Revisando la “Tesis del Fin de la Historia” de Fukuyama

Francis FukuyamaHay pocos nombres en América, cuando se trata de la interpretación de la historia política y cultural americana. Francis Fukuyama es uno de ellos. Es un famoso comentarista político por su tesis ” End of History” que proclamó la victoria del orden mundial liberal dirigido por Estados Unidos, tras la desintegración de la Unión Soviética. Tal vez, esta fue una proclamación abierta sobre el fin de la Guerra Fría y, ciertamente, el fin de la década de confrontación ideológica entre el bloque capitalista y el comunista. Inicialmente, fue un artículo publicado por el Journal of National interest en el verano de 1989, que luego se transformó en libro.

El libro End of the History and the Last Man, publicado por Free Press en 1992, fue un trabajo histórico de este comentarista geopolítico. El tema central del libro discute sobre la legitimidad y la eficacia del sistema internacional liderado por el Liberalismo, como una alternativa a otro sistema basado en la ideología. El autor inició el diálogo mencionado, después de examinar a fondo el comienzo de la Third wave ((usada por el famoso académico de Harvard Samuel P. Huntington) de la Democracia de principios del decenio de 1970. Para el autor, la difusión de la democracia liberal en diversas partes del mundo se convirtió en una alternativa ideológica a los gobiernos ideológicos moribundos, como el fascismo, la dictadura, las monarquías y el comunismo fuera del discurso tras la desintegración de la Unión Soviética.

Según este libro, tras la muerte del comunismo en la década de 1980, la historia del mundo ha llegado a su fin. Por lo tanto, a partir de ahora, el mundo será dirigido por el sistema internacional democrático de base liberal, y pronto la gente verá los frutos de la libertad y la democracia. A este respecto, la discusión teórica del libro, declara abiertamente que la democracia liberal americana es el modelo viable para el mundo en el próximo milenio, al que el autor se refirió entonces a los albores del siglo XXI. Quizás, si analizamos cuidadosamente el vocabulario sintético en el texto del libro, veremos una clara justificación de la irreversible victoria histórica del orden democrático liberal sobre el comunismo soviético.

Del mismo modo, si examinamos cuidadosamente el contenido del libro, en su parte I, el autor abre brevemente una discusión epistemológica sobre la centenaria confrontación ideológica entre civilizaciones. En esta parte del libro, el autor explica claramente el progreso de la historia en el camino del modelo democrático liberal. Con este argumento, el autor afirma abiertamente que el progreso de la civilización humana ha llegado al punto final de la historia. Básicamente, para el análisis epistemológico y ontológico sobre la victoria ideológica del sistema democrático liberal sobre el comunismo autoritario, el autor recurre a la filosofía del famoso filósofo alemán Frederich Hegel, especialmente a su interpretación por Alexander Kojeve.

Porque, según la dialéctica hegeliana, todo el discurso de la historia es un fenómeno en evolución, como resultado del enfrentamiento entre las dos fuerzas opuestas: la pura dialéctica hegeliana que se refiere al enfrentamiento entre la tesis y la antítesis para formar la síntesis. A este respecto, durante la Guerra Fría el conflicto entre la Unión Soviética comunista y Estados Unidos, capitalista y liberal, fue puramente dialéctico, que terminó finalmente impulsando el ritmo del progreso histórico humano en la dirección de la democracia liberal. Sin embargo, según la tesis del fin de la historia, con la victoria de la democracia liberal tras el fin del frío ha llevado a la civilización humana al punto final. Por lo tanto, este punto final histórico está determinado por el establecimiento de un sistema supranacional homogeneizado regido por la ideología única. Tal vez, esta fue la conclusión final de la interpretación de Alexander Kojeve de la dialéctica hegeliana.

Para Fukuyama, el fin épico de la larga batalla ideológica entre el comunismo autoritario y el capitalismo liberal ha transformado el mundo, en una civilización “pospolítica” libre de confrontación ideológica. Al respecto, el establecimiento del nuevo orden mundial liderado por el liberalismo de Washington es indiscutible y es el destino de la humanidad para las generaciones venideras. Para ser más precisos, según el libro el término ” End of History ” se asemeja a la evolución final de la historia y el progreso de la humanidad, que se puede entender claramente a través de la dialéctica hegeliana. Con esta proposición, Fukuyama negó la visión marxista de la historia que afirma que el punto final de la historia y el progreso humanos será el establecimiento del sistema comunista en todo el mundo.

De igual manera, en la parte II y III del libro, el autor inicia la discusión sobre la legitimidad y racionalidad del modelo democrático liberal tomando en cuenta los imperativos políticos y económicos. Para Fukuyama, políticamente, el modelo democrático liberal garantiza las libertades civiles, como la libertad de expresión y la libertad de conciencia. Asimismo, el modelo democrático liberal también promete la libertad de prensa y de opinión pública. A cambio, al garantizar las libertades civiles y otras libertades, el modelo democrático liberal cumple las normas de la sociedad moderna.

Por otra parte, en el plano económico, el modelo democrático liberal apoya la economía de libre mercado que garantiza la libertad económica de cada persona, a diferencia del rígido y cerrado sistema comunista. Por lo tanto, desde el punto de vista económico, las sociedades democráticas liberales son seguras y más productivas en términos de riqueza y capital. Para justificar esta noción, Fukuyama empleó el concepto hegeliano de trabajo, cuyo propósito de producción no sólo está dirigido a satisfacer las necesidades materiales, sino que el trabajo también exige un reconocimiento y un título especial en la sociedad. Tal vez, es el trabajo humano el que cambia y transforma el mundo natural a través de las habilidades y la productividad. En este último ámbito, para justificar el concepto de trabajo humano desde el punto de vista de la teoría hegeliana, Fukuyama utiliza el antiguo concepto griego de “Thymos”, que se refiere a la palabra reconocimiento. Así, para Fukuyama la objetivación del trabajo humano exige el derecho a la propiedad y, por lo tanto, el sistema democrático liberal asegura los derechos de propiedad del trabajo.

Asimismo, en la Parte IV del libro, el autor analiza brevemente la existencia y supervivencia del modelo democrático liberal, que, en opinión del autor, sólo puede sobrevivir manteniendo la virtud democrática de Thymos. Asimismo, en la Parte V y la parte final del libro se discute sobre el desafío emergente y la reserva que se avecina en relación con su legitimidad del Modelo Democrático Liberal. En esta parte del libro, el autor discute acerca de los próximos desafíos al sistema democrático liberal en el contexto Nietzscheano. Porque, para los Nietzscheanos, el llamado principio de universalización de la filosofía Liberal resultará en la devaluación de todos sus valores y virtudes. En este sentido, según Fukuyama, la persistencia ontológica de los valores liberales es clave para la supervivencia y la preservación del modelo democrático liberal.

En un momento, a través de la famosa tesis “End of History”, Francis Fukuyama ha marcado su nombre en las páginas importantes de la Historia de América. Es porque, su teoría ha declarado la victoria de la democracia liberal como la victoria de la victoria de Estados Unidos, que se volvió morbosa con el amanecer del siglo XXI. De hecho, Fukuyama demostró estar equivocado y distorsionó las realidades históricas interpretándolas a través de una visión liberal ficticia. Tal vez, su resentimiento con respecto a su anticuada tesis del fin de la historia se puede entender en su reciente libro “Identidad” en el que se retira de su tesis del fin de la historia.

Fte. Modern Diplomacy (Shahzada Rahim)

Shahzada Rahim es académico de relaciones internacionales con sede en Islamabad

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.