Multilateralismo sin Estados Unidos

Mega regionesYa está ocurriendo desde hace mucho tiempo. Como he descrito anteriormente: “Nadie espera a Biden” (ni a EEUU). El mundo se mueve rápidamente alrededor, dejando atrás a un EE.UU. cada vez más desconcertado. El presidente estadounidense Biden no lo entiende. Biden sigue viviendo en su interior las experiencias pasadas de la Guerra Fría y el posterior Orden Mundial Americano, ambos mundos desaparecidos.

Acontecimientos de los últimos tres años

He aquí algunos acontecimientos recientes que ponen de manifiesto esta evolución estratégica:

1. El CPTPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica) lo impulsaron el resto de países en 2018, después de que Trump pusiera ” America First” y se lo saltara. Esto deja ahora a Biden en un dilema con su imitación de Trump de “Buy American” (primero).

2. El acuerdo comercial UE-MERCOSUR se acordó en junio de 2019. Un verdadero acuerdo multilateral, no entre países, sino entre bloques de países, dos de las Mega-Regiones del Mundo.

3. El pacto comercial Brasil-China en 2019, resultado de más de 10 años de asociación estratégica. Brasil-China es un caso indicativo de una creciente cooperación multilateral de Megarregión a Megarregión, ya que involucra a la mayor parte de Sudamérica. Por ejemplo, impulsa ambiciosos planes de infraestructura transcontinental sudamericana, que incluyen conectar Brasil, Paraguay y Bolivia con el creciente transporte marítimo del Pacífico entre Perú y China. Se habla del “BRI Latino”.

4. El Regional Comprehensive Economic Partnership) fue iniciado y en 2020 impulsado hasta su conclusión por la ASEAN, no por China. Estados Unidos está fuera. El RCEP une un complejo de relaciones entre la ASEAN, China, Japón, Corea y Australia.

5. El Acuerdo Global de Inversiones (CAI) fue impulsado por la UE con China en los últimos días de 2020, el 28 de diciembre, directamente en contra de Estados Unidos. China abre oportunidades con el acuerdo CAI, mientras que EE.UU. disminuye con el “Buy American”. Los coches son un buen ejemplo. El mercado de automóviles de China es mucho mayor que el de EEUU. Con 25 millones de coches vendidos en 2019, el mercado de coches de China es casi un 50% mayor que el mercado de coches de EEUU. Esto ilustra perfectamente su potencial comercial frente a EEUU. El mercado de automóviles de China no solo es mucho más grande, sino que puede duplicarse. En cambio, el mercado automovilístico de EE.UU. está completamente estancado.

No, China no acaba de “abrir una brecha” entre la UE y EE.UU. con el acuerdo CAI: la UE lo quiere. Para ser competitiva en productos como los coches, la UE necesita estar en China. Estados Unidos sale perdiendo si se queda fuera. La UE quiere fábricas en China.

6. China, Rusia y Turquía hacen grandes acuerdos sin EEUU. Rusia y Turquía deciden sobre la paz y todo el futuro de lugares como Siria y Nagorno-Karabaj, dejando a los EE.UU. en la estacada. Tratan con Irán muy a su gusto.

7. India presiona más este año para conseguir un acuerdo comercial con la UE. El hecho de que la UE haya celebrado recientemente el acuerdo CAI con China no aleja a India de la búsqueda de negocios con la UE. Vemos cómo se desarrollan complejas relaciones multilaterales que no implican a EEUU.

8. La UE acaba de decidir (con el beneplácito chino seguramente) hacer del euro una moneda mundial, fuera de EE.UU. Aquí, la UE actúa en directa contradicción con el ” Longer Telegram” estadounidense, que es claramente la estrategia para China del presidente Biden, con la que pretende conseguir la hegemonía suprema del dólar, con la que también quiere manejar los déficits masivos nacionales. Nadie más necesita eso.

La UE quiere protegerse financieramente contra EE.UU., incluyendo la posible adquisición por parte de este país de sus principales empresas tecnológicas. China se pone en marcha y EE.UU. se retira.

Más ejemplos: una tendencia a largo plazo

Además de los ocho ejemplos recientes citados, hay una serie de desarrollos multilaterales que llevan varios años en marcha, con total independencia de Estados Unidos. Un buen ejemplo es la compleja cooperación UE-Rusia-China de la última década, que ha creado un corredor ferroviario excepcionalmente eficiente de más de 11.000 km desde Chongqing hasta Duisburgo.

No sólo sin Estados Unidos, sino incluso contra Estados Unidos. El sistema ferroviario Eurasian Landbridge es un gran ejemplo del nuevo multilateralismo emergente en el que no participa Estados Unidos. Comenzó a principios de la década de 2010 y, una década más tarde, ahora implica más que el nivel de megarregión a megarregión de la UE, Eurasia y China. Se extiende a países individuales de la UE y de Asia Central. Fomenta la expansión de los negocios públicos y privados. Y cada vez tiene más niveles, con la participación de autoridades megarregionales, regionales, nacionales y subnacionales, como los gobiernos provinciales chinos.

También tenemos la cooperación de gas Nord Stream Alemania-Rusia. Incluso en contra de las sanciones de los Estados Unidos. Imagínense las reacciones de EE.UU. si la UE, por “seguridad climática”, hubiera intentado sancionar el oleoducto Keystone XL entre EE.UU. y Canadá.

A continuación, tenemos la asociación estratégica multilateral África-Europa entre la UE y la Unión Africana (UA). Se trata de una creciente cooperación multisectorial de carácter mega-regional que abarca el comercio, el empleo, la seguridad, la inmigración, el desarrollo digital, la transición ecológica, etc. Los Estados Unidos no participan. Todos estos ejemplos confirman la rápida proliferación de acuerdos multilaterales exitosos, cooperación y entendimientos que involucran activamente a varias de las regiones del mundo, excepto los Estados Unidos.

Avances en América del Norte

La profundización de la cooperación multilateral de Canadá con la UE con el acuerdo comercial CETA en 2017 también es indicativa de que las cooperaciones globales aumentan alrededor de los EE.UU., dejando a este país bastante solo. En lugar de fortalecer las relaciones norteamericanas, Estados Unidos hunde repetidamente las relaciones con sus dos únicos vecinos.

El nuevo acuerdo de libre comercio norteamericano USMCA (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá) tiene requisitos de “contenido local” más duros y, por tanto, es sustancialmente menos favorable para Canadá y México que el TLCAN al que sustituye. Por ejemplo, las piezas de automóviles deben tener ahora un 75% de contenido norteamericano. El USMCA también impone ampliamente un salario mínimo en México y Canadá de 16 dólares/hora, mientras que el salario mínimo actual en Estados Unidos es de sólo 7,25 dólares. Incluso el salario mínimo propuesto por el presidente Biden, de 15 dólares/hora, seguirá siendo un dólar menos de lo que el USMCA impone a los vecinos estadounidenses, lo que hará que los trabajadores mexicanos no cualificados no sean competitivos. Las exportaciones de acero de Canadá son la mayor víctima de las sanciones estadounidenses al acero dirigidas a China, aparentemente por “razones de seguridad”. Un duro golpe para los trabajadores del acero canadienses (y surcoreanos), que son socios militares de Estados Unidos. Y no hay señales de que el presidente Biden vaya a dar marcha atrás en el proteccionismo estadounidense.

Recientemente, el presidente estadounidense Biden, de un plumazo en una orden presidencial, hace perder unilateralmente los 30 mil millones que Canadá tiene en juego en el oleoducto Keystone XL hacia Estados Unidos. Biden da un golpe de efecto a Canadá.

La orden “Buy America” del presidente Biden prohíbe no sólo a los proveedores aliados de la UE, Japón y Corea, sino también a las empresas canadienses y mexicanas abastecer al gobierno estadounidense.

Biden incumple los compromisos multilaterales del Acuerdo sobre Contratación Pública (ACP) de la OMC. Canadá y México están siendo sistemáticamente alienados por EE.UU. y necesitarán cada vez más lazos multilaterales con otros: La UE y China.

Fundamentos teóricos

El multilateralismo sin una potencia hegemónica (EE.UU.) no sólo se está produciendo desde hace mucho tiempo, sino que incluso se acelera enormemente, independientemente de EE.UU.

El mundo NO ha estado esperando al recién elegido presidente de EE.UU., Biden, y a su asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, con sus ideas erróneas de “Longer Telegram”. Vemos el surgimiento de las Mega-Regiones, que identifiqué y describí el año pasado.

Las megarregiones del mundo se integran internamente y hacen tratos entre ellas externamente. EEUU es una única excepción al desarrollo de las Mega-Regiones. En lugar de integrar a América del Norte en una megarregión de gobierno compartido, un EE.UU. “Buy America First” sigue separándose sistemáticamente de sus dos vecinos México y Canadá. El Mundo de las Regiones es mucho-mucho más complejo geopolíticamente de lo que nunca fue el Mundo bipolar o unipolar.

Las reglas han cambiado de nuevo. Es una realidad totalmente diferente a las imaginaciones obsoletas del presidente estadounidense Biden y su equipo. Como dije en una entrevista del 7 de enero, publicada el 21 de enero de 2021, Biden y Estados Unidos tienen un espacio de maniobra mucho más estrecho de lo que Biden y su equipo comprenden.

Los ejemplos anteriores demuestran cómo la nueva estructura del mundo regional es radicalmente más compuesta y multidimensional de lo que eran los mundos bipolares o unipolares. Dentro de las Mega-Regiones hay otras Regiones. Y en ellas Regiones aún más pequeñas (a veces entrecruzadas). Es como las muñecas rusas, que usé en la imagen con EEUU marchando hacia su propia tormenta perfecta.

África, por ejemplo, es una Mega-Región. Pero en su interior, la Mega-Región de África está organizada en 8 Comunidades Económicas Regionales (CER) oficiales, generalmente con parlamentos regionales bajo el Parlamento de la Unión Africana (UA). Y la mayoría de estas 8 Regiones africanas se entrecruzan entre sí. África ilustra la estructura mundial fractal (regiones-dentro-de-las-regiones) que vemos hoy en día.

En la megarregión de la UE, España, con sus propias regiones internas, es también un ejemplo de estructuras geopolíticas fractales de regiones-dentro-de-regiones.

Es de esperar que se produzca un aumento del multilateralismo no sólo entre las megarregiones (véase más arriba), sino también dentro de las mismas y entre los distintos niveles de autoridad.

Vi estas tendencias y escribí sobre ellas hace más de 5 años; véase mi documento de 2016 The Future of Security

Mi documento de trabajo de 2016 sobre el Futuro de la Seguridad concluye con un capítulo sobre China. Los países que rodean a China deben encontrar cada vez más su propio modus-vivendi con ella, a medida que el poder de Estados Unidos en ese país retrocede inexorablemente. El presidente Biden cree que puede invertir esa tendencia a largo plazo, pero no puede. El Futuro de la Seguridad es un documento de trabajo aún en curso. Las megaregiones se suman a mi teoría, y los ejemplos de este documento añaden más piezas para una teoría completa. Lo necesitamos para gestionar el mundo. Debemos observar intensamente las estructuras a medida que se desarrolla el Mundo Regional Multilateral – cada vez más estructuras que no involucran a los Estados Unidos.

Fte. Modern Diplomacy (Karsten Riisees)

Karsten Riisees Máster en Ciencias (Económicas) por la Business School de Copenhague, Licenciado en Cultura y Lenguas Españolas por la University of Copenhagen

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.