El Ejército de EE. UU. realiza ejercicios con robots terrestres que hacen fuego

Patrick Tucker cuenta que el año pasado fue testigo de una primicia histórica: un ejercicio en el que un vehículo no tripulado apoyó a las tropas de infantería con fuego real.

Fue una primicia histórica, el Ejército llevó a cabo el ejercicio con un vehículo blindado de transporte de tropa teledirigido, armado con una ametralladora de calibre 12,70 mm. Planea realizar más ejercicios con robots terrestres fuertemente armados en los próximos dos años.

La demostración fue parte del ejercicio anual Northern Strike, que tuvo lugar el pasado julio y agosto en el Michigan’s Camp Grayling. En el evento de este año debutó un M113. El conductor y el operador de armas lo siguieron detrás en un vehículo del puesto de mando M577.

El escenario fue la apertura de una brecha en un campo minado», dijo Paul Rogers, director del Centro de Ingeniería y Desarrollo de Investigación Automotriz para Tanques del Ejército, o TARDEC, en la conferencia de AUVSI. Mientras pelotones de zapadores con apoyo de infantería entraban y ponían torpedos bangalore, largos tubos de explosivos usados para limpiar minas. El M113 pilotado remotamente proporcionó fuego de neutralización mientras los zapadores trabajaban.

Es la primera vez que el Ejército ha realizado un ejercicio con un robot de tierra disparando. No será el último. Los mandos han pedido más ejercicios con armas de mayor calibre, dijo Rogers.  «Estamos averiguando los detalles de lo que el Mando espera y lo que podemos darle.» (Para más información sobre los planes del Ejército para robots autónomos y no tripulados, verificar la estrategia que publicaron el año pasado).

El ejercicio ha sido un paso importante para entender, cómo seres humanos y máquinas combatirán juntos en espacios reducidos, donde los campos de tiro no siempre están despejados como los que se encuentra un avión teledirigido Reaper.

Aunque este ha sido el primer ejercicio del Ejército, en el que han emparejado humanos con robots terrestres haciendo fuego, no es la primera vez que se envía a un robot armado a trabajar junto a las tropas. Poco después de que Estados Unidos invadiera Irak en 2003, las tropas desplegaron un mini-tanque llamado SWORDS (abreviatura de Special Weapons Observation Reconnaissance Detection System) del fabricante de armas Foster Miller. Para el 2007, estaba en las calles, armado con una ametralladora ligera M249. El SWORDS fue apartado del servicio, después de una serie de incidentes en los que comenzó a comportarse de manera impredecible, moviendo su arma en direcciones caóticas, según un relato de uno de los incidentes.

Hay un gran incentivo para que los fabricantes de armas prueben estos robots en combate tan pronto como sea posible. Por un lado, ayudará a comercializarlos, pero en un nivel más fundamental, no hay sustituto para la lucha real.

Observemos las enseñanzas adquiridas durante las guerras de Afganistán e Irak «, dijo Rogers, refiriéndose a cómo Estados Unidos mejoró el uso de aviones teledirigidos no tripulados en esos conflictos. «Cuando estás en eso, el aprendizaje es exponencial.»

Rogers no pudo decir cuándo Estados Unidos comenzará a desplegar robots terrestres armados. Depende de cuándo se pueden probar las máquinas y su eficacia. «Estamos en ese camino de exploración. Se trata de experimentar, probar, retroalimentar, [plantear] preocupaciones, desafíos y limitaciones. Pasas por un enfoque iterativo, pero cuanto más rápido podamos cambiar esas iteraciones, mejor «. Ahora, dice, el Ejército está en una fase de «experimentación constante, continua y evolutiva».

¿Los robots armados son más seguros de lo que eran? Dice Rogers: son tan seguros como cualquier otra cosa en la guerra. Pero hoy en día hay más datos producidos por los sensores procedentes de aviones teledirigidos y otras fuentes, para ayudar con la puntería y el rendimiento, que en 2003. Lo más importante es que, de acuerdo con la política del Departamento de Defensa, los seres humanos seguirán siendo los que tomen las decisiones en términos de fuego, enfatizó.

Se trata de tener medidas de control en y la inteligencia adecuada. El arma no dispara hasta que el humano responsable de ella lo decida. El robot detectar el objetivo, comparte esa información y obtiene permiso para disparar, pero bajo el control es humano. No es muy diferente al caso de una torre remotamente controlada en el techo de un vehículo de combate, que es controlada por el tirador.

Pero no esperes que el Ejército tenga un “bot” específico pronto. Rogers está interesado en máquinas altamente modificables con arquitecturas de software flexibles que se conecten bien con lo que el Ejército ya tiene.  La experiencia del Ejército con bots terrestres icónicos como el iRobot PackBot (de la fama de Hurt Locker) ha terminado, dijo. Y con razón. Compramos miles y miles de pequeños sistemas robóticos «, dice sobre los robots que comprados para la recuperación de explosivos en Irak. La mayoría de esos sistemas han sido desechados… Cuando salimos, teníamos mucho más de lo que necesitábamos, teníamos que desechar miles. Ese no puede ser el modelo estándar de actuación estándar en lo sucesivo” adelante «.

Fte. Defense One