Rusia pone cara defensiva a su doctrina nuclear antes de las negociaciones sobre el control de armas

misil balístico intercontinental
Foto tomada de una filmación sin fecha distribuida por el Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa de Rusia, un misil balístico intercontinental despega de un silo en algún lugar de Rusia.

El nuevo decreto de armas estratégicas de Rusia añade un poco de ambigüedad y sabor defensivo, pero su principal tarea es posicionar a Moscú para una ronda crítica de conversaciones sobre control de armas, dijeron los expertos.

A primera vista, el documento reitera los puntos clave de la doctrina rusa sobre el uso de armas nucleares estratégicas, en contraposición a sus armas nucleares más pequeñas. Las armas nucleares estratégicas, dice, pueden mantenerse para asegurar “la soberanía, la integridad territorial, disuadir la agresión directa contra Rusia o los aliados, y en caso de agresión evitar la escalada”, según Michael Kofman, investigador científico principal de CNA, una organización de investigación y análisis sin fines de lucro en Arlington, Virginia.

Sin embargo, Kofman señala cierta ambigüedad en el lenguaje, en particular en torno a la idea del uso de armas nucleares durante una guerra para lograr una resolución.

“Notablemente, la formulación estándar de `cese de hostilidades en términos favorables a Rusia´ (o a los intereses rusos), fue cambiada a `condiciones aceptables’ para Rusia y los aliados, lo cual es una lectura más justa de la estrategia de manejo de la escalada”, ha escribió Kofman el día 4 en su blog.

“El párrafo 5 establece que Rusia ve las armas nucleares exclusivamente como un medio de disuasión, que deben ser utilizadas en circunstancias extremas y como una medida forzada. Creo que no es un retrato muy honesto de cómo las armas nucleares son vistas por los militares rusos”, escribió. “Pero el propósito de este documento es posicionar los puntos de vista rusos sólo como defensivos… y contrarrestar las afirmaciones de aquellos que dicen que Rusia tiene una estrategia de escalada a desescalada”.

Un país con esa estrategia consideraría la posibilidad de emplear armas nucleares, probablemente tácticas, al comienzo de un conflicto, con el fin de presionar a su adversario para que inicie rápidamente las negociaciones.

El documento también añade los aviones teledirigidos a su lista de amenazas, reflejando los recientes cambios en la doctrina militar rusa en general, dice Kofman

Algunos funcionarios rusos han expresado su preocupación por los aviones teledirigidos de gran altitud y larga duración (HALE), como el Global Hawk de Estados Unidos, que no están limitados por los acuerdos sobre armas de destrucción masiva o de disuasión. Su inclusión en el nuevo documento aquí “apunta al reconocimiento por parte de Rusia de que es vulnerable a tales armas, y a su deseo de restringir su uso”, dijo Sam Bendett, asesor del Programa de Estudios sobre Rusia en la CNA.

El documento es significativo sobre todo por su oportunidad. Estados Unidos ha indicado indirectamente que abandonará el Nuevo Tratado START, que limita el número de ojivas nucleares y plataformas de lanzamiento estratégico que cada país puede desplegar, y buscarán en su lugar un nuevo acuerdo que cubra los nuevos drones, misiles y otros submarinos en desarrollo o producción por parte de Rusia y China. El hombre que el Presidente Trump ha seleccionado para dirigir esa negociación es Marshall Billingslea, el actual candidato a ser subsecretario de estado para el control de armas. Pero el presidente del Comité de Finanzas del Senado, el senador Chuck Grassley, republicano por Illinois, ha puesto la nominación en espera de una explicación de la Casa Blanca del despido de dos inspectores generales. Eso sugiere que Billingslea, una vez confirmado, tendrá muy poco tiempo para negociar un increíblemente ambicioso acuerdo trilateral de armas.

Rusia puede estar usando el retraso en su beneficio.

“Este es un intento ruso de dar forma a la conversación en un año crítico para el control de armas, contrarrestar lo que ellos ven como narraciones maliciosas sobre su doctrina nuclear, y posicionar al país en términos de política declaratoria en caso de que el Nuevo START expire”, dijo Kofman.

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.