La vuelta de la economía a la “diversidad económica”

diversidad económicaDurante los últimos 40 años aproximadamente, la doctrina neoliberal ha dominado el pensamiento económico (por lo tanto, la formulación de políticas), basándose totalmente en los automatismos del mercado, promoviendo una privatización y una desregulación sin precedentes, eliminando la diversidad preexistente en el ámbito económico. Sin embargo, en los últimos años, y especialmente durante la crisis de los coronavirus, parece que el “impecable” dogma neoliberal ha quedado relegado a un segundo plano y que la variegación económica puede volver.

Por qué el estado tiene un lugar en la economía

En la última década, hemos sido testigos de la intervención del Estado en la economía en todo el mundo, sin embargo la intervención se produjo en la mayoría de los casos en un momento de crisis. Por supuesto, las naciones industrializadas desarrolladas continuaron interviniendo en sus economías, con el fin de proteger sus intereses nacionales dondequiera y cuandoquiera que pudieran, sin embargo lo hicieron (de alguna manera) disfrazados.

Según los profesores de política económica Ben Clift y Cornelia Woll, lo que estamos presenciando va más allá de las crisis y es una lucha constante entre el Estado y el mercado por el dominio. Los dos economistas subrayan que, el mercado ha logrado sobrescribir el papel del Estado, y que este choque ha dado lugar a la aparición del “patriotismo económico”, una estrategia de política económica que también es característica de la política económica húngara desde 2010.

Clift y Woll señalan que uno de los principales desafíos a los que se enfrentan los políticos, que también puede denominarse la “paradoja de la democracia neoliberal”, es cómo conciliar la integración supranacional del libre mercado y el correspondiente nivel de regulación, con el mandato territorialmente limitado de los políticos elegidos a nivel del Estado-nación.

Los políticos elegidos se enfrentan al reto constante de que, aunque sean elegidos para representar el bienestar y los intereses económicos de los ciudadanos, deben lograrlo en un entorno económico diversificado, legal y reglamentario e interdependiente, en el que la mayoría de los instrumentos de gobernanza económica no están bajo su control. Este entorno contradictorio, ha obligado a los políticos a llegar a algunas medidas intervencionistas largamente olvidadas (especialmente desde la crisis de 2008) para satisfacer a su electorado, de ahí que hayan aparecido algunas “nuevas” estrategias en los conjuntos de instrumentos políticos.

El intervencionismo en sí mismo, ya ha surgido en algunos lugares y no tuvo resultados particularmente malos desde una perspectiva económica. En su artículo conjunto, Gerhard Schnyder, de la Universidad de Cambridge, y Dorottya Sallai, profesora de la London School of Economics and Political Science (LSE), sostienen que el retorno de la intervención estatal puede atribuirse al éxito del modelo chino, pero que otras economías también han obtenido buenos resultados con él, entre ellas el Brasil y Rusia.

Si bien antes de la crisis de COVID la intervención pública estaba presente en muchas economías de forma más modesta, durante la conmoción actual hemos sido testigos de la introducción de controles serios y, en algunos casos, de medidas restrictivas, incluso en las denominadas economías de mercado liberales (Estados Unidos, Australia, Reino Unido) ¿Podría ser esto un presagio de una tendencia a largo plazo?

La intervención del Estado durante la crisis

Muchos hechos indican que, por ejemplo, antes de la crisis, algunos de los principales embajadores del libre comercio y la liberalización (Estados Unidos, Australia) han creado algunos organismos para proteger sus activos estratégicos del capital extranjero no deseado. Hoy en día, con el brote del nuevo virus, cada vez más países se inclinan por esas tendencias conservadoras.

Japón, por ejemplo, estaba dispuesto a pagar a sus empresas para que regresaran “a casa” desde China, mientras que Estados Unidos, en el marco de la crisis, se dio cuenta de que habían subcontratado su independencia económica en interés de las empresas.

Además, en el marco de la pandemia, muchos gobiernos han levantado fuertes barreras a las adquisiciones extranjeras de infraestructuras críticas y empresas estratégicas, que, como resultado de la agitación causada por el virus, podrían estar expuestas a adquisiciones especulativas a precios muy bajos. Las denominadas economías de mercado liberales de Canadá, Australia y Reino Unido fueron de las primeras en levantar las serias medidas restrictivas a las inversiones extranjeras para proteger sus activos estratégicos y más tarde otros países, como Francia, Suecia y Nueva Zelandia siguieron la misma ruta.

De hecho, ya a finales de marzo, la Comisión Europea llamó especialmente la atención sobre la importancia de proteger las “industrias críticas”, aconsejando a los Estados miembros que lo hicieran. Las normas vigentes de la UE permiten a los Estados controlar la inversión extranjera directa (IED) procedente de fuera de la UE por motivos de seguridad o de orden público. Según el Comisario de Comercio del bloque, era de crucial importancia saber quién y con qué propósito quería invertir en los países de la UE durante la crisis. Recientemente, la Unión, que ahora está formada por 27 naciones, decidió aplicar nuevas y más estrictas reglas para proteger los sectores industriales sensibles de los inversores extranjeros.

Por último, la intervención estatal no sólo podía limitarse a políticas específicas, sino que se convirtió en un elemento crucial del capitalismo. Basándome en un análisis de Bloomberg, he señalado anteriormente que podría surgir en Alemania un nuevo tipo de modelo de capitalismo de Estado que tome prestado mucho de Francia y que también dependa en gran medida del éxito de China. En el futuro, Berlín podría tener la oportunidad de intervenir significativamente en la economía, rescatar empresas alemanas, y la política alemana ya no dudaría en adquirir participaciones en empresas nacionales de importancia estratégica si se ven amenazadas por adquisiciones extranjeras.

No es el siglo del “libre mercado”

Esto no debería ser una sorpresa. Las crisis tienden a renovar el pensamiento económico, como puede ser el caso ahora. Después de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, como resultado de la crisis social, el papel del Estado siguió siendo extremadamente importante durante mucho tiempo. La emergencia causada por el coronavirus fue comparada por Vox con una situación de guerra, lo que explica por qué hemos visto aparecer en el ámbito económico algunos elementos de las políticas económicas típicas de la guerra. En uno de mis últimos artículos sobre Makronom, sostuve que la “crisis de COVID” podría transformar seriamente el pensamiento económico, lo que llevaría a un retorno a la diversidad económica pre-neoliberal.

Algunos parecen estar de acuerdo. Meijun Qian, actualmente profesor de la Universidad Nacional Australiana, cree que es hora de repensar la propiedad estatal. En uno de sus artículos, el economista sostiene que aunque las privatizaciones de los años 70 se llevaron a cabo para que las empresas funcionaran de manera más “eficiente”, en algunos casos la preservación de la propiedad estatal podría conducir a una producción y una asignación de recursos más eficientes, posiblemente para satisfacer necesidades urgentes.

Según Qian, el funcionamiento óptimo de un sistema económico puede requerir un equilibrio entre la propiedad pública y privada, lo que puede ser particularmente importante en los sectores económicos vitales para la estabilidad social (algo que hemos visto surgir en los últimos meses). Por supuesto, señala Qian, no hay necesidad de “más estado” en general, sólo vale la pena repensar la propiedad estatal en ámbitos que son críticos para el funcionamiento de la sociedad y la economía.

De manera más determinante, Schnyder y Sallai señalan que el siglo XXI no será casi seguro el siglo del libre mercado, pero tampoco el del Estado. Más bien, según los dos economistas, llega un período de un nuevo tipo de “síntesis” entre Estado y mercados, en el que el primero da forma al segundo con más confianza y lo usa realmente para promover los objetivos de la colectividad o de la élite controlada por el aparato estatal (en mi opinión), lo que podría incluso significar que se puede lograr un equilibrio entre ambos, lo que no se ha visto en la economía mundial desde hace varios decenios.

Török Zoltán, un destacado analista del Banco Raiffeisen, parece estar en la misma onda. El experto húngaro espera que el mercado pase a un segundo plano en el período pos-pandémico y sea dictado por el Estado y, al mismo tiempo, subraya que la receta de la política económica es prácticamente la misma en todos los países. Particularmente interesante es la comparación de Török de esta alteración con la industria de la moda. Según el economista, “al igual que los estilos anteriores van y vienen en la industria de la moda, la moda pre-neoliberal del decenio de 1980 vuelve ahora a la política económica”.

Pero probablemente, no deberíamos poner todas las probabilidades en un tipo de pensamiento económico que podría prevalecer después de la pandemia. Como ha subrayado Alexander Weber de Bloomberg, las puertas están abiertas a varias filosofías antiguas y nuevas, ya que los gobiernos han dejado de lado, al menos temporalmente, los dogmas económicos para proteger a las empresas ya  los empleos. Esto podría considerarse como un avance positivo (a largo plazo), de modo que en el futuro la política económica no caiga en la trampa de estar comprometida con una única dirección ideológica, sino que siga un enfoque pragmático.

¿Volver a la diversidad económica?

Estudiando la historia económica, se hace evidente que ha habido una teoría económica dominante para cada época histórica. La ideología neoliberal que se puso de manifiesto con la globalización desde los años ochenta triunfó desde su aparición, promoviendo un mercado totalmente libre, la desregulación y la competencia ilimitada, minimizando el papel del Estado y, como ha resultado, esta tendencia ha favorecido a los grandes grupos de poder económico, que, como resultado, han ganado posiciones de negociación más fuertes frente a los gobiernos y en el mercado. Como ha escrito Rana Foroohar del Financial Times, durante los últimos 40 años, la corriente principal de economía enseñada en las universidades y escuelas de negocios hizo que, el pensamiento económico actual fuera unilateral, y como consecuencia el pasado de la economía fue casi destruido, volviéndose menos conocido por las generaciones más jóvenes.

Si bien incluso antes de la crisis de COVID, y especialmente después de la crisis financiera mundial, ha habido una leve tendencia a una mayor intervención del Estado, evitando la duradera corriente neoliberal, la crisis actual parece haber intensificado esa tendencia. Muchos indicios ponen de relieve que la diversidad de pensamiento en materia de política económica volverá en el futuro, sustituyendo a la doctrina neoliberal, hasta ahora no criticada, que ha prevalecido desde el decenio de 1980.

Fte. Modern Diplomacy

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.