Programa ReVector para modificar los microbios de la piel para la prevención de enfermedades

La American Society for Microbiology estima que hay billones de microbios que viven en o sobre el cuerpo humano y que constituyen el microbioma humano HSM), que actúa como una barrera con nuestro entorno externo, protegiéndonos de la infección, pero también produciendo potencialmente moléculas que atraen a los mosquitos.

Los mosquitos son una especial preocupación para el Departamento de Defensa, ya que transmiten patógenos que causan enfermedades como el chikungunya, el Zika, el dengue, el virus del Nilo Occidental, la fiebre amarilla y la malaria.

Mientras que el microbioma de la piel ha evolucionado naturalmente para modular nuestras interacciones con el medio ambiente y los organismos que nos rodean, ejercer un control preciso sobre nuestros microbiomas es una nueva forma de proporcionar protección contra las enfermedades transmitidas por mosquitos.

La ingeniería del genoma ha progresado hasta el punto de que ahora es posible editar el HSM, con objeto de eliminar las moléculas que atraen a los mosquitos o añadir genes que produzcan repelentes suaves para los mosquitos.

El programa ReVector tiene por objeto mantener la salud del personal militar que opera en regiones donde la enfermedad es endémica, reduciendo la atracción y la alimentación de los mosquitos y limitando la exposición a las enfermedades transmitidas por éstos.

Con el fin de avanzar en ese concepto, DARPA ha concedido contratos de la fase 1 del ReVector a dos organizaciones: la Universidad de Stanford y Ginkgo Bioworks. Estas empresas se encargan de desarrollar tecnologías precisas, seguras y eficaces para modular el perfil de las moléculas volátiles asociadas a la piel alterando los organismos presentes en el microbioma de la piel y/o sus procesos metabólicos.

“Los trabajos seleccionados han reunido equipos con experiencia en biología sintética, microbioma humano y estudios de mosquitos”, señaló la Dra. Linda Chrisey, directora del programa ReVector. “La composición interdisciplinaria de los equipos permite el amplio conocimiento y habilidades necesarias para enfrentar los desafíos del ReVector y los posiciona para crear una solución innovadora para proteger a los guerreros de los mosquitos”.

La fase 1 del programa ReVector (18 meses) se centrará en la modificación de los microbiomas in vitro, la fase 2 (18 meses) se centrará en la modificación de los microbiomas de los modelos animales, mientras que la fase 3 (12 meses) se centrará en los ensayos clínicos. Los productos finales de cada una de las tres fases serán probados y evaluados por laboratorios gubernamentales, para conocer su capacidad para repeler mosquitos.

Fte. DARPA

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.