Vladimir Putin: Las verdaderas lecciones del 75º aniversario de la Segunda Guerra Mundial. 3ª Parte

putin Segunda Guerra MundialEl Presidente ruso ofrece una evaluación exhaustiva del legado de la Segunda Guerra Mundial, argumentando que “Hoy en día, los políticos europeos, y los líderes polacos en particular, desean ocultar la traición de Munich bajo la alfombra. La Traición de Munich mostró a la Unión Soviética que los países occidentales se ocupaban de cuestiones de seguridad sin tener en cuenta sus intereses”.

(Tercera parte de cinco)

Pedí la recuperación de los archivos de todo el material, relativo a los contactos entre la URSS y Alemania, de los dramáticos días de agosto y septiembre de 1939. Según los documentos, el párrafo 2 del Protocolo Secreto del Pacto de No Agresión germano-socialista de 23 de agosto de 1939 establecía que, en caso de reorganización territorial-política de los distritos que constituían el Estado polaco, la frontera de las esferas de interés de los dos países se extendería “aproximadamente a lo largo de los ríos Narew, Vístula y San”. En otras palabras, la esfera de influencia soviética incluía no sólo los territorios que albergaban en su mayor parte población ucraniana y bielorrusa, sino también las tierras históricamente polacas del interfluvio del Vístula y el Bug. Este hecho es conocido por muy pocos hoy en día.

Del mismo modo, muy pocos saben que, inmediatamente después del ataque a Polonia, en los primeros días de septiembre de 1939, Berlín instó enérgica y repetidamente a Moscú a que se uniera a la acción militar. Sin embargo, los dirigentes soviéticos ignoraron esos llamamientos, a la vez que planearon evitar participar en los dramáticos acontecimientos durante el mayor tiempo posible.

Sólo cuando quedó absolutamente claro que Gran Bretaña y Francia no iban a ayudar a su aliado y que las Wehrmacht podían ocupar rápidamente toda Polonia y aparecer así en los accesos a Minsk, la Unión Soviética decidió enviar, en la mañana del 17 de septiembre, unidades del Ejército Rojo a las denominadas Fronteras Orientales, que actualmente forman parte de los territorios de Bielorrusia, Ucrania y Lituania.

Obviamente, no había alternativa. De lo contrario, la URSS se enfrentaría a graves riesgos porque, lo diré de nuevo, la antigua frontera soviética-polaca sólo se encontraba a unas pocas decenas de kilómetros de Minsk. El país tendría que entrar en la inevitable guerra con los nazis desde posiciones estratégicas muy desventajosas, mientras que millones de personas de diferentes nacionalidades, incluidos los judíos que viven cerca de Brest y Grodno, Przemyśl, Lvov y Wilno, serían abandonados a la muerte a manos de los nazis y sus cómplices locales, antisemitas y nacionalistas radicales.

El hecho de que la Unión Soviética tratara de evitar participar en el creciente conflicto durante el mayor tiempo posible, y no estuviera dispuesta a luchar codo con codo con Alemania, fue la razón por la que el contacto real entre las tropas soviéticas y las alemanas se produjo mucho más al este que las fronteras acordadas en el protocolo secreto. No estaba en el río Vístula sino más cerca de la llamada Línea Curzon, que en 1919 fue recomendada por la Triple Entente como la frontera oriental de Polonia.

Como es sabido, no tiene mucho sentido usar el modo subjuntivo cuando hablamos de los eventos pasados. Sólo diré que, en septiembre de 1939, la dirección soviética tuvo la oportunidad de desplazar las fronteras occidentales de la URSS aún más al oeste, hasta Varsovia, pero decidió no hacerlo.

Los alemanes sugirieron formalizar el nuevo status quo. El 28 de septiembre de 1939 Joachim von Ribbentrop y V. Molotov firmaron en Moscú el Tratado de Límites y Amistad entre Alemania y la Unión Soviética, así como el protocolo secreto sobre el cambio de la frontera estatal, según el cual la frontera se reconocía en la línea de demarcación donde los dos ejércitos se encontraban de hecho.

En el otoño de 1939, la Unión Soviética, persiguiendo sus objetivos estratégicos militares y defensivos, inició el proceso de incorporación de Letonia, Lituania y Estonia. Su adhesión a la URSS se llevó a cabo sobre una base contractual, con el consentimiento de las autoridades elegidas. Ello se ajustó al derecho internacional y estatal de la época. Además, en octubre de 1939, la ciudad de Vilna y sus alrededores, que anteriormente habían formado parte de Polonia, fueron devueltas a Lituania. Las repúblicas bálticas dentro de la URSS conservaron sus órganos de gobierno, su idioma y tenían representación en las estructuras estatales superiores de la Unión Soviética.

Durante todos estos meses hubo una lucha diplomática y político-militar invisible y un trabajo de inteligencia. Moscú comprendió que se enfrentaba a un enemigo feroz y cruel, y que ya estaba en marcha una guerra encubierta contra el nazismo. Y no hay razón para tomar declaraciones oficiales y notas de protocolo formales de esa época como prueba de “amistad” entre la URSS y Alemania. La Unión Soviética tenía contactos comerciales y técnicos activos no sólo con Alemania, sino también con otros países. Mientras que Hitler intentó una y otra vez atraer a la Unión Soviética a la confrontación de Alemania con el Reino Unido, el gobierno soviético se mantuvo firme.

El último intento de persuadir a la URSS para actuar conjuntamente fue hecho por Hitler durante la visita de Molotov a Berlín en noviembre de 1940. Pero Molotov siguió fielmente las instrucciones de Stalin y se limitó a una discusión general de la idea alemana de que la Unión Soviética se uniera al Pacto Tripartito firmado por Alemania, Italia y Japón en septiembre de 1940 y dirigido contra el Reino Unido y Estados Unidos. No es de extrañar que ya el 17 de noviembre Molotov diera las siguientes instrucciones al representante plenipotenciario soviético en Londres, Ivan Maisky: “Para su información… No se firmó ningún acuerdo ni se pretendía firmar en Berlín. Sólo intercambiamos nuestros puntos de vista en Berlín… y eso fue todo… Aparentemente, los alemanes y los japoneses parecen ansiosos por empujarnos hacia el Golfo y la India. Declinamos la discusión de este asunto ya que consideramos que tal consejo por parte de Alemania es inapropiado.” Y el 25 de noviembre los líderes soviéticos lo dieron por terminado al presentar oficialmente en Berlín las condiciones que eran inaceptables para los nazis, incluyendo la retirada de las tropas alemanas de Finlandia, el tratado de asistencia mutua entre Bulgaria y la URSS, y varios otros. Así, excluyó deliberadamente cualquier posibilidad de unirse al Pacto. Tal posición definitivamente formó la intención del Führer de desatar una guerra contra la URSS. Y ya en diciembre, dejando de lado las advertencias de sus estrategas sobre el desastroso peligro de tener una guerra de dos frentes, Hitler aprobó el Plan Barbarroja. Lo hizo sabiendo que la Unión Soviética era la mayor fuerza que se le oponía en Europa y que la próxima batalla en el Este decidiría el resultado de la guerra mundial. Y no tenía dudas sobre la rapidez y el éxito de la campaña de Moscú.

Y aquí me gustaría destacar lo siguiente: Los países occidentales, de hecho, estuvieron de acuerdo en ese momento con las acciones soviéticas y reconocieron la intención de la Unión Soviética de garantizar su seguridad nacional. De hecho, el 1º de octubre de 1939 Winston Churchill, el Primer Lord del Almirantazgo de entonces, en su discurso en la radio dijo: “Rusia ha seguido una fría política de interés propio… Pero que los ejércitos rusos se mantuvieran en esta línea [se refiere a la nueva frontera occidental] era claramente necesario para la seguridad de Rusia contra la amenaza nazi”. El 4 de octubre de 1939, hablando en la Cámara de los Lores, el Secretario de Relaciones Exteriores británico Halifax dijo, “…debe recordarse que las acciones del gobierno soviético fueron mover la frontera esencialmente a la línea recomendada en la Conferencia de Versalles por Lord Curzon… Sólo cito hechos históricos y creo que son indiscutibles”. El prominente político y estadista británico D. Lloyd George enfatizó: “Los ejércitos rusos ocuparon los territorios que no son polacos y que fueron tomados por la fuerza por Polonia después de la Primera Guerra Mundial… Sería un acto de locura criminal poner el avance ruso a la par del alemán”.

En comunicaciones informales con el representante plenipotenciario soviético Maisky, diplomáticos británicos y políticos de alto nivel hablaron aún más abiertamente. El 17 de octubre de 1939, el Subsecretario de Estado de Asuntos Exteriores R. A. Butler le confió que los círculos del gobierno británico creían que no había ninguna posibilidad de devolver Ucrania y Belarús occidentales a Polonia. Según él, si hubiera sido posible crear una Polonia etnográfica de tamaño modesto con la garantía no sólo de la URSS y Alemania, sino también de Gran Bretaña y Francia, el gobierno británico se habría considerado bastante satisfecho. El 27 de octubre de 1939, el asesor principal de Chamberlain, H. Wilson, dijo que Polonia tenía que ser restaurada como un estado independiente sobre su base etnográfica, pero sin Ucrania occidental y Bielorrusia.

Cabe señalar que en el curso de esas conversaciones también se estaban explorando las posibilidades de mejorar las relaciones entre británicos y soviéticos. Esos contactos sentaron en gran medida las bases de una futura alianza y coalición anti hitleriana. Churchill se destacó entre otros políticos responsables y con visión de futuro y, a pesar de su infame desagrado por la URSS, ya había sido partidario de cooperar con los soviéticos incluso antes. En mayo de 1939, dijo en la Cámara de los Comunes: “Estaremos en peligro mortal si no creamos una gran alianza contra la agresión”. La peor locura sería alejar cualquier cooperación natural con la Rusia Soviética.” Y después del comienzo de las hostilidades en Europa, en su reunión con Maisky el 6 de octubre de 1939, confió en que no había contradicciones serias entre el Reino Unido y la URSS y, por lo tanto, no había razón para relaciones tensas o insatisfactorias. También mencionó que el gobierno británico estaba ansioso por desarrollar relaciones comerciales y dispuesto a discutir cualquier otra medida que pudiera mejorar las relaciones.

La Segunda Guerra Mundial no ocurrió de la noche a la mañana, ni empezó inesperadamente o de repente. Y la agresión alemana contra Polonia no surgió de la nada. Fue el resultado de una serie de tendencias y factores de la política mundial de la época. Todos los eventos de preguerra cayeron en su lugar para formar una cadena fatal. Pero, sin duda, los principales factores que predeterminaron la mayor tragedia de la historia de la humanidad fueron el egoísmo estatal, la cobardía, el apaciguamiento del agresor que iba ganando fuerza y la falta de voluntad de las élites políticas para buscar un compromiso.

Por lo tanto, es injusto afirmar que la visita de dos días a Moscú del Ministro de Asuntos Exteriores nazi Ribbentrop fue la razón principal del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Todos los países líderes son hasta cierto punto responsables de su estallido. Cada uno de ellos cometió errores fatales, creyendo arrogantemente que podían ser más astutos que los demás, asegurarse ventajas unilaterales para sí mismos o mantenerse alejados de la inminente catástrofe mundial. Y esta miopía, la negativa a crear un sistema de seguridad colectiva costó millones de vidas y enormes pérdidas.

Dicho esto, no pretendo en absoluto asumir el papel de juez, acusar o absolver a nadie, y mucho menos iniciar una nueva ronda de confrontación internacional de la información en el campo histórico que podría poner a los países y pueblos en desacuerdo. Creo que son los académicos, con una amplia representación de científicos respetados de diferentes países del mundo, los que deben buscar una evaluación equilibrada de lo ocurrido. Todos necesitamos la verdad y la objetividad. Por mi parte, siempre he alentado a mis colegas a entablar un diálogo sereno, abierto y basado en la confianza, a mirar el pasado común de manera autocrítica e imparcial. Este enfoque permitirá no repetir los errores cometidos en aquel entonces y asegurar un desarrollo pacífico y exitoso en los años venideros.

Sin embargo, muchos de nuestros asociados aún no están preparados para el trabajo conjunto. Por el contrario, persiguiendo sus objetivos, aumentan el número y el alcance de los ataques de información contra nuestro país, tratando de hacernos dar excusas y sentirnos culpables, y adoptando declaraciones totalmente hipócritas y políticamente motivadas. Así, por ejemplo, la resolución sobre la importancia de la memoria europea para el futuro de Europa aprobada por el Parlamento Europeo el 19 de septiembre de 2019 acusaba directamente a la URSS, junto con la Alemania nazi, de haber desencadenado la Segunda Guerra Mundial. No hace falta decir que no hay ninguna mención de Munich en ella.

Creo que ese “papeleo”, porque no puedo llamar a esta resolución un documento, que está claramente destinado a provocar un escándalo, está lleno de amenazas reales y peligrosas. De hecho, fue adoptada por una institución muy respetable. ¿Y qué muestra eso? Lamentablemente, revela una política deliberada encaminada a destruir el orden mundial de la posguerra, cuya creación era una cuestión de honor y responsabilidad de los Estados, algunos de cuyos representantes han votado hoy a favor de esta engañosa resolución. Así pues, impugnaron las conclusiones del Tribunal de Nuremberg y los esfuerzos de la comunidad internacional por crear, tras la victoria de 1945, instituciones internacionales universales. Permítanme recordarles a este respecto que, el propio proceso de integración europea que condujo al establecimiento de las estructuras pertinentes, incluido el Parlamento Europeo, sólo fue posible gracias a las lecciones aprendidas del pasado y a su precisa evaluación jurídica y política. Y quienes ponen deliberadamente en duda este consenso socavan los cimientos de toda la Europa de la posguerra.

Fte. The National Interest

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.