Nuevo avión de combate secreto de la U.S. Air Force

NGADEl nuevo avión de combate secreto de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que ha sido diseñado, construido y probado en tan solo un año, contará con algún tipo de copiloto de inteligencia artificial, un algoritmo informático, en el los pilotos humanos pueden confiar para asumir tareas críticas en el aire.

Eso es según Will Roper, Assistant Secretary de la Fuerza Aérea para Adquisición, Tecnología y Logística, quien en septiembre sorprendió al mundo cuando reveló la sorprendente existencia del nuevo y misterioso avión de combate Next Generation Air Dominance (NGAD).

La Fuerza Aérea ha sido increíblemente hermética con respecto al caza de sexta generación, ya que únicamente confirma que existe, y que está volando… en algún lugar.

Pero, desde el anuncio inicial, se han confirmado algunas pistas sobre el NGAD, como qué contratista de defensa probablemente construyó el avión. Y ahora, Roper ha revelado (a través de Breaking Defense) que el NGAD tendrá un “copiloto asistido por IA, tal vez el ARTUµ”, un programa de inteligencia artificial.

En ese innovador experimento, la “tripulación” participó en un ejercicio centrado en un ataque con misiles simulado, con un avión U-2 Dragon Lady. El U-2 recibió la misión de localizar los lanzadores de misiles terrestres enemigos. El piloto humano mantuvo la vigilancia de los aviones enemigos, mientras que la IA se encargó de la navegación táctica y los sensores en la búsqueda de las plataformas de lanzamiento.

La guerra aérea moderna, incluso el acto de volar el avión, se está volviendo cada vez más complicada. Los pilotos deben dominar las interfaces, los procedimientos y los sensores y sistemas de armas individuales.

Además de vigilar cosas tradicionales como la altitud, la velocidad, el estado del combustible y otros factores del vuelo, un piloto de caza de quinta generación también debe vigilar una serie de sensores, como los sensores infrarrojos, los sistemas de alerta de amenazas y el radar. Una vez que comienza el combate, el vuelo se vuelve exponencialmente más complicado, ya que los pilotos deben tener en cuenta las capacidades, fortalezas y debilidades del aire y la tierra del enemigo mientras siguen volando el avión.

Un copiloto asistido por la IA podría asumir tareas relativamente sencillas, como las comunicaciones, la vigilancia de las amenazas, la seguridad de la red y la navegación. El ARTUµ que se hizo cargo y unió la navegación y los sensores de un U-2 para buscar lanzadores de misiles, parece estar en el extremo más avanzado del espectro de compañeros de cabina de la IA.

Mientras, el piloto humano podría concentrarse en tareas reservadas a los humanos, como volar el avión, el lanzamiento de armas, la aprobación de cambios en los planes de vuelo y la comunicación con otros humanos en la base, en el aire y en tierra. La IA podría incluso liberar al piloto para utilizar la herramienta más importante disponible en la mente humana, la imaginación, para observar el desarrollo de una situación y aprovecharla.

Roper reveló sus planes en una reciente reunión del Defense Writer’s Group, a través de Breaking Defense:

“Lo que espero que suceda en el papel del piloto, copiloto, el papel de Luke Skywalker, R2-D2, es que los pilotos adquieran un instinto, al igual que tienen un instinto de sigilo hoy en día, sobre cuándo su copiloto IA está funcionando bien, o podría funcionar bien, y le ceda más las riendas. A la vez, que el copiloto de AI tenga un instinto similar de cuando no lo está haciendo bien y que devuelva las riendas al humano”.

Fte. Popular Mechanics

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.