Negación frente a superioridad aérea: lecciones de Ucrania

Las lecciones de “negación aérea” aprendidas en Ucrania contra Rusia ponen en tela de juicio la doctrina de “superioridad aérea” de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.

En un acto público del Consejo Atlántico celebrado el 6 de septiembre, el Teniente General S. Clinton Hinote, Deputy Chief of Staff for Strategy, Integration, and Requirements de la USAF, apoyo a la denegación aérea (air denial) como doctrina alternativa a la superioridad aérea.

«Normalmente, pensamos en la superioridad como una dualidad», dijo Hinote. «El uso del espacio y su negación a los demás. Hoy, es menos difícil negar el uso del espacio aéreo que conseguir y mantener su control».

La guerra en Ucrania no ha dado lugar donde esconderse a los aviones rusos y la denegación del acceso a sus aviones al espacio aéreo ha sido un alivio para las fuerzas terrestres ucranianas. Los sistemas tradicionales de defensa aérea móvil S-300 han vigilado los cielos de las zonas altas, mientras que las cotas bajas , que antes eran un santuario para los cazas por debajo del nivel de detección de los radares, se han vuelto precarias en este conflicto, gracias a una multitud de misiles Stinger portátiles y al fuego antiaéreo.

«Ucrania ha negado claramente la superioridad aérea y eso le ha permitido seguir combatiendo. Es realmente interesante ver lo fácil que era esa barrera de entrada», dijo Hinote.

Los UAVs están democratizando el poder aéreo

La democratización del poder aéreo ha visto su aplicación en Ucrania, así como sus resultados materiales. El poder aéreo, antes reservado a los ejércitos avanzados, se ha hecho accesible a mayor número de naciones gracias a la proliferación de vehículos aéreos no tripulados (UAV) y drones autónomos. Mientras que el poder aéreo convencional ha empleado millones de dólares a lo largo de varios años para formar personal capaz de mantener y volar aviones, los operadores de UAV han creado importantes desafíos en su espacio aéreo por una fracción del coste y en un plazo mucho más corto.

Tanto las fuerzas rusas como las ucranianas se encuentran en una posición de negación aérea mutua, en la que el apoyo aéreo se limita en gran medida a las regiones donde las fuerzas terrestres amigas tienen el control. «Como resultado de la negación mutua, Ucrania actuó mucho mejor de lo esperado, y Rusia fracasó en muchas cosas que necesitaba hacer para tomar el control del campo de batalla», dijo el ex Commander of the US European Command and Supreme Allied Commander Europe, Gen Philip Breedlove, USAF (ret.), hablando en el mismo evento.

El potencial de cambio doctrinal para las Fuerzas Aéreas estadounidenses está presente. «Es posible que la negación mutua sea buena, es decir, que disuada a nuestros potenciales adversarios de actuar contra nuestras fuerzas», dijo Hinote en una conversación con el Dr. Kelly Grieco, miembro senior residente de la Iniciativa del Nuevo Compromiso Americano del Atlantic Council.

«Si eso es cierto», continuó Hinote, «entonces necesitamos tener un ejército que pueda lograr la negación mutua, incluso en los límites del campo de batalla, incluso en la frontera de nuestros adversarios».

Cambios estructurales en una doctrina de negación aérea

Los cambios necesarios para una fuerza aérea que persigue la negación del aire son de gran alcance. «Probablemente parezca un cambio en el cálculo de coste-beneficio, por lo que queremos llegar al punto en el que disparar un misil a algo sea más caro que recibirlo», dijo Hinote.

«Esa es la diferencia radical. Normalmente, hemos estado pensando en usar el poder aéreo de formas que implican plataformas y capacidades muy exquisitas que son muy caras. Un misil, o conjuntos de misiles, o incluso una docena de misiles disparados resulta mucho más barato que esa plataforma en particular».

Reflexionando sobre la posición estratégica de Estados Unidos, Hinote señaló los beneficios de la negación aérea mutua para preservar el statu quo, en el que Estados Unidos no quiere ver a China agredir a Taiwán o a sus vecinos, o que una Rusia resurgida ataque a un aliado de la OTAN.

Hinote critica los modelos de ampliar la potencia aérea a otro país que se centran en abordar el centro de poder. «Lo que hemos descubierto en nuestros juegos de guerra es que quizá no sea eso lo que tenemos que hacer. Que, políticamente, no es lo que tenemos que hacer», dijo.

Escalada frente a desgaste

Grieco, que ha escrito sobre el concepto de negación aérea para el Consejo Atlántico junto con el coronel Maximilian Bremer, tenía claro que sigue habiendo preocupaciones sobre la naturaleza de la guerra en el marco de la negación aérea mutua. «Si se piensa en la negación aérea mutua, se trata de algo continuo que hay que mantener», dijo. «No tiene lugar una especie de batalla decisiva. Es continua, lo que significa que [tiende] más al desgaste».

«Si así fuera», respondió Hinote, «tenemos que pensar en que podemos escalar. Parece realmente difícil escalar algunas de las capacidades más exigentes». «Si es así, tenemos que ser capaces de sentar las bases para ello, no sólo las bases técnicas sino también las doctrinales y organizativas, en caso de que necesitemos ampliarlas en una guerra de desgaste moderna».

Fte. Airforce Technology