El gran divorcio entre EE.UU. y China ha ocurrido

trump y chinaLa lucha global con China está a punto de subir un escalón. O dos. O tres. Al desencadenar un brote de enfermedad global, el comportamiento reprobable del Partido Comunista Chino cruzó la última línea, dejando a las otras naciones sin más recurso que retroceder. Es duro. Las naciones responsables ya no pueden tolerar la interferencia desestabilizadora del régimen en todo el mundo. Después de la Covid 19, habrá un nuevo mapa del mundo, y así es como se verá.

La cartografía en los tiempos modernos

Empecemos con lo que en el mapa no se ve. No habrá grandes círculos, azules y rojos, que marquen las esferas de influencia y control. Esto no es como la mayoría de las competiciones de grandes poderes, desde «Inter Caetera» a la Guerra Fría.

Para empezar, EE.UU. es una potencia global con intereses y responsabilidades globales. Washington no va a ceder ninguna parte del mundo a Beijing. A cambio, el ámbito de China es mundial. Nadie va a dejar de hacer negocios con China, y menos aún con Estados Unidos. China no tiene una posición de fuerza en ninguna parte del mundo excepto en Corea del Norte y un puñado de países del sudeste asiático.

Y Beijing puede descubrir que no puede mantener a esos países bajo su dominio para siempre. Las disputas sobre el río Mekong en el sudeste asiático, por ejemplo, pueden abrir cuñas para los países que buscan una línea más independiente de Beijing. Si EE.UU. y Corea del Norte llegan a un acuerdo nuclear, eso podría romper el monopolio de Beijing también. China, por supuesto, tiene amigos en otros lugares.

Pero las asociaciones con Rusia, Irán, Venezuela, Cuba y similares suponen un beneficio marginal en el mejor de los casos. Todos estos países están envueltos en conflictos propios, que los han dejado política y económicamente aislados de varias partes del mundo. Aparte de la camaradería, el apoyo diplomático y un mínimo de comercio, tienen poco que ofrecerse mutuamente. La mayoría son asociaciones de conveniencia, no verdaderas alianzas estratégicas. En particular, la tan discutida amenaza de que Beijing y Moscú se asocien es muy exagerada.

Tampoco parece que haya una versión apreciable del «movimiento de los no alineados» de la posguerra fría. De hecho, todos los líderes tradicionales de esta causa, en particular la India, parecen ocupados tratando de alinearse de una manera u otra.

Nuevas fronteras globales

La gran mayoría del mundo está, y seguirá estando en el futuro previsible, dividida en tres campos:

  1. el mundo libre, resistente a la intromisión china;
  2. los equilibradores, naciones que reconocen que la clave para su prosperidad y seguridad es comprometerse tanto con los Estados Unidos como con China, protegiendo su independencia y minimizando la probabilidad de que se conviertan en escenarios de competencia entre grandes potencias, y
  3. el espacio disputado, donde EE.UU., China y otros compiten por la influencia en todo el espectro de las esferas económicas, políticas, de seguridad e información.
El Mundo Libre

Este es un término que va a tener un gran resurgimiento. Hay una diferencia definitoria entre Estados Unidos y el Partido Comunista Chino. Estados Unidos cree en la libertad económica, los derechos humanos y la soberanía popular. El Partido Comunista Chino no. Los países que quieran preservar el lugar de los pueblos libres tendrán que elegir un lado, y probablemente lo harán EE.UU.-Canadá-México. La tríada hemisférica es la base del poder americano. La prosperidad, las economías, la infraestructura, la seguridad y, como hemos visto, la salud pública de estos tres países están entrelazadas.

No cuente con que China haga grandes avances aquí. El recién implementado Tratado de Libre Comercio entre EE.UU., Canadá y México cimentó aún más las tres economías. Mientras que las relaciones de Trump con Trudeau y AMLO son a menudo descritas como disfuncionales, en la práctica, la cooperación nunca ha sido mejor. En particular, Estados Unidos y México han puesto en marcha una cooperación sin precedentes en materia de inmigración y seguridad fronteriza.

Es probable que EE.UU. proporcione una importante ayuda a México para combatir el brote de COVID-19. No servirá de nada poner en marcha las fábricas americanas si los fabricantes de piezas para estas empresas en México se cierran luchando contra el coronavirus. Además, a medida que un número importante de empresas estadounidenses busquen trasladar las asociaciones de fabricación fuera de China, es probable que una gran parte de ese negocio se dirija a México.

Comunidad Transatlántica

Ninguna asociación estratégica es más importante para el mundo libre que la comunidad transatlántica. EE.UU. no va a renunciar a esta asociación. Tampoco debería hacerlo Europa. Si los europeos quieren mantener sus libertades, no pueden ser observadores neutrales en la competencia entre EE.UU. y China. Ni siquiera Suiza puede ser ya Suiza. Después de la cumbre de Copenhague, esperamos que se renueven las inversiones en la comunidad transatlántica, no sólo para volver a poner en marcha nuestro motor económico conjunto, sino para marginar las influencias maliciosas de China.

China nunca sustituirá a E.E.U.U. en su influencia e importancia en esta región. En todo caso, en este momento Washington tiene la oportunidad de expandir su influencia y establecer una huella sostenible para contribuir a la paz, la estabilidad y la prosperidad en el Gran Oriente Medio después de COVID-19. La clave para ello es poner en marcha una arquitectura de seguridad, política y económica.

El Indo-Pacífico

Uno de los hechos positivos del brote de COVID-19 es que ha facilitado la cooperación entre el grupo «quad-plus» en la elaboración de una respuesta. Estados Unidos, junto con India, el Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelandia, Viet Nam y Taiwán, ofrecen un marco diplomático formidable para llevar la paz y la prosperidad a esta parte del mundo frente a la influencia intimidatoria de China.

La vida en equilibrio

Habrá muchos países, incluyendo algunas democracias respetables que por una u otra razón no se enfrentarán o no podrán enfrentarse a Beijing.  La clave de su independencia, seguridad y prosperidad no será limitar la presencia de China sino comprometerse con EE.UU. y otros para equilibrar la influencia china. Este es un camino que seguirán países como Singapur, Sri Lanka, Nepal, Bhután, Bangladesh, Tailandia, Djibouti, Pakistán, Serbia y otros.

Puede que a China no le guste la presencia de otras potencias en estos lugares, pero estas relaciones deben ser perfectamente aceptables para Estados Unidos, que no necesita que todos los países tomen partido. Lo que deberíamos querer y queremos es que estos países insistan en que, por sus propios intereses, así como los nuestros, las potencias externas jueguen limpio.

Por eso, por ejemplo, Estados Unidos, Japón y otros países promueven la red Blue Dot, que fomenta proyectos de infraestructura internacional de calidad, transparentes y económicamente viables. En todo caso, es de esperar que el número de estos países se amplíe. Mongolia y varios países de Asia central buscan avanzar en esa dirección.

Las regiones del Ártico y del Antártico son zonas en las que a China le gustaría tener mucha más influencia. Eso tampoco va a suceder. Desde el punto de vista económico y medioambiental, estas regiones deben seguir siendo zonas de cooperación abierta, no de rivalidad. Los pueblos de la región y del planeta sólo se beneficiarán si estas zonas siguen siendo lugares de cooperación mutua.

EE.UU. tendrá que ser parte de un esfuerzo conjunto para frenar las ambiciones irrazonables de China en el Ártico. Asimismo, Washington tendrá que desempeñar un papel de liderazgo en la protección de la Antártida.

La Zona de Competición

Estados Unidos y China competirán por la influencia en vastas zonas del mundo: América Latina, África, las Islas del Pacífico, así como en organizaciones internacionales.  La Administración Trump ha hecho un trabajo mucho mejor de lo que muchos esperaban al asociarse con las naciones de América Latina y el Caribe.

Sin embargo, queda mucho por hacer

Washington tardó en despertar a lo que China estaba haciendo en África y en las islas del Pacífico, y todavía está poniéndose al día.  El gran desafío para EE.UU. no es la falta de voluntad sino, a menudo, la falta de socios responsables con los que trabajar. En muchos casos, la mala gobernanza, la falta de transparencia, la insuficiente rendición de cuentas y la falta de libertad económica son obstáculos para formar asociaciones eficaces. Uno de los nuevos campos de batalla más activos para la influencia de Estados Unidos y China serán las organizaciones internacionales.  China ha estado tratando agresivamente de ampliar su influencia sobre las principales organizaciones que regulan las normas mundiales. Estados Unidos también está luchando cuesta arriba en esto.

Esbozando el futuro

Hay quienes quieren ignorar la competencia con China.  Otros desean cortar completamente los lazos y luego dividir el mundo en el nuestro y el suyo. Ambos estarán tristemente decepcionados por el nuevo mapa del mundo. El mapa plantea muchos desafíos a EE.UU., pero también revela nuestras importantes ventajas y oportunidades. Después de COVID-19, Washington debe prestar mucha más atención a las demandas que el nuevo mapa plantea. Después de que pongamos nuestra economía en marcha, tratar con China será sin duda una tarea.

Fte. Geostrategic Media (James Jay Carafano)

James Jay Carafano es el director del Douglas and Sarah Allison Center for Foreign Policy Studies y Vicepresidente del Kathryn and Shelby Cullom Davis Institute for International Studies de The Heritage Foundation. Carafano es también profesor adjunto en el Instituto de Política Mundial. Como vicepresidente de la Fundación Heritage, dirige la investigación del grupo de expertos en asuntos de seguridad nacional y relaciones exteriores.

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario