¿La respuesta a la recuperación económica mundial? El libre comercio

Logo WTO-OMCEstados Unidos se enfrenta a la peor crisis económica de nuestra vida. Hasta ahora, hemos tomado medidas importantes para “curar” los problemas financieros más urgentes y a corto plazo: paquetes de alivio de estímulo, aumento del desempleo y billones de dólares desplegados, para ayudar tanto a las pequeñas empresas como a las grandes corporaciones.  Aunque son necesarias, estas intervenciones no nos devolverán a nuestra normalidad pre-pandémica ni nos proporcionarán un camino para la recuperación económica a largo plazo.

Entonces, ¿cuál es el enfoque a largo plazo para que el país y otras naciones del mundo reconstruyan sus economías? La respuesta es un comercio libre, justo y abierto, junto con una mayor cooperación internacional. Y sólo podemos lograrlo a través de transformaciones estructurales radicales dentro de nuestros gobiernos y las instituciones multilaterales de comercio mundial.

El comercio internacional desempeña un papel cada vez más importante en muchos ámbitos, como el empleo, el medio ambiente y la lucha contra la pobreza.  Aún el comercio que se percibe como más injusto crea más beneficios porque los rendimientos potenciales son mayores.

Una de las construcciones de la economía es la teoría de la ventaja absoluta y comparativa. Esta teoría se refiere a la capacidad de un país de producir bienes y servicios a un costo inferior al de otras naciones con las que comercia. En el contexto del comercio internacional, permitir que las naciones se especialicen en diferentes bienes y servicios hace que todas las naciones que participan en el comercio estén en mejores condiciones.

Según Bloomberg y el Fondo Monetario Internacional, “se espera que EE.UU. represente el 31% de la disminución del producto interno bruto mundial de este año. Eso es más del doble de su participación en la producción mundial anual”. También predicen que toda la economía mundial se reducirá en un 3% en 2020, y que esta cifra se contraerá al 6% en 2021. A medida que el mundo se enfrenta a una “reducción del pastel” económico, debemos centrarnos en políticas que promuevan el comercio libre y abierto, lo que podría tener implicaciones políticas negativas a corto plazo, pero a largo plazo hará que el PIB vuelva a los niveles anteriores a COVID.

¿Cómo puede Estados Unidos, como líder mundial, garantizar que su economía vuelva a los niveles anteriores a la pandemia y, al mismo tiempo, mantener la seguridad económica de algunos de nuestros principales socios y aliados comerciales? La cooperación multilateral, junto con el compromiso de establecer un sistema de comercio mundial basado en normas, será vital para la salud de la recuperación mundial.

Hay esperanzas de que se intensifique la cooperación internacional para promover una respuesta multilateral. Sin embargo, las señales que están enviando las principales capitales mundiales indican que nos dirigimos hacia una mayor fragmentación.  Por el momento, el principal foro para la cooperación y coordinación internacional en estas cuestiones ha sido el G20, que ha sido claro en cuanto a cómo debe ser la respuesta del comercio a la pandemia: que las medidas comerciales deben ser “específicas, proporcionadas, transparentes y temporales”.

Pero el G20 no tiene la capacidad de regular, y esta es una función de la Organización Mundial del Comercio.

Recientemente tuve el privilegio de presidir una sesión informativa con el Embajador Alan Wolff, Director General Adjunto de la OMC y el Consejo Empresarial Meridian, una alianza de las principales empresas del mundo, que considera que el compromiso mundial es vital para la prosperidad económica. El embajador Wolff, en comentarios públicos posteriores, ha esbozado recientemente las tres fases de respuesta que necesita ahora el sistema de comercio multilateral: en primer lugar, abordar las medidas que las naciones deben poner en práctica para hacer frente a la crisis sanitaria mundial; en segundo lugar, la cooperación para apoyar la recuperación económica de la depredación actual, y en tercer lugar, asegurar que el sistema de comercio multilateral sea más eficaz y resistente para dar forma al futuro crecimiento económico mundial.

Esfuerzos políticos coordinados como estos, entre las principales naciones comerciales, son necesarios ahora más que nunca. Debemos hacer uso de los instrumentos multilaterales de que disponemos y pensar en nuevas formas de aumentar esta cooperación mundial para futuras crisis. Para que cualquier país se beneficie, debemos mirar las políticas económicas internas a través de la lente de cómo afectan a los flujos comerciales para el resto del mundo.

Durante la próxima reunión del G7, podemos anticipar que el destino de Hong Kong, el reingreso de Rusia y las reformas de la OMS serán un factor importante en las discusiones. Sin embargo, el principal objetivo debería ser la coordinación de políticas para ayudar a cada uno de nuestros principales socios comerciales a superar las realidades económicas a las que se enfrentan sus países.

El G7 es un escenario perfecto para crear un consenso en torno a lo que debería ser la respuesta política coordinada, y las formas en que el G7 puede trabajar con el G20 más amplio en la creación de una asociación para vencer a un enemigo común.

Sin respuestas de política coordinadas, cada país seguirá actuando en su propio interés y el crecimiento mundial se verá frenado por sanciones comerciales reaccionarias.

Al no coordinar o dirigir, especialmente cuando es el turno de Estados Unidos de presidir el G7 en 2020, sólo nos estamos condenando a un crecimiento mundial más lento (y a una menor demanda de bienes por parte de EE.UU.) en los años venideros. Una coordinación adecuada en el G7 podría dar lugar a un rápido crecimiento de todas las principales economías del mundo y la aplicación de un marco para esta coordinación de políticas sería un logro notable para la diplomacia de los Estados Unidos durante esta pandemia.

El orden económico mundial, que Estados Unidos ayudó a configurar en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, está diseñado para fomentar el tipo de cooperación multilateral necesaria para hacer frente a esta crisis.

A través de esta crisis, América tiene otra oportunidad de liderar y dar forma al orden económico mundial para otra generación. El hecho de tener socios económicos fuertes ayudará a Estados Unidos a salir de esta crisis más rápido y con mayor capacidad de recuperación que cuando entramos, y abrirá el camino hacia una nación más resistente, comprometida a nivel mundial, segura y económicamente próspera.

Fte. Modern Diplomacy (Puru Trivedi)

Puru Trivedi es la Vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Meridian International, con responsabilidad directa sobre el Consejo Corporativo de Meridian. Dirige las iniciativas de diplomacia comercial en toda la organización. Antes de unirse a Meridian, Puru trabajó en los servicios financieros, la promoción de políticas y las industrias de consultoría.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.