Adquisiciones: Actualizar la lista de componentes para ganar la guerra

Ucrania hace seguimiento de la calidad y la cantidad de las armas rusas empleadas contra ella. Esto forma parte del esfuerzo constante por rastrear la dependencia rusa de componentes extranjeros, generalmente electrónicos, en muchos de sus sistemas de armas.

Especialmente problemáticos son los artículos de doble uso que se usan en equipos militares y no militares. A veces, Rusia encuentra la forma de adaptar un artículo civil para su uso militar, por lo que ese artículo, y su adaptación, se añaden a la lista de sanciones, que Rusia busca constantemente formas de eludirlas, como el uso de componentes electrónicos de los principales electrodomésticos en vehículos aéreos no tripulados militares.

La única forma de seguir el rastro de su éxito en este sentido es buscar constantemente entre los restos que deja un arma guiada y catalogar los componentes clave. Las sanciones son fáciles de declarar, pero requieren mucho esfuerzo para que funcionen.

Ucrania sanciona el material militar ruso desde 2014, debido a que hay muchos sistemas de guiado de fabricación ucraniana que se usan en los misiles aire-aire rusos. Esto incluye los sistemas de guiado por infrarrojos (búsqueda de calor) para el R-73 de corto alcance y el R-27T de medio alcance. Estos misiles son el armamento principal de los cazas MiG-29, Su-27, Su-30 y Su-35.

Los aviones Su-27/30 contienen muchos componentes ucranianos (sistemas hidráulicos, eléctricos y electrónicos), así como paracaídas de frenado. Estos componentes también se fabrican en Rusia, pero no son suficientes para satisfacer sus necesidades actuales.

Esta dependencia de los componentes ucranianos repercute en las exportaciones de aviones de guerra rusos. Algunos de los acuerdos de exportación existentes se verán seriamente comprometidos sin los componentes ucranianos. Cuando los rusos pierden el acceso a la producción ucraniana, su única opción es retrasar las entregas a sus Fuerzas Aéreas para dar servicio a los contratos de exportación firmados.

Después de 2014, Rusia sintió rápidamente los efectos de quedar aislada de sus proveedores de defensa ucranianos. Aunque se apoderaron de más de una docena de fábricas en Crimea, incluidos tres grandes astilleros, seguía sin ser suficiente para sus necesidades. Sin la cooperación de los proveedores ucranianos, los planes de modernización militar y de exportación rusos estaban en graves problemas. La situación era tan desesperada que los rusos consideraron la posibilidad de comprar los componentes necesarios a China, que lleva mucho tiempo fabricando copias ilegales (no autorizadas) de estos artículos para las copias ilegales de aviones y misiles rusos que también construyen.

Uno de los proveedores más importantes de la aviación ucraniana es Motor Sich, que fabrica muchos de los nuevos motores (y moderniza los antiguos) de los helicópteros de transporte Mi-8/17 y los de ataque Ka-50/52, Mi-28 y Mi-24/35. A pesar de los considerables esfuerzos realizados, la industria rusa no ha sido capaz de producir suficientes motores de helicóptero para la producción de aeronaves prevista. Sin los motores ucranianos, Rusia no podrá producir el número necesario de nuevos helicópteros tanto para sus propias fuerzas como para los pedidos de exportación. Tampoco podrá renovar suficientes motores antiguos para mantener operativos los helicópteros existentes.

Otro ámbito en el que los rusos tienen problemas es el de la construcción naval militar, en el que simplemente carecen de instalaciones de construcción, por lo que sus astilleros no pueden llevar a cabo por sí solos los ambiciosos planes de sustitución de todos los buques envejecidos de la época de la Guerra Fría por nuevos diseños. Mientras tanto, Ucrania cuenta con tres astilleros en Mykolayiv y otros en Kherson, Kerch y Sebastopol. Los dos últimos ya han sido confiscados por Rusia.

En Mykolayiv también está Zorya-Mashproekt, la mayor empresa de diseño y fabricación de motores de turbina de gas para los buques de guerra rusos existentes y previstos. Sus motores se montan en la mayoría de los buques de la Armada rusa. Rusia no ha conseguido organizar la producción nacional de este tipo de turbinas de gas, por lo que la fiabilidad de su flota se ve amenazada.

Muchos vehículos de combate rusos montan componentes ucranianos para el control de fuegos, alerta láser y otros sistemas electrónicos y ópticos complejos. Aunque la industria rusa disponga de fuentes alternativas, ponerlas al día llevará tiempo.

En 2022 se ha descubierto que Francia y Alemania habían suministrado muchos de los componentes que Ucrania dejó de exportar a Rusia. Francia y Alemania explicaron que creían que eran de doble uso, y que sus gobiernos no tenían la forma de detectar el engaño.

Se prestó atención a los esfuerzos similares de Irán para comprar productos de doble uso y las empresas europeas aceptarán la aplicación de la ley si su gobierno presenta las pruebas. La nueva lista posterior a 2022 funcionará si todas las naciones de la OTAN cooperan. La lista ucraniana es una pieza clave y la razón por la que este país le dedica tantos esfuerzos.

Fte. Strategic Page