La próxima frontera energética: ¿Una carrera por la energía solar desde el espacio?

La Agencia Espacial Europea espera lanzar en noviembre un estudio de viabilidad de la energía solar basada en el espacio. (Crédito de la imagen de la ESA, Andreas Treuer)

El concepto de satélites de energía solar, planteado por primera vez en 1968, parece volver a estar de moda, no sólo en Estados Unidos en el Departamento de Defensa y la NASA, sino en todo el mundo, incluido Pekín.

La idea de emplear satélites para capturar la radiación solar en el espacio y transmitirla a la Tierra para usarla como energía se planteó por primera vez en 1968, y captó por primera vez el interés del gobierno estadounidense durante la «crisis energética» de mediados y finales de los años setenta.

Después de que varias iniciativas de desarrollo tecnológico de la NASA y el Departamento de Energía fracasaran por problemas técnicos y de financiación, el Departamento de Defensa recogió el testigo 40 años después. Un informe de 2007 de la ya desaparecida Oficina de Seguridad Nacional del Espacio calificó la energía solar basada en el espacio como una «oportunidad estratégica que podría hacer avanzar significativamente la seguridad, la capacidad y la libertad de acción».

Pero, en última instancia, los dirigentes del Pentágono de entonces calificaron la cuestión de «no es mi problema», y el informe se archivó en un estante en algún lugar profundo del edificio de cinco lados para que se fuera cociendo.

Ahora, 15 años después del último fracaso, el concepto de los satélites de energía solar parece volver a estar de moda, no sólo en EE.UU., sino en todo el mundo, a pesar de los continuos desafíos técnicos que implica el desarrollo de un sistema operacionalmente eficaz, así como las persistentes preguntas sobre los altos costes de inversión de la arquitectura de apoyo.

Recientemente, por ejemplo, la Agencia Espacial Europea (ESA) anunció a mediados de agosto que buscaría financiación de su consejo ministerial de toma de decisiones en noviembre para lanzar un programa de estudio de viabilidad, llamado SOLARIS. En un vídeo publicado en YouTube el 16 de agosto, la ESA explicaba que esta iniciativa forma parte del esfuerzo europeo por encontrar fuentes de energía limpias para el futuro que ayuden a mitigar la crisis climática. Si tiene éxito, SOLARIS dará lugar a un programa de desarrollo totalmente financiado a partir de 2025.

La ESA aún no ha hecho público su proyecto de presupuesto para este programa, y sus responsables se están reuniendo con representantes de los Estados miembros para averiguar su nivel de interés, según declaró a Breaking Defense un funcionario del Centro Europeo de Investigación Espacial y Tecnológica de la ESA en los Países Bajos.

«Esperamos el interés de los países que tienen los mayores desafíos para cumplir sus objetivos de Net Zero para el año 2050 cuando dependan únicamente de las soluciones energéticas ya existentes», dijo el funcionario en un correo electrónico.

Funcionarios europeos y estadounidenses con experiencia práctica dicen que hasta ahora ningún ejército europeo ha expresado su interés en el concepto. En su lugar, la atención continental se centra en el clima y en la futura independencia energética. Esta última cuestión pesa actualmente en la mente de los líderes de los países, como Alemania, que dependen en gran medida del gas natural ruso, ya que Moscú sigue reduciendo las exportaciones a los partidarios de Ucrania en la guerra actual.

Sin embargo, en Reino Unido, que ya no es miembro de la Unión Europea pero sigue participando en la ESA, el concepto cuenta con el apoyo tanto de la Agencia Espacial Británica como del Ministerio de Defensa.

El 26 de agosto, la Agencia Espacial del Reino Unido actualizó su documento de orientación de julio para un concurso de innovación de energía solar basada en el espacio que incluye un puñado de proyectos previstos por un valor de hasta 6 millones de libras (6,9 millones de dólares). El 14 de julio, el primer director de operaciones espaciales del Ministerio de Defensa habló en la Conferencia de Jefes del Aire y del Espacio de Londres sobre las promesas del concepto, incluso para las fuerzas armadas.

En particular, el vicemariscal del aire Harv Smyth señaló que China se ha adelantado dos años a su propio calendario de 2030 para desplegar un satélite operativo diseñado para aprovechar la energía solar, haciéndose eco de las preocupaciones expresadas por los partidarios del Departamento de Defensa de la energía solar basada en el espacio de que Pekín pretenda dominar el futuro mercado energético.

Fte. Breaking Defense