Vladimir Putin: Las verdaderas lecciones del 75º aniversario de la Segunda Guerra Mundial

PutinEl Presidente ruso ofrece una evaluación exhaustiva del legado de la Segunda Guerra Mundial, argumentando que “Hoy en día, los políticos europeos, y los líderes polacos en particular, desean ocultar la traición de Munich bajo la alfombra. La Traición de Munich mostró a la Unión Soviética que los países occidentales se ocupaban de cuestiones de seguridad sin tener en cuenta sus intereses”.

(Primera parte de cinco)

Han pasado 75 años desde el final de la Gran Guerra Patria. Varias generaciones han crecido a lo largo de los años. El mapa político del planeta ha cambiado. La Unión Soviética que obtuvo una épica y aplastante victoria sobre el nazismo y salvó al mundo entero ha desaparecido. Además, los eventos de esa guerra se han convertido en un recuerdo lejano, incluso para sus participantes. Entonces, ¿por qué Rusia celebra el 9 de mayo como la mayor fiesta? ¿Por qué la vida casi se detiene el 22 de junio? ¿Y por qué se siente un nudo en la garganta?

Se suele decir que, la guerra ha dejado una profunda huella en la historia de cada familia. Detrás de estas palabras, hay destinos de millones de personas, sus sufrimientos y el dolor de la pérdida. Detrás de estas palabras, también está el orgullo, la verdad y la memoria.

Para mis padres, la guerra significó las terribles pruebas del asedio de Leningrado donde murió mi hermano Vitya de dos años. Fue el lugar donde mi madre logró sobrevivir milagrosamente. Mi padre, a pesar de estar exento del servicio activo, se ofreció como voluntario para defender su ciudad natal. Tomó la misma decisión que millones de ciudadanos soviéticos. Luchó en la cabeza de puente de Nevsky Pyatachok y fue gravemente herido. Y, cuantos más años pasan, más siento la necesidad de hablar con mis padres y aprender más sobre el período de guerra de sus vidas. Sin embargo, ya no tengo la oportunidad de hacerlo. Esta es la razón por la que atesoro en mi corazón las conversaciones que tuve con mi padre y mi madre sobre este tema, así como la poca emoción que mostraron.

La gente de mi edad y yo creemos que es importante que nuestros hijos, nietos y bisnietos entiendan el tormento y las dificultades que sus antepasados tuvieron que soportar. Necesitan entender cómo sus antepasados se las arreglaron para perseverar y ganar. ¿De dónde vino su pura e inflexible fuerza de voluntad, que asombró y fascinó al mundo entero? Claro, estaban defendiendo su hogar, sus hijos, sus seres queridos y sus familias.

Sin embargo, lo que compartían era el amor por su patria, su Madre Patria. Ese sentimiento profundo e íntimo se refleja plenamente en la esencia misma de nuestra nación, y se convirtió en uno de los factores decisivos en su heroica y sacrificada lucha contra los nazis.

A menudo me pregunto: ¿Qué haría la generación actual? ¿Cómo actuaría ante una situación de crisis? Veo jóvenes médicos, enfermeras, a veces recién graduados que van a la “zona roja” para salvar vidas. Veo a nuestros militares que luchan contra el terrorismo internacional en el norte del Cáucaso y que luchan hasta el final en Siria. Son tan jóvenes. Muchos militares que formaron parte de la legendaria e inmortal 6ª Compañía de Paracaidistas tenían 19-20 años. Pero todos ellos demostraron que merecían heredar la hazaña de los guerreros de nuestra patria, que la defendieron durante la Gran Guerra Patria.

Por eso confío en que uno de los rasgos característicos de los pueblos de Rusia es cumplir con su deber sin compadecerse de sí mismos cuando las circunstancias así lo exigen. Valores como el altruismo, el patriotismo, el amor a la patria, a la familia y a la patria siguen siendo fundamentales e integrales para la sociedad rusa hasta hoy. Estos valores son, en gran medida, la espina dorsal de la soberanía de nuestro país.

Hoy en día, tenemos nuevas tradiciones creadas por el pueblo, como el Regimiento Inmortal. Esta es la manifestación de la memoria que simboliza nuestra gratitud, así como la conexión viva y los lazos de sangre entre generaciones. Millones de personas salen a las calles llevando las fotografías de sus familiares que defendieron su patria y derrotaron a los nazis. Esto significa que sus vidas, sus pruebas y sacrificios, así como la Victoria que nos dejaron nunca será olvidada.

Tenemos la responsabilidad con nuestro pasado y nuestro futuro de hacer todo lo posible para evitar que esas horribles tragedias vuelvan a ocurrir. Por lo tanto, me vi obligado a publicar un artículo sobre la Segunda Guerra Mundial y la Gran Guerra Patria. He discutido esta idea en varias ocasiones con los líderes mundiales, y ellos han mostrado su apoyo.

En la cumbre de los dirigentes de la CEI celebrada a finales del año pasado, todos estuvimos de acuerdo en una cosa: es esencial transmitir a las generaciones futuras el recuerdo del hecho de que los nazis fueron derrotados en primer lugar, por el pueblo soviético y que los representantes de todas las repúblicas de la Unión Soviética lucharon juntos codo con codo en esa heroica batalla, tanto en el frente como en la retaguardia. Durante esa cumbre, también hablé con mis homólogos sobre el difícil período anterior a la guerra.

Esa conversación causó un gran revuelo en Europa y en el mundo. Significa que ya es hora de que revisemos las lecciones del pasado. Al mismo tiempo, hubo muchos arrebatos emocionales, inseguridades mal disimuladas, seguidas por fuertes acusaciones. Actuando por costumbre, ciertos políticos se apresuraron a afirmar que Rusia estaba tratando de reescribir la historia. Sin embargo, no lograron refutar un solo hecho o refutar un solo argumento.

En efecto, es difícil, si no imposible, argumentar con los documentos originales que, por cierto, se encuentran no sólo en los archivos rusos, sino también en los extranjeros.

Por lo tanto, es necesario examinar más a fondo las razones que causaron la guerra mundial y reflexionar sobre sus complicados acontecimientos, tragedias y victorias, así como sobre sus lecciones, tanto para nuestro país como para el mundo entero. Y como dije, es crucial basarse exclusivamente en los documentos de archivo y las pruebas contemporáneas, evitando cualquier especulación ideológica o politizada.

Me gustaría recordar una vez más el hecho obvio. Las causas fundamentales de la Segunda Guerra Mundial provienen principalmente de las decisiones tomadas después de la Primera Guerra Mundial. El Tratado de Versalles se convirtió en un símbolo de grave injusticia para Alemania. Básicamente implicaba que el país iba a ser robado, siendo obligado a pagar enormes reparaciones a los aliados occidentales que drenaron su economía. El mariscal francés Ferdinand Foch, quien sirvió como Comandante Supremo Aliado, dio una profética descripción de ese Tratado: “Esto no es la paz. Es un armisticio por veinte años.”

Fue la humillación nacional la que se convirtió en un terreno fértil para los sentimientos radicales de venganza en Alemania. Los nazis jugaron hábilmente con las emociones de la gente y construyeron su propaganda prometiendo liberar a Alemania del “legado de Versalles” y restaurar el país a su antiguo poder mientras esencialmente empujaban al pueblo alemán a la guerra. Paradójicamente, los estados occidentales, en particular Reino Unido y Estados Unidos, contribuyeron directa o indirectamente a esto. Sus empresas financieras e industriales invirtieron activamente en las fábricas y plantas alemanas de fabricación de productos militares. Además, muchos miembros de la aristocracia y de la clase política apoyaron los movimientos radicales, de extrema derecha y nacionalistas que estaban en auge tanto en Alemania como en Europa.

El “orden mundial de Versalles” causó numerosas controversias implícitas y conflictos aparentes. Giraban en torno a las fronteras de los nuevos Estados europeos establecidas al azar por los vencedores de la Primera Guerra Mundial. A esa delimitación de fronteras le siguieron casi inmediatamente las disputas territoriales y las reivindicaciones mutuas que se convirtieron en “bombas de relojería”.

Uno de los principales resultados de la Primera Guerra Mundial fue el establecimiento de la Sociedad de Naciones. Había grandes expectativas de que esa organización internacional garantizara una paz duradera y la seguridad colectiva. Era una idea progresista que, si se seguía de forma coherente, podía evitar que los horrores de una guerra mundial se repitieran.

Sin embargo, la Sociedad de Naciones, dominada por las potencias vencedoras, Francia y Reino Unido, resultó ser ineficaz y se vio inundada por discusiones inútiles. La Sociedad de Naciones y el continente europeo en general hicieron oídos sordos a los repetidos llamamientos de la Unión Soviética para establecer un sistema de seguridad colectiva equitativo y firmar un pacto de Europa Oriental y un pacto del Pacífico para evitar la agresión. Estas propuestas fueron desestimadas.

Fte. The National Interest (Wladimir Putin)

Wladimir Putin, Presidente de la Federación de Rusia

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.