El gran reto de China no es Estados Unidos, sino un busto de bebé

Los medios de comunicación occidentales parecen a menudo asombrados tanto por el hecho del éxito económico de China como por la forma en que los Jefes de Pekín lo han gestionado: el ritmo de crecimiento del país, incluso a pesar de la pandemia de Covid; el vertiginoso ritmo de modernización; y quizás especialmente la capacidad de su sistema de planificación centralizada para reunir recursos para grandes proyectos. Los reportajes sobre China, y muchos libros completos, suelen combinar ese asombro con no poco temor al poder implícito en tales logros.

Sin embargo, tras el velo de estos reportajes se esconden considerables evidencias de que China se enfrentará cada vez más a problemas económicos, el principal de los cuales es el rápido envejecimiento de su perfil demográfico. Una parte de la planificación central errónea, la política de un solo hijo de Pekín, ha llegado ahora, en la década de 2020, a privar a la economía de una mano de obra adecuada y a elevar tanto la edad media de la población que China está a punto de perder gran parte de su dinamismo económico y enfrentarse a graves limitaciones de crecimiento.

La medida demográfica crítica en el caso de China es el tamaño relativo de su población activa. Esta medida, más que la mayoría de las económicas, pone en claro los recursos humanos disponibles para satisfacer las necesidades actuales de la población y, sobre todo, para apoyar la inversión para el crecimiento futuro.

Debido a que la política de un solo hijo de Pekín ha limitado las tasas de natalidad durante décadas, China está perdiendo en este frente. El flujo de nuevas personas que se incorporan a la población activa es inferior al número de personas que se jubilan. Los demógrafos de las Naciones Unidas (ONU) calculan que la población activa de China ya ha empezado a reducirse, si bien la población anciana dependiente del país ha seguido creciendo rápidamente. Los limitados recursos laborales, en términos absolutos y relativos a los jubilados, en gran medida improductivos, no pueden sino limitar las opciones económicas del país.

Por supuesto, la fuerza de trabajo no es toda la historia. Los avances tecnológicos, especialmente la inteligencia artificial (IA), y el aumento de la productividad permitirán un uso más eficiente de los recursos humanos disponibles en China, pero la situación demográfica impondrá, no obstante, limitaciones, especialmente cuando se trate de los enormes proyectos de desarrollo que han asombrado a tantos en todo el mundo, incluido el llamado “Cinturón y Ruta”, así como la acumulación militar de China.

Las cosas parecían muy diferentes hace años, cuando el país comenzó su gran impulso de desarrollo. A finales de la década de 1970, el perfil demográfico podría haberse descrito fácilmente como ideal para el crecimiento. Mientras Deng Xiaoping declaraba nuevos rumbos, la ley del hijo único que también promulgó aún no había afectado a la población activa. Aunque frenó el ritmo de los nuevos nacimientos, las altas tasas de fertilidad anteriores habían dejado a China con un gran número de personas útíles para trabajar. La definición generalmente aceptada de la cohorte demográfica en edad de trabajar, esa parte de la población entre los 15 y los 64 años, ascendía entonces al 90% de la población adulta. Este ejército de trabajadores podía sostener fácilmente al 10% restante de adultos que se habían jubilado y, al mismo tiempo, responder a las exigencias laborales y de gestión de la rápida industrialización.

Sin duda, China tenía una configuración demográfica mucho más favorable que la de Estados Unidos, donde en aquella época la población en edad de trabajar equivalía a cerca del 81% de la población adulta. La demografía de China no fue el único factor que contribuyó a su fabuloso crecimiento, pero la naturaleza favorable de la combinación de edades de su población ciertamente desempeñó un papel.

Sin embargo, la persistencia de la política de un solo hijo empezó a cambiar esta combinación de edades antes favorable. Los demógrafos de la ONU estiman que la política del hijo único redujo la fertilidad de la nación a menos de un reemplazo, unos 1,6 nacimientos durante la vida de una mujer promedio. En el año 2000, la baja tasa de fecundidad había limitado el flujo de jóvenes a la fuerza laboral lo suficiente como para reducir el grupo de edad de 15 a 64 años al 86% de la población adulta, todavía alto para los estándares mundiales y estadounidenses, pero un cambio considerable durante lo que para la demografía es un período de tiempo muy corto.

Durante los años siguientes, mientras que el flujo de nuevas incorporaciones a la fuerza de trabajo de China se convirtió en un goteo, muchos de los que aún eran jóvenes cuando Deng inició su proceso de desarrollo comenzaron a jubilarse. El número absoluto de personas en edad de trabajar se estancó. En 2020, los demógrafos de la ONU estiman que las cifras absolutas de la población en edad de trabajar en China no eran más altas que a principios de siglo y que habían descendido aún más hasta alcanzar sólo un 83% de la población adulta. El número de jubilados dependientes había crecido hasta un 17% de esa población. China, que tenía nueve trabajadores por cada jubilado en 1978, tenía algo menos de cinco, sólo marginalmente mejor que Estados Unidos.

Aunque Pekín ha relajado recientemente su política de un solo hijo, la tasa de fertilidad no parece haber aumentado. Incluso si finalmente aumenta, pasarán entre 15 y 20 años antes de que pueda empezar a afectar a las cifras de la población activa. China tampoco puede recurrir a la inmigración para aliviar la presión. Pocos parecen deseosos de entrar en la jurisdicción de Pekín y, dado el tamaño de la población china, los flujos migratorios tendrían que batir récords por un amplio margen para tener algún impacto sustantivo en el número relativo de trabajadores. En otras palabras, China debe convivir cada vez más con las graves limitaciones económicas impuestas por un error político del pasado.

En 2040, las cifras absolutas de la población activa del país, según las estimaciones de la ONU, habrán disminuido un 10%, mientras que su población de jubilados dependientes habrá aumentado un 50% aproximadamente. La economía tendrá apenas tres trabajadores por cada jubilado dependiente. Esos tres trabajadores tendrán que producir lo suficiente para cubrir sus propias necesidades, las de sus otros dependientes y un tercio de la manutención de un jubilado. Con poco excedente de producción disponible para futuras inversiones y mucho menos para grandes proyectos.  La economía habrá perdido gran parte de su dinamismo y flexibilidad.

El envejecimiento demográfico también amenazará la capacidad de innovación de China. Los demógrafos, con datos de patentes y estadísticas sobre los ganadores del Premio Nobel, han determinado que las personas de la cohorte de 30 a 40 años proporcionan la mayor parte de la inventiva de la sociedad.  Los estudios entre países muestran que este hecho es válido en todas las culturas y sistemas económicos. En China, esta cohorte de edad se reducirá en los próximos 20 años, pasando del 43% de la población activa al 37%. Esta pérdida puede perjudicar menos a la economía de planificación centralizada de China de lo que lo haría a una economía occidental más abierta que depende de la competencia para la innovación, pero, no obstante, no es nada positivo para la economía china en el futuro.

En el lado financiero de la ecuación, la necesidad de cuidar a los ancianos impondrá restricciones adicionales a las perspectivas económicas de China. Con un 25% de la población adulta mayor de 64 años en 2040, China se convertirá en lo que los demógrafos llaman pintorescamente una población “superenvejecida”, más extrema incluso que la actual de Japón.

Dado que, según el último recuento, menos del 65% de los trabajadores chinos tienen algún tipo de plan de pensiones, gran parte de la carga de mantener a esta enorme población de jubilados recaerá sobre los hombros de Pekín o sobre los de los gobiernos provinciales y locales, lo que en China viene a ser lo mismo.

Estas enormes demandas financieras absorberán enormes cantidades de recursos del gobierno. El Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula que las obligaciones de Pekín en materia de pensiones no financiadas ascienden ya al 100% del producto interior bruto (PIB) del país. A menos que los responsables de Pekín actúen con rapidez, cosa que no parecen tener previsto hacer, esa carga no hará más que crecer.

Nada de esto dice que China vaya a desaparecer como gran potencia o que su economía vaya a dejar de crecer. Sí dice, sin embargo, que, en contra de lo que se piensa hoy en los medios de comunicación, el ritmo de crecimiento económico de China se reducirá sensiblemente en el futuro, al igual que su ritmo de desarrollo e innovación. Pekín será menos capaz de asombrar a los observadores con grandes planes de inversión, incluida su ambiciosa y en muchos sentidos ominosa iniciativa “Belt and Road”.

Las circunstancias también se impondrán a las ambiciones militares y espaciales de Pekín, aunque éstas son poco costosas en términos financieros y económicos en comparación con el desarrollo o las futuras demandas de pensiones. China empezará a parecerse a Japón en aspectos cruciales, salvo que Japón se enriqueció antes de envejecer, mientras que China, que aún no es rica, envejecerá primero.

Fte. The National Interest (Milton Ezrati)

Milton Ezrati es editor colaborador de National Interest, filial del Center for the Study of Human Capital de la Universidad de Buffalo (SUNY), y economista jefe de Vested, empresa de comunicación con sede en Nueva York. Su último libro es Thirty Tomorrows: The Next Three Decades of Globalization, Demographics, and How We Will Live.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.