CORONAVIRUS. Los científicos militares advierten de que se avecinan pandemias más mortíferas

vacuna coronavirusEl Ejército de Estados Unidos está cerca de conseguir una vacuna “pan-coronavirus” y anticuerpos sintéticos, que podrían proteger a la población antes de su propagación. Pero eso podría no ser suficiente.

Los científicos, que han dedicado el último año a la búsqueda de vacunas y terapias para detener el COVID-19, advirtieron que el país sigue siendo vulnerable a una pandemia vírica, que podría ser incluso más mortífera que la actual.

Desde los primeros días de la pandemia de COVID-19, la rama de enfermedades infecciosas emergentes del Walter Reed Army Institute of Research ha trabajado para desarrollar una vacuna que ayude a los pacientes a defenderse no sólo de la cepa original del virus, sino también de las nuevas variantes.

En las pruebas iniciales realizadas en monos, caballos, hámsteres y tiburones, la vacuna de nanopartículas de ferritina en espiga del Walter Reed (SpFN) ha demostrado su eficacia no sólo contra las variantes actuales del SARS-CoV-2, sino también contra el brote de SARS-CoV-1, completamente diferente, que se produjo en 2003, dijo el lunes el jefe de la rama de enfermedades infecciosas del Walter Reed, Dr. Kayvon Modjarrad, en la cumbre tecnológica Defense One 2021.

“Si perseguimos a los virus después de que surjan, siempre vamos a estar atrasados”. “Así que el enfoque que adoptamos con nuestra vacuna, el enfoque de las nanopartículas, en el que podemos colocar partes de diferentes coronavirus en la misma vacuna para educar al sistema inmunitario sobre diferentes coronavirus al mismo tiempo”.

La vacuna de Walter Reed está ahora en las primeras fases de los ensayos en humanos.

“Y vemos lo mismo una y otra vez: una respuesta inmunitaria muy potente y amplia”, dijo Modjarrad. “Así que si conseguimos incluso una fracción de lo que estamos viendo en nuestros estudios con animales en humanos, confiaremos plenamente en que será una muy buena opción como vacuna de nueva generación”.

A la Dra. Dimitra Stratis-Cullum, directora del programa de biología sintética transformacional para entornos militares del U.S. Army Combat Capabilities Development Command, Army Research Laboratory, se le encargó desde el principio que colaborara con el Houston Methodist Research Institute en el desarrollo del plasma sanguíneo como terapia contra el COVID-19. Ahora está trabajando en el desarrollo de un gran conjunto de datos, una biblioteca de cepas de COVID que ayudaría al laboratorio a crear y distribuir anticuerpos sintéticos para evitar preventivamente una propagación.

Crear una vacuna contra el coronavirus o sintetizar anticuerpos un poco antes de un brote conocido no es suficiente, advirtieron los científicos. “No queremos limitarnos a tratar lo que tenemos delante”, dijo Stratis-Cullum. “Creo que tenemos que ser realmente resilientes. Desde la perspectiva del Ejército. Tenemos que ser ágiles, tenemos que adaptarnos a la amenaza que no sabemos que se avecina.”

La probabilidad de que esta generación vea otra pandemia durante su vida “es alta”, dijo Modjarrad. “Hemos visto la aceleración de estos patógenos y las epidemias que precipitan. Y puede que no sea un coronavirus, puede que éste no sea el big one. Puede que haya algo más transmisible y más mortal por delante”.

“Tenemos que pensar de forma más amplia, no sólo en el COVID-19, no sólo en el coronavirus, sino en todas las amenazas infecciosas emergentes que se avecinan”, dijo.

Fte. Defense One