Los secretos de la guerra de artillería de Rusia en Ucrania

Un informe publicado por el grupo de expertos del Royal United Services Institute (RUSI), con sede en Reino Unido, revela nuevos y fascinantes detalles sobre las tácticas artilleras rusas, obtenidos a partir de entrevistas personales a soldados ucranianos realizadas por los analistas militares Jack Watling y Nick Reynolds.

Aunque el informe merece ser leído en su totalidad, el artículo destaca los hallazgos clave sobre el modo de guerra ruso basado en la artillería.

No es ningún secreto que, después de que los ambiciosos ataques iniciales de Rusia se saldaran con un desastre en febrero-marzo, a partir de abril Rusia pivotó hacia un estilo de guerra de desgaste orientado a la artillería en el este de Ucrania, atacando a las unidades ucranianas con bombardeos abrumadores.

Watling observa: «La actuación generalmente mediocre de las fuerzas terrestres rusas se ha visto compensada cada vez más por su aprovechamiento de los fuegos masivos de artillería para facilitar su avance lento y metódico. Los bombardeos sostenidos han desplazado progresivamente a la población local y han arrasado los asentamientos y las infraestructuras que se defendían, obligando al Ejército ucraniano a abandonar el territorio una vez devastado».

Los bombardeos masivos desalojaron gradualmente a las tropas ucranianas de las ciudades simbólicamente importantes de Severodonetsk y Lyschansk a finales de junio, al tiempo que imposibilitaron que las fuerzas ucranianas se concentraran con la velocidad y el número adecuados para contraatacar con eficacia. Y lo que es aún más inquietante, Watling estima que las pérdidas de personal ucraniano pueden acercarse ahora a las de Rusia.

El lado positivo es que las unidades ucranianas han evitado repetidamente el cerco y la aniquilación, parte de los objetivos originales de Moscú en Donbás, mediante retiradas oportunas y relativamente ordenadas, y de hecho han ganado terreno alrededor de Kherson, en el sur de Ucrania.

La artillería rusa tiene una ventaja de potencia de fuego de más de 3:1

En realidad, Rusia no tiene una enorme ventaja cuantitativa en tropas de combate en comparación con Ucrania (porque no está totalmente movilizada), pero sí tiene mucha más artillería y está generando mucho más fuego artillero.

Según el informe, los obuses rusos están disparando una media de 20.000 proyectiles diarios, frente a los 6.000 de Ucrania. La proporción de lanzamientos de cohetes de artillería y misiles balísticos es aún mayor. Y Ucrania sigue corriendo el riesgo de agotar su suministro de proyectiles soviéticos de 152 milímetros incluso más rápido que Rusia.

La artillería rusa sigue estando más centralizada de lo esperado.

Se creía que el Ejército ruso había descentralizado gran parte de la artillería en su unidad táctica clave, el grupo táctico de tanques o de infantería (BTG), que se pensaba que integraba un poderoso (y teóricamente más sensible) complemento de 1 a 3 baterías de artillería.

Pero, según el estudio, en la práctica los BTG suelen tener sólo un modesto número de morteros y obuses antiguos. En cambio, los mandos de brigada y división mantienen celosamente el control de los medios de artillería más modernos en «grupos tácticos de artillería» centralizados.

Además, la artillería en los BTGs ha sido cargada con una arquitectura de comunicaciones escandalosamente pobre, obligando a las unidades a verificar las misiones de fuego a través de teléfonos celulares civiles no encriptados, resultando en una lenta «cadena de muerte».

El resultado, según el informe: «…la artillería rusa ha operado en gran medida de forma independiente de sus elementos de maniobra [es decir, tanques e infantería], en lugar de hacerlo en su apoyo, y las peticiones de apoyos de fuego han sufrido grandes retrasos.

La artillería rusa es mucho más eficaz cuando se vincula a los drones.

Antes de 2022, se consideraba que los militares rusos habían desarrollado un «complejo de reconocimiento de fuego» al estilo occidental, en el que los activos de vigilancia de los drones (especialmente los drones de vigilancia Orlan-10) podían dar lugar a ataques precisos y oportunos, con la ayuda de sistemas digitales de dirección de fuego y gestión de la batalla.

Esto no se dio en los primeros días de la guerra debido a los apresurados preparativos de la misma, pero desde entonces está claro que Rusia a veces puede poner en práctica esta doctrina y realizar ataques de precisión mortíferos, sólo que no es una capacidad generalizada, debido a la escasez de personal y hardware adecuadamente capacitado, en particular los sistemas de comunicaciones y los drones.

Por ejemplo, con el apoyo de los drones, la artillería rusa puede ajustar sus fuegos en tiempo real para alcanzar objetivos en movimiento. Los observadores de drones también permiten el despliegue de pequeñas subunidades de sólo uno o dos cañones para realizar ataques efectivos, en lugar de baterías completas de seis cañones.

Sin embargo, la falta de personal y hardware competentes (en particular el dron Orlan-30, de mayor tamaño y con designador láser) ha hecho que las unidades rusas desperdicien los suministros de proyectiles Krasnopol guiadas por láser en andanadas no guiadas.

Rusia asigna diferentes funciones a los distintos tipos de artillería.

Según Watling, mientras que Rusia emplea obuses para atacar objetivos puntuales, los sistemas de lanzacohetes múltiples se emplean a menudo para impedir el movimiento de las fuerzas ucranianas tendiendo una cortina de destrucción entre ellas y su objetivo deseado.

Los ataques de contrabatería dirigidos a la artillería ucraniana, así como a los operadores de drones ucranianos, son competencia de los misiles balísticos Tochka-U y de los cañones rusos de mayor alcance controlados a nivel de división: los obuses remolcados 2A65 Msta y 2A36 Giatsint, sus versiones autopropulsadas 2S19 y 2S5, y el obús autopropulsado 2S7M Malka de 203 milímetros.

Así es como despliega la artillería rusa

Fuentes ucranianas afirman que las unidades de artillería rusas suelen desplegar aproximadamente un tercio de su alcance máximo de disparo lejos de la línea del frente para aislarse de los ataques enemigos.

Watling escribe que «…los morteros se sitúan en su mayoría a 1,5 km de la línea de contacto, los grupos tácticos de artillería subordinados a las brigadas a 8 km, y los grupos tácticos de artillería con sistemas de mayor alcance con misiones de fuegos profundos a 10-15 km de distancia».

Las unidades de obuses suelen desplegarse en un área de 100×300 metros, con 20-40 metros entre las armas. Las unidades de lanzacohetes, en cambio, se despliegan linealmente, con una separación de hasta 150 metros entre cada vehículo lanzador.

El informe también describe el despliegue por parte de las unidades rusas de baterías de artillería «ficticias», compuestas en su mayoría por cañones dañados o destruidos, con misiones de decepción.

El juego de contrabatería de Rusia es lento, excepto cuando se apoya en drones

La artillería de contrabatería trata de eliminar la artillería del adversario, aprovechando los radares y los sensores acústicos para rastrear sus disparos hasta su punto de origen. Cuanto más rápido se consiga, más probable será que su fuego alcance a la batería enemiga antes de que cambie de posición.

Pero, según Watling & Reynolds, la contrabatería rusa es lenta, y suele tardar una media de 30 minutos en un ataque de contrabatería. Eso es tiempo más que suficiente para que incluso la artillería remolcada dispare, se enganche a los camiones y se aleje.

Pero cuando se conectan con un dron de observación, los cañones rusos pueden ejecutar ataques de contrabatería precisos en sólo 3-5 minutos. Sólo los sistemas de artillería móvil más modernos de Ucrania, suministrados por Occidente, pueden disparar y escabullirse lo suficientemente rápido como para evitar eso. En consecuencia, las baterías de artillería ucranianas despliegan regularmente misiles portátiles de defensa aérea, preferentemente misiles Starstreak/Marlet guiados ópticamente, para derribar drones.

Watling señala que Rusia ha hecho un uso sorprendentemente amplio, e incluso derrochador, de los misiles balísticos Tochka-U para la contrabatería, señalando un incidente en el que tres de estas potentes pero imprecisas armas hicieron fuego disparadas contra un único obús autopropulsado ucraniano M109 Paladin, causando sólo daños leves.

La artillería rusa no dispara y se va.

Aunque el informe señala que las unidades ucranianas pueden «evadir sistemáticamente» el fuego de contrabatería ruso (al menos cuando no hay drones cerca), las tripulaciones de la artillería rusa en su mayoría no se movieron después de disparar, sino que se desplazaron sólo después de haber sido atacadas, es decir, «reciben el fuego y luego se escabullen».

Las fuentes ucranianas también afirman que las dotaciones de los obuses rusos, cuando son atacados, suelen abandonar sus cañones para buscar cobertura, incluso cuando están montados en vehículos.

El suministro de munición es el talón de Aquiles de Rusia

El empleo de la artillería por parte de Rusia puede carecer de delicadeza según los estándares occidentales, pero aun así ha tenido un papel dominante para facilitar la captura de objetivos clave e infligir bajas insoportables. ¿Cómo se puede hacer frente a un gigante tan destructivo, aunque torpe, como éste?

Watling sostiene que la clave es matar de hambre a la bestia, es decir, «…la carga logística que supone el transporte y el almacenamiento de la enorme cantidad de proyectiles que permite a Rusia seguir maniobrando con fuego».

Esto se debe a que las fuerzas terrestres de Moscú son infamemente dependientes de la logística ferroviaria para abastecer a las fuerzas en comparación con los ejércitos occidentales, ya que carecen de camiones adecuados y de equipos modernos de elevación de carga paletizada.

Watling escribe: «…los depósitos de municiones a nivel de división y brigada son grandes, distintivos, difíciles de ocultar o defender, y lentos de reubicar… dada la disparidad de armas y la escasez de fuegos de precisión rusos, la forma más rápida de nivelar el campo de juego es permitir a Ucrania atacar a la logística de la artillería rusa.»

Si bien el informe sostiene que Ucrania no ha explotado sistemáticamente esta debilidad, podría decirse que esto ha cambiado, dada la asombrosa sucesión de ataques de precisión contra los depósitos de munición rusos en lo profundo de la línea del frente en julio.

Estos ataques son posibles gracias al uso por parte de Ucrania de los sistemas de artillería de cohetes HIMARS y M270 suministrados por Occidente, que pueden atacar con precisión objetivos a casi 50 millas de distancia utilizando cohetes guiados por GPS.

Estos ataques podrían frenar la guerra de artillería rusa, pero siempre y cuando Ucrania reciba suficientes sistemas de artillería occidentales de largo alcance con la suficiente rapidez, y si los países de la OTAN aumentan adecuadamente la producción de proyectiles de 155 milímetros para poder mantener las entregas a Ucrania. También aboga por que Occidente racionalice el número de tipos de artillería entregados a Ucrania para simplificar la «pesadilla logística» resultante para los militares ucranianos, pero parece poco probable que eso ocurra dada la naturaleza distribuida de la ayuda occidental a Ucrania.

Fte. 19fortyfive