Berlín quiere una red de defensa aérea paneuropea, con el Arrow 3 como primer paso

El plan encaja en una visión más amplia de un frente de defensa aérea unido en toda Europa. expuesta en las últimas semanas por el canciller alemán Olaf Scholz.

El antiguo comandante de las Fuerzas Aéreas alemanas ha confirmado que Alemania tiene la intención de comprar el sistema de defensa aérea Arrow 3 a Israel, como parte central de lo que el canciller alemán Olaf Scholz ha descrito como una red de defensa aérea paneuropea.

En una entrevista telefónica concedida el 12 de septiembre a Breaking Defense, el teniente general retirado Karl Müllner dijo que, la elección había sido fijada y confirmada en una conferencia de defensa en Coblenza, Alemania, hace dos semanas.

Los medios de comunicación alemanes e israelíes han informado de las conversaciones sobre la compra del sistema Arrow 3 desde principios de abril, pero Müllner dijo que la decisión ya está más o menos «fijada», confirmando un informe de Reuters del 12 de septiembre.

La cuestión más importante en el ámbito de la defensa aérea no es «la defensa aérea de corto alcance, la defensa aérea del Ejército o incluso la modernización del sistema de misiles Patriot. Es la defensa contra misiles [balísticos]», dijo Müllner.

En un discurso pronunciado el 29 de agosto en la Universidad Carolina de Praga, Scholz expuso una visión de Alemania en el centro de una red paneuropea de defensa aérea, afirmando que «tenemos que ponernos al día en Europa en lo que se refiere a la defensa contra las amenazas aéreas y espaciales», algo que, según Müllner, se debe probablemente a la amenaza de los misiles Iskander de Rusia con base en Kaliningrado, a sólo 328 millas de Berlín.

Alemania «invertirá de forma muy significativa en nuestra defensa aérea en los próximos años. Todas esas capacidades se podrán desplegar en el marco de la OTAN», continuó Scholz en Praga. «Al mismo tiempo, Alemania diseñará desde el principio esa futura defensa aérea de forma que nuestros vecinos europeos puedan participar si lo desean, como los polacos, los bálticos, los holandeses, los checos, los eslovacos o nuestros socios escandinavos».

Sin embargo, varios de estos países llevan años haciendo sus propios proyectos de defensa aérea, y varios han intensificado los planes de adquisición durante el verano a raíz de la invasión rusa de Ucrania:

  • Polonia recibirá un sistema de defensa aérea de corto alcance que empleará el misil modular antiaéreo común (CAMM) de MBDA con un alcance de más de 25 km. La adquisición, prevista inicialmente para 2027, se hará con el primero de los dos módulos de fuego del sistema, conocido como Narew, a finales de este mes, y con el segundo a finales de año.
  • Los países bálticos, Letonia y Estonia, firmaron el 30 de junio una carta de intenciones para adquirir conjuntamente un sistema de defensa aérea, y el 7 de septiembre Estonia y Polonia firmaron un acuerdo para adquirir conjuntamente el sistema de defensa aérea portátil de corto alcance (MANPADS) PIORUN, desarrollado por Polonia.
  • Finlandia ha rechazado dos sistemas israelíes: El David’s Sling de Rafael y el Barak MX de IAI. La decisión final se tomará en 2023.
  • Los Países Bajos quieren comprar 96 misiles GEM-T para el sistema de defensa aérea Patriot, en servicio en el Ejército holandés desde 1987. A finales de julio se anunció que el Departamento de Estado de EE.UU. había aprobado la propuesta de venta por un valor estimado de 1.200 millones de dólares.
  • En cuanto a la República Checa, está proporciondo defensa aérea a la vecina Eslovaquia. Sus aviones JAS-39 Gripen empezaron a realizar misiones de policía aérea a principios de este mes y seguirán haciéndolo hasta, al menos, finales de 2023, cuando los nuevos cazas F-16 de Eslovaquia deberían entrar en funcionamiento para sustituir a los MiG-29 rusos que se están retirando anticipadamente.

Sin embargo, según Müllner, el Canciller «no tiene en mente un proyecto político porque necesita compromiso y llevaría más tiempo, así que este programa se decidirá a nivel nacional. Pero al mismo tiempo se invita a otros a participar». Explicó que la participación de los vecinos en cuestión «podría ir desde los procedimientos de decisión en la OTAN hasta la participación financiera o incluso la compra de sus propios misiles. Todo depende de lo que piensen tanto política como militarmente».

Doug Barrie, investigador principal de aeroespacial militar en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres, dijo a Breaking Defense que había «una falta de claridad» en el anuncio, remarcando que si el Arrow era una solución a corto plazo, aunque muy cara, de unos 2.000 millones de dólares, «seguiría siendo menos caro que perder algo estratégico».

«¿Cómo encaja todo esto? Es como un rompecabezas al que le faltan piezas o están en el lugar equivocado», dijo Barrie, añadiendo que «Berlín no tiene un historial fantástico de claridad en las adquisiciones «.

Müllner explicó que la brecha de capacidad en la defensa aérea de Alemania tiene su origen en que «hace 10-12 años nadie pensaba realmente en una guerra con un enemigo similar. Los planificadores del Ministerio de Defensa se centraban en conflictos del tipo de Afganistán y nunca pensaron en una guerra contra un enemigo con una capacidad aérea razonable. Pero ahora es una situación totalmente nueva y se ha convertido en un valor obvio defender nuestro propio espacio aéreo, así que Alemania tiene que hacer algo».

A mediados de julio, antes del discurso de Scholz, el Comisario de Mercado Interior de la UE, Thierry Breton, anunció un nuevo fondo de 500 millones de euros para fomentar la cooperación europea en materia de defensa, sobre todo para adquirir defensa aérea portátil (MANPADs), misiles guiados antitanque y artillería como proyectiles y los obuses Caesar o Krab, para complementar el Fondo Europeo de Defensa, destinado a proyectos de I+D. Esto significa que cuantos más países se involucren con Alemania para desarrollar capacidades de defensa aérea, más dinero podría obtener de este fondo, formalmente la «Ley de Refuerzo de la Industria de Defensa Europea mediante la Adquisición Común» (EDIRPA). Pero Müllner dijo que no creía que hubiera una relación entre el anuncio de Scholz y la EDIRPA.

Este nuevo instrumento de 500 millones de euros tiene tres objetivos:

  • En primer lugar, para ayudar a reconstituir los arsenales de armas de los miembros de la UE, que en la actualidad alcanzan cifras peligrosamente bajas debido a que se ha enviado mucho a Ucrania
  • A pesar de los casi 200.000 millones de euros adicionales que los Estados miembros han prometido destinar a la defensa, lo que preocupa es que las inversiones se realicen siguiendo líneas puramente nacionales, lo que provocará una fragmentación de los esfuerzos, una falta de interoperabilidad y contrarrestará el objetivo del Fondo Europeo de Defensa de ayudar a crear una base industrial de defensa europea integrada. Así que este fondo es una zanahoria para animar a los Estados miembros a trabajar juntos.
  • Apoyar a la industria europea para que se adapte a la realidad y al retorno de los conflictos de alta intensidad en el continente.

El fondo de 500 millones de euros estará disponible durante dos años (2023-2024) y sólo podrá usarse para incitar a los Estados miembros a cooperar. La Comisión Europea no comprará armas por sí misma. El fondo apoyará proyectos de adquisición conjunta de un mínimo de tres países. Y cuantos más Estados miembros participen, más ayuda financiera recibirán. Los criterios de selección serán los mismos que los del Fondo Europeo de Defensa.

Se espera que el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo (los gobiernos) celebren este otoño los debates para aprobar esta iniciativa.

Fte. Breaking Defense