Seguridad del Golfo: Los Estados árabes del Golfo no tienen buenas perspectivas

arabia saudiEstados Unidos se enfrenta a una dura disyuntiva en el Oriente Medio si continúa su campaña de máxima presión contra Irán: enfrentarse militarmente a la República Islámica o retirarse de la región.

Trita Parsi, Vicepresidente Ejecutivo del Quincy Institute de Washington y antiguo jefe del National Iranian American Council, llegó recientemente a esa dura conclusión. Sin duda, el Sr. Parsi puede tener razón en su análisis. Las tensiones entre Estados Unidos e Irán podrían fácilmente salirse de control en una guerra total, que ni Irán ni Estados Unidos quieren.

Sin embargo, hay multitud de tonos de gris que separan los ataques habituales ojo por ojo contra objetivos estadounidenses, principalmente en Irak, el ocasional acoso iraní a los buques de guerra de EE.UU. en el Golfo y las amenazas esporádicas de EE.UU., de una guerra total.

EE.UU. e Irán han estado involucrados en ataques ojo por ojo de distinta intensidad durante años, pero hasta ahora, han evitado una escalada incontrolada, a pesar de incidentes como el derribo en 1988 del vuelo 655 de Iran Air, que mató a 274 personas, y el asesinato selectivo a principios de este año del general iraní Qassem Soleimani.

Dejando de lado los posibles cisnes negros y grises, un escenario muy probable es que, el deseo de los Estados Unidos de reducir su compromiso con los Estados del Golfo, las crecientes dudas de estos sobre la fiabilidad de Estados Unidos como garante de la seguridad regional y un nuevo mundo en el que los Estados del Golfo y los Estados occidentales luchan por hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus, creen un entorno más propicio para un acuerdo de seguridad multilateral. Uno que reduzca el riesgo de guerra, aunque el multilateralismo a nivel mundial parezca estar en retirada.

La amenaza del presidente Donald J. Trump, a principios de abril de cortar las ventas militares a Arabia Saudita, si el Reino no enterraba el hacha de guerra en su guerra por el precio del petróleo con Rusia, provocando el colapso de los mercados petroleros, es una batalla épica inevitable por la cuota de mercado.

De forma obvia, llevó el mensaje a Riad de que las garantías de seguridad estadounidenses eran condicionales y reforzó la percepción saudí de que Estados Unidos estaba sacando más provecho de sus estrechos vínculos con el Reino que Arabia Saudí.

La Administración Trump, en un gesto sin precedentes, puso a Arabia Saudita a finales de abril en una lista de vigilancia prioritaria por violaciones de los derechos de propiedad intelectual, debido a su piratería de los derechos de retransmisión deportiva propiedad de la franquicia de televisión beIN de Qatar. La lista amenazaba con complicar la ya controvertida oferta de Arabia Saudita para adquirir el club de fútbol inglés Newcastle United.

Aún es demasiado pronto para evaluar las repercusiones geopolíticas de la recesión económica mundial. La disminución de la demanda y de los precios del petróleo y el gas podría permitir a China diversificar sus fuentes de abastecimiento y reducir potencialmente su dependencia del Oriente Medio, una región volátil con mayores riesgos de seguridad. China importó el mes pasado un 31 por ciento más de petróleo de Rusia, mientras que su consumo de crudo saudí se redujo en un 1,8 por ciento en comparación con marzo de 2019.

Al mismo tiempo, los bajos precios del petróleo, que hacen que la producción de EE.UU. sea comercialmente menos viable, podrían hacer aumentar temporalmente el interés de Washington en la seguridad del Golfo.

Fundamental e independientemente del escenario que se presente, muy poco cambiará. EE.UU. seguirá queriendo reducir su exposición en Oriente Medio. Por su parte, China seguirá necesitando asegurar los suministros de petróleo y gas, así como sus inversiones y la importante comunidad de la diáspora en la región, al tiempo que intenta evitar ser arrastrada a conflictos regionales intratables.

Del mismo modo, la reactivación gradual de la vida económica, incluida una probable revitalización gradual de las cadenas de suministro y los viajes internacionales, combinadas con la necesidad de replantear la vivienda de los trabajadores migrantes y crear empleo local, podría alterar las perspectivas del Oriente Medio en cuanto a la forma de hacer negocios de China.

Los proyectos del Belt-and-Road de China a menudo tienen un carácter de doble ganancia para China, que puede haber sido siempre problemático, pero que lo ha llegado a ser aún más en un entorno económico post-pandémico. Los proyectos financiados por China dependen en gran medida de la mano de obra y el suministro de materiales chinos, más que del abastecimiento local.

El enfoque de “China primero” de la República Popular va más allá de la economía y el comercio. En un entorno en el que Estados Unidos es un socio insustituible pero poco fiable, los Estados del Golfo pueden ver de forma diferente la vacilación china a la hora de asumir la responsabilidad de la seguridad regional, ante el riesgo de tener que involucrarse en múltiples conflictos de los que hasta ahora ha podido mantenerse al margen.

La pandemia de coronavirus constituye un hito que influirá en las actitudes de Oriente Medio hacia los principales actores externos de la región: Estados Unidos, China y Rusia. Antes de la crisis, Rusia, la más débil de las tres, jugaba bien una carta económica débil, pero puede que le resulte más difícil seguir adelante.

Es probable que los Estados del Golfo lleguen a la conclusión de que las políticas de ir por libre son arriesgadas, y que sólo funcionan en circunstancias específicas, en las que las grandes potencias son parte de la estratagema o miran hacia otro lado.  Aunque tales políticas sean más fáciles de llevar a cabo en un entorno económico estable, en el que su base de ingresos por petróleo y gas aparezca segura.

Los Emiratos Árabes Unidos parecen ser conscientes de los signos. Empezó hace un año a proteger sus intereses al acercarse a Irán para asegurarse de que no se convirtiera en un teatro de guerra, si las tensiones entre EE.UU. e Irán se descontrolaban. Sin embargo, eso no ha impedido que apoye a las fuerzas rebeldes de Libia dirigidas por el mariscal de campo renegado Khalifa Haftar, vulnerando un embargo internacional de armas.

La amenaza del Sr. Trump de un corte en las ventas militares a Arabia Saudita debería haber hecho que el asunto se volviera más claro. Sin embargo, debilitados económica y financieramente, menos capaces de enfrentar a las grandes potencias entre sí y privados de cualquier opción alternativa viable, el Reino y otros Estados del Golfo pueden encontrarse con que, un acuerdo de seguridad multilateral que incorpore, en lugar de reemplazar, el paraguas de defensa regional de Estados Unidos es la única garantía de seguridad a la que pueden aferrarse.

No obstante, al intentar negociar un nuevo acuerdo, también pueden encontrarse con que ya no tienen el tipo de influencia que tenían antes de la pandemia que, en muchos sentidos, se han quedado sin apoyos.

Nota del autor: Esta historia apareció por primera vez en Inside Arabia

Fte. Modern diplomacy (James M. Dorsey)

El Dr. James M. Dorsey es un investigador principal de la S. Rajaratnam School of International Studies, codirector del University of Würzburg’s Institute for Fan Culture, y autor del blog The Turbulent World of Middle East Soccer, un libro con el mismo título, Comparative Political Transitions between Southeast Asia and the Middle East and North Africa, del que es coautor junto con la Dra. Teresita Cruz-Del Rosario y de tres libros de próxima aparición, Shifting Sands, Essays on Sports and Politics in the Middle East and North Africa, así como Creating Frankenstein: The Saudi Export of Ultra-conservatism and China and the Middle East: Aventurarse en el Maelstrom.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.