El U.S. Army comienza la construcción de prototipos de armas láser sobre vehículos

Stryker armado con láser, el MEHELDespués de años de pruebas de campo de baja potencia y más de mil horas de retroalimentación por parte de los soldados, el Ejército está en camino de probar en el campo dos tipos diferentes de láseres de alta energía en 2022: un arma de 50 kilovatios para destruir drones enemigos y cohetes de artillería atacantes, y un arma de 300 kilovatios que podría potencialmente derribar misiles de crucero.

Los componentes clave de ambos sistemas están ya en construcción, dijo el jefe de energía dirigida de la Rapid Capabilities & Critical Technologies Office. Craig Robin dijo que, antes del Space & Missile Symposium del 4 de agosto, el Ejército planea muchos más “puntos de contacto con los soldados” en ambos programas, especialmente una vez que los prototipos se construyan y estén disponibles para pruebas de campo.

El más avanzado es el láser de 50 kilovatios, que se montará en un vehículo blindado Stryker 8×8. Se conoce en la jerga del ejército como DE-MSHORAD (Directed Energy – Maneuver Short-Range Air Defense). Cuatro prototipos de láser Stryker, una sección completa, serán enviados a una unidad de combate real en 2022.

“Ese es el hardware verdadero que se está construyendo ahora”, dijo Robin. “El hardware del arma láser existe ahora; esperamos tenerlo integrado en los vehículos a finales de diciembre.”

De hecho, hay dos láseres que compiten entre sí y que están siendo construidos para DE-MSHORAD, uno por Northrop Grumman y el otro por Raytheon. Cada uno de esos láseres se integrará en un Stryker diferente para un “disparo”, oficialmente una “prueba de rendimiento”, en Fort Sill, Okla. en mayo de 2021, donde soldados reales pondrán ambas armas en sus lugares en un escenario de combate realista.

Anteriormente, los láseres montados por Stryker derribaron con éxito los drones en pruebas de campo previas con soldados reales. La aportación de las tropas en las pruebas de campo, sesiones de lluvia de ideas y revisiones de los diseños CAD, me dijo Robin, ayudó a refinar todo, desde la interfaz de usuario que controla el arma, hasta cómo debe instalarse el equipo dentro del Stryker para que la tripulación no lo golpee entrando y saliendo. La producción de energía también se ha incrementado rápidamente en los últimos años, de sólo dos kilovatios en 2016 a cinco, a 10, a las armas de 50 kW que se están construyendo ahora.

El contratista principal Kord Technologies integrará en el Stryker las armas de Raytheon y Northrop, además de un sistema de gestión de energía y térmica de Rocky Research, con la ayuda del fabricante original del vehículo, General Dynamics Land Systems. El DE-MSHORAD, armado con láser, operará junto con la variante Leonardo DRS IM-SHORAD del Stryker, actualmente en pruebas, que lleva un armamento antiaéreo más tradicional de cañones y misiles.

Los Strykers, al ser vehículos blindados todoterreno, están destinados a seguir a los tanques M1 de primera línea y a los vehículos de cadenas de transporte de tropas Bradley. Al mismo tiempo, el Ejército también está desarrollando un segundo escalón de láseres más grandes montados en camiones pesados, que intercambian la movilidad y la protección de los Stryker por la capacidad de carga pura. Este IFPC-HEL ( Indirect Fire Protection Capability – High Energy Laser) operará junto con una versión de IFPC armado con misiles y una versión de microondas de alta potencia, probablemente basada en experimentos de la Fuerza Aérea, para defender los puestos de comando avanzados y otros sitios clave.

Comenzando con un arma de 10 kilovatios montada en un camión en 2012, el Ejército propuso primero un modelo de 100 kilovatios y luego, impulsado por una colaboración con la Oficina del Secretario de Defensa, decidió apostar por 300 kilovatios.

“Estamos en camino de demostrar el sistema de 300 kW a finales de 2022”, me dijo Robin, probablemente alrededor de agosto o septiembre.

La Revisión Crítica de Diseño está completa y “estamos empezando a doblar el metal”, dijo. “Nos estamos moviendo y comenzando a construir ese demostrador ahora, junto con el OSD.”

El subdirector de energía dirigida de la OSD, Thomas Karr, está liderando un esfuerzo multiservicio para ampliar la tecnología láser a 300 kW y más, lo suficiente para destruir los misiles de crucero que ataquen. Karr tiene múltiples contratistas desarrollando enfoques que compiten entre sí, pero bajo su égida, el Ejército trabaja específicamente con el titán aeroespacial Lockheed Martin para construir el láser en sí mismo y con Dynetics para integrarlo en un camión Oshkosh de 10 ruedas, Palletized Load System.

Si los disparos de demostración de 2022 salen bien, y la reacción de los soldados es positiva, el Ejército planea construir y poner en marcha cuatro camiones láser HEL-IFPC como unidad de combate en 2024.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.