Los peligros de las “Innovation Zones” y las “Smart Cities”

Smart CitiesTras la noticia de que el gobernador de Nevada, Steve Sisolak, planea poner en marcha las llamadas “Innovation Zones”, en las que las empresas tecnológicas pueden crear sus propias ciudades y gobiernos, los defensores de la privacidad responden con temor y preocupación.

Durante su discurso sobre el estado del Estado a mediados de enero, el gobernador señaló que el estado está sufriendo a causa de las restricciones de la COVID-19 y el efecto sobre el turismo. Sisolak hizo un llamamiento a la puesta en marcha de “Zonas de Innovación”, un plan destinado a traer a Nevada empresas que trabajen en “tecnologías rompedoras” y convertir el estado en el “epicentro de esta industria emergente, a la vez que crear puestos de trabajo bien remunerados y los ingresos que ello conlleva”. Sin embargo, en estas Zonas de Innovación, a las empresas se les da el poder de recaudar impuestos, y esencialmente, operar como un gobierno casi independiente.

Aunque el plan completo de estas zonas aún no se ha hecho público, The Las Vegas Review-Journal obtuvo una copia del borrador de la legislación propuesta, que concedería a las empresas tecnológicas poderes hasta ahora inéditos dentro de la jurisdicción de estas zonas. El borrador de la legislación afirma que las administraciones locales tradicionales son “inadecuadas por sí solas para proporcionar la flexibilidad y los recursos necesarios para hacer del Estado un líder en la atracción y retención de nuevas formas y tipos de empresas y en el fomento del desarrollo económico en tecnologías emergentes e industrias innovadoras”. Como respuesta, el proyecto aboga por una ” alternative form of local government””.

Esta “forma alternativa de gobierno local” se construirá en torno al uso de tecnologías innovadoras como:

  • Blockchain
  • Tecnología autónoma
  • Internet de las cosas
  • Robótica
  • Inteligencia artificial
  • Tecnología inalámbrica
  • Biometría
  • Recursos renovables

Aunque en un principio las zonas funcionarían bajo la autoridad del condado en el que se encuentran, la legislación describe cómo las empresas tecnológicas podrían utilizarlas para formar su propio gobierno independiente que actuaría como el equivalente a una autoridad del condado. Estas zonas tendrían la capacidad de imponer impuestos, formar distritos escolares y sistemas judiciales locales, y proporcionar servicios gubernamentales. La zona tendría una junta de supervisores con los mismos poderes que una junta de comisionados del condado.

Durante su discurso sobre el estado del Estado, Sisolak señaló que Blockchains, LLC se había comprometido a desarrollar una “ciudad inteligente” al este de Reno que funcionaría con tecnología blockchain.

La tecnología blockchain es esencialmente un libro de contabilidad digital que no puede ser alterado. El concepto se popularizó por primera vez gracias a Bitcoin y las criptomonedas. Los expertos en tecnología digital llevan años prediciendo que la tecnología blockchain revolucionaría nuestro mundo al integrarse en varias industrias, incluso algunos entusiastas creen que esta tecnología podría eliminar la necesidad de instituciones centralizadas, como bancos y gobiernos. A otros les preocupa que el uso de la cadena de bloques conduzca a un futuro en el que cada interacción se registre en una cadena de bloques pública.

El CEO de Blockchains, Jeffrey Berns, ha estado promoviendo su visión de una ciudad inteligente de blockchain desde 2018, cuando la compañía compró 67.000 acres de tierra en el Centro Industrial Tahoe Reno, que también alberga a Google y Tesla. Berns reveló por primera vez sus planes para la ciudad blockchain en noviembre de 2018 en el evento Prague Blockchain Week.

“Imagina un mundo en el que cualquiera, en cualquier lugar, puede colaborar, establecer las reglas de esa colaboración, hacer cumplir esas reglas, intercambiar valor y hacerlo todo en la cadena de bloques”, dijo Berns durante su charla. “Sin gobierno. Ningún banco. Ninguna corporación. Sólo confiar en las matemáticas”.

Aunque Berns afirma estar preocupado por el crecimiento de las grandes empresas tecnológicas y pretende usar la cadena de bloques para eliminar la necesidad de bancos, corporaciones o gobiernos, ideas que son populares entre los libertarios y los criptoanarquistas, su empresa también describe una visión en la que toda la vida se sitúa en la cadena de bloques. El sitio web de Blockchains describe cómo los dispositivos inteligentes podrían conectarse a una cadena de bloques:

“Al conectar los dispositivos inteligentes a una cadena de bloques, desde los teléfonos inteligentes y los ordenadores hasta los coches con conexión a Internet, las cerraduras inteligentes, las máquinas de fabricación avanzada y los sistemas de seguridad, podemos facilitar los mercados, los servicios de pago o incluso una economía compartida para el Internet de las cosas. Esto hace posible no solo las transacciones entre pares, sino incluso los pagos de máquina a máquina por servicios, desde el pago de peajes hasta el almacenamiento, el consumo y el comercio de baterías. Lo mejor de todo es que, al estar estas interacciones en una cadena de bloques, no dependerán de intermediarios financieros ni estarán sujetas a los riesgos de seguridad inherentes a los sistemas de almacenamiento de datos centralizados.”

Por supuesto, las cadenas de bloques son una herramienta. Como cualquier herramienta, su propósito lo define la persona que la maneja o la crea. Una cadena de bloques puede crearse teniendo en cuenta la privacidad, la transparencia y la velocidad.

Además, un desarrollador puede crear una cadena de bloques en la que cada interacción se almacene y esté disponible públicamente para que cualquier empresa, gobierno o individuo pueda verla.

Lo que importa es cómo se aplica la tecnología. Puede que Berns se preocupe por la privacidad y tenga el deseo de eliminar las autoridades centralizadas, pero no todas las cadenas de bloques son iguales y parece inevitable que aparezcan actores menos honestos que intenten aprovechar la cadena de bloques, las zonas de innovación y las “ciudades inteligentes” con el fin de vigilar y controlar a la población dentro de la ciudad.

Por ejemplo, se ha informado de que el tristemente célebre Bill Gates y su empresa de inversiones Belmont Partners compraron un terreno de 25.000 acres cerca de Arizona por 80 millones de dólares. Gates y Belmont Partners planean construir una ciudad inteligente llamada “Belmont”. Los detalles sobre lo que ocurrirá exactamente en Belmont son escasos, pero Gates ha dicho que tiene la intención de hacer crecer la población hasta casi 200.000 personas en los próximos años.

Sin embargo, basándose en el papel de Gates en la operación COVID-19, sus planes para controlar las tierras de cultivo, bloquear el sol, diseñar genéticamente el suministro de alimentos y vacunar al mundo, parece poco probable que Belmont llegue a ser un lugar en el que se valore la privacidad y la libertad individual.

El peligro de las ciudades inteligentes y la falta de protección de la privacidad

Parece que la tendencia de las ciudades inteligentes va en aumento a medida que más empresas y gobiernos locales tratan de asociarse en diversos tipos de zonas económicas especiales o de innovación. India se ha comprometido a construir 100 ciudades inteligentes; en África se están invirtiendo 100.000 millones de dólares en al menos 20 proyectos y, al parecer; China cuenta con 500 proyectos piloto de ciudades inteligentes.

Arabia Saudí también ha entrado en la batalla con Neom, un proyecto de 500.000 millones de dólares que podría rivalizar algún día con Silicon Valley. La ciudad será más grande que la ciudad de Nueva York y se promueve como el centro de “la próxima era del progreso humano”.

Está claro que las ciudades inteligentes no van a desaparecer. Sin embargo, lo que a menudo no se menciona es que estas ciudades inteligentes y autónomas también implican invasiones masivas de la privacidad y, en algunos casos, la renuncia al derecho a conducir o poseer un vehículo.

Un ejemplo actual de lo que se denomina “ciudad inteligente” es el Distrito Internacional de Negocios de Songdo (Songdo IBD), una extensión de 1.500 acres a lo largo del paseo marítimo de Incheon, a sólo 20 millas al suroeste de Seúl (Corea del Sur). El proyecto se construyó desde cero en terrenos ganados al mar con un coste de unos 35 millones de dólares.

The Guardian describió Songdo como “un lugar en el que la basura se aspira automáticamente a través de tuberías subterráneas, en el que las farolas siempre te vigilan y en el que tu bloque de apartamentos sabe enviar el ascensor a recibirte cuando detecta la llegada de tu coche. Los sensores de cada calle siguen el flujo del tráfico y envían alertas a tu teléfono cuando va a nevar, mientras que puedes controlar el parque infantil en la televisión desde la comodidad de tu sofá”.

Songdo se diseñó no simplemente como una ciudad inteligente, sino como una ” ubiquitous city”, una ciudad inteligente con tecnología “ubicua”. Una ciudad en la que los ordenadores y los sensores están integrados en los edificios y las calles, los sensores recogen información sobre la vida cotidiana, el tráfico y el consumo de energía. Como describe WorldCrunch: “En Songdo, todo tiene una “U” delante: U-traffic, U-safety, U-governance, U-health y, por supuesto, U-entertainment. La “U” significa “ubicuo”, omnipresente. En otras palabras: El Gran Hermano está aquí”.

Según el estudio “International Case Studies of Smart Cities: Songdo, República de Corea”, Songdo ofrece una serie de medidas de seguridad y medioambientales para hacer la vida más segura y sostenible. Sin embargo, no se menciona la protección de la privacidad ni las implicaciones de tener una ciudad viva, que está conectada a la red y que escucha a sus ciudadanos a diario. El informe afirma que “Songdo U-City recoge datos en tiempo real las 24 horas del día de equipos in situ como CCTV, varios dispositivos de sensores, detectores de tráfico”.

Además, hay un centro de mando central en el que se supervisan todas las “imágenes de las cámaras de prevención de delitos, prevención de catástrofes, medio ambiente y vigilancia del tráfico” para proporcionar información útil a los ciudadanos. Los sensores del Internet de las Cosas instalados en casas y edificios también están diseñados para proporcionar “información en tiempo real a los usuarios, de cuánta energía se ha consumido y qué medidas pueden tomarse para minimizar la factura de los servicios”. El plan para Songdo también prevé una ciudad sin conductores en la que los residentes utilicen exclusivamente servicios de transporte compartido como SOCAR.

De nuevo, no se menciona la protección de la privacidad o de los datos de los residentes de Songdo. Sin embargo, ya tenemos ejemplos de cómo la falta de protección de la privacidad puede ser desastrosa para los residentes de las ciudades inteligentes.

Quayside es una ciudad inteligente planificada que lleva en marcha desde 2016. Ubicada en 12 acres de propiedad frente al mar al sureste del centro de Toronto, Canadá, Quayside representa un esfuerzo conjunto de la agencia gubernamental canadiense, Waterfront Toronto, y Sidewalk Labs, que es propiedad de la empresa matriz de Google, Alphabet. Sidewalk Labs afirma que Quayside solucionará la congestión del tráfico, el aumento del precio de la vivienda y la contaminación ambiental. Desgraciadamente, los residentes de Quayside usarán un sistema centralizado de gestión de la identidad a través del cual accederán a los servicios públicos, como las tarjetas de la biblioteca y la asistencia sanitaria, lo que significa que sus datos estarán muy centralizados, dejándolos abiertos al acceso de los hackers y las fuerzas del orden. De hecho, Quayside se ha enfrentado constantemente a la oposición por no haber incorporado las protecciones de privacidad necesarias.

Al menos dos funcionarios implicados en el proyecto han dimitido. Saadia Muzaffar dimitió de Waterfront Toronto en señal de protesta después de que la junta directiva mostrara “apatía y falta de liderazgo con respecto a la tambaleante confianza del público.”

En octubre de 2018, Ann Cavoukian, una de las principales expertas en privacidad de Canadá y ex comisionada de privacidad de Ontario, también renunció al proyecto. Cavoukian fue contratada por Sidewalk Toronto como consultora para ayudar a instalar un marco de “privacidad por diseño”. Al principio se le dijo que todos los datos recogidos de los residentes se eliminarían y serían inidentificables.

Más tarde se enteró de que terceros tendrían acceso a la información identificable recogida en Quayside. “Me imaginaba que íbamos a crear una Ciudad Inteligente de la Privacidad, en lugar de una Ciudad Inteligente de la Vigilancia”, escribió en su carta de dimisión. “Tengo que dimitir porque se comprometió a integrar la privacidad por diseño en todos los aspectos de su funcionamiento”.

Los temores en torno a Quayside aumentaron a finales de octubre de 2019, cuando The Globe and Mail informó de que documentos inéditos de Sidewalk Labs detallaban cómo las personas que vivieran en una comunidad Sidewalk interactuarían con el espacio que les rodeaba y tendrían acceso a él. Esta experiencia en la propuesta de ciudad inteligente depende en gran medida de la cantidad de datos que estés dispuesto a compartir, que podrían usarse para premiar o castigar a las personas por su comportamiento.

Aunque el documento, conocido internamente como el “libro amarillo”, se diseñó como un libro de presentación de la empresa y es anterior a los acuerdos formales de Sidewalk con la ciudad de Toronto, ofrece una visión de lo que la empresa hermana de Google quiere hacer. En concreto, el documento detalla cómo Sidewalk necesitará autoridad fiscal y financiera para financiar y prestar servicios, incluida la capacidad de “imponer, captar y reinvertir impuestos sobre la propiedad”. La empresa también crearía y controlaría sus servicios públicos, incluyendo escuelas concertadas, sistemas especiales de tránsito y una infraestructura vial privada.

El documento también describe herramientas basadas en la reputación que suenan inquietantemente similares al sistema de crédito social que hemos visto en programas de televisión como Black Mirror y los que se desarrollan en la China moderna. Estas herramientas conducirían a una “nueva moneda para la cooperación comunitaria”, estableciendo efectivamente un sistema de crédito social. Sidewalk podría utilizar estas herramientas para “responsabilizar a las personas o a las empresas” y recompensar el buen comportamiento con un acceso más fácil a los préstamos y a los servicios públicos.

En respuesta a las filtraciones del documento, la portavoz de Sidewalk, Keerthana Rang, dijo: “Las ideas contenidas en este documento interno de 2016 representan el resultado de un amplio proceso de lluvia de ideas muy temprano en la historia de la empresa.”

Tal vez debido en parte al empuje contra las invasiones de la privacidad, en noviembre de 2019 Sidewalk Labs publicó un Apéndice de Innovación Digital de 482 páginas, en el que afirma que ninguno de los sistemas de Quayside incorporará el reconocimiento facial, y que Sidewalk Labs no venderá información personal ni la utilizará para la publicidad. Sidewalk Labs dice que requerirá el consentimiento explícito para compartir información personal con terceros.

Está por ver si Sidewalk Labs, Blockchains LLC, Bill Gates y otros implicados en la creación de ciudades inteligentes respetarán la privacidad individual.

Independientemente, la importancia de estas protecciones no puede ser exagerada. En abril de 2018, la American Civil Liberties Union publicó una guía en la que se detallan las preguntas importantes que deberían plantearse los responsables de las ciudades que pretenden unirse a la moda de las ciudades inteligentes. La guía, ” How to Prevent Smart Cities from Turning to Surveillance Cities”, fue escrita por Matt Cagle, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles del Norte de California.

En una entrevista anterior, Cagle me dijo que “la tecnología de las ciudades inteligentes puede ser un lobo con piel de cordero” porque “puede ser otra forma de que el gobierno acumule información que tal vez no quisiera recopilar con fines policiales.”

“Esta tecnología a menudo se va a recoger por las empresas que la han desarrollado”, continuó Cagle. “Así que es realmente importante para la ciudad y la comunidad estar en la misma página acerca de quién va a ser el propietario de estos datos a medida que avanzamos con este proyecto, quién va a ser capaz de vender estos datos, y al final del día son las comunidades en el control de estas tecnologías.”

Las ciudades inteligentes son sólo el principio

A principios de febrero, el presidente surcoreano Moon Jae-in dijo que el Gobierno invertirá 8.800 millones de dólares en el proyecto de “ciudades inteligentes” de Corea del Sur en todo el país para 2025. “La clave de las ciudades inteligentes es establecer un sistema de funcionamiento de la ciudad de tipo inteligente utilizando los datos urbanos recogidos de los CCTV y los sensores”, dijo Moon en su discurso en el Centro de Operaciones Integradas de la Ciudad Inteligente de Songdo. “En primer lugar, (Gl gobierno) hará realidad las ‘ciudades inteligentes’ en todo el país con mayor rapidez y digitalizará las infraestructuras públicas, como las carreteras y los ferrocarriles”.

Con la exportación de modelos de ciudades inteligentes desde Corea y los recientes anuncios sobre la construcción de una “ecociudad” inteligente en Singapur, parece que la tendencia de las ciudades inteligentes no va a desaparecer. Por el momento, estas zonas de innovación y ciudades inteligentes no son más que herramientas de marketing diseñadas para atraer gente y dinero a las ciudades recién creadas. Son voluntarias, la gente elige libremente vivir allí y marcharse si no está contenta. Sin embargo, si comprendemos que el objetivo es convertir todas las ciudades en “ciudades inteligentes”, debemos preguntarnos qué pasa si la red inteligente está en todas partes y no hay ningún lugar al que ir.

En un futuro en el que todas las ciudades estén equipadas con la última tecnología inteligente, es crucial luchar por mantener la privacidad y la libertad de movimiento. También es importante comprender las “zonas de innovación”, las “zonas económicas especiales” y las “ciudades inteligentes” en el contexto de la visión “The Great Reset” del Foro Económico Mundial. ¿Cómo contribuyen estas tecnologías y conceptos emergentes a fomentar la visión centralizada y autoritaria imaginada por las cabezas parlantes del FEM?

En mi próxima investigación ilustraré más detalladamente cómo el impulso de las ciudades inteligentes está directamente relacionado con Klaus Schwab, Bill Gates y el impulso hacia un Great Reset.

Fte. Blacklisted News (Derrick Broze)

Derrick Broze, redactor de The Last American Vagabond, es periodista, autor, orador y activista. Es el copresentador de Free Thinker Radio en 90.1 Houston, así como fundador de The Conscious Resistance Network & The Houston Free Thinkers.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.