austria, donde el representante estadounidense tiene que ser informado por los otros miembros del JCPOA después de cada encuentro que tienen con los delegados iraníes.

Irán había insistido en que Estados Unidos retirara todas sus sanciones a Irán, antes de que pudieran negociarlo directamente con los iraníes. Ese tipo de condición previa, gracias al abuso de Corea del Norte, es ahora inaceptable para la mayoría de los estadounidenses e impide que los negociadores estadounidenses participen activamente en las nuevas conversaciones. Otro obstáculo es la creciente lista de violencia patrocinada por Irán. En algunos casos, los iraníes están directamente implicados, algo que Irán prefiere evitar y limitarse a depender de apoderados.

Los iraníes han adoptado esta nueva actitud porque su situación ha cambiado considerablemente desde 2015. En 2021 los líderes iraníes están mucho menos seguros y más acosados por muchas más amenazas internas y externas. Este fue el resultado de cómo el gobierno iraní decidió gastar los miles de millones en efectivo e ingresos petroleros adicionales que recibieron tras la firma del acuerdo de 2015.

En lugar de invertir en la economía iraní y mejorar la vida de la mayoría de la gente, los principales beneficiarios fueron las operaciones militares extranjeras en las que Irán ya estaba involucrado. La más costosa fue la de Siria, en la que un aliado iraní (el clan chií Assad) estaba lidiando con una rebelión masiva contra décadas de brutal gobierno de Assad.

Las ganancias financieras posteriores a 2015 permitieron a Irán invertir miles de millones en ayudar a los Assad a sobrevivir a la rebelión que, en 2015, estuvo a punto de derrocarlos. Para salvar a los Assads fue necesario contratar a más de 50.000 chiítas como mercenarios. La mayoría de ellos procedían de Líbano, donde Irán había estado apoyando a la milicia chií Hezbolá desde la década de 1980.

A pesar de las órdenes iraníes de amenazar y enemistarse con Israel, no de iniciar una guerra, Hezbolá lo hizo en 2006 y vio cómo se esfumaban miles de millones de la ayuda iraní anterior mientras Hezbolá sufría una vergonzosa derrota. Irán pagó para reparar la mayor parte de los daños, incluyendo la aportación de miles de nuevos cohetes y otras armas, así como más dinero para ampliar la fuerza de milicianos y burócratas de Hezbolá a tiempo completo y parcial.

Tras la debacle de 2006, Hezbolá, que controlaba la mayor parte del sur de Líbano, se hizo más impopular entre la mayoría de los libaneses, que no eran chiís y estaban resentidos por cómo Irán, a través de Hezbolá, había llegado a dominar su país.

Al entrar en 2021, Hezbolá tenía demasiados enemigos y no suficientes aliados. Irán no puede ayudar de forma decisiva porque está en quiebra desde 2018 por las renovadas sanciones estadounidenses.

Durante los últimos tres años, Irán ha recortado el dinero enviado a los Assad y a Hezbolá. A finales de 2020 esos recortes representaban más de la mitad de lo que solía recibir Hezbolá. Las reducciones de la ayuda a los Assads fueron aún mayores y ahora la mayor parte del dinero que Irán gasta en Siria es para establecer una infraestructura militar con la que amenazar a Israel.

El tiro le ha salido por la culata porque Israel ha respondido con cientos de ataques aéreos contra las fuerzas iraníes, bases y envíos de nuevos misiles y otros costosos equipos militares. Los Assad hablan ahora abiertamente de hacer un trato con Turquía, Rusia, los árabes del Golfo e Israel para sacar a Irán de Siria.

En Líbano, Hezbolá ha perdido el apoyo de muchos chiís locales y está buscando desesperadamente una forma de salir de este lío. Los miles de bajas que sufrió Hezbolá en Siria fueron atendidos inicialmente por Irán, que pagó el tratamiento médico, el cuidado a largo plazo de los heridos y los pagos a las familias de los muertos. Irán ya no puede pagar los cuidados a largo plazo de los heridos y otros recortes han dejado sin trabajo a muchos más partidarios de Hezbolá.

De vuelta a Irán, la situación económica de la mayoría de los iraníes empeoró a partir de 2015 y en 2017 se produjeron protestas a nivel nacional contra esta situación. Entre los manifestantes se encontraban, por primera vez, personas de zonas que habían apoyado durante mucho tiempo al CGRI (Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica) y a la dictadura religiosa. Hasta 2017, la facción religiosa que controlaba Irán sólo contaba con el apoyo de una quinta parte de la población.

Tras dos años en los que finalmente se frenó esta violencia matando a casi 2.000 iraníes e hiriendo o arrestando a más de 10.000, se dieron cuenta de que estaban perdiendo a sus principales partidarios.

La situación empeoró en 2020 cuando llegó el covid19 y la dictadura religiosa lo gestionó de forma espectacular. Eso mantuvo a la mayoría de los manifestantes fuera de las calles, pero los líderes iraníes se dan cuenta de que eso es temporal y que las nuevas protestas pueden ser demasiado masivas como para poderlas manejar. Esto se debe a que el problema principal es la corrupción que ha crecido en el seno de los miles de familias que sustituyeron a la monarquía y la nobleza en la década de 1980 y que, con el tiempo, han sido aún más corruptas e incompetentes que los aristócratas.

Internet empeoró la situación porque muchos de los miembros más jóvenes de la nueva clase dirigente hacían alarde de sus fastuosos estilos de vida en las redes sociales.

La crisis covid19 hizo que el PIB se redujera casi un diez por ciento en 2020, mientras que la inflación aumentó hasta casi el 70 por ciento. En 2021, casi dos tercios de los iraníes viven en la pobreza (según la definición del Gobierno) y cerca de la mitad de ellos están visiblemente empobrecidos porque viven en los nuevos barrios de chabolas que han aparecido en más de un centenar de ciudades y pueblos importantes.

Perder Líbano

Irán teme que su costoso esfuerzo de cuatro décadas por controlar Líbano esté a punto de desaparecer. Esto se debe, en parte, a los dos millones de refugiados árabes suníes sirios que llegaron desde 2012, lo que ocasiona que los chiíes libaneses sean ahora una minoría menor y los suníes casi la mitad de la población. Incluso antes de la Covid19, Líbano estaba abrumado, económicamente, y en otros aspectos, por los refugiados sirios que se vio obligado a acoger. Son demasiados refugiados para un país de sólo cinco millones de habitantes.

Como casi todos son musulmanes suníes, su presencia cambió radicalmente la mezcla religiosa de Líbano, que pasó de un 27% de chiíes, un 27% de suníes y un 46% de cristianos (y otras religiones) a una combinación más volátil, que hace que de más de siete millones de habitantes, el 47% sean suníes, el 19% chiíes y el 34% cristianos (y de otras religiones).

Esto pone a la milicia de Hezbolá en una mala situación. Sus combatientes, mejor armados y entrenados, han podido dominar a las demás minorías desde la década de 1980. Eso fue posible gracias al dinero, las armas y los asesores iraníes.

Pero la ayuda iraní y la mejor organización ya no son suficientes cuando los suníes son casi la mitad de la población y están pidiendo sangre por la matanza que el Gobierno sirio chií, respaldado por Irán infligió a los suníes sirios.

Líbano no quiere otra guerra civil por esto, pero cada vez es más difícil contener la ira. Hezbolá e Irán han tenido cierto éxito a la hora de atraer a las facciones no chiís (especialmente a los cristianos) para que formen parte de su coalición.

Esta es la política tradicional libanesa, en la que los cristianos sobreviven formando una coalición con grupos no cristianos. Ahora, incluso estas facciones cristianas se alejan de Hezbolá debido a la influencia iraní y su enfado con ellos por perturbar el funcionamiento de la democracia libanesa.

Hezbolá se otorgó a sí mismo el derecho de veto sobre cualquier decisión del Gobierno. Los políticos que se oponían a Hezbolá o a Irán eran a menudo asesinados, sin importar la categoría o el prestigio que tuvieran. La intromisión de Hezbolá en las actividades del gubernamentales fue una de las principales razones de la reciente crisis económica.

Hezbolá ya no puede controlar la política ni la economía y se le culpa de la mayoría de los problemas actuales. Dado el gran número de familias que poseen una o más armas de fuego, hay muchas milicias locales que éstas se enfrentan por los escasos recursos y con Hezbolá y las fuerzas de seguridad incapaces de contener la violencia, lo que hace que ésta continúe y se intensifique la capacidad de los árabes suníes para defenderse del dominio de Hezbolá.

Israel no espera otra guerra con Hezbolá (como la de 2006), aunque Irán podría intentar algo lanzado desde Siria o Irak. Mientras tanto, hay más libaneses que intentan huir hacia Israel. Eso complica la seguridad fronteriza porque Hezbolá y las bandas de contrabandistas siguen enviando gente armada a través de la frontera. Las tropas israelíes dispararán contra ellos, pero no tanto contra los inmigrantes ilegales.

Perdiendo Irak

Los esfuerzos iraníes por aumentar su influencia en Irak, y al mismo tiempo infligir graves daños a las tropas y contratistas militares estadounidenses en el país no están funcionando. Este aumento de la violencia es la consecuencia de que los estadounidenses mataran al comandante de la Fuerza Quds, Qassem Soleimani a principios de 2020.

Los estadounidenses se dieron cuenta de que Soleimani era un líder iraní clave, si no el único, responsable de las acciones militares iraníes en Líbano, Siria, Irak y Yemen.

En todo caso, los estadounidenses subestimaron la importancia de Soleimani, porque Irán no tenía a nadie con las habilidades de mando y de organización, así como la confianza de tantos líderes iraníes y extranjeros, para reemplazarlo. Incluso los iraníes se sorprendieron de lo importante que era Soleimani y de lo imposible que era sustituirlo rápidamente, si es que lo hacían.

Uno de los servicios clave que prestó Soleimani fue conseguir que los moderados y los radicales iraníes cooperaran, o al menos no entraran en conflicto abierto entre ellos. “Moderados” iraníes es un término que hay que matizar. Se trata de miembros de los dirigentes, todos ellos aprobados por el Consejo de Guardianes (doce clérigos chiís de alto rango) que se han dividido en facciones antagónicas.

Los moderados son los que quieren anteponer los intereses de Irán y concentrarse en la economía y en la reducción de la pobreza que, visiblemente, está poniendo a más iraníes en contra de su gobierno, del Islam y de todas las guerras extranjeras a las que los radicales han arrastrado a Irán. Estos “realistas” también son nacionalistas y los extranjeros suelen llamarlos “moderados”.

Los radicales, incluidos muchos (solía ser la mayoría) de los miembros del Consejo de Guardianes, consideraron que Soleimani era un factor clave para evitar que las rivalidades entre radicales y moderados se salieran de control. Con la desaparición de Soleimani, esas tensiones están aumentando de forma evidente. Por ejemplo, los grupos respaldados por Irán en Irak (y en otros lugares) han estado recibiendo órdenes contradictorias del Gobierno iraní, o incluso de los líderes de la Fuerza Quds.

En el pasado, Soleimani pudo evitar la mayor parte de esta confusión, aunque la toma de decisiones diaria en el Consejo de Guardianes podía pasar de ser pro-moderada a pro-radical. Sin Soleimani los radicales están perdiendo terreno en Irán y en las guerras exteriores en las que Irán está metido.

Mientras que los radicales creen que están en una misión de Dios y que no tienen que responder a ninguna crítica terrenal, los moderados representan a una creciente mayoría de iraníes, especialmente a los clérigos más veteranos, que ven la moderación y el pragmatismo como lo único que salvará a Irán de su propia destrucción. La Islamic Revolutionary Guard Corps Ground Forces (IRGC) es un problema porque está fuertemente armada y todavía tiene muchos líderes que dirigen suficientes fanáticos armados como para causar problemas, al menos en la capital, si el Gobierno intenta hacer cambios importantes.

Una de las cosas en las que todos los iraníes pueden estar de acuerdo es que durante miles de años Irán ha sido a menudo su peor enemigo. Fueron las disputas internas las que debilitaron el poderoso imperio persa hace 2.500 años para que los griegos, liderados por Alejandro Magno pudieran hacer lo imposible y conquistar el imperio persa (iraní). La misma situación se dio hace 1.500 años cuando los árabes, inspirados por una nueva religión (el Islam) hicieron lo imposible y conquistaron el imperio persa (iraní). En ese momento los iraníes todavía se estaban recuperando de la conquista griega. Muchos iraníes creen que Irán no se ha recuperado de la conquista árabe y que el Islam tiene más culpa que los árabes.

Muchos iraníes creen ahora que, sin las disputas internas, Irán podría haber evitado los daños causados por las invasiones griega, árabe, mongola y occidental. Los moderados prestan atención a la historia y los radicales no. Pero cuando los radicales sí se fijan en el pasado, suelen convertirse en moderados y es ahora cuando los moderados están ganando.

Demografía

Otra razón es la demografía. La generación que vivió la revolución de 1979 y la posterior y ruinosa guerra con Irak ya no es mayoritaria. La generación actual ve la dictadura religiosa como lo que fue, un golpe de los radicales islámicos que formaban parte del movimiento que derrocó a la monarquía y uso la invasión iraquí como excusa para sustituir la democracia prometida por una dictadura religiosa.

Los altos clérigos y los líderes del IRGC saben que esto es una amenaza porque las encuestas de opinión han mostrado, desde hace varios años, que más iraníes están abandonando el Islam y muchos están adoptando secretamente otras religiones o ninguna. Los clérigos pueden calificar esto de blasfemia, un delito castigado con la muerte si se hace abiertamente.

El uso iraní de la negación no se limita al Gobierno actual, sino que es un rasgo de supervivencia nacional que tiene sentido en muchas situaciones. Cada vez son menos los iraníes que acuden a las mezquitas o a las escuelas religiosas. Si son presionados por un clérigo local, alegan la pobreza y la necesidad de trabajar más sólo para alimentar a sus familias.

Los clérigos locales comprenden que hay mucha verdad en esto y que el Islam está perdiendo muchos creyentes por razones muy prácticas. Esto se comunica a los clérigos más veteranos y acaba llegando al Consejo de Guardianes. Este grupo de clérigos chiís de edad avanzada aparece, en apariencia, como hombres santos sabios y atentos. La realidad es que los “Guardianes” presiden una burocracia corrupta e incompetente y muchos iraníes les están llamando la atención por ello.

12 de abril de 2021:

En Yemen, un desplazamiento iraní hacia objetivos civiles en Arabia Saudí ha hecho que los saudíes cierren temporalmente algunos de los mayores aeropuertos civiles. Ha habido varios intentos de rebeldes chiís iraníes/yemeníes de atacar estos aeropuertos y destruir aviones y matar civiles. Al parecer, se lanzaron dos misiles balísticos y cuatro de crucero UAV contra el mayor aeropuerto del país, a las afueras de la capital, Jedda.

Esta ciudad está a 800 kilómetros de Yemen, por lo que los saudíes temían otro ataque directamente desde Irán. Ninguno de estos ataques ha superado las defensas aéreas saudíes, pero estos se dieron cuenta de que una ojiva de misil balístico o de crucero que impactara en cualquier parte de un aeropuerto o cerca de él sería un duro golpe para la reputación saudí de seguridad frente a ataques aéreos o terroristas islámicos.

Esto es más importante ahora porque en 2019 los saudíes hicieron cambios en sus leyes de visado y acceso a las atracciones turísticas para todos los extranjeros. Este programa fue interrumpido por las crisis de la Covid19, pero eso ahora es menos problemático y empiezan a llegar más turistas.

Los saudíes suponen que por eso Irán ha trasladado sus esfuerzos a los aeropuertos saudíes. Los iraníes se dan cuenta de que muchos ataques pueden fallar contra objetivos de tan alto perfil, pero si un misil consigue pasar, todos los ataques fallidos habrán valido la pena.

Este tipo de cosas es una parte estándar del libro de jugadas iraní, al igual que la preferencia por usar a otros (mercenarios o clientes extranjeros) en lugar de realizar los ataques desde Irán o emplear personal iraní fácilmente identificable.

11 de abril de 2021:

En la nueva instalación iraní de enriquecimiento de combustible nuclear de Natanz falló la energía justo cuando comenzó a funcionar una nueva generación de centrifugadoras más eficientes, usadas para el enriquecimiento de uranio a niveles lo suficientemente altos como para armas.

Irán culpó a piratas informáticos israelíes, aunque más tarde dijo que buscaban a alguien en la zona responsable de una bomba colocada previamente, que estalló en una subestación eléctrica que controlaba el suministro de energía a Natanz. Esta instalación es en gran parte subterránea y requiere mucha energía eléctrica para funcionar.

Israel no hizo ningún comentario oficial, pero Irán estaba seguro de que Israel era el culpable y amenazó una vez más con tomar represalias. Estas amenazas llevan ya varios años activas e Irán está enfadado porque no ha sido capaz de infligir ningún daño significativo a Israel.

Esto pone nerviosos a muchos israelíes, porque en el pasado los iraníes han persistido, a menudo hasta el punto de cometer una imprudencia (que un atentado sea atribuido a Irán) y han matado a algunos israelíes. Si se relaciona directamente a Irán con algún asesinato de civiles israelíes, la reacción diplomática suele ser enorme. En la actualidad se advierte a los israelíes que salen al extranjero que eviten una lista de situaciones que Irán aprovecha para atraer a los israelíes a una zona en la que los agentes iraníes puedan secuestrarlos o matarlos.

Este tipo de conflicto entre Israel e Irán, que evita hacer cualquier cosa que desencadene ataques directos entre los dos países, lleva décadas produciéndose. Irán no quiere cruzar la línea porque Israel tiene más opciones militares que Irán y también quiere evitar un ataque directo, como los ataques aéreos contra las instalaciones de armas nucleares iraníes.

Los iraníes saben que Israel ha llevado a cabo tales ataques aéreos en el pasado y es capaz de hacerlo contra Irán. Israel se ha abstenido porque Irán, que ha estado cerca de construir una bomba nuclear durante más de una década, nunca lo ha hecho.

Hace veinte años, las naciones occidentales comenzaron a predecir que Irán tendría una bomba nuclear en pocos años. Ninguna de estas predicciones se hizo realidad e Irán parecía más empeñado en mantener la ilusión de que iba a probar su primer dispositivo nuclear en cualquier momento.

Una de las razones por las que esto no ha sucedido es porque los dirigentes iraníes quieren las armas nucleares para mejorar los esfuerzos iraníes por intimidar a otros países para que cooperen con Irán. Esa es una antigua estrategia iraní. Pero esta vez Irán tiene una poderosa facción armada de fanáticos islámicos (el IRGC), en la que no se puede confiar para seguir la tradición. Muchos miembros de la IRGC creen realmente que están en una misión de Dios y que no se rigen por la tradición o la realidad.

Irán no admitirá esto oficialmente, pero es de conocimiento común dentro de Irán e incluso dentro de las CGRI. Irán no quiere construir una bomba a menos que pueda estar seguro de que su uso será racional y no estará sujeto a los caprichos impredecibles de los fanáticos religiosos.

Fte. Strategic Page

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.