Ciudades Inteligentes: Cárceles Digitales el Gran Reset

Ciudades InteligentesEl impulso de un futuro de las “Smart Cities” está siendo diseñado por organizaciones internacionales como el Foro Económico Mundial (FEM), los arquitectos del Gran Reset. (Esta es la segunda parte de nuestra investigación).

(Por favor, lea la parte 1, Los Peligros de las Innovation Zones y las Smart Cities, reproducida en esta misma web, para comprender mejor sus peligros).

El público está siendo conducido hacia un futuro de “Ciudades Inteligentes”, que se nos dice que acabará con el racismo sistémico, la superpoblación, la contaminación y el crimen. Tal y como se ha explicado en la primera parte de esta investigación, el movimiento de las ciudades inteligentes suscita legítimas preocupaciones. Sin las protecciones adecuadas, esta visión supondrá el fin de la privacidad, la propiedad y la libertad de movimiento. Este es el sueño del Foro Económico Mundial y de sus socios en Naciones Unidas.

En un futuro en el que todas las ciudades estén equipadas con la última tecnología inteligente, es crucial luchar por mantener la privacidad y la libertad de movimiento. También es importante comprender las “Innovation Zones”, las “special economic zones” y las “smart cities” en el contexto de la visión “The Great Reset” del Foro Económico Mundial. ¿Cómo contribuyen estas tecnologías y conceptos emergentes a fomentar la visión centralizada y autoritaria imaginada por las cabezas parlantes del FEM?

The Great Reset, la Agenda 2030 y las Smart Cities

Una ciudad inteligente se promueve como un entorno urbano que “usa datos y tecnologías emergentes para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, compartir información con el público, impulsar el crecimiento económico y construir una sociedad más inclusiva”. Esta ciudad implicaría el uso de tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT), la inteligencia artificial y los drones para “mejorar la vida de los ciudadanos y resolver los retos de hoy, al tiempo que se prepara para afrontar los de mañana”.

El Foro Económico Mundial, los artífices de The Great Reset, y una serie de otras asociaciones público-privadas internacionales llevan años promoviendo el concepto como solución para luchar contra el cambio climático. La operación COVID-19 ha contribuido a cimentar aún más la idea de que nuestras ciudades e infraestructuras son insostenibles y, por tanto, debemos actualizarlas a Ciudades Inteligentes.

En junio de 2019, el FEM anunció que estaba colaborando con los Jefes del G20 para liderar un “nuevo esfuerzo global para establecer normas y directrices universales para la implementación de la tecnología de las ciudades inteligentes”. La medida llevó al FEM al redil de las organizaciones mundiales centradas en dar vida a la visión de las ciudades inteligentes.

Esta “Alianza Mundial de Ciudades Inteligentes” (GSCA) se formó para “establecer normas mundiales para la recopilación y el uso de datos, fomentar mayor transparencia y confianza pública, y promover las mejores prácticas en la gobernanza de las ciudades inteligentes”. El FEM y la Alianza de Ciudades Inteligentes describieron la necesidad de la tecnología de las ciudades inteligentes de la siguiente manera:

“Para apoyar a sus poblaciones urbanas en auge, muchas ciudades han llegado a depender de la Internet de las cosas (IoT, es decir, la red mundial de dispositivos conectados en constante expansión, para recoger, compartir y analizar datos en tiempo real sobre los entornos urbanos. Los datos recogidos mediante las tecnologías de la IO ayudan a estas “ciudades inteligentes” a combatir la delincuencia, reducir la contaminación, disminuir la congestión del tráfico, mejorar la preparación ante las catástrofes, etc. Sin embargo, también está suscitando una creciente preocupación por la privacidad, la seguridad y otros riesgos.

Sin una gobernanza adecuada, estas tecnologías de ciudades inteligentes plantean retos importantes que pueden superar sus beneficios. Pero a pesar del creciente número de ciudades inteligentes en todo el mundo, no existe un marco global que regule cómo deben recogerse los datos en los espacios públicos (como las cámaras de tráfico o los puntos de acceso Wi-Fi) y su posterior utilización”.

La GSCA y el FEM están ahora dispuestos a ser las organizaciones que lideren el establecimiento de un marco global para la gobernanza de las ciudades inteligentes. Además, en noviembre de 2020, el FEM seleccionó 36 ciudades para “ser pioneras en una nueva hoja de ruta política global para las ciudades inteligentes desarrollada por la Alianza Global de Ciudades Inteligentes del G20”. Estas ciudades están destinadas a ser los modelos del futuro de las ciudades inteligentes. Estas ciudades se empelarán como campo de pruebas para la “hoja de ruta” del FEM y el G20. Entre las llamadas “ciudades pioneras” se encuentran Barcelona (España), Buenos Aires (Argentina), Dubai (Emiratos Árabes Unidos), Londres (Reino Unido), Ciudad de México (México) y San José (Estados Unidos).

Recientemente, el FEM puso en marcha una plataforma denominada ” Shaping the Future of the Internet of Things and Urban Transformation” para ayudar a transformar “los espacios en los que vivimos, trabajamos y jugamos para permitir un futuro más sostenible, resistente y próspero para todos.” El FEM está trabajando con más de 100 socios mundiales para poner en marcha las principales iniciativas de la plataforma, que incluyen el Future of the Connected World (Futuro del mundo conectado), centrado en el Internet de las cosas (IoT); el Future of Real Estate (Futuro del sector inmobiliario), que tratará sobre la transición del sector inmobiliario; y el Future of Cities (Futuro de las ciudades), que debatirá el “uso responsable y ético de las tecnologías de las ciudades inteligentes con socios que representan a más de 200.000 ciudades y gobiernos locales”.

Está claro que el Foro Económico Mundial es uno de los principales defensores del impulso a las ciudades inteligentes. A través de sus asociaciones, iniciativas y publicaciones, el FEM está desempeñando un papel destacado en la promoción de la visión tecnológica de las zonas urbanas. Sin embargo, si se examina más de cerca, queda claro que el FEM no hace más que repetir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

El objetivo de desarrollo sostenible nº 11 de la ONU

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas son una colección de 17 objetivos interconectados diseñados para ser un “plan para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos”. Los ODS fueron establecidos en 2015 por la Asamblea General, con la intención de alcanzarlos para el año 2030. Los ODS forman parte de una resolución más amplia conocida como la Agenda 2030.

El lenguaje del FEM y de la Alianza Mundial de Ciudades Inteligentes refleja claramente el lenguaje de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de la Agenda 2030. Por ejemplo, el undécimo ODS es “hacer que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”. Las “Metas del Objetivo 11” incluyen la reducción del “impacto ambiental adverso per cápita de las ciudades” y la provisión de “acceso universal a espacios verdes y públicos seguros, inclusivos y accesibles” para 2030.

Naciones Unidas también ha puesto en marcha la iniciativa “United for Smart Sustainable Cities” (U4SSC) para ayudar a alcanzar el ODS 11. Según su página web, “U4SSC sirve de plataforma mundial para abogar por las políticas públicas y fomentar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para facilitar la transición hacia ciudades inteligentes y sostenibles”. Casualmente, la quinta reunión de la iniciativa U4SSC tuvo lugar el 9 de octubre de 2020, aproximadamente una semana antes de que el Foro Económico Mundial participara en el ejercicio de simulación de pandemia Event 201.

Naciones Unidas no es la única que lidera la carga de las ciudades inteligentes para ayudar a alcanzar los ODS de la ONU. También hay organizaciones no gubernamentales (ONG) que participan en el proceso. Entre ellas se encuentra la 100 Resilient Cities Network (100RC, desarrollada por la Fundación Rockefeller para ayudar a “las ciudades de todo el mundo a ser más resilientes a las perturbaciones físicas, sociales y económicas”, y el C40 Cities Climate Leadership Group, financiado por Bloomberg Philanthropies y cuyo presidente es el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg.

Cómo se extiende la propaganda de las ciudades inteligentes a nivel local

El impulso de la tecnología y los programas de las ciudades inteligentes no es una actividad exclusiva de los gobiernos y las ONG internacionales. La difusión de la propaganda de las ciudades inteligentes también se produce a través de los órganos de gobierno locales que ayudan a implementar los ODS de la ONU. De este modo, los funcionarios locales aprueban resoluciones y forman comités destinados a aplicar los objetivos de la Agenda 2030/Great Reset, con el pretexto de embellecer sus respectivas ciudades y pueblos. Un ejemplo destacado es el del alcalde de Houston, Sylvester Turner. Turner es un gran ejemplo de una persona que aprovecha su posición de poder para emular los ODS de la ONU.

En mayo de 2018, Turner estableció un Consejo Asesor de Ciudades Inteligentes para ayudar a la transición de Houston a la ciudad del futuro, al tiempo que trabaja para reducir el cambio climático. “La era de la tecnología está aquí y no podemos permitirnos quedarnos de brazos cruzados”, dijo Turner en ese momento. Debemos dar un salto, no un paseo, hacia el futuro”. El consejo asesor sentará las bases para que Houston se convierta en la ciudad inteligente del mundo”.

Bajo la alcaldía de Turner, Houston también se ha asociado con el gigante tecnológico Microsoft en el marco de la iniciativa Microsoft Innovation Alliance. Turner también se asoció con Verizon Inc para que Houston fuera el lugar de la primera implementación de 5G en Estados Unidos.

La relación de Turner con Verizon y la industria inalámbrica es tan grande que el grupo de presión Cellular, Telephone, and Internet Association (CTIA) le otorgó el “Premio al Campeón Inalámbrico 5g” de 2018 por eliminar “las barreras al despliegue de la infraestructura inalámbrica de próxima generación”. La CTIA declaró que “bajo el liderazgo del alcalde Turner, Houston ha agilizado el proceso de permisos al no requerir una licencia o un acuerdo de fijación para nuevos postes o células pequeñas, y completa la revisión antes de los plazos. “

La conexión a las redes 5G es importante porque la tecnología es la columna vertebral de la visión de la ciudad inteligente. Para que los vehículos autónomos, los drones, los asistentes robóticos, las luces inteligentes y los sensores en la calle funcionen, debe haber poca o ninguna latencia entre los dispositivos del Internet de las Cosas (IoT). Esto significa que las ciudades inteligentes deben estar equipadas con 5G. De hecho, la World Economic Forum’s Strategic Intelligence tiene una página dedicada a las formas en que el 5G dará forma al mundo en los próximos años.

El alcalde Turner también ha tratado de usar la COVID-19 como promoción de la iniciativa “Houston’s Smart City for resilience” de Houston. Forbes señala que Houston está “usando datos en tiempo real” y el “rastreo digital de contactos” para identificar la propagación de la comunidad y desarrollar más rápidamente las políticas. La ciudad también se ha asociado con la empresa tecnológica Intel para un “programa de agua inteligente” que usará marcadores genéticos para comprender la propagación de la comunidad.

En enero, Climate Mayors anunció que Turner sería el próximo presidente de la coalición nacional. En este cargo, Turner “ayudará a catalizar las acciones de avance climático que se lleven a cabo a nivel local, y proporcionará un ejemplo de acción climática para los líderes de todos los niveles de gobierno”. Turner es también vicepresidente de la National Climate Action Agenda, miembro del Global Covenant for Mayors for Climate and Energy y, a partir de octubre de 2020, presidente de la  Resilient Cities Network.

Uno de los “financiadores principales” de la Red de Ciudades Resilientes es la Fundación Rockefeller, la misma organización que fundó la Red 100RC. De hecho, como parte de 100RC, la Fundación Rockefeller ayuda a las ciudades asociadas a establecer “Jefes de Resiliencia” para implementar los objetivos de la organización. La Fundación Rockefeller está entrelazada con la Fundación Gates como parte de la operación COVID-19. También están trabajando con el Foro Económico Mundial en el pasaporte de vacunación CommonPass.

En febrero de 2020, Turner y su equipo publicaron el informe Resilient Houston como parte de la Resilient Cities Network. Resilient Houston incluye 62 acciones alineadas con los ODS de la ONU. El informe identificó seis temas “para avanzar en la implementación” de estos objetivos, incluyendo las Ciudades Inteligentes. “Se aprovecharán los avances tecnológicos y la innovación, que son la base de las iniciativas de las ciudades inteligentes”, afirma el informe.

¿Sostenibilidad para la equidad o para el control?

A primera vista, se tiende a reconocer únicamente los beneficios de los planes propuestos por estas organizaciones. El Foro Económico Mundial, la Alianza Global de Ciudades Inteligentes, las Naciones Unidas, el 100RC y el alcalde Turner afirman que la tecnología de las ciudades inteligentes ayudará a inaugurar una era de entornos urbanos sostenibles e inclusivos, mientras afirman que el IoT, el 5G y las ciudades inteligentes son necesarios para traer este futuro utópico.

Estas organizaciones, y los ODS que pretenden implementar, suelen hablar de equidad, y suenan bastante inocuos para el lector. Después de todo, crear más carriles para bicicletas y espacios verdes para que la gente se relaje al aire libre suena maravilloso. Hasta que uno se da cuenta de que el programa de la Agenda 2030/Gran Reset del FEM implica limitar quién puede conducir y quién puede volar. La realidad es que la ONU y el FEM sólo hablan de boquilla de la protección de la privacidad y la libertad.

Por ejemplo, Puerto Príncipe (Haití) está usando registros de datos de teléfonos móviles, combinados con técnicas de aprendizaje automático, para identificar los patrones de tráfico más comunes y los riesgos de inundación con el fin de planificar y proteger mejor la infraestructura de transporte de la ciudad en el futuro. Sin embargo, no se trata de qué pasará con esos registros telefónicos que se han recogido y quién tiene acceso a ellos y durante cuánto tiempo. Sin una protección adecuada, los datos personales de miles de millones de personas se utilizarán para dar forma al mundo tecnológico que les rodea.

En realidad, el impulso de las ciudades inteligentes, los ODS de la ONU y el Great Reset se basan en una agenda más profunda para supervisar, controlar y dirigir toda la vida en el planeta utilizando la tecnología. La verdadera agenda del FEM y de Naciones Unidas es establecer un Estado tecnocrático global en el que supuestos expertos y tecnólogos tomen decisiones por la gran mayoría de la gente en nombre de la salvación del medio ambiente.

Lo único que se interpone en el camino de la implementación de la Agenda 2030 y El Great Reset es el actual despertar masivo de los seres humanos libres en todo el mundo.

Millones de personas han comenzado a cuestionar el verdadero propósito detrás de los bloqueos y mandatos de COVID-19. Millones de personas están ahora buscando educarse a sí mismos y construir un mundo mejor fuera de las manos de la Clase Depredadora. La gente está rechazando la “New Normal” y abrazando The Greater Reset.

Fte. Blacklisted News (Derrick Broze)

Derrick Broze, redactor de The Last American Vagabond, es periodista, autor, orador y activista. Es el copresentador de Free Thinker Radio en 90.1 Houston, así como fundador de The Conscious Resistance Network & The Houston Free Thinkers.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.