Una nueva unidad de paracaidistas de EE.UU. se enfrentará a Rusia en la guerra polar

El Ejército de Estados Unidos está organizando una nueva división aerotransportada por primera vez en más de 50 años. La 11ª División Aerotransportada, la «Arctic Angels», supondrá la reorganización de las tropas con base en Alaska, en una unidad capaz de desplegarse por toda la región ártica, y más allá. La medida refleja la creciente importancia del planeta al norte del Círculo Polar Ártico, a medida que la Tierra se calienta y las regiones polares se convierten en lugares idóneos para la explotación económica.

El lunes 6 de junio, el Ejército activó oficialmente la 11ª División Aerotransportada en Fort Wainwright y la Base Conjunta Elmendorf-Richardson, las dos principales bases del Ejército en Alaska. Una división suele tener entre dos y cuatro brigadas y entre 11.000 y 16.000 efectivos, mientras que una brigada entre 3.000 y 4.000.

El Ejército transferirá dos brigadas de la 25ª División de Infantería, con sede en Hawai, a la 11ª División Aerotransportada: la 1ª Brigada de Combate Stryker se convertirá en la 1ª Brigada de la 11ª División, mientras que la 4ª Brigada de la 25ª División se convertirá en la 2ª Brigada de la 11ª División.

La 2ª Brigada de la 11ª División es una de las cinco únicas brigadas aerotransportadas del Army y la única de la costa oeste. La 1ª Brigada de la 11ª División perderá sus vehículos de combate de infantería Stryker y se convertirá en una unidad móvil de helicópteros. La 1ª Brigada también se equipará para «maniobrar eficazmente en ambientes de frío extremo».

La combinación de tropas aerotransportadas y de asalto aéreo permitirá a la «Arctic Angels» desplegarse en paracaídas y en helicóptero, cada uno de las formas tiene sus propias ventajas e inconvenientes. Las tropas aerotransportadas pueden desplegarse a grandes distancias, básicamente en cualquier lugar en el que un transporte C-17 de la Fuerza Aérea pueda dejarlas caer, pero su movilidad está limitada a caminar principalmente a pie una vez que llegan a tierra. Las fuerzas de asalto aéreo deben trasladar sus helicópteros a la zona de operaciones, un proceso complejo si no pueden autodesplegarse, pero una vez en el teatro de operaciones, pueden reposicionar rápidamente a los paracaidistas y a las fuerzas de asalto aéreo.

Los dos tipos de fuerzas podrían incluso complementarse en el Ártico, con paracaidistas que saltaran para tomar el terreno clave y establecer puntos de armamento y reabastecimiento de combustible, creando plataformas para que los helicópteros de la división saltaran hacia y desde ellas. Podría ser una táctica útil para patrullar una gran franja del Ártico con un relativo pequeño número de soldados.

Además de los helicópteros, la división también dispondrá de los nuevos vehículos todoterreno para climas fríos (CATV), que podrán ser sustituidos por otro que está seleccionando el Ejército para misiones de apoyo a pequeñas unidades (SUSV), el Bv206, de fabricación sueca. Los SUSV y los CATV son grandes vehículos de transporte de personal ligeramente blindados sobre orugas para reducir la presión sobre el suelo y mejorar el rendimiento al conducir sobre la nieve. Los vehículos árticos, normalmente desarmados, priorizan la autonomía y la capacidad de carga sobre la potencia de fuego y la protección. Dos empresas, BAE Systems y Oshkosh Defense, están luchando por ofrecer un vehículo de nueva generación.

Con la formación de la 11ª División Aerotransportada se pretende resolver varios problemas. Por un lado, el Ejército en Alaska ha estado desorganizado desde el final de la Guerra Fría, con unidades a menudo bajo el mando de un cuartel general en Hawai. La formación de la 11ª concentra todas las unidades de Alaska bajo un mando que puede centrarse en la guerra ártica. En segundo lugar, el esfuerzo por seguir siendo relevante en el Indo-Pacífico ha sido poco exitoso, y el Ártico es la próxima frontera emergente, por lo que el Ejército se está adelantando en este aspecto. En tercer lugar, las tropas en Alaska han tenido problemas de moral, siendo parte del problema la dureza del entorno, el aislamiento y unas instalaciones de la base que no son las mejores. La creación de una nueva división es una especie de estímulo para la moral.

El calentamiento global está haciendo más accesible la región ártica, ya que el clima, cada vez más cálido, crea vías a través del Océano Ártico para el transporte marítimo y permite el acceso a recursos naturales antes no explotados. Varios países han intensificado sus actividades en el alto norte, entre ellos Rusia. Aunque a Rusia le ha ido mal en su invasión de Ucrania, su compromiso militar con el Ártico no puede ser ignorado.

Fte. Popular Mechanics