El advenimiento de una nueva contracultura y su relevancia en el orden mundial post-pandémico

contraculturaLa situación actual de la política internacional depende tanto de la Organización Mundial de la Salud como las Naciones Unidas del Consejo de Seguridad. En medio de un mundo desgarrado hasta la médula por una emergencia de salud pública, la pandemia está llegando a un lento y ardiente final. Sin embargo, varios científicos todavía predicen posibles contagios, mientras tienden a descartar la posibilidad de que cualquier nuevo epicentro importante se desarrolle en esta fase de la infección. En otras palabras, aunque la mayoría de las naciones afectadas, incluida China, la fuente de este brote, empiezan a abrir sus mercados y servicios, el número de personas infectadas aumentará previsiblemente de forma exponencial. En India, curiosamente, la serie de cierres no ha afectado particularmente al aplanamiento de la curva, ya que la tasa de infección sigue aumentando cada día que pasa.

Este período de cierres ha causado un estancamiento económico mundial. Las personas perdieron sus trabajos, medios de vida, hogares, entre otras realidades sociales intangibles como la libertad de movimiento, de reunión y, en casos extremos, la libertad de palabra y de expresión. La responsabilidad del gobierno ha aumentado considerablemente en lo que respecta al bienestar general de la población como una prioridad política importante para evitar una crisis sanitaria.

En la era digital, esto ha dado lugar a un aumento de los delitos cibernéticos y las violaciones de la privacidad. También se ha incrementado la vigilancia por parte del gobierno. Las políticas han sido más restrictivas y la censura casi brutal. Además, los principales gobiernos parecen concentrarse en los canales de los medios digitales para la adquisición de datos e información sobre el pueblo y difunden contenidos adaptados a las necesidades de los ciudadanos, basados en los conocimientos adquiridos mediante campañas de desinformación estratégica muy avanzadas. Este argumento es fundamental para comprender hacia dónde se dirige nuestra actual contracultura, que los jóvenes están absorbiendo a través de las fuentes en línea, teniendo en cuenta que no hay mucha disensión que pase desapercibida.

A pesar de los párrafos anteriores, los medios digitales han sido un componente clave en el desarrollo de un tipo particular de cultura que se ajusta con precisión a la definición de lo que podría suponer una contracultura. Ha habido un aumento significativo del número de usuarios activos de diversos canales de medios de comunicación y sitios web en línea. Las aplicaciones de transmisión en vivo y de películas también han experimentado un pico en las suscripciones, ya que un estudio de Velocity MR reveló que Amazon y Netflix fueron testigos de un crecimiento de más del 60% en su respectiva base de suscriptores durante el cierre. Muchos productores se han pasado al espacio digital en lugar de esperar a una fecha probable de estreno de sus películas. Hay una creciente incertidumbre sobre el regreso a la normalidad en cualquier momento.

La Contracultura puede ser entendida como una cultura cuyo sistema de valores difiere sustancialmente de los de la sociedad convencional, a menudo en oposición a las prácticas culturales convencionales. En la historia, los movimientos contraculturales se han centrado en la literatura, el arte, la música y la intelectualidad de esa época. Por ejemplo, el romanticismo fue un movimiento artístico, literario, musical e intelectual que se extendió por toda Europa hasta 1900. Este período se caracterizó por su renovado énfasis en el individualismo junto con una glorificación del pasado. Trajo un enfoque en las emociones y la naturaleza y llevó a preferir las creencias medievales sobre las clásicas. Se originó en parte como una reacción a la Revolución Industrial, las prácticas sociopolíticas aristocráticas del Siglo de las Luces, y todos los componentes de la modernidad. Este movimiento dejó un legado en diversos campos como las artes visuales, la música, la literatura, la educación, las ciencias naturales, entre otros. Influyó considerablemente en la política, especialmente en el desarrollo intelectual del liberalismo, el radicalismo, el conservadurismo y el nacionalismo como ideologías durante este período.

En el mundo actual, con el advenimiento de sistemas avanzados de información y comunicación como la Inteligencia Artificial, las Ciencias de los Datos y el Aprendizaje Automático, todo el mundo digital está alcanzando una nueva fase en la política. La tecnología se ha vuelto accesible al público y más barata que una hamburguesa. El mundo está mucho más conectado y cada día se comparten y almacenan gigabytes exponencialmente altos de datos e información. Este advenimiento de la tecnología ha creado un gran impacto en la forma en que la mayoría del arte, la música o la literatura se consume o produce hoy en día. Los artistas de hoy en día están cambiando a opciones de pintura digital como Photoshop, Infinite Painter o Sketchbook de Autodesk, mientras que los artistas contemporáneos que son fieles a su medio están eligiendo opciones en línea como exposiciones electrónicas, subastas electrónicas y venta al por menor para vender sus obras de arte.

En la contracultura de hoy en día, se podría debatir sobre lo que constituye un artista mucho más que la admiración de uno. Ha habido un uso considerable de los medios digitales en la escultura y la arquitectura modernas. Las artes visuales se han extendido para abarcar diseños gráficos e ilustraciones que se presentan digitalmente. Los cineastas están pasando a los animadores mientras que los influenciadores están ganando lo que pierden los actores desempleados. Especialmente debido a la situación actual con la pandemia.

Esta era del ‘Digitalismo’ también ha tenido un impacto significativo en la forma en que se hace la música. Los principales sellos discográficos y productores de música están cambiando a estaciones de trabajo de audio digital en lugar del estudio físico para toda su música. Además, la preferencia por la música electrónica también se ha disparado considerablemente. Los músicos, así como los organizadores de festivales de música, han recurrido a los servicios de transmisión en línea para propagar su música. La literatura se está leyendo y difundiendo a través de canales digitales ya que las librerías, al igual que otros negocios, siguen cerradas. Se ha producido un aumento significativo del número de usuarios públicos que invierten en aplicaciones de streaming basadas en la red, como Tik Tok, YouTube, Twitch y Discord, y un aumento exponencial del número de usuarios de servicios de videoconferencia como Google Meet, Zoom, Skype, entre otros. Esta es una preocupación importante ya que, según se informa, estas aplicaciones han sido las plataformas con graves riesgos de seguridad debido a posibles violaciones de datos. Además, en el pasado se ha visto que las organizaciones gubernamentales pueden utilizar esos datos para manipular las elecciones, establecer una norma pública y propagar noticias falsas.

A este respecto, podríamos argumentar que las preocupaciones de ayer por la “libertad” se han manifestado en las preocupaciones de hoy por la “privacidad” a nivel individual. Mientras que para el gobierno este cambio ha sido de “ley y orden” a “seguridad nacional”. Varios políticos y celebridades siguen utilizando los canales de los medios sociales como Twitter, Facebook e Instagram para conectarse con el público e influir en la opinión pública en general. Esto excluye a los sectores de la población que no tienen acceso a Internet. En una nación en desarrollo como India, que tiene una tasa de penetración de Internet muy baja, esto crea una desviación masiva, una mala interpretación y una tergiversación de la información.

Al igual que la cultura hippie del decenio de 1970 en Estados Unidos, las subculturas actuales comprenden la “cultura de los juegos” y la denominada “cultura meme”. La primera es el resultado de la increíble cantidad de tiempo que los jóvenes de hoy en día dedican a los juegos en línea y a la transmisión de contenidos relacionados con los juegos en línea. Las ligas de eSports en todo el mundo están viendo de nuevo ingresos en sus negocios con más gente cada vez más interesada en los juegos. Esta última es mucho menos sofisticada que la cultura hippie o las culturas de los juegos, pero es influyente a pesar de todo.

Los memes se refieren al contenido visual y textual en línea creado orgánicamente, que usa el humor para propagar una determinada opinión o idea. Los memes se han usado una y otra vez por los principales partidos políticos de todo el mundo para llegar a un público más diverso con sus ideas e iniciativas. Suelen ser despectivos y se asemejan a posturas desafiantes con un enfoque negativo en las prácticas y creencias sociales convencionales de la corriente principal.

En un paradigma en el que se debate si el mundo actual es multipolar o unipolar, la contracultura que los avances tecnológicos han puesto a nuestro alcance nos lleva a argumentar que se trata efectivamente de un mundo unipolar, en el que cada sección está interconectada por medio de una red multidimensional de sistemas de comunicación extendidos a escala mundial pero, con tendencias multipolares, ya que estas secciones suelen identificarse intensamente con o contra los acuerdos sociales establecidos que desencadenan importantes protestas y manifestaciones que tienen importantes repercusiones políticas y socioeconómicas a nivel internacional.

La paradoja actual a este respecto es el hecho de que la era digital ha hecho que la disidencia pública se haya generalizado al tiempo que ha restringido nuestro derecho a la libertad de expresión y a la seguridad de los datos en línea. Sin embargo, la verdad que sigue siendo innegable es el hecho de que esta contracultura digital o “digitalismo” ha tenido una profunda influencia política en nuestras vidas como miembros integrantes de la aldea global.

Fte. Modern Diplomacy (Ayush Banerjee)

Ayush Banerjee es un estudiante de posgrado del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad de Jadavpur, Calcuta (India). Ha trabajado bajo el UN Online Volunteering para proyectos relacionados con la investigación en organizaciones como CAMAAY, GLOWA, UNICEF Nigeria, IDMC, UNITAR, etc. Sus intereses se centran en la política contemporánea, la diplomacia y la seguridad no tradicional.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.