¿Son los submarinos nucleares de China demasiado ruidosos?

A principios de enero de 2017, un submarino chino nuclear de ataque apareció en el Mar de China Oriental. El submarino, que enarbolaba una enorme bandera china, apareció después de ser seguido por las fuerzas navales japonesas. El incidente plantea una pregunta: ¿Son los submarinos nucleares chinos demasiado ruidosos para su propio bien?

La Armada china opera entre seis y trece submarinos de ataque de propulsión nuclear de la clase Shang. También conocidos como la clase Tipo 093, los barcos Shang tienen 361 pies de largo, desplazan 7.716 toneladas sumergidos, y pueden sumergirse hasta 2.296 pies. Los submarinos son propulsados por dos reactores nucleares de agua presurizada, lo que les permite hacer 30 nudos sumergidos, y tienen seis torpedos de 533 milímetros para ataques antisubmarinos y anti buque y silos de lanzamiento vertical para misiles de crucero de ataque terrestre.

El 12 de enero, un submarino de clase Shang apareció en la Zona Económica Exclusiva alrededor de las islas Senkaku de Japón. Las islas, que China reclama y llama Diaoyu, han sido un punto de discordia entre los dos países desde 2010. Los dos países hacen valer sus reclamaciones, la mayoría de las veces, mediante la presencia de buques de la guardia costera cerca de las islas. Esta es la primera vez que se sabe que un submarino operó en la zona.

El periódico South China Morning Post, en un artículo sobre el incidente, afirma que el submarino de la clase Shang implicado en el incidente, había sido seguido durante los dos días anteriores por barcos y aviones de la Fuerza de Autodefensa Marítima, la Armada japonesa. El submarino operaba sumergido a 24 millas de las islas Senkaku, aguas técnicamente japonesas. Luego salió de esas aguas, emergió y orgullosamente ondeó una gran bandera china, tras lo que se fue a casa.

¿El incidente llevó al SCMP a preguntarse si el submarino había salido a la superficie porque había sido detectado o si el suceso era un truco publicitario por parte del gobierno chino?

En el mundo de los submarinos, el silencio lo es todo y puede marcar la diferencia entre ser el cazador o la caza. La clase Shang, según fuentes chinas, es tan silenciosa como los submarinos de ataque mejorados de Los Ángeles, barcos de ataque nuclear producidos para la Marina estadounidense entre 1985 y 1996. Pero, la U.S. Office of Naval Intelligence estima que el Shang es más ruidoso que los submarinos rusos de clase Victor III, 25 de los cuales fueron producidos entre 1977 y 1991. En la actualidad, sólo quedan cuatro en servicio, sustituidos por diseños más silenciosos y modernos.

Estar veinte años por detrás de los submarinos estadounidenses, pudiera no sonar como un mal puesto, especialmente para una potencia en ascenso como China, ya que Estados Unidos hizo algunos avances importantes en la tecnología del silencio submarino a finales de los años ochenta y noventa. Los últimos submarinos de clase Virginia son tan silenciosos que se los describe como “más tranquilos a 25 nudos que la clase de los de la clase Los Ángeles en el muelle”.

Los expertos del SCMP están divididos en cuanto a lo que causó la aparición en la superficie del submarino, con algunos pensando que fue intencional y otros discrepando. Pero claramente, si las fuerzas aéreas y navales japonesas habían podido rastrear el submarino durante dos días antes de que saliera a la superficie, significa que la clase Shang es demasiado ruidosa. Una pregunta más adecuada podría ser, si la intención del gobierno chino era que el submarino saliera a la superficie, ¿o si el submarino se vio forzado a salir a la superficie debido a problemas técnicos?

Cualquiera de las dos es una posibilidad, ya que los militares chinos son propensos a exhibiciones excesivas, como ondear una bandera inusualmente grande la primera vez que un submarino de propulsión nuclear navega cerca de las islas Senkaku/Diaoyu, y el equipo militar chino, particularmente los sistemas complejos, a menudo no cumplen con los estándares occidentales de seguridad y calidad.

En cualquier caso, el hecho de que las fuerzas japonesas hayan podido rastrear el submarino de ataque nuclear de China más moderno durante dos días, no infunde exactamente confianza en las capacidades del submarino.

Aun así, un fracaso público como este puede tener sus ventajas. Como señaló un experto del SCMP: “No es tan malo que hayan sido expuestos, pues podría empujar a los chinos a trabajar más duro para que los submarinos sean más silenciosos”. Y China, que se encuentra en medio de una modernización militar sin precedentes, está indudablemente trabajando en un diseño que reemplace a la clase Shang.

Fte. Popular Mechanics