Cómo sería la guerra chino-americana. 2ª Parte

Portaviones George WashingtonLos planificadores de guerra del Pentágono consideran que un conflicto con China podría comenzar de muchas maneras. Por ejemplo, temen un escenario que implicara una masa de fuerzas militares chinas apostadas a lo largo de su costa cerca de Taiwán, y la reorientación agresiva de los sistemas de misiles chinos que dispararía las alarmas en Washington, D.C.

La guerra en el cielo

Pero tal vez, éste no fuera el repentino escenario de la Tercera Guerra Mundial en Taiwán. Tal vez vendría más sutilmente, y luego de forma abrumadora, como el trabajo de los rusos en Crimea, Georgia y Ucrania.

La ex secretaria de la Fuerza Aérea Deborah Lee James dijo que se vigilara la guerra híbrida similar a la de los “hombrecitos verdes” rusos que se colaron en Crimea para iniciar la anexión del territorio ucraniano.

“Serían pescadores, que de repente tuvieran que llegar a las Islas Senkaku porque su barco se estaba hundiendo, lo que equivaldría a los hombrecitos verdes”, dijo James. “Y entonces, de alguna manera, el ciberespacio se hundiría, y habría una gran confusión”.

Cuando las autoridades políticas de EE.UU. y de sus aliados superaran la confusión, descubrirían lo que había sucedido y decidieran actuar, esos “pescadores” ya se habrían atrincherado, dijo.

El ex jefe del Mando de Combate Aéreo y general retirado Herbert “Hawk” Carlisle, actual presidente de la National Defense Industrial Association, estuvo de acuerdo en que, al igual que Rusia, China probablemente operaría en una “zona gris”, en la que presionaría ligeramente a EE.UU. y a sus aliados hasta que respondieran. Entonces las cosas se pondrían feas, rápidamente.

“Si retrocedemos, y llegamos al punto en que comienza el conflicto, veremos que sería rápido, intenso y con un alto potencial de bajas”, dijo Carlisle.

Una de las primeras misiones de la Fuerza Aérea en las primeras horas, dijo James, podría ser proporcionar inteligencia, vigilancia y capacidad de reconocimiento, como hizo el RQ-4 Global Hawks, que este verano voló sobre la base aérea de Yokota, o los activos cibernéticos o espaciales, para averiguar “¿qué diablos está pasando aquí?”.

Carlisle también dijo que los activos de la recién creada Fuerza Espacial, como los satélites en órbita, apoyarían a los otros ejércitos en un conflicto con China.

Si llegara el momento de contraatacar, la Fuerza Aérea está bien posicionada en la región del Pacífico. Hay aviones de combate, aviones ISR y otros activos en las bases aéreas japonesas de Yokota y Misawa, y en las surcoreanas de Osan y Kunsan, así como taks forces de bombarderos que rotan por la base aérea de Andersen en Guam. La base naval de Diego García, en el Océano Índico, también ha albergado periódicamente bombarderos.

Carlisle dijo que los cazas, como el F-22 y el F-35, así como los bombarderos B-2, B-52 y, en el futuro, B-21 probablemente asumirían un papel principal.

Los aviones de la Fuerza Aérea en Japón, como los F-16 de la 35ª Ala de Cazas en Misawa, tendrían más probabilidades de responder a una invasión de las Islas Senkaku, dijo James, volando junto a los cazas de la Koku-Jieitai, o Fuerza de Autodefensa Aérea Japonesa. Los aviones de la Fuerza Aérea se entrenan regularmente junto a los Koku-Jieitai para prepararse para tales operaciones conjuntas.

Pronto se necesitarán refuerzos.

Las bases de la Fuerza Aérea como Whiteman y Minot comenzarían a preparar sus bombarderos para volar. Esos bombarderos suelen estar en alerta rápida, para salir al aire en cuestión de horas. Es un largo vuelo al Pacífico, pero James dijo que más bombarderos podrían empezar a llegar en un día o dos.

La Fuerza Aérea también podría volar misiones de ataque de largo alcance desde el territorio continental de Estados Unidos, dijo Carlisle, y así lo ha hecho en el pasado. En enero de 2017, por ejemplo, los B-2 volaron 34 horas desde la base de la Fuerza Aérea de Whiteman en Missouri para atacar objetivos del Estado Islámico en Libia.

También se necesitaría gran capacidad de transporte aéreo, como los C-130 y los C-17, para trasladar las tropas, armas, equipos y suministros que un conflicto de este tipo requeriría, dijo James. Pero la Fuerza Aérea sólo tiene una capacidad limitada de reabastecimiento y movilidad, dijo.

Las flotas de bombarderos y cazas avanzados de la Fuerza Aérea también son limitadas, dijo Carlisle, con unos 120 F-22 identificados como de combate, 20 B-2, y los B-21 todavía a años de distancia del campo de batalla. Y una lucha de este tipo tensaría la capacidad de producción de municiones de EE.UU.

En el mar

Los indicios de que los chinos se preparaban para invadir Taiwán serían observables, lo que permitiría a las fuerzas con base en Guam moverse, mientras que el apoyo con base en Estados Unidos se incrementaría, dijo Herzinger.

“Una de las grandes preguntas acerca de Taiwán es, si China decide iniciar una invasión de este tipo, si lo iniciaría con un ataque masivo contra las fuerzas de Estados Unidos en la región”, dijo Herzinger, el especialista en política de defensa civil en el Indo-Pacífico. “Creo que es una suposición justa que lo hagan. Así que, con respecto a la 7ª Flota, quién sabe lo que estará disponible el día 0.”

“Definitivamente se necesitarían submarinos con base en Guam”, añadió. “Si estalla una guerra sin cuartel, la 7ª Flota requerirá el apoyo total de la 3ª Flota (con base en San Diego)”.

Cómo se desarrollaría un conflicto de este tipo en las primeras horas, días y semanas dependería de cómo se inicie, dijo Herzinger.

“Si fuera por sorpresa, las fuerzas en el teatro podrían tener que lidiar con las consecuencias de un gran ataque preventivo”, dijo. “Las prioridades de la Armada también estarían definidas por la contingencia. En una guerra a gran escala, la Armada necesita asegurar las rutas marítimas primarias y hacer frente a la fuerza de submarinos de las PLAN. Se llamaría y movilizaría a las reservas (lo que lleva mucho tiempo, semanas y meses), la 3ª Flota se prepararía para avanzar, (preposicionando) los barcos se moverían. Una vez que fuera seguro mover las fuerzas hacia el teatro de operaciones, se organizarían enormes puentes aéreos hacia bases seguras”.

Los activos de guerra antisubmarina como el avión Poseidón P-8 y los barcos de superficie y los aviones de combate, serían críticos para cualquier respuesta, al igual que los torpedos, misiles, sonoboyas y combustible, dijo Herzinger.

” Algunos líderes han informado del hecho de que no tenemos suficientes misiles ni suficientes tubos para dispararlos”, dijo. “A medida que el desgaste se haga sentir en esa fuerza, tendremos aún menos y no tendremos misiles terrestres (la razón del deseo de preposicionarlos en la región, a pesar de la falta de interés de los socios de Estados Unidos)”.

“La sabiduría generalmente aceptada en la guerra naval moderna es que el primero en disparar tiene una ventaja considerable, porque se reduce el número de tubos con los que el adversario puede hacer fuego”, dijo Herzinger. “Así que la clave está en adquirir y enviar muchos tiradores distribuidos y ocultos”.

Fte. MilitaryTimes

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.