“No tenemos ninguna confianza, ninguna confianza en absoluto en América”

PUTIN vs TRUMP
(Imagen Reuters)

Entrevista realizada por el editor de The National Interest, Jacob Heilbrunn al viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, sobre el Nuevo Tratado START y el estado de las relaciones entre EE.UU. y Rusia.

Jacob Heilbrunn: ¿Cuál es su evaluación del estado de las relaciones entre EE.UU. y Rusia?

Sergei Ryabkov: El estado actual de nuestras relaciones bilaterales es probablemente peor de lo que hemos experimentado durante décadas antes de este momento. No quiero comparar esto con los tiempos de la Guerra Fría, porque esa época era diferente de la actual, en algunos aspectos más predecible; en otros, más peligroso. Desde la perspectiva de Moscú, la era Trump es preocupante porque nos movemos de un punto bajo a otro, y como dijo una vez el famoso pensador polaco Jerzy Lec, “Pensamos que habíamos llegado al suelo, y entonces alguien llamó desde abajo”.

Así es exactamente como suceden las cosas hoy en día. Nos esforzamos por mejorar la situación a través de diferentes propuestas en prácticamente todas las áreas que separan a Moscú y Washington. Eso no sucede. Reconocemos que todo lo que está asociado con la política de Rusia es ahora bastante problemático, por decirlo de una manera ligeramente tóxica para la corriente principal de EE.UU. en el sentido más amplio de la palabra. Pero creemos que la única respuesta a esto es intensificar el diálogo y buscar maneras de que ambos gobiernos, las empresas, las estructuras que impactan en el estado de ánimo general del público, mantengan y probablemente profundicen su interacción y su discurso para eliminar posibles malentendidos o motivos de errores de cálculo.

Una de las áreas más problemáticas en este cuadro tan oscuro y triste es, por supuesto, el control de armas. Ahí vemos una espiral descendente, que está siendo sistemáticamente fortalecida e intensificada por el gobierno de Estados Unidos. Parece que América no cree en el control de armas como un concepto completo. En cambio, trata de encontrar pretextos para apartarse de cuantos tratados, acuerdos y convenios sobre control de armas de los que Rusia forma parte. Esto es muy lamentable. Pero no se equivoquen: no pagaremos ningún precio más alto del que pagaríamos por nuestra propia seguridad, para salvar algo o mantener a EE.UU. dentro de este sistema. Es directa y sencillamente la elección que el gobierno americano puede o, en nuestra opinión, debería hacer, porque todavía pensamos que el mantenimiento de estos acuerdos en última instancia sirve a los intereses nacionales americanos.

Heilbrunn: ¿Cuál es su punto de vista sobre el enfoque de la Administración Trump sobre el Tratado START?

Ryabkov: Puedo decir claramente que el enfoque de la Administración Trump sobre el Tratado START es bastante extraño. Número uno: entendemos las razones por las que la Administración Trump quiere que China se convierta en una parte de cualquier futura conversación o acuerdo de control de armas, aunque también entendemos las razones por las que China no quiere ser parte de estos acuerdos, y por lo tanto creemos que depende de Washington tratar con Beijing sobre este tema. Y en ausencia de un consentimiento muy claro y abierto y considerado del otro lado, es decir, de China, no habría conversaciones con China o con la participación de China. Esa es una realidad obvia a la que nos enfrentamos.

Así pues, el siguiente elemento de esta lógica nos lleva a la conclusión natural de que sería en interés de todos extender lo que tenemos ahora, es decir, un nuevo START en la forma en que fue firmado y posteriormente ratificado, y aplazar las cuestiones polémicas y los problemas no resueltos, incluido el que está relacionado con el incumplimiento de este tratado por parte de Estados Unidos, hasta un momento posterior. Una eventual prórroga del tratado por cinco años más daría tiempo suficiente tanto a Washington como a Moscú, y eventualmente a otros, para considerar la situación y tomar decisiones no apresuradas, sino con la debida consideración de todos los aspectos y de la gravedad de los desafíos que tenemos ante nosotros, incluyendo los asociados con las nuevas tecnologías militares. Pero de nuevo, no estamos ahí para cambiar este enfoque por nada del lado de los EE.UU., para obtener algo del lado de los EE.UU. a cambio. Creo que es bastante lógico y natural tal como está, así que invitamos a los EE.UU. a considerar lo que les estamos diciendo a valor nominal.

Heilbrunn: Tradicionalmente, Rusia ha funcionado bien con las administraciones republicanas, empezando por Nixon. ¿Esa era ha llegado a su fin?

Ryabkov: No lo sé. Depende completamente de EE.UU. Creemos que independientemente del partido que esté en ese gobierno, hay opciones; hay oportunidades; y hay posibilidades que al menos deben ser exploradas con Rusia. No sé si esta administración considera a Rusia como una parte con la que vale la pena tener un diálogo serio. Tiendo a creer que no es por razones de política interna, sino por los diferentes enfoques de los asuntos que son bastante obvios al menos para nosotros, incluido el sistema internacional de tratados y el derecho internacional en general.

Pero, por otra parte, es muy posible que la actual administración republicana se convierta de hecho en un momento histórico, en el que se derogaron un número considerable de instrumentos internacionales útiles, que Estados Unidos abandonó, con la expectativa de que este enfoque serviría mejor a sus intereses. Dicho esto, nunca diré ni sugeriré que fue para nosotros, al menos a mediados del decenio de 2010, mejor con la administración anterior.

Fue bajo la anterior Administración Obama se impusieron interminables rondas de sanciones a Rusia. Eso continuó bajo Trump. El pretexto para esa política es totalmente rechazado por Rusia como inválido e ilegal. La administración anterior, semanas antes de su partida, robó una propiedad rusa que estaba protegida por la inmunidad diplomática, y todavía estamos privados de esta propiedad por la administración Trump. Hemos enviado 350 notas diplomáticas tanto a la administración de Obama como a la de Trump exigiendo la devolución de esta propiedad, sólo para ver una serie interminable de rechazos. Es uno de los ejemplos más vívidos y obvios de dónde estamos en nuestra relación.

No existe tal cosa como “¿qué administración de EE.UU. es mejor para Rusia?” Ambas son malas, y esta es nuestra conclusión después de más de una década de hablar con Washington sobre diferentes temas.

Heilbrunn: Dada la terrible situación que describe, ¿cree que América se ha convertido en un estado deshonesto?

Ryabkov: Yo no diría eso, esa no es nuestra conclusión. Pero EE.UU. es claramente una entidad que se defiende a sí misma, una que crea incertidumbre para el mundo. Estados Unidos es una fuente de problemas para muchos actores internacionales, que están tratando de encontrar formas de protegerse y defenderse de su política maligna y maliciosa, que muchas personas en todo el mundo creen que debería llegar a su fin, esperemos que en un futuro próximo.

Heilbrunn: Si el Presidente Trump respondiera a su último punto, podría decir: “¿Qué hay de malo en la incertidumbre desde la perspectiva estadounidense? ¿Qué hay de malo en mantener a tus adversarios fuera de equilibrio? ¿Por qué EE.UU. debería ser una potencia predecible?” ¿Cuál sería su respuesta a eso?

Ryabkov: Mi respuesta a esto sería que no estamos pidiendo a EE.UU. que sea un socio responsable y predecible, porque no creemos que sea posible en un futuro próximo. Estamos diciendo que esta es una realidad a la que todos nos enfrentamos, y por lo tanto sólo ajustamos nuestra propia reacción y nuestra propia respuesta a ella tratando de la mejor manera posible de proteger nuestros propios intereses.

Heilbrunn: Relacionado con eso, y con el Tratado START, un funcionario del Departamento de Estado de la administración Trump anunció recientemente que los EEUU estaban dispuestos, esencialmente, a enterrar a Rusia, a desgastarla en una nueva carrera armamentista como lo hizo en los años 80.

Ryabkov: Olvídelo.

Heilbrunn: Correcto. ¿Cuál es su respuesta a ese tipo de amenazas?

Ryabkov: No hay respuesta. Sólo tomamos nota de ello, y sacamos nuestras lecciones del pasado. Nunca, nunca permitiremos que nadie nos arrastre a una carrera armamentística que exceda nuestras propias capacidades. Pero encontraremos formas de mantener esta presión, tanto en términos de retórica como en términos de posibles acciones.

Heilbrunn: ¿Qué implica este tipo de retórica para el futuro de una extensión del Tratado START? ¿No sugiere que el tratado puede de hecho estar ya condenado y que la administración Trump está usando a China como una píldora de veneno para matar el tratado por completo?

Ryabkov: En cuanto a China, creo que la administración estadounidense está obsesionada con el tema, e intenta introducir el “discurso chino” en cada uno de los temas internacionales que están sobre la mesa. Así que no se trata del Tratado START. Es mucho más amplio, más profundo, y es mucho más multifacético que cualquier cosa que se relacione con el control de armas como tal. Mi opinión al respecto es que las posibilidades de que el nuevo Tratado START se mantenga se están acercando rápidamente a cero, y creo que el 5 de febrero de 2021, este tratado simplemente caducará, y terminará. No tendremos START a partir del 6 de febrero de 2021.

Heilbrunn: ¿Siente que la postura americana hacia Rusia está ayudando inadvertidamente a promover un acercamiento entre Rusia y China que en realidad no interesa a Washington?

Ryabkov: No creemos que podamos operar bajo la premisa de que debido a alguna presión o algún impacto externo sobre nosotros, algo suceda en términos de la evolución de las prioridades o acercamientos a China o a cualquier otro. No creemos que EE.UU. en su forma actual sea una contrapartida fiable, por lo que no tenemos confianza, ninguna confianza en absoluto. Así que, nuestros propios cálculos y conclusiones están menos relacionados con lo que Estados Unidos está haciendo que con muchas, muchas otras cosas. Y apreciamos nuestras estrechas y amistosas relaciones con China. Consideramos esto como una asociación estratégica global en diferentes áreas, y tenemos la intención de desarrollarla aún más.

Heilbrunn: EE.UU. está presionando muy fuerte contra China en este momento, al menos retóricamente. China ha prometido aplastar cualquier movimiento taiwanés hacia la independencia y parece que también está tomando medidas enérgicas en Hong Kong. ¿Ve esto como otro caso en el que la belicosidad abierta americana termina en un boomerang y empuja a sus adversarios a tomar medidas más drásticas?

Ryabkov: Por supuesto, no me es posible juzgar lo que China hará en esos casos o en esas instancias, pero creo que cada área en la que EE.UU. cree que hay una oportunidad de presionar a China está siendo actualmente usada de la manera más enérgica y contundente. Creo que esto claramente implica un mayor crecimiento de la incertidumbre en las relaciones internacionales. Sin embargo, sigo esperando que en algún momento prevalezca el instinto natural de hablar y acordar y concluir acuerdos, en lugar de este esfuerzo continuo de exprimir algo de los demás, no sólo de China, sino también de Rusia y de otros que tienden a seguir su política independientemente de Estados Unidos.

Heilbrunn: En este sentido, cuando se trata de Rusia, porque usted ve que EE.UU. también están tratando de aumentar la presión sobre ella, ¿hace Ud. una distinción entre el presidente Trump y su administración, o los ve alineados en su enfoque hacia Rusia? Porque, durante la campaña electoral de 2016, Trump fue explícito acerca de tratar de revivir la relación entre EE.UU. y Rusia.

Ryabkov: No, no veo líneas en ninguna parte. No veo ninguna distinción como usted ha descrito. Además, no veo ninguna distinción entre la administración anterior y esta.

Heilbrunn: Déjeme decirlo de otra manera: ¿qué hay de las diferencias entre Trump y sus propios asesores? ¿Cree usted que el propio Trump se inclina por una vía más diplomática, o cree que la política de EE.UU. y Rusia está siendo impulsada por él?

Ryabkov: No sé quién dirige la política de EE.UU. hacia Rusia. Acogemos con agrado cualquier señal de los estadounidenses, incluso del propio presidente en favor de la mejora, en favor de seguir adelante, y estamos dispuestos a asumir nuestra parte en esto. Pero desafortunadamente, no funciona. Y sospecho hasta cierto punto que también es mi propio temor que, en mi modesta posición, no fui capaz de ofrecer nada a mis jefes que pueda ayudar a cambiar las cosas para mejor.

Heilbrunn: Pregunta final: ¿cree usted que los asuntos, al menos en el área de control de armas, cambiarían bajo la presidencia de Biden? Porque los demócratas son mucho más comprensivos con los acuerdos de control de armas de lo que los republicanos parecen ser actualmente. ¿Qué opina?

Ryabkov: No tengo ni idea de cómo se desarrollarán las cosas en relación con las próximas elecciones en EE.UU. No hay predicciones, ni expectativas. Sin embargo, creo que será muy tarde para cualquier administración, incluyendo la segunda administración de Trump si es reelegido, para hacer frente a la cuestión de una nueva extensión del START, después del día de las elecciones en América. Pienso más ampliamente que, el actual casi cien por ciento hermético consenso bipartidista anti-ruso en EE.UU., no promete nada bueno para esta relación en el futuro, independientemente de quién gane las próximas elecciones. Así que ya veremos. Trabajaremos continuamente para tratar de idear caminos alternativos, pero no tenemos ningún socio en el lado americano.

Fte. The National Interest (Sergei Ryabkov)

Sergei Ryabkov es Viceministro de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.