Qué esperar de la política exterior del presidente iraní Raisi

RaisiTras las elecciones presidenciales , es probable que la política exterior de Irán no esté en manos del gobierno y esté dominada por el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, y el influyente establishment. Hay pocas dudas de que Raisi obedecerá las órdenes del líder supremo iraní, el ayatolá Jamenei.

Según las autoridades iraníes, el jefe del poder judicial conservador, Ebrahim Raisi, ha sido elegido octavo presidente de Irán con el 61,95% de los votos. La participación fue la más baja para unas elecciones presidenciales desde la revolución de 1979, con un 48,8%.

El mandato de Raisi comenzará el 3 de agosto. Debido a su falta de experiencia diplomática y conocimiento de los asuntos exteriores, muchos analistas creen que el nuevo gobierno tendrá dificultades para relacionarse con la comunidad mundial.

Raisi comenzó su carrera profesional poco después de la revolución y ha desempeñado numerosos cargos judiciales y culturales, como fiscal general, vicepresidente del Tribunal Supremo, presidente de la influyente organización benéfica religiosa Astan Quds Razavi y miembro de la asamblea de expertos.

Es juez y experto en derecho. En su currículum no figura ninguna formación política ni ningún cargo ejecutivo.

Aunque los analistas tienen pocas pistas sobre cómo será la política exterior de Raisi, en gran parte porque apenas habló del tema durante la campaña, hay pocas dudas de que obedecerá las órdenes del líder supremo iraní, el ayatolá Jamenei. La política exterior de Irán ya estaba muy influenciada por el líder supremo y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC). Según la mayoría de los indicios, esto no hará más que acelerarse.

En mayo, se filtró a los medios de comunicación una cinta de audio en la que se escuchaba al ministro de Asuntos Exteriores, Mohammad Javad Zarif, criticar las actividades del IRGC en Oriente Medio.

Jamenei censuró públicamente la declaración, calificándola de “gran error”. “En ningún lugar del mundo la política exterior se hace únicamente en el Ministerio de Asuntos Exteriores”, dijo Jamenei en un discurso televisado. “La política exterior corresponde a órganos superiores al Ministerio de Asuntos Exteriores.

Esto significa que son los funcionarios de alto rango del país los que toman las decisiones de la política exterior. Por supuesto, el Ministerio de Asuntos Exteriores también está implicado”.

La cinta de audio aireó un conflicto verbal entre Zarif y el antiguo jefe de la Fuerza Quds, Qasem Soleimani. El ministro de Asuntos Exteriores acusó a la IRGC de ignorar muchas de las decisiones del gobierno.

La Fuerza Quds, una de las cinco ramas de la IRGC, que también está controlada por Jamenei, lleva a cabo muchas de las actividades de Irán en Oriente Medio apoyando a grupos no estatales de la región como Hezbolá en Líbano; Hamás y la Yihad Islámica Palestina en la Franja de Gaza y Cisjordania; los Houthis yemeníes; y las milicias chiíes en Irak, Siria y Afganistán.

Según el ex oficial de inteligencia del ejército estadounidense David Dionisi, la Fuerza Quds está organizada en ocho direcciones diferentes basadas en ubicaciones geográficas en la región. Fuentes no oficiales afirman que todos los embajadores de Irán deben ser aprobados por la IRGC, y que el gobierno no puede nombrarlos de forma independiente.

Como señaló Jamenei en su vídeo, el Ministerio de Asuntos Exteriores parece ser cada vez más el ejecutor de la política exterior, no el que toma las decisiones. Pero hoy, una de las agendas pendientes del presidente saliente, Hassan Rouhani, es revivir el acuerdo nuclear conocido como Joint Comprehensive Plan of Action (JCPOA). Irán está sometido a sanciones drásticas impuestas por el anterior presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su sucesor, Joe Biden, aún no las ha suspendido.

Como resultado de estas sanciones, los altos precios de los alimentos y la inflación han aplastado la economía iraní y los ingresos del gobierno se han reducido significativamente. El equipo de política exterior de Rouhani en Viena está trabajando duro para revivir el JCPOA. Si lo consigue antes de dejar el cargo, el equipo de Raisi podrá comenzar su mandato liberado de la mayoría de las sanciones internacionales.

En cualquier caso, Raisi necesitará un equipo de expertos en política exterior para aplicar las políticas dictadas. Algunos dicen que Saeed Jalili, un candidato que se retiró de las elecciones en el último momento para dejar paso a Raisi, es ahora la opción preferida para dirigir el Ministerio de Asuntos Exteriores. Como antiguo secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de 2007 a 2013, Jalili, un conocido partidario de la línea dura, es conocido por su cercanía a Jamenei.

Al negociar con Estados Unidos, Raisi tendrá que enfrentarse a un experto en política exterior llamado Joe Biden, que pasó décadas en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense.

Además, Raisi se encuentra bajo sanciones internacionales. En noviembre de 2019, Washington impuso nuevas sanciones contra algunos asesores de Jamenei, incluido Raisi. Además, su nombre también está en la lista de la Unión Europea de personas sancionadas por violaciones de los derechos humanos. Por lo tanto, las conversaciones tendrán un comienzo difícil desde el principio.

Antes de las elecciones, el alto diplomático iraní Abbas Araghchi declaró a Al Jazeera: “Estoy seguro de que si Raisi es elegido, no habrá problemas en el proceso de negociación. Su postura política es realista en materia de política exterior y cree en el compromiso con la comunidad mundial”.

En un debate en la televisión estatal iraní, Raisi dijo: “Digo francamente que estamos comprometidos con el JCPOA como un acuerdo aprobado por el líder supremo”. Raisi ya señaló que la oficina del líder supremo tendrá la última palabra.

Fte. The National Interest