Cómo sería la guerra chino-americana. 1ª Parte

guerra chino-americanaLos planificadores de guerra del Pentágono consideran que un conflicto con China podría comenzar de muchas maneras. Por ejemplo, temen un escenario que implicara una masa de fuerzas militares chinas apostadas a lo largo de su costa cerca de Taiwán, y la reorientación agresiva de los sistemas de misiles chinos que dispararía las alarmas en Washington, D.C.

Los principales mandos militares del Mando Indo-Pacífico se preparan para recibir informes sobre ataques cibernéticos, cierre de satélites, aglomeración de buques y enjambres de barcos en puertos en el Mar de China Meridional.

Más de una docena de expertos contactados por Military Times describieron cómo esta hipotética pesadilla podría desatarse completamente quizás cuando los misiles chinos comenzaran a alcanzar objetivos en Taiwán. El conflicto podría descontrolarse rápidamente cuando los sensores de toda la región detecten eventos simultáneos, lo que afectaría a EE.UU. y a sus aliados en todos los ámbitos imaginables a la vez.

Un informe anual del Pentágono sobre China publicado recientemente señalaba las capacidades militares que EE.UU. y sus aliados deberían contrarrestar, en caso de que se produjera tal escenario.

Entre los activos de China se encuentra la mayor armada del mundo, con una fuerza de combate de 350 barcos que incluye 130 grandes combatientes de superficie. En comparación, la Armada de EE.UU. tiene 296 buques desplegables. Los misiles terrestres de China tienen un alcance de 500 km, en comparación con los 300 km de los de Estados Unidos en el teatro de operaciones.

Y si Estados Unidos ataca, se enfrentará a la mayor variedad de sistemas avanzados de largo alcance, tierra-aire, según el informe.

¿China y EE.UU. en guerra?

Es una contingencia global que los planificadores del Pentágono están estudiando ahora más que nunca, ya que tanto el Ejército de EE.UU. como el de China están estableciendo más cables trampa a través de la cuenca del Pacífico, que podrían llevar a las dos mayores potencias del mundo a un conflicto abierto.

Durante un reciente viaje a Hawai, el Secretario de Defensa Mark Esper destacó el aumento de la tensión entre EE.UU. y China, ya que esta última busca extender su poderío militar fuera de sus fronteras.

China “sigue adelante con un agresivo plan de modernización para lograr unas fuerzas armadas de clase mundial para mediados de siglo”, dijo el 26 de agosto en el Asia-Pacific Center for Security Studies en Honolulu. “Esto sin duda alentará el comportamiento provocativo del Ejército Popular de Liberación en los mares del sur y el este de China, y en cualquier otro lugar que el gobierno chino haya considerado crítico para sus intereses”.

Las fricciones en toda la región están a punto de aumentar, desde las antiguas amenazas chinas contra Taiwán hasta las operaciones de libertad de navegación de EE.UU. en los mares del sur y el este de China que tanto irritan a los chinos. Y, por supuesto, por esos mares pasan muchos barcos, tanto militares como comerciales, lo que añade un mayor potencial de confrontación.

Otros motivos de desencadenantes podrían ser las reivindicaciones de tierras de China en toda la región, su creciente poderío económico, las cambiantes alianzas regionales y las siempre presentes tensiones en la península de Corea. También hay una creciente preocupación por la guerra cibernética y el espacio.

Los movimientos de China son tan audaces que el Pentágono ha reorientado toda su visión del mundo. La Estrategia de Defensa Nacional de 2018 tiene como objetivo apuntalar no sólo las tropas y las armas para disuadir una lucha en el Pacífico, sino también ampliar su red de aliados en la región.

Esta expansión de la red tiene varios propósitos: aumentar el número total de activos disponibles para desplegar contra China, si fuera necesario; explorar más oportunidades de bases avanzadas que extiendan las tropas estadounidenses ahora concentradas en Corea del Sur y Japón más al sur y al oeste; y asegurar que, a nivel básico, esos países se pongan del lado de EE.UU., en lugar de China, en cualquier posible conflicto.

El Military Times entrevistó a más de una docena de fuentes, tanto nominales como de archivo, y revisó docenas de análisis disponibles públicamente sobre los escenarios que podrían conducir a un combate en vivo entre las dos naciones.

Los expertos estuvieron totalmente de acuerdo en que un conflicto inmediato sigue siendo poco probable, dado el enorme costo en vidas y bienes. Además, las armas nucleares de ambos lados ciertamente sirven para que los líderes sean más cautelosos. Pero dentro de la próxima década o menos, las tensas relaciones junto con el aumento de la capacidad militar china podrían llevar los acontecimientos al borde.

El nuevo jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el General Charles “CQ” Brown, ha advertido que la próxima guerra, una guerra con un adversario como China o Rusia, será muy disputada y podría ver “tasas de desgaste en combate y riesgos, que son más parecidos a los de la Segunda Guerra Mundial, que al ambiente no disputado al que nos hemos acostumbrado” desde la Guerra del Golfo.

EE.UU. se arriesga a perder una guerra de este tipo si sus fuerzas armadas no se ajustan a esta nueva realidad”, dijo Brown, que hasta hace poco ocupaba el cargo de jefe de las Fuerzas Aéreas del Pacífico.

También existe el riesgo de que por error se inicie un conflicto sin intención estratégica por ninguna de las partes”.

“No creo que por el Mar de la China Meridional se inicie una guerra, pero sí creo que existe el riesgo de un error de cálculo pudiera dar lugar a hostilidades localizadas”, dijo Blake Herzinger, un civil especialista en política de defensa indopacífica y oficial de la Reserva Naval con sede en Singapur. “Creo que ambos países actuarían rápidamente para tratar de disminuir la intensidad de las hostilidades si hubiera un intercambio de fuego en el (Mar del Sur de China)”.

Aunque siempre acecha un verdadero enfrentamiento militar, muchos expertos creen que China preferiría llevar a cabo una guerra política y económica para socavar a EE.UU. y promover sus objetivos estratégicos.

A diferencia de la rivalidad de la mayoría del resto de los adversarios, la de China es una competencia mundial y que tiene innumerables aspectos no militares, ya que China trata de dominar las regiones política y económicamente, crear condiciones económicas favorables sólo para China y desplazar las instituciones democráticas.

Al igual que la Guerra Fría del siglo XX, la batalla geoestratégica entre los ambos países puede intensificarse sin que se produzca una guerra directa entre iguales.

Las situaciones más probables de desencadenar un conflicto militar, y que han sido objeto de juegos de guerra un número desconocido de veces, son una escalada de la agresión militar china en el Mar de la China Meridional y un ataque, acoso o incluso invasión de Taiwán.

Taiwán

En cierto modo, EE.UU. y China ya están en guerra, dijo Rick Lamb, un sargento mayor retirado de las Fuerzas Especiales del Ejército.

“En muchos casos, esta rivalidad está presente”, dijo. “Es parte de la confrontación, como cuando construyen las islas. El siguiente paso sería el conflicto, pero siempre manteniendo esta confrontación, este conflicto, esta rivalidad por debajo del umbral de la guerra.”

El reciente informe del Pentágono sobre China contiene secciones dedicadas tanto a Taiwán como al Estrecho de Taiwán. En el informe se señala que China está superando a Taiwán en adquisiciones militares, que se ha reorientado hacia activos asimétricos específicamente para contrarrestar las capacidades chinas. Pero, la isla haría frente a una agresión real por parte de China.

Todo el mando del teatro de operaciones oriental del ejército chino está orientado a Taiwán y Japón. Y sus fuerzas armadas “continúan mejorando su preparación para evitar la independencia de Taiwán y ejecutar una invasión si fuera necesario”, según el informe.

Ese Mando cuenta con tres grupos de ejércitos, dos brigadas de marines, dos bases de la fuerza aérea y una base de misiles, sin incluir el resto de los activos de la nación que podrían ser transportados para proporcionar una mayor capacidad, según el informe.

Si bien gran parte de la política exterior y la labor expansionista de China se lleva a cabo en los ámbitos económico y político, hay aspectos militares en esos esfuerzos, especialmente en el caso de Taiwán.

“Aunque Beijing preferiría evitar una confrontación militar sobre Taiwán, nunca ha apartado la carta militar de la mesa”, según un informe de Stratfor publicado en junio. “El ritmo de los desarrollos militares chinos ha superado con creces el de Taiwán, por lo que la balanza se ha inclinado claramente a favor de China, incluso en varios escenarios en los que Estados Unidos interviene en un conflicto en los estrechos”.

Pero el coste en tropas y equipos chinos, sin mencionar las consecuencias económicas y políticas globales, no necesariamente les valdría la pena el riesgo.

“Eso no significa, sin embargo, que China no esté preparando activamente el campo de batalla, tanto en el ámbito político para demostrar la inutilidad de la independencia de Taiwán, como para aumentar la probabilidad de victoria si se produce un cambio hacia las hostilidades abiertas”, señala el informe.

El teniente coronel del ejército retirado Dennis Blasko, ex agregado del Ejército en Beijing y Hong Kong, dijo al Military Times, que muchos analistas han ignorado los recientes acontecimientos en el Ejército chino pues, aunque las capacidades de misiles, navales, cibernéticas y de guerra electrónica han recibido mucha atención, no se mencionan las “grandes mejoras” de las fuerzas de asalto aéreo y de operaciones especiales de China en los últimos 15 años, dijo.

A cambio, se presta mucha atención a la masa, o número total de fuerzas, que China puede reunir, lo que no es una ventaja tan grande como parece, dijo Blasko. Principalmente, porque ” sus abrumadores números no caben en el frente de Taiwán ni en el espacio aéreo que la rodea”. … Se trata más de cómo estas fuerzas se concentren y se empleen, y de los comandantes y estados mayores que las dirigen, que de su número”.

China también ha construido suficientes islas artificiales en el Mar de la China Meridional creando una especie de “anillo defensivo” alrededor de Taiwán, según los expertos.

Un reciente juego de guerra, uno de los muchos que se han llevado a cabo en relación con el conflicto de Taiwán, mostró que se produciría “un número impresionante de bajas” y, en caso de que China se afiance en la isla, una situación para Estados Unidos parecida a la de “Iwo Jima”, según un informe de Real Clear Investigations.

Una respuesta inicial de EE.UU. incluiría defensas aéreas con misiles Patriot y submarinos en la zona, que han funcionado de manera brillante en muchos conflictos pasados.

Esta vez, sin embargo, el volumen de fuego que China lanzaría abrumaría las defensas disponibles. Incluso si las baterías Patriot dispararan todo lo que pudieran, cientos de misiles seguirían alcanzando a Taiwán.

Después del ataque con misiles, Real Clear informó a partir del juego de guerra, que se estima que entre 15 y 20 desembarcos militares chinos desde todas las direcciones atacarían la isla. Podrían apoderarse de cabezas de playa y aeropuertos, bloqueando rápidamente las posiciones defensivas para impedir el acceso de las fuerzas aliadas.

“Y una vez que eso ocurra nos enfrentaríamos a una situación como la de Iwo Jima”, dijo a Real Clear el analista de Rand Corp. David A. Ochmanek.

La gran masa de ataques y materiales que China podría aportar a la lucha sería difícil de manejar, dijo Dean Cheng, un experto en China de la Fundación Heritage.

“¿Co qué se va a derribar la segunda ola de helicópteros enemigos, la tercera ola de vehículos de ataque terrestre?” Cheng le dijo al Military Times. “¿Qué pasa con nosotros cuando no nos ataca una batería de morteros sino una división de artillería?”

Las armas chinas antiacceso y de negación de área intentarían mantener a raya cualquier barco estadounidense, lo que significa que un asalto aéreo podría ser la forma preferida de conseguir que las tropas terrestres de EE.UU. lleguen a la isla, pero no es probable que desempeñen un papel importante en el combate.

Una vez que los paracaidistas abandonen sus paracaídas, ¿qué harían? La mayoría se ocuparía de sacar a los no combatientes de la isla. Cheng estima que el esfuerzo comprendería gran parte de las funciones de las unidades de la 25ª División de Infantería y la 82ª División Aerotransportada de la Globtal Response Force.

Pero esos rugidos servirían para otro propósito, el político: una vez que botas americanas estén en el suelo de Taiwán, el lanzamiento de misiles se volvería más arriesgado, dijo Cheng.

“Si continúas esta guerra, vas a matar americanos, ¿realmente quieres hacer eso?” preguntó.

Si una compañía de soldados muere en un bombardeo o un avión cargado de paracaidistas es alcanzado, podría significar una escalada de la guerra hacia objetivos en China continental, algo que ningún lado quiere.

“La mayoría de los expertos militares de EE.UU. piensan que China no estaría lista para tomar Taiwán por la fuerza hasta el año 2028, pero he oído de los militares chinos, que creen que estarán listos en un año o dos”, dijo Oriana Skylar Mastro, una becaria residente en el American Enterprise Institute, al Military Times. “No sé quién tiene razón”.

No es de extrañar que INDOPACOM asuma gran parte de la responsabilidad, si surge un conflicto con Beijing. “Todo el equipo será de INDOPACOM, con CENTCOM como apoyo al teatro”, dijo Mastro.

“Al principio, actuaríamos con todo lo que tenemos en el teatro, Corea, Japón, y luego, por supuesto, los activos navales que están en un despliegue de este tipo.”

¿Cómo sería la derrota de China? Mastro dijo que el escenario ideal para ambas partes sería un “conflicto limitado y de corta duración” que preservara el statu quo.

Eso podría significar la no reunificación entre China y Taiwán, y la no independencia de Taiwán, dijo. “Si volviéramos al statu quo, la situación no sería peor”, dijo Mastro. “Creo que ese es el tipo de derrota deseada.”

Fte. MilitaryTimes

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.