La Policía británica: un modelo de control y reconocimiento (1/2)

El modelo policial y de seguridad es uno de los aspectos que caracteriza y personaliza la cultura de un país, su estructura administrativa, su madurez en los riesgos sociales y delictivos, pero sobre todo por ser uno de los más potentes e imprescindibles mecanismos de control de los Estados ante la sociedad, que a su vez nos muestra el grado de madurez y democratización de ésta. Analizando durante los últimos 30 años la diversidad en la cooperación policial y sus mecanismos, ví que en el caso de UK tenía características propias, dignas de análisis. Me he centrado en las evaluaciones de sus fuerzas policiales, pero sobre todo en el reconocimiento de la sociedad a su factor humano en diferentes formas y adaptadas a los tiempos. Sus aparatos policiales son, compensados con reconocimiento social, buen posicionamiento en los medios, pero también con recompensas económicas, propias de una sociedad protestante en el que se valora el esfuerzo individual. Este aspecto mismo en general será el objeto de este artículo, estando en la intención del autor hacerlo con la máxima de: “ver y ser interpretado por un observador externo que trabaja en otro modelo y vive en otra sociedad”.

La visión entre los modelos ancestrales y mitologizados de lo que se considera “la función policial”, y los nuevos paradigmas en la sociedad anglosajona, es compleja. Las nuevas realidades de seguridad han modelado, sobre todo en Reino Unido, el sentimiento identitario y sociológico de su Policía, algo que sobre todo acontece, incluso con mayor celeridad, en otras policías de la antigua Commonwealth, referidas a cambios o adaptaciones al “nuevo orden policial”.

Este artículo se enmarca entre dos hitos importantes: el comienzo efectivo del Brexit (31 diciembre 2020) y la presencia en la sociedad de la pandemia del coronavirus con episodios de aumentos y disminuciones de su gravedad (comienzos de las vacunaciones). Aunque el primero de ellos pudiera parecer, de manera errónea, de ámbito más local, el segundo trasciende todas las prospectivas globales y habrá que esperar tiempo para conocer su alcance e influencia en los modelos de seguridad.

Nos centraremos en presentar la diversidad de su Policía, el reconocimiento que la sociedad británica tiene de su labor y de sus miembros, y el sistema de evaluaciones y controles periódicos por organismos externos, todo ello dentro de claras estrategias definidas de seguridad, en las que los presupuestos marcan esas nuevas políticas.

La sociedad británica, quizás por su espíritu protestante, y por el reconocimiento al esfuerzo individual y del sentido de seguridad, profesa un reconocimiento notable (y que se lo demuestra con hechos materiales) a su Policía, pero también le exige. Y entre muchos aspectos veremos, como su administración establece unos objetivos y la examinará (mediante una comisión independiente) de su competencia y actuación, y su sociedad, no solamente se lo agradecerá y reconocerá, sino que le remunerará con un salario superior a la de cualquier fuerza policial europea, así como unas buenas condiciones de trabajo. Por otra parte, ser policía en RU tiene buena imagen: “El reclutamiento y la permanencia de agentes a nivel nacional sigue siendo estable. El número de personas que ingresan en la Policía está en máximos desde hace de 10 años, lo que demuestra que la Policía sigue siendo una carrera deseable y buscada” (Home Office Evidence to the Police Remuneration Review Body (2019/20)).

ANTECEDENTES DEL MODELO POLICIAL

El Reino Unido, junto con Estados Unidos, ha compartido tradicionalmente el miedo a una centralización permanente de su fuerza policial. La primera fuerza policial en Reino Unido estaba constituida por miembros no uniformados ni armados (Fijnaut C. y Marx G, 1995) y profesaba un rechazo en principio, a las fuerzas policiales.

En 1500 América ya se había descubierto, e Inglaterra, se caracterizaba por una falta de ley en su territorio y con una preocupante proliferación de criminalidad (Gaines L., Kappeler V. y Vaughn J., 1999)

La sociedad británica contaba con uno de los códigos penales más duros y crueles del mundoA principios del S XIX había 223 delitos castigados con pena de horca[1]. Los delincuentes que no eran ahorcados eran expulsados a las colonias, una forma alternativa de castigo introducida por una ley de 1718 https://www.parliament.uk/about/living-heritage/transformingsociety/laworder/policeprisons/overview/earlyprisons/ )

Robert Peel (considerado el padre y organizador de la Policía británica) asumió el Home Office en 1822, y en 1829 llevó al Parlamento la Metropolitan Police Act, que establecía una fuerza de 1.000 efectivos, con una serie de principios posteriormente consolidados como parte de la filosofía para las fuerzas policiales británicas, principios que aún están vigentes, y muchos sirvieron para desarrollar la Metropolitan Police Act.

En este modelo policial su Policía es definida como “policía por consenso”, (policing by consent), y se considera al policía como un “ciudadano de uniforme”, sin armas. Los ciudadanos apoyan a su Policía porque no es opresora, ni puede actuar con excesivos poderes y porque (solo) está armado[2] con el apoyo del público (Reiner R., 1995)

El modelo policial británico se caracteriza por su continuo proceso de evaluación interna, introduciendo continuas reestructuraciones, así como modificando y creando nuevos departamentos, una política que siempre sorprende a observadores exteriores, que a veces no entienden como este modelo puede absorber tantos cambios estructurales y competenciales.

Lo paradigmático del Reino Unido es el modelo policial que introdujo en sus colonias, absolutamente diferente al de la metrópoli[3]: una fuerza policial paramilitar, armada, acuartelada (Duque, 2006) y desarrollando más misiones de orden público que administrativas, y entrenada para actuar como agente del Gobierno, tanto en ciudades como en ambientes rurales, a menudo en zonas con malas comunicaciones y en donde los nativos no estaban a menudo muy a favor del gobierno colonial.

Estructura del modelo de Seguridad del Reino Unido.

El Reino Unido está formado por Inglaterra, Gales, Escocia, Irlanda del Norte y un grupo de islas[4]. Su sistema legislativo, judicial y policial no es el mismo en cada una de estas regiones.

En este territorio se despliegan 45 diferentes fuerzas policiales: 43 en Inglaterra y Gales; Policía de Escocia (Police of Scotland)[5] y Servicio de Policía de Irlanda del Norte, PSNI (antigua Royal Ulster Constabulary, RUC) (Duque, 1996). Son totalmente independientes para establecer su estructura y operatividad, con un tamaño de plantillas muy variadas (algunas no superan los 1.000 efectivos) (Duque, 2004). La Isla de Man, situada entre Gran Bretaña e Irlanda, tiene su propia Policía y también las dos Islas del Canal (Jersey y Guernsey). A pesar de esta diversidad, nunca ha existido ni un movimiento político ni social serio para crear una sola fuerza que cubriera Inglaterra y Gales (Ludwig, Norton y McLean. A Gwilym Gibbon Centre Working Paper, 2017).

Policia de Escocia

En abril de 2013 las ocho fuerzas policiales escocesas existentes entonces, se fusionaron en la Police of Scotland.

Policia de Irlanda del Norte

En el Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI), creado en 2001, en contra de la norma policial en el Reino Unido, sus miembros pueden llevar armas de fuego tanto de servicio como fuera de él.

Policia metropolitana de Londres (MET)

La Policía Metropolitana de Londres (MET), también (Metropolitan Police Service, MPS) cuenta con 31.175 policías profesionales, 12.000 efectivos de personal civil, 1.255 policías de apoyo a la comunidad (PCSO) y 1.860 policías especiales (special constables, SC), lo que significa un 25% de toda la policía de los condados. Con esta plantilla, tiene que hacer frente a una población metropolitana de 9,1 millones de habitantes[6], y donde la vivienda y el nivel de vida, en general, es el doble que en el resto del país, en la actualidad Tiene problemas con la plantilla, lo que se refleja en las palabras de Cressida Dick (primera mujer que llega al puesto de Commissioner- jefa de Policía-  en la MET), cuando declaraba que podía perder hasta 3.000 efectivos en 2020 https://www.bbc.co.uk/programmes/b09fgcc4,2017. Conseguir y mantener en sus puestos a sus efectivos no es fácil, tanto para los policías de base como a los especialistas, así en 2017/18, 638 efectivos abandonaron la MET y 353 pasaron a otros cuerpos policiales del Reino Unido.

Recibe diariamente unas 5.000 llamadas al 999 y 2.400 denuncias. Los delitos sexuales y las desapariciones de personas se han duplicado en los últimos cinco años, haciendo que las investigaciones en estos ámbitos hayan detraído recursos de otros. Toda esta actividad hace que en el área metropolitana de Londres, el trabajo policial sea un tercio más alto que la media en otras policías.

La MET, con un presupuesto actual de 3,5 billones £[7], según los planes presupuestarios actuales, tiene que ahorrar 250 millones £ en los próximos 5 años (teniendo libertad para utilizar los procedimientos que mejor estime: no recuperando plantilla, ahorrando de cualquier partida, etc.), con lo que habrá ahorrado un billón £ en la última década. Las previsiones señalan que para 2022/23 tendrá que ahorrar 170 millones £, solo asumible si se reduce la plantilla, cuestión imprescindible para poder seguir teniendo un aumento anual salarial del 2%. La plantilla de MET se ha reducido más de un 7% desde 2013 (Submission to the Police Remuneration  Review Body. Metropolitan Police, 2018/2019).

Algunas unidades de esta Policía son: Unidad de armas de fuego, (Police Firearms unit, SCO19); Comando de Protección, (Protection Command), especializada en la protección de personas[8]; Unidad Nacional de Inteligencia de Desorden y Extremismo Doméstico (National Domestic Extremism and Disorder Intelligence Unit, NDEDIU), que recoge y almacena información en la Base de Datos Nacional de Extremismo Doméstico (National Domestic Extremism Database), adaptada al Sistema Nacional de Inteligencia (Intelligence System, NSBIS)[9].

Policía de la City

Aparte de la MET, la City of London Police, ejerce como policía integral en una zona de 2,6 km² del Gran Londres, denominada “milla cuadrada dorada”. Cuenta con 753 agentes profesionales, 428 civiles y 6 PCSO, para una población de unos 9.000 residentes, que se convierten en 400.000 cuando la City se pone a trabajar (Duque, 1997).

Dentro de esta Policía, la Oficina Nacional de Inteligencia contra el Fraude (National Fraud Intelligence Bureau, NFIB), es la responsable de recopilar y analizar información de inteligencia relacionada con el fraude y los delitos cibernéticos de finanzas.

Policia de Transporte. British Transport Police

Presta servicio en ferrocarriles en Inglaterra, Escocia y Gales: Metro de Londres, Docklands Light Railway, sistema de tranvía Midland Metro, Croydon Tramlink, Tyne and Wear Metro, Glasgow Subway y Emirates Air Line[10].

Basic Command Units (BCU)

Unidades fundamentales integrales de actuación policial en Inglaterra y Gales. Sus plantillas oscilan entre 100 y 1.000 policías.

Policía Nuclear Civil. Civil Nuclear Constabulary

Depende de la Civil Nuclear Police Authority, y es una fuerza policial armada encargada de la protección de las instalaciones nucleares y su material en Inglaterra, Escocia y Gales[11].

Servicio Nacional de Policía Aérea

Un servicio de aviación policial civil que proporciona la Policía de West Yorkshire a las fuerzas policiales de Inglaterra y Gales. efectivos policiales del Reino Unido.

Efectivos policiales de Reino Unido
Inglaterra y Gales

A 30 de septiembre de 2019, según el Police Service Strenght (House of Commons Library, Briefing Paper, Number SN-00634, 2020), Las plantillas policiales eran:

Inglaterra y Gales contaban con 123.171 policías profesionales (excluyendo British Transport Police y Central Service Secondments[12]), de los que 37.428 son mujeres (30%). A esta cifra hay que sumar 64.411 civiles. Las cifras totales representan un descenso de 20.600 efectivos, (15%) con respecto a 2010 https://fullfact.org/crime/police-funding-england-and-wales/?utm_source=content_page&utm_medium=related_content,2018

En Reino Unido hay una problemática con el reclutamiento en la Policía, en 2019 las policías de Inglaterra y Gales reclutaron 9.427 policías profesionales (35% mujeres), de las que el 25% lo abandonaron. Para paliar este descenso, en septiembre de 2019, el Primer Ministro anunció que se reclutarían 20.000 policías profesionales adicionales en Inglaterra y Gales antes de marzo de 2023. En una primera fase, se reclutarán hasta 6.000 policías para fines de marzo de 2021 y se adelantarán 45m £ para 2019, para que en marzo de 2020 estuvieran ya en servicio 2.000 policías (Home Office. Statistical Bulletin 04/20, 2020).

A todos estos efectivos policiales profesionales, hay que añadir otras figuras, que sin ser funcionarios policiales, sino auxiliares “cualificados”, con algunas competencias administrativas en los campos de la seguridad[13] y que suponen un importante incremento de las plantillas policiales:

  • Policía de apoyo a la comunidad, (Police Community Support Officer, PCSO), 9.673 efectivos[14].
  • Policías especiales (Special Constables) (Duque, 1997), 10.640 efectivos, una procedencia que utilizaron un 5.4% de policías profesionales para ingresar[15].
  • Voluntarios de apoyo policial (Police Support Volunteers, PSVs)[16].
  • Vigilantes de tráfico (traffic wardens), que vigilan los estacionamientos de vehículos.

Uno de los indicadores de un modelo policial lo señala la ratio policial por habitantes. Cuando el Reino Unido hace su ratio, no introduce en esta cifra ni a su personal civil (casi un 50%) ni al resto de figuras policiales que están en su seguridad pública ya citadas, lo que representa una importante desviación en su ratio, en comparación con quienes no contamos con esa variedad de personal. Si algún lector quiere apreciar este sesgo a nivel europeo, puede verlo en algún estudio de este autor[17].

Escocia

En Escocia ha habido un fenómeno distinto con respecto a la Policía, pues en 2019 había 17.259 policías profesionales (63% mujeres), una cifra superior al 30% de 1985.

Irlanda del Norte

Cuenta con 6.919 efectivos, a los que hay que añadir 2.495 efectivos de personal civil (enero 2020), de los que 67% de sus efectivos son protestantes y 32% católicos.

Policia de transporte. British Transport Police (BTP)

En 2019, contaba con 2.844 policías profesionales, además de 1.387 efectivos de personal civil, 299 PCSO y 287 special constables.

Central Service Secondments (CSS)[18]

381 policías profesionales.

Lucha contra el terrorismo y legislacion antiterrorista

Los graves atentados terroristas entre 2017 y 2019 hicieron que jurídicamente se respondiera con la Ley Antiterrorista y Seguridad Fronteriza del Reino Unido (Counter-Terrorism and Border Security Act 2019)[19], aprobada en febrero de 2019, y plasmar su estrategia en la Counter-terrorism strategy (CONTEST)[20].

Para apoyo de estas actuaciones, se ha creado el nuevo sistema de valoración de la amenaza terrorista en el Reino Unido, en vigor desde julio de 2019[21], por el Joint Terrorism Analysis Centre (JTAC), que determina la respuesta a la amenaza[22].

Plataformas de intercambio de información en materia terrorista en el Reino Unido

Servicio Nacional de Explotación Digital contra el Terrorismo (Specialist Counter-Terrorism Policing National Digital Exploitation Service, NDES); Centro para la Protección de la Infraestructura Nacional (Centre for the Protection of National Infrastructure, CPNI); Policía antiterrorista (Counter-Terrorism Policing); Oficina Nacional de Seguridad contra el Terrorismo (NaCTSO); Unidad de Extremismo y Contra el Terrorismo de Gales (Welsh Extremism and CounterTerrorism Unit, WECTU); Oficina de Seguridad y Lucha contra el Terrorismo (Office for Security and Counter-Terrorism, OSCT); Unidad de Investigación, Información y Comunicaciones (Research, Information and Communications Unit, RICU); Coalición Global contra la Célula de Comunicaciones Daesh (Global Coalition Against Daesh Communications Cell); Oficina de Seguridad y lucha contra el Terrorismo (Office for Security and Counter-Terrorism, OSCT) y Programa Nacional de Ejercicio contra el Terrorismo (National Counter-Terrorism Exercise Programme, TNCEP).

Estructura de Inteligencia del Reino Unido.

Unidad Conjunta Internacional contra el Terrorismo (Joint International Counter-Terrorism Unit, JICTU); Grupo de Trabajo Conjunto de Inteligencia de Lavado de Dinero (Joint Money Laundering Intelligence Taskforce, JMLIT); Centro Conjunto de Análisis del Terrorismo (Joint Terrorism Analysis Centre, JTAC); Centro Nacional de Seguridad Cibernética (National Cyber Security Centre, NCSC); Consejo de Seguridad Nacional (National Security Council, NSC).

Reino Unido continua su cooperación dentro de Five Eyes con EE. UU., Australia, Canadá y Nueva Zelanda, donde desarrollará capacidades compartidas y capacidades de actuación (CONTEST. The United Kingdom’s Strategy for Countering Terrorism, 2018).

Los grandes Servicios (agencias) de Inteligencia son:

Servicio Secreto de Inteligencia (Secret Intelligence Service, SIS-MI6 o Inteligencia Exterior); Servicio de Seguridad Británico (British Security Service, BSS-MI5 o Inteligencia Interior); Central de Comunicaciones del Gobierno (Government Communications Headquarters-GCHQ); Equipo Conjunto de Evaluación de Amenazas del Estado (Joint State Threats Assessment Team, JSTAT) [23].

A estos grandes servicios hay que añadir:

Servicio de Inteligencia de la Defensa (Defense Intelligence, DI); Centro Conjunto de Análisis del Terrorismo, (Joint Terrorism Analysis Centre, JTAC); Centro Nacional de Ciberseguridad (National Cyber Security Centre NCSC) y Unidad Conjunta Antiterrorista Internacional (Joint Unit for International Counter Terrorism, JICT).

CONTROL DE LA POLICIA

Desde nuestro punto de vista, el control de la Policía en UK es un tema fundamental. La Policía británica mediante un sistema tripartito (Johnston, 2000), es controlada y fiscalizada por:

Ministerio del Interior

El Home Office, que aprueba el nombramiento de jefes de policía y sus dimisiones (Duque, 1995). También fija el presupuesto de todas las Policías mediante la aplicación de una fórmula de financiación.

Con relación a los presupuestos (Reiner, 1995), los condados pagaban en un principio todo y, luego el gobierno central les devolvía el 51%­[24]. Actualmente esta proporción ha variado mucho, y no siguen reglas establecidas, sino según las disponibilidades de los condados.

Comisionado de Policía y del delito

En Inglaterra y Gales, el Police and Crime Commissioner, (PCC), es un funcionario, no un mando policial, electo en Inglaterra y Gales encargado de garantizar la efectividad y eficiencia en la fuerza policial de su condado. Es la voz de la ciudadanía que traslada a su Policía las propuestas que recibe de aquella, consiguiendo un servicio policial eficaz, a la vez que se mejoran las relaciones con la comunidad (Ludwig, Norton y McLean, 2010). Sustituyó a las Autoridad Policial del condado en noviembre de 2012[25].

Jefe de Policía

El Jefe de Policía se sitúa en el tercer nivel del control. Es un policía, no un político, y es el responsable de la dirección de su Policía.  Tiene una total independencia operativa (Duque 1998), aunque ahora es difícil mantenerla cada vez más. Esta independencia, recogida por la ley, ha sido confirmado por repetidas sentencias de los tribunales[26], lo que significa que ni incluso el Ministerio del Interior, puede dar instrucciones sobre la dirección de su Fuerza (Duque 2006).

Comisión Independiente de quejas. Independent Police Complaints Comisión (IPCC)

Realiza una investigación de todas las quejas que se reciben contra las actuaciones policiales en Inglaterra y Gales.

Superdenuncias

La Ley de Policía y Delitos de 2017 estableció un nuevo sistema de súper-denuncias contra la Policía, que permite a organizaciones, siempre a través del Secretario de Estado, presentar denuncias por actitudes y comportamientos perjudiciales en la actuación policial. No pueden ser interpuestas por particulares, y previamente han tenido que ser consideradas por el Inspector Jefe de Policía de Su Majestad (Her Majesty’s Chief Inspector of Constabulary).

Inspecciones/evaluaciones a las policias

Si trasladamos la idea general de Manuel Ballbé y Carlos Padrós sobre la cooperación y la competencia entre Estados, para el asunto que presentamos en este apartado, en el sentido de que “la competencia, en contraposición a la autarquía, obliga a los poderes tanto públicos como privados a mejorar sus estructuras y sus resultados, estableciendo una serie de evaluaciones y unas clasificaciones según sus resultados “(Ballbé y Padros, 1997). podemos entender el sentido de las evaluaciones que periódicamente se realizan a las fuerzas policiales de Reino Unido, por un organismo independiente, tanto de la Policía como del Ministerio del Interior.

Inspección General de Policía de Su Majestad

Aunque la supervisión directa del rendimiento de cada cuerpo policial corresponde ahora al PCC, las fuerzas policiales son auditadas por la Inspección General de Policía de Su Majestad (Her Majest’ys Inspectors of Constabulary, HMIC), que desde 2007 pasó a denominarse Inspección de Servicios de Policía y Bomberos y Rescate de Su Majestad (Her Majesty’s Inspectorate of Constabulary and Fire & Rescue Services, HMICFRS), un órgano de consulta profesional del secretario de Estado, en la actualidad compuesto por 256 funcionarios.

HMIC se estableció en 1856, para controlar las policías asalariadas profesionales permanentes que se establecieron en cada condado (Ley de Policía del Condado de 1856). De acuerdo a esta ley, se nombraron tres inspectores de policía en Inglaterra y Gales, con el deber de “investigar el estado y la eficiencia de la Policía”, introduciendo la inspección anual de la fuerza.

Los miembros de la Inspección son independientes tanto del servicio policial como del gobierno son nombrados por la Corona (Duque, 1992), en virtud de la Ley de Policía de 1996, sección 54, 1. Su papel e influencia ha evolucionado durante el último siglo y medio, estando sus funciones actuales recogidas en la Ley de Policía de 1996[27]. HMIC aparte de las inspecciones a las policías de los condados, también lo hacen a otras fuerzas policiales y agencias de seguridad[28]. El actual inspector jefe, en el cargo desde 2012, por primera vez, no procede del mundo policial, como tampoco los miembros de la dirección ejecutiva.

Inspecciones periódicas

Desde 1856, todas las policías de Inglaterra y Gales, son sometidas periódicamente a inspecciones para evaluar su efectividad y su funcionamiento.

En la actualidad, la inspección normalizada realizada por la HMIC, es la conocida por inspección PEEL (police efficiency, effectiveness and legitimacy), que califica tres conceptos: eficiencia (si los servicios que se prestan tienen una buena relación calidad-precio), efectividad (si cada fuerza policial está prestando servicios correctos y funcionando correctamente), y legitimidad (si cada fuerza opera de manera justa, ética y dentro de la ley). Todas las fuerzas son evaluadas separadamente por cada concepto y reciben la calificación de: sobresaliente, bueno, requiere mejora o inadecuado, así como su grado de progreso: Mejora, sin cambio y empeora. Posteriormente reciben un informe completo que abarca su trayectoria anual, que además se hace público y accesible en la página web. En 2018/19 esta inspección anual adoptó un enfoque integrado, con una duración de una semana, durante la cual los miembros de HMIC se entrevistan con los policías de todos los empleos y niveles.

En nuestro entorno ¿Alguna unidad, después que tuviera una inspección, podría recibir esta calificación? ¿Qué pensaríamos nosotros? ¿Se podría publicar en la página web de la unidad calificada algo similar?

La policía de ……no prioriza suficientemente entre los diferentes tipos de demanda y muestra una comprensión limitada de los factores que le afectan. Su falta de comprensión significa que no está adaptando eficientemente los servicios que proporciona, y como resultado, no puede proporcionarlos tan pronto como debería. La fuerza no está haciendo el mejor uso de los recursos que tiene. Ha cambiado algunos procesos para administrar mejor sus funciones, pero al hacerlo ha creado riesgos. Ha considerado formas más eficientes de trabajar, como trabajar con otros, pero no comprende adecuadamente cuán efectivo es su trabajo conjunto. La gestión financiera de la fuerza es buena y gestiona su presupuesto de manera estricta. Sin embargo, basa sus planes en su escasa comprensión de la demanda. Esta fuerza ha bajado dos grados en el apartado de eficiencia desde nuestra última inspección de 2017, lo cual es un deterioro significativo https://www.justiceinspectorates.gov.uk/hmicfrs/peel-assessments/peel-2018/cleveland/efficiency/,2018

Con esta claridad se expresa el HIMC, en el apartado de efectividad en la inspección de 2018 a una fuerza inspeccionada/evaluada, por lo que es calificada como: inadecuada. Esto aparece en la página web de esa Policía, y no es que sea frecuente esta calificación, pero puede suceder.

O también esta:

Descubrimos que la policía de ……necesita mejorar la investigación de delitos de odio por discapacidad y mejorar algunos aspectos de la atención a las víctimas. Más de la mitad de los casos que examinamos no se habían tratado bien. Los problemas incluyeron no señalar los casos como delitos de odio por discapacidad. También encontramos que a menudo había retrasos en el proceso de investigación y una falta de supervisión efectiva de los casos (State of Policing. The Annual Assessment of Policing in England and Wales 2018 Her Majesty’s Chief Inspector of Constabulary, 2018), que es el informe del Inspector Jefe de Policía de Su Majestad (Her Majesty’s Inspectorate of Constabulary and Fire & Rescue Services, HMICFRS), que contiene la evaluación de las inspecciones realizadas entre abril 2018 y mayo de 2019).

Aparte de estas inspecciones periódicas, se pueden hacer especializadas: Terrorismo y su respuesta, problemática de la libertad bajo fianza[29], protección infantil (los niños detenidos están en las celdas de las comisarías, algo que se quiere evitar) y otros colectivos vulnerables, enfermedades mentales, lucha contra el fraude, robo de vehículos o inspecciones encargadas específicamente por el secretario de Estado.

Como ejemplo de transparencia, veamos como la inspección saca a la luz cualquier actuación o actividad policial que, a muchos de nosotros, desde el esquema constitucional de la seguridad en España, nos pudiera parecer imposible. Se había detectado que el número de delitos registrados no se correspondía con el que figuraban en las estadísticas oficiales. Una inspección de 2014, descubrió que 800.000 delitos denunciados (19 %), no fueron registrados a nivel nacional, por lo que a partir de abril de 2016 se comenzaron estas inspecciones temáticas para corregir este asunto. Y a pesar de todos estos esfuerzos, la misma Inspección considera que aún, alrededor de 610.000 delitos denunciados a la Policía no se registraron (año 2017). La justificación no puede ser más real: “no hay que darles importancia a las estadísticas, sino a la efectividad”. “El registro preciso de los delitos, ayuda a las fuerzas a priorizar las investigaciones, administrar sus recursos, planificar el futuro y dar a las víctimas y a la comunidad el servicio que se merecen” (State of Policing. The Annual Assessment of Policing in England and Wales 2018 Her Majesty’s Chief Inspector of Constabulary, 2018).

Otra muestra de actuación: En una de las inspecciones a la National Crime Agency (NCA), HMIC emitió una recomendación que no podía ser más clara:

Con efecto inmediato, el jefe de policía de la Policía de Transporte Británica debería garantizar que las evaluaciones de inteligencia de su Policía sean compartidas con la NCA (The National tasking, coordination and governance of the response to serious and organised crime. An inspection of the National Crime Agency-led arrangements, 2018).

Entre el 1 de abril de 2018 y el 2 de mayo de 2019, esta Inspección tiene publicados 224 informes, disponibles en su página web.

Reconocimiento del policía

Desarrollaremos ahora uno de los motivos principales de este artículo y los aspectos que le rodean.

Historia de los salarios

Desde que en 1829 se crea la Policía Metropolitana de Londres, y desde sus comienzos, la vida profesional y personal de estos policías fue difícil. Los preceptos draconianos de su fundador Robert Peel fueron haciendo mella, y la situación, una vez en marcha, el cuerpo, empezó a deteriorarse.

En el siglo XIX, el salario de los policías variaba según sus respectivas fuerzas policiales, pues contaban con presupuestos diferentes. Todos los sueldos policiales eran satisfechos por la Secretaría de Estado (Home Secretary), que en 1839 estableció criterios para que las fuerzas policiales fueran pagadas según criterios propios. Cuando las normas fueron revisadas en 1886, la Secretaría de Estado dejó siete escalas salariales para ser adoptadas “según circunstancias locales”[30].

La Policía pasó por malos momentos durante la I Guerra Mundial: gran cantidad de horas extras sin pagar y anulaciones de días libres, al mismo tiempo, sus salarios se vieron devorados por la inflación[31]. La situación culminó en 1918, en Londres, y en 1919 en Liverpool[32], donde estallaron dos huelgas que obligaron a tomar en cuenta a la Policía, y como consecuencia, el gobierno tuvo que duplicar sus salarios, a la vez que en 1919 creaba la Federación de Policías y el Comité Desborough, primer comité específico de una larga lista de comisiones creadas a lo largo del tiempo, para tratar temas salariales y de condiciones de servicio. Estas huelgas mostraron la importancia de la Policía para la estabilidad del gobierno.

Los salarios de los funcionarios civiles que trabajan en la Policía, no han tenido nada que ver con los de sus compañeros profesionales con quienes conjuntamente han prestado servicio. Antes de 1996, recibían sus salarios a través de los gobiernos locales, pero a partir de esta fecha, sus asuntos económicos fueros transferidos a la Police Staff Council. Los sueldos de los funcionarios civiles nunca han estado sujetos a una revisión nacional, lo que ha hecho que nunca estuvieran bajo el Factor-X (que más tarde explicaremos).

Comités salariales

Estos comités siempre han estado unidos a los temas salariales y de condiciones de servicio y su negociación con las autoridades gubernamentales. Aquí vamos a ver los más importantes:

The Desborough Committee, 1919

En agosto de 1918, como hemos dicho, la policía fue a la huelga en Londres para reivindicar mejoras salariales, representación y acuerdos. Entonces se creó el Comité Desborough, haciendo que se duplicaron los sueldos y reduciéndose las diferencias entre las diferentes policías, así como una recomendación para la provisión de casa gratuita o un complemento.

The Oaksey Committee, 1948

Revisó los sueldos después de la II Guerra Mundial como respuesta a las crisis de ingreso y permanencia en la Policía. Consideró que Londres tendría un tratamiento especial por su alto coste de vida, creando para policías y sargentos de la MET y de la City un aumento, primero no pensionable, llamada complemento de Londres, por un valor de diez £ al año, que entonces representaba el 3% del salario de un policía.

The Royal Commission, 1960

Aumentó el complemento de Londres a veinte £.

The Edmund-Davies Committee, 1978

Revisó las condiciones laborales después de la inflación de 1970 y recomendó el establecimiento de una escala nacional de sueldos y rechazó las condiciones regionales: Fomentó la cooperación entre fuerzas policiales, con la intención de dar al servicio de Policía un sentimiento común de identidad. En 1975 el complemento de Londres se extendió y aumentó a 650 £ anuales a todos los empleos[33], excepto a los jefes de Policía de la MET y la City. También recomendó aumentar la plantilla de la MET, que tenía en 1977 el mismo número de efectivos que en 1921. Durante este periodo las policías de Inglaterra y Gales aumentaron en un 150%.

The Sheehy Committee, 1993

Aumentó el complemento de Londres a 4.000 £ al año, lo que suponía un incremento del 70%.

Por último, añadimos las leyes, comités e informes que desde 1829 hasta 2010/2011 se han ocupado de salarios y condiciones de servicio de la Policía[34].

Negociadores

La legislación laboral británica de 1996, prohíbe a la Policía afiliarse a sindicatos obreros para defender sus condiciones salariales y laborales[35], por esta razón, todas las organizaciones y federaciones policiales, entre ellas la Federación de Policía de Inglaterra y Gales (PFEW)[36], se reúne con el Organismo de Revisión de Remuneraciones de la Policía (Police Remuneration Review Body, PRRB)[37] para tratar temas de sueldos,  pensiones y condiciones de servicio de todas las fuerzas policiales del Reino Unido. Frente a estos representantes, se sienta la parte oficial, compuesta por representantes de la Secretaría de Estado del Ministerio del Interior, para Escocia e Irlanda del Norte, así como representantes de las Autoridades Policiales (ahora los Police Commissioner of Crime, PCC) de los condados.

Sueldos y condiciones de servicio

“Obras son amores y no buenas razones”. Refranero popular.

Resulta curioso ver en el mundo policial de Reino Unido, la cantidad de documentos que sobre los sueldos circulan regularmente, tanto por parte de las instituciones gubernamentales como por las organizaciones sindicales. Y esto se debe a que el dinero forma parte de la sociedad anglosajona que, de tradición protestante, considera este elemento como motor de su realidad, y que traslada este concepto al “value for money”, algo que no está presente en una sociedad judeo-cristiana como la nuestra que, incluso rechaza de forma visceral al considerar que “pensar y/o proponer evaluar económicamente el desempeño policial o militar, está fuera del comportamiento que se supone a estos profesionales”. Y si esto lo relacionamos con el buen talante que siempre ha tenido la sociedad británica con su Policía, nos lleva a concretar que todo el servicio policial tiene un valor, y que este valor hay que compensarlo económicamente.

El principal propósito del salario es dar la suficiente recompensa tanto para el reclutamiento como para la permanencia, consiguiendo así policías de alta cualificación (Independent Review of Police Officer and Staff Remunerations. Final Report. Volume 2, March 2012)

A pesar que todos los documentos que se manejan hablan de la incertidumbre que causará el Brexit (aún no había aparecido el corona virus), la Policía para este año, ya consiguió sus propósitos: los representantes del Consejo del Personal de la Policía votaron a favor del acuerdo salarial 2019/2020. Y es que el policía británico, salvo en sus comienzos, ha estado bien pagado[38].

El acuerdo supuso un aumento salarial del 2,5% a partir del 1 de septiembre de 2019 https://www.unison.org.uk/news/2019/11/police-staff-pay-2/ , así como un incremento de la gratificación para los guías de perros (en RU como en muchos países europeos, el perro policía vive con la familia del guía, y éste recibe un complemento) (https://resources.metfriendly.org.uk/police-pay-award-2019-20-announced). Por primera vez en tres años, el Ministerio del Interior aceptó en su totalidad las recomendaciones del PRRB[39], suponía unas 1.000 £ adicionales de salario anual y pensionable, siendo el mayor incremento que “después de nueve años de congelaciones salariales, se ha tenido desde 2010” (Revista Police. The Police Federation of England and Wales. August/September 2019, p. 9). Pero la Policía de Escocia mejoró esta subida salarial de Inglaterra y Gales, y la ha llevado al 6,5%, que se abonará en tres años[40].

Pero solo el 16% de los policías están contentos con su sueldo y su trabajo, algo que revela una encuesta de 2018, pues ha perdido 4.300 £ anuales en los últimos ocho años (los maestros han perdido 2.500 £ y los enfermeros, 1.900 £, mientras que los parlamentarios han aumentado su sueldo con arreglo a la inflación). Además, solo un 42% de los policías están satisfechos con la relación trabajo profesional/vida personal (Submission to the Police Remuneration  Review Body. Metropolitan Police, 2018/2019).

Aunque los salarios no son los mismos en todas las fuerzas (no hay mucha diferencia), podemos considerar que los sueldos brutos anuales son:

Policía: durante la academia, 23.586 £; recién salido de la academia, 25.560 £; con 7 años de antigüedad, 39.150 £. (la antigüedad se paga anualmente, y en el caso del policía, de un año al siguiente, el incremento puede suponer 2.500 £).

Sargento: con un año de antigüedad, 40.488 £; con cuatro años de antigüedad, 43.998 £

Inspector[41]: recién ascendido, 50.160 £; con tres años, 54.408 £.

Inspector jefe, recién ascendido, 55.521 £; con tres años, 57.804 £.

Chief Superintendent, entre 81.156 £ y 85.614 £.

Los jefes de Policía, así como sus asssitant y deputy, reciben un salario fijo, en función del personal en plantilla y de la incidencia de la delincuencia en su Fuerza. El jefe de Policía de la MET puede ganar anualmente hasta 194.523 £; el jefe de Policía de la City Police, 142.272 £ y el jefe de Policía de Escocia, 214.404 £ https://www.scotland.police.uk/about-us/finance/pay-and-grading-structure/, 2020. Cuando hablamos de los jefes de policía, y nos referíamos a su independencia, aparte de consideraciones institucionales, el montante de su sueldo tal vez podría influir en esa independencia.

También los empleos que no han alcanzado el tope de su escala salarial, actualmente reciben un pago progresivo anual de un 2%, pero se recibe solo cuando el policía haya sido calificado en su evaluación anual como “satisfactorio”, o superior[42].

Los únicos complementos que pueden tener un policía, son los correspondientes a estar destinados en Londres, donde los alojamientos y el resto el coste de la vida, en general, se puede considerar que es el doble que en el resto de RU.

Las gratificaciones anuales, por estar destinados en Londres son:

Compensación de Londres (London weighting), 2.444 £, una cantidad que trata de paliar el alto nivel del coste de vida, que es pensionable.

Gratificación 1, 1.011 £, que gratifica a quien viene destinado a la MET, por aceptar las dificultades de vivir en Londres, no es pensionable.

Gratificación 2, 3.327 £, para paliar la carestía de la vivienda en Londres, no pensionable. En 1994 se retiraron a todas las fuerzas una gratificación que había en concepto de vivienda.

La suma de todas estas gratificaciones para Londres puede llegar a 6.782 £, que para otras fuerzas puede quedar reducida hasta 2.000 £. Si un servicio se hace durante la noche y fuera del domicilio, se perciben 50 £.

Entre 2009 y 2011, el policía y el sargento ganaba entre un 10 y un 15% más que las otras profesiones de emergencia y sus iguales en las Fuerzas Armadas, y en el mismo nivel salarial con profesionales que tenían una cualificación educacional superior. Los policías masculinos estaban en el 75% del percentil de los sueldos, mientras que las mujeres, en estos mismos empleos, estaban en el 80% de ese percentil. Ahora esas diferencias salariales se mantienen, aunque hay variaciones. La MET y la City of London Police son más atractivas en cuestión salarial al resto de fuerzas, siendo Devon y Cornwall los condados con sus fuerzas policiales de menor salario.

Todo lo expuesto nos lleva a justificar que el trabajo policial está basado en el “intrínseco valor del trabajo del policía”, y que su sueldo ha sido siempre el reflejo de la naturaleza especial de su trabajo, que, por tener unas especiales demandas profesionales, ha estado sometido a revisiones periódicas. Este hecho lo ha aceptado la sociedad británica, y sus autoridades lo han materializado.

Otras prestaciones

Desde el ingreso en la academia, el policía entra automáticamente salvo decisión contraria, en el Plan de Pensiones de la Policía 2015 (Police Pension Scheme 2015), considerado uno de los mejores. La aportación del policía es de 13,7% del total de los ingresos, y la Policía contribuye con un 21,3%.

El policía tiene 22 días de vacaciones laborables que llegan a los 30 días, según antigüedad, y algunas fuerzas ofrecen la oportunidad de unirse a un plan de salud privado contributivo.

En 1990, el Servicio de Transportes de Londres (Transport for London) ofreció a los servicios de policía la posibilidad de viajar gratuitamente en toda la red de transporte, tanto de servicio como fuera de él. En 2001, la City of London Police y la MET llegaron a un acuerdo con la Association of Train Operating Companies para que sus funcionarios pudieran viajar en un radio de setenta millas alrededor de Londres, algo a tener en cuenta, pues esta concesión ascendía a 3.500 £ en 2011.

La edad de retiro obligatorio es a los 60 años para policías, sargentos e inspectores, y a los 65 años para el resto. También la pensión se puede coger a los 55 años, pero con reducciones del 4% al 5%). Los policías tienen la posibilidad de retirarse con el total de su pensión más pronto que la mayor parte de funcionarios.

José Duque Quicios
Coronel (r) de la Guardia Civil

——————————————————————————–

[1] Los niños de siete años podían ser condenados a muerte por el robo de un monedero. Entre 1509 y 1547 alrededor de 72.000 personas fueron ahorcadas por la Justicia.

[2] Resulta curiosa la coincidencia de estas características del policía británico, que pertenecen al Operational Policing Review, un estudio realizado en 1990 por todas las asociaciones de Policía, y que coincide con el art. 7 de la Cartilla del Guardia Civil, en el que dice que: “sus principales armas deben ser la persuasión………

[3] Muy distinto a lo que hizo Francia, que tuvo en la metrópoli el mismo sistema policial que en sus colonias. Ver también Mawby R. (1999), Policing across the world. UCL Press, London, p. 31.

[4] Cada una de estas regiones está dividida en condados (counties), que son las unidades político-administrativas, gobernado cada uno por un County Council.

[5] En abril de 2013, las ocho fuerzas policiales escocesas que hasta entonces existían, se fusionaron en una sola en virtud de la Police and Fire Reform (Scotland) Act 2012.

[6] El 43% son minorías étnicas y un tercio de los niños de Londres viven en la pobreza relativa occidental.

[7] Para RU, un billón son mil millones.

[8] Cuenta con dos ramas: Realeza y Protección Especializada (Royalty and Specialist Protection, RaSP) para la Familia Real y funcionarios del gobierno; y Protección Parlamentaria y Diplomática (Parliamentary and Diplomatic Protection, PaDP), de personal uniformado para los edificios gubernamentales y diplomáticos.

[9] La base contiene información sobre individuos que han sido fichados como extremistas de ámbito nacional o que han sido asociados con las protestas, incluido desórdenes públicos.

[10] Esta fuerza no depende del Home Office, y el 75% de su presupuesto procede de las compañías de trenes privatizadas de Gran Bretaña.

[11] 14 instalaciones en total.

[12] Personal destinado temporalmente a los servicios centrales policiales.

[13] Y con una uniformidad que casi no se distingue de los policías profesionales.

[14] Pueden detener a sospechosos hasta 30 minutos antes de que llegue un policía profesional; pueden multar en caso de comportamiento antisocial, y a los menores cuando beban en la vía pública. También pueden identificar a las personas solicitándoles su nombre y su dirección; regular el tráfico y retirar los vehículos accidentados. No son sustitutos de los policías profesionales, y tienen un papel distinto que evita la actividad de alto riesgo y no les impone la obligación de asumir riesgos más allá de sus niveles de capacitación.

[15] Es una fuerza de voluntarios que trabajan y apoyan a la policía local. Los ‘especiales’, como se les conoce, provienen de todos los ámbitos de la vida social: maestros, taxistas, obreros, oficinistas, etc. y todos se ofrecen como voluntarios cuatro horas a la semana como mínimo a la policía local, creando así un vínculo entre la policía profesional y la comunidad local. Conducen vehículos, acuden a concentraciones deportivas y de masas, atienden centros de comunicación y realizan otras muchas actividades policiales, y durante su permanencia en el servicio están cubiertos por un seguro.

[16] También son ciudadanos voluntarios que realizan tareas que complementan las realizadas por los agentes de policía: desde la prestación de servicios y administración de atención al público hasta el seguimiento de informes de delitos e incidentes con el público.

[17] Duque, J. (2005). Recursos humanos en la UE. Revista Guardia Civil, nº 739, pgs. 38-42 y Duque, J. (2005).  Mujeres policías en la UE, nº 740, pgs. 36-41.

[18] Personal destinado temporalmente en otros servicios policiales.

[19] La Ley actualiza la legislación antiterrorista, cubriendo además determinados vacíos legales que existían, al objeto de garantizar que se adecúe a la era digital y que refleje los patrones actuales que caracterizan a la radicalización. Asimismo, a través de las nuevas penas, la Ley previene mejor la reincidencia y asegura una disrupción más rápida de los terroristas que cometen estos delitos.

[20] En la que su primera amenaza es el terrorismo internacional, incluidos los posibles ataques NBQR, y el terrorismo de Irlanda del Norte. También se fija el terrorismo de extrema derecha como una amenaza emergente.

[21] CRITICAL: ataque altamente probable en un futuro cercano.

SEVERE: ataque altamente probable.

SUBSTANTIAL: ataque probable.

MODERATE: ataque posible pero no probable.

LOW: ataque altamente improbable.

[22] En lo referente al terrorismo norirlandés, el nivel continúa siendo Severe y Moderate en el resto del Reino Unido. Y aunque el MI5 considera que no existen evidencias o pruebas sobre el posible empeoramiento de la situación tras el Brexit, debido a la frontera entre Irlanda de Norte y la República de Irlanda, todo apunta a que empeore conforme se acerca tanto la fecha del Brexit definitivo como después de éste.

[23] Como apoyo fundamental de las Fuerzas Armadas a estos Servicios, están los Regimientos del SAS (Strategic Air Service), que proporcionan unas capacidades de intervención inmediata muy potentes.

[24] En un principio era de un 25%, y a partir de 1874 se aumentó al 50%.

[25] Estaba formada por 17 miembros, de los que 9 eran miembros del Consejo del Condado, 3 jueces, y 5 miembros independientes.

[26] También esta independencia le podría venir por su salario. Ver este apartado más adelante.

[27] Modificada por la Ley de Reforma de la Policía y responsabilidad social de 2011 (Police Reform and Social Responsibility Act 2011) y la Ley de vigilancia y delincuencia de 2017 (Policing and Crime Act 2017).

[28] Armed Forces Police; Royal Navy; Royal Military and Royal Air Force Police; British Transport Police; Civil Nuclear Constabulary; HM Revenue & Customs; Ministry of Defence Police; Police Service of Northern Ireland y National Crime Agency.

[29] El efecto perverso que representaba los cambios de la Ley de Policía y Delitos de 2017, que entraron en vigor el 3 de abril de 2017, sobre este tema.

[30] Las escalas no fueron revisadas hasta el final de la I Guerra Mundial, el coste de la vida se duplicó durante la guerra y el salario no se incrementó, por lo que, con la inflación, en 1918, muchas familias de policías cayeron en la pobreza. Se intentaron mejorar las condiciones económicas mediante bonos de guerra, cuyo valor era distinto según los condados, lo que incrementó aún más las diferencias salariales entre las diferentes fuerzas policiales, y forzó a que las autoridades policiales trabajaran conjuntamente con las autoridades regionales para rebajar estas diferencias.

[31] En 1918, los agentes con 20 años de servicio recibían salarios más bajos que la tasa promedio de los trabajadores no cualificados. En tal situación, la corrupción menor abundaba.

[32] Aquí se produjeron muertos y unos 200 detenidos, habiendo enfrentamiento incluso entre policías a favor y en contra de la huelga.

[33] Lo que suponía el 18% del salario a los policías recién salidos de la academia.

[34] The Municipal Corporations Act 1835; County Police Act 1839; The Desborough Committee 1920; The Police Act 1919; The Committee on National Expenditure 1922; The Desborough report de 1924; The Lee Committee 1925; The May Committee on National Expenditure 1931; The Higgins Committee on pay for new entrants 1933; The Oaksey Committee 1949; Sir Malcolm Trustram Eve KC (report in 1951); The Royal Commission 1960; The Edmund-Davies Committee 1978; The Sheehy report 1993; White Paper: Policing A New Century. A Blueprint for Reform 2001 y PNB agreement on police pay and conditions y Winsor Review 2011/12.

[35] Así surgió la Federación de Policía, en la que todo policía, desde el momento de su ingreso, hasta su separación del servicio o retiro, o hasta que asciende a superintendente, es automáticamente miembro de esta asociación. No es una organización política, y forma parte del Servicio de Policía. Creada por la Ley de Policía de 1.919, después de una huelga en Londres convocada por un entonces ilegal sindicato, esta prohíbe la pertenencia del policía a cualquier sindicato, trade unions.

[36] Reúne a los policías con empleo inferior a superintendente.

[37] Organismo autónomo, que ofrece asesoramiento independiente al ministro del Interior y al Ministro de Justicia de Irlanda del Norte sobre sueldos, uniformidad, equipo profesional y condiciones de trabajo desde policía a superintendente jefe. Recoge datos y elabora una encuesta sobre salarios y moral de las 43 fuerzas policiales de Reino Unido, lo que le permite tener el pulso verdadero de esa fuerza personal y laboral. Formada por seis miembros, se creó en 2014, reemplazando a la Mesa de Negociación de la Policía (Police Negotiating Board), ver https://www.polfed.org/our-work/police-remuneration-review-body-prrb/

[38] En 1992, el policía de base cobraba 11.972 £, entonces 176.850 pts., ver (Duque, 1992). Policía de Kent: Servicio a la comunidad (I). Revista de la Guardia Civil, nº 584, p. 68.

[39] Asesora y negocia con el Gobierno sobre remuneraciones en la Policía.

[40] Los colegas del resto del país han comentado esa diferencia sin ningún recato: ver Submission to the Police Remuneration  Review Body. Metropolitan Police, 2018/2019)

[41] La escala profesional de la policía británica es muy corta: policía (constable); sargento; inspector; chief inspector; superintendent; chief superintendent; assistant chief constable (commander en la MET y City of London Police), deputy chief constable y chief constable (commissioner en la MET y City of London Police). Es de destacar que todos los empleos han comenzado como policías.

[42] El 34,2% de los agentes reciben un pago progresivo anual, lo que supone un aumento de su sueldo en unas 1.985 £. Sin embargo, dado que la mayoría de los policías están en el punto de pago más alto en su escala, ya no reciben este pago progresivo anual. Además, el nuevo marco de pago y recompensas, que se está desarrollando a partir de 2020, pondrá fin a esta progresión automática de pago.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.