El COVID hace resurgir a los terroristas del ISIL

La amenaza para la paz y la seguridad internacionales que suponen los combatientes terroristas del ISIL “está aumentando de nuevo”, declaró el recientemente el jefe de la lucha antiterrorista de la ONU ante el Consejo de Seguridad.

A pesar de las prioridades contrapuestas que conlleva la pandemia de la COVID-19, Vladimir Voronkov, jefe de la Oficina de la ONU contra el Terrorismo (UNOCT), dijo que era “crucial” que los estados miembros se mantuvieran centrados y unidos para frustrar el terrorismo.

“Si bien el ISIL no ha desarrollado una estrategia decidida para explotar la pandemia, sus esfuerzos por reagruparse y revigorizar sus actividades han cobrado mayor impulso”, dijo.

A través de una videoconferencia, el funcionario de la ONU señaló que los terroristas, también conocidos en árabe como Da’esh, han mantenido la capacidad de moverse y operar, incluso a través de fronteras porosas.

Al mismo tiempo, las repercusiones socioeconómicas y políticas de la pandemia podrían hacer que los individuos sean más receptivos a la radicalización y el reclutamiento.

Amenaza global y a largo plazo

Mientras la comunidad internacional sigue lidiando con los legados del llamado ” Califato” del grupo, el jefe de la UNOCT dijo que unos 10.000 combatientes del ISIL, la mayoría en Irak, están llevando a cabo una insurgencia prolongada, lo que representa “una amenaza importante, a largo plazo y global”.

“Están organizados en pequeñas células que se esconden en el desierto y en zonas rurales y se mueven a través de la frontera entre los dos países, perpetrando ataques”, detalló.

El enigma de Al-Hol

Voronkov también se refirió a la precaria situación de los combatientes, en su mayoría mujeres y niños, y destacó la grave situación humanitaria y de seguridad en los centros de detención y los campos de desplazados, “especialmente en Al-Hol”.

“Casi dos años después de la derrota territorial del ISIL, unos 27.500 niños extranjeros siguen en peligro en los campamentos del noreste de Siria, incluidos unos 8.000 de unos 60 países distintos de Irak”, dijo, y añadió que el 90% son menores de 12 años.

Basándose en la urgencia humanitaria, el imperativo moral y las obligaciones legales, el funcionario de la ONU se hizo eco del llamamiento del Secretario General a los Estados miembros para que “repatrien voluntariamente a los adultos y los niños varados en Irak y Siria”.

Dos continentes en el punto de mira

El jefe de la UNOCT informó a los embajadores sobre las actividades del ISIL en África Occidental, Asia y el Sudeste Asiático, recordando dos atentados suicidas perpetrados por mujeres en Filipinas el pasado mes de agosto.

Y puso al día sobre las actividades de su oficina, incluido el lanzamiento de un Programa Mundial de Enjuiciamiento, Rehabilitación y Reintegración, en estrecha colaboración con la Dirección Ejecutiva del Comité contra el Terrorismo (CTED) y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD)- para ayudar a Indonesia, Burkina Faso y los Estados de la cuenca del lago Chad, con el apoyo de Mozambique en espera, si se solicita.

Azote del terrorismo

Tras recordar que en 2021 se cumple el 20º aniversario de la resolución 1373, adoptada por el Consejo de Seguridad sobre la lucha contra el terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, Voronkov instó a los Estados miembros a renovar su compromiso, bajo los auspicios de la ONU, con la “acción multilateral contra el terrorismo”.

Subrayó la necesidad de acabar con la “lacra del terrorismo” derrotando al ISIL en el ciberespacio, desbaratando nuevos ataques a nivel mundial y haciendo frente a la amenaza que suponen sus filiales regionales, especialmente en África.

“Y debemos resolver urgentemente la prolongada cuestión de los miembros del ISIL… no sea que nuestro fracaso permita el resurgimiento del grupo”, dijo, asegurando que, a través del Pacto Mundial de Coordinación Antiterrorista, el sistema de la ONU seguirá “apoyando a los Estados miembros cuando estén a la altura de estos desafíos”.

COVID: “El reto más urgente”

La UN Counter-Terrorism Committee Executive Director (CTED), Michèle Coninsx, informó sobre el 12º informe de nivel estratégico del Secretario General y sobre la labor de las Naciones Unidas en la lucha contra el EIIL durante la pandemia de COVID-19.

Señaló el actual entorno de seguridad “volátil y complejo”, que, según ella, se ve acentuado por los “desafíos generacionales” de los grupos terroristas.

“La pandemia de la COVID-19 es el reto más urgente”, dijo la Sra. Coninsx, señalando que ha acelerado muchas cuestiones subyacentes que están alimentando diversas amenazas y “nos deja en una situación precaria”.

Entre otras cosas, ha desviado la atención y los recursos de la lucha contra la propagación de la violencia y el extremismo de los grupos terroristas y ha creado obstáculos para que los estados miembros puedan repatriar a sus nacionales de Siria e Irak.

La ONU sigue “profundamente preocupada por la terrible situación” a la que se enfrentan, en su mayoría, mujeres y niños en los campamentos que no tienen acceso a medicamentos, higiene o refugio, que se ha visto agravada por las restricciones de la pandemia a la ayuda humanitaria, dijo.

De acuerdo con las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad, la Sra. Coninsx enumeró algunos de los esfuerzos de la Dirección Ejecutiva para mejorar la cooperación y la capacidad entre los Estados, en gran medida a través de plataformas en línea durante la pandemia.

Seguir centrados en el terrorismo

La CTED tiene previsto realizar una visita de “evaluación de seguimiento” a Irak y a los países vecinos para identificar los retos que deben abordarse, informó la Sra. Coninsx a los embajadores y destacó los esfuerzos de la Dirección para reforzar el tratamiento comunitario de los combatientes terroristas extranjeros que regresan y de sus familias en los estados asiáticos.

También señaló los esfuerzos de “inmersión profunda” para ayudar a los estados en áreas como el control de fronteras y la gestión de armas de fuego, al tiempo que reiteró el compromiso con el “enfoque único de la ONU” en la lucha contra el terrorismo y su financiación.

Fte. Modern Diplomacy

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.