Los robots del campo de batalla reciben formación de «sentido común» antes de su despliegue

Mientras el Pentágono recurre a la inteligencia artificial en apoyo a las operaciones, los investigadores de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) afirman que están más cerca de dotar a los robots del «sentido común» que necesitan para sobrevivir en el campo de batalla.

Aunque la IA ha experimentado enormes avances durante la última década, los sistemas modernos de las máquinas están diseñados en su mayoría para abordar problemas muy específicos. Los modelos actuales de IA carecen de la intuición -o sentido común- propia de los humanos.

Los investigadores quieren enseñar a los robots a aprender de sus experiencias, un fenómeno similar al mecanismo de aprendizaje por el que pasan los niños en sus primeros años de vida, en lugar de limitarse a memorizar datos.

«Es difícil medir realmente cuánto entienden los sistemas», afirma Shrobe. «A veces no basta con medir el rendimiento en bruto, sino que hay que averiguar lo que ocurre realmente».

Los experimentos van desde dotar a un robot de múltiples dedos de la capacidad de agarrar diferentes objetos hasta enseñar a otro de dos patas a soportar cargas dinámicas. Un experimento desarrollado por investigadores de la Universidad de California en Berkeley se centró en enseñar a un robot de cuatro patas a adaptarse a diferentes terrenos.

A falta de un año y medio para que finalice el programa, Shrobe dijo que los resultados del programa podrían servir para desarrollar robots que pudieran sustituir a los humanos en determinadas situaciones en el campo de batalla.

Shrobe explicó que los miembros del Ejército que pasan por escuelas especializadas para aprender a operar en situaciones específicas del campo de batalla entran en su formación con sentido común. Aunque los robots podrían ser entrenados para operar en esas situaciones, sin él tendrían una comprensión limitada de su mundo y se comportarían de forma inadecuada en situaciones imprevistas.

«Nos gustaría empezar con un nivel de sentido común que pudiéramos suponer que todo el mundo tuviera y luego hacer que simplemente leyeran las instrucciones, posiblemente vieran demostraciones de ello, y fueran capaces de realizar las tareas por sí mismos», dijo Shrobe.

Los robots podrían sustituir a los soldados en situaciones especialmente peligrosas o complicadas, dijo.

Aunque el trabajo es preliminar, Shrobe dijo que las implicaciones de dotar a los sistemas de IA de sentido común podrían ir más allá del campo de batalla en los próximos años.

«Esta capacidad de entrenar a los robots rápidamente, simplemente dejándoles explorar en un mundo simulado, es algo que resultaría atractivo para todos los que trabajan en ese campo», dijo Shrobe.

Fte. C4ISRNET