Los Marines reducirán tanques y otras armas pesadas, para centrarse en fuerzas costeras más ligeras, con vistas al combate con China

Carro de combate M1 Abrams con implemento antiminasEl Cuerpo de Marines está diseñando una fuerza optimizada para el conflicto en los litorales chinos  China en los litorales en 2030, una fuerza que se desprenderá completamente de sus tanques y reducirá la mayoría de sus unidades de artillería cañón, para centrarse en el desarrollo de opciones de movilidad ligeras, que le permitan desplazarse por las cadenas de islas, con la ayuda de sistemas no tripulados y misiles anti-buque móviles.

El Cuerpo está trabajando en esta nueva visión desde que su Comandante, el General David Berger, tomó el mando el verano pasado, y es probable que pronto se publique el plan completo.

“El Cuerpo de Marines no está optimizado para cumplir con las exigencias de la Estrategia de Defensa Nacional. En el verano de 2019, el Cuerpo de Marines comenzó las actividades de diseño de fuerzas centradas en la adaptación de sus capacidades para dar forma adecuadamente a las contribuciones del Cuerpo de Marines a la guerra naval y a la fuerza conjunta. Estos esfuerzos de planificación conducirán a un diseño modernizado, que incorporará tecnologías emergentes y cambios significativos en la estructura de la fuerza para crear el Cuerpo de Marines que la nación necesita para el 2030”, dijo el Mayor Joshua Benson, portavoz del Marine Corps Combat Development Command en una nota a USNI News.

Berger había dicho anteriormente que el Cuerpo necesita reducir algunas de sus capacidades en el futuro: algunas que son demasiado pesadas para ser relevantes en la próxima lucha, que requerirá pequeñas unidades en constante movimiento, y otras que son demasiado costosas en un entorno en el que los Marines tendrán que invertir en nuevas tecnologías emergentes mientras se enfrentan a un presupuesto plano o en declive.

Los recortes más importantes, dijo Benson, recaeránn en la aviación y en las unidades terrestres pesadas.

“Para el año 2030, el Cuerpo de Marines verá desinversiones completas en los Law Enforcement Battalions, batallones de carros de combate, en las especialidades militares ocupacionales asociadas (MOS) y en las compañías de puentes. Además, se reducirá el número de batallones de infantería de 24 a 21; las baterías de cañones de artillería de 21 a 5; las compañías de vehículos anfibios de 6 a 4; y reducirá los escuadrones de aviones de rotor basculante, de ataque y de levantamiento pesado”, dijo.

También reducirá el tamaño de sus escuadrones de F-35B y C Joint Strike Fighter, de 16 a 10 aeronaves por escuadrón.

Además, desactivará unidades de helicóptero, entre otras, incluyendo algún batallón de maniobra.

En total, el Cuerpo de Marines de 2030 reducirá 12.000 efectivos, o cerca del 7 por ciento de la estructura total de la fuerza, para contribuir a a la financiación de las inversiones en nueva tecnología para un nuevo tipo de lucha en un área litoral disputada.

“A lo largo de esta iniciativa de 10 años de duración, el Cuerpo de Marines hará inversiones en nuevas capacidades, que incluirán fuegos de precisión de largo alcance, capacidades avanzadas de reconocimiento, sistemas no tripulados y redes resistentes. Las futuras solicitudes de presupuesto incluirán una lista ampliada de capacidades no tripuladas viables que crearán una oportunidad significativa para las industrias de todo el país”, dijo Benson a USNI News, en respuesta a una consulta tras un artículo del Wall Street Journal en el que se esbozaban las líneas generales de los planes de Berger.

Citando la prioridad de Berger en su Commandant’s Planning Guidance de julio de 2019 para hacer de la III Fuerza Expedicionaria de la Marina (MEF) el principal foco de esfuerzo del Cuerpo de Marines, después de nombrar a China como la amenaza que marcará su ritmo de planificación. Dijo que “el Cuerpo de Marines tendrá tres Marine Littoral Regiments (MLRs) organizados, entrenados y equipados para lograr la negación del mar y el control del mar dentro de espacios marítimos activamente disputados como parte de una III MEF modernizada”. Esta postura en el Pacífico se verá aumentada por tres Marine Expeditionary Units (MEUs) desplegables globalmente, con capacidades de Expeditionary Advanced Base tradicionales y expedicionarias que pueden desplegarse con Amphibious Ready Groups no estándar. Las I MEF y II MEF generarán fuerzas para apoyar las MLR y las MEU, mientras que también podrán aplicar sus fuerzas contra otros desafíos en todo el mundo, de acuerdo con los roles y misiones del Título 10″.

“Estos cambios irán acompañados de una revitalización de la FMF (Fuerza de Marines de la Flota) mediante la asignación de más fuerzas del Cuerpo de Marines; la incorporación de más expertos del Cuerpo de Marines a los Centros de Operaciones Marítimas de la Flota; el cambio de énfasis en sus actividades de capacitación, educación y apoyo al establecimiento; y el perfeccionamiento de la relación de sus componentes en asociación con la Marina”, añadió.

Berger dejó claro desde el verano pasado, que cree que los sistemas no tripulados cambiarán la forma en que el Cuerpo de Marines combate, ya sea que se utilicen para entregar suministros por mar y en tierra, proporcionen una mayor conciencia de la situación, sirvan como señuelos para ayudar a confundir las defensas del adversario o para disparar armas. Benson señaló en su declaración que este diseño de fuerza para 2030 “duplicaría el número de escuadrones de UAS (sistemas aéreos no tripulados) y austeros y letales sistemas aéreos y terrestres no tripulados, mejorando nuestra capacidad de sentir y atacar”.

El plan también prevé inversiones en fuegos de largo alcance, como un aumento del 300% de la capacidad de artillería de cohetes que también incluirá una nueva capacidad de lanzar misiles antibuque; batallones de infantería más pequeños y mejor diseñados para apoyar el concepto de operaciones de las bases de avanzada expedicionarias; “un nuevo buque de guerra anfibio ligero, así como buques de apoyo operativo y de desembarco por popa más asequibles” para desplazar estas pequeñas unidades; e inversiones en una gama de sistemas ofensivos y defensivos, como sistemas de energía dirigida, municiones merodeadoras, herramientas de gestión de firmas, guerra electrónica y capacidades de aeródromo expedicionario, que podrán ayudar a repostar y rearmar aeronaves tripuladas y no tripuladas durante las operaciones de la EABO, lejos de las principales infraestructuras costeras y fuera del alcance de los buques anfibios en el mar.

“El Cuerpo de Marines está rediseñando la fuerza de 2030 para la guerra expedicionaria naval en espacios activamente disputados, alineándose con la dirección de la Estrategia de Defensa Nacional”, dijo Benson.

“En el futuro, continuaremos evaluando juiciosamente, haciendo juegos de guerra, experimentando y refinando el diseño de nuestras fuerzas y mejorando sus capacidades y letalidad para la disuasión, la competencia y el conflicto”.

Fte. USNI News 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.