La importancia geoestratégica de los recursos del espacio exterior

geoestratégica de los recursos del espacio exterior¿Es la minería espacial la última frontera? El mundo puede estar dirigiéndose hacia la mayor carrera minera de la historia, la del espacio exterior. La caída de los costes y el mayor acceso a los servicios de lanzamiento espacial, junto con las nuevas tecnologías, están llevando al establecimiento de numerosas empresas en esta naciente industria.

Una Orden Ejecutiva (OE) de la Administración Trump, emitida a principios de abril, promete acelerar esa fiebre. La OE declara que el espacio exterior no es un “bien común mundial”, sino que afirma los derechos de Estados Unidos a emplear los recursos espaciales e intenta desalentar a los países extranjeros a que adopten el Moon Agreement.

El hecho de que este país esté tratando de privatizar o afirmar su soberanía sobre el espacio ultraterrestre en detrimento de otras naciones ha suscitado preocupaciones inmediatas, y que Rusia compare en particular sus reivindicaciones con el colonialismo. También tiene ecos de la retórica de la Administración Trump en otros sectores, como la reivindicación del “dominio de la energía”.

En el centro de interés de los recursos espaciales está la capacidad de extraer y procesar materiales en un sitio minero. En el caso de las actividades en el espacio exterior, esto significa que los recursos pueden ser prospectados, extraídos y procesados para apoyar las misiones.

La Luna, los asteroides y Marte son todos objetivos potenciales, apareciendo la Luna como más probable a corto plazo. Los recientes descubrimientos de hielo de agua en ella, que durante mucho tiempo se pensó que era estéril, podrían llevar a la producción de los primeros recursos espaciales. El agua puede ser convertida en combustible (hidrógeno), y por lo tanto permitir el reabastecimiento económico de los satélites, los viajes a Marte, e incluso las misiones tripuladas. El hielo también puede convertirse en agua y oxígeno para los asentamientos u operaciones lunares. El suelo lunar (llamado regolito) también puede ofrecer materiales de construcción. Los asteroides contienen muchos tipos de metales y minerales que son objetivos probables a medio plazo.

Tres usos principales de los recursos espaciales subrayan su valor geoestratégico: científico, comercial y militar. Científicamente, los recursos espaciales pueden tener valor como tales, así como para apoyar la exploración humana o robótica. Si la NASA y SpaceX logran llegar a Marte y explorarlo según lo previsto, es probable que la extracción y el procesamiento de los recursos en el lugar sea un requisito previo para permitir el reabastecimiento de combustible y los viajes de regreso. Comercialmente, la minería de agua y el reabastecimiento de combustible también pueden apoyar un mayor comercio espacial. Es probable que los materiales reunidos en el espacio sean necesarios para la fabricación en el espacio, mientras que las altas concentraciones de Tierras raras en la Luna y de asteroides pueden incluso ser devueltas a la Tierra para ser vendidas en los mercados terrestres.

Los recursos espaciales y sus infraestructuras relacionadas pueden servir de apoyo a mayores actividades militares en el espacio ultraterrestre. El resurgimiento de la competencia de las grandes potencias (o esferas de influencia, según se quiera), así como la proliferación de armamento antisatélite, está conduciendo rápidamente al emplazamiento de armas en el espacio exterior. Las arquitecturas de reabastecimiento de combustible y la fabricación en el espacio pueden permitir nuevas tecnologías militares. A medida que Estados Unidos trata de mantener la superioridad espacial y los competidores cercanos tratan de socavarla, los nuevos sistemas podrían inclinar la balanza del poder espacial.

Dadas las implicaciones comerciales y de seguridad, muchas naciones están ahora persiguiendo o considerando seriamente la minería espacial. Estados Unidos tal vez sea el país más agresivo, con una ley de 2015 que otorga derechos de propiedad a las personas estadounidenses que recojan recursos en el espacio. Además, muchas iniciativas gubernamentales, académicas y privadas están desarrollando las tecnologías para permitir las de exploración y minería necesarias.

Luxemburgo y los Emiratos Árabes Unidos también están desarrollando la infraestructura jurídica necesaria para apoyar la extracción de recursos espaciales. Múltiples países han concertado un memorando de entendimiento con Luxemburgo en relación con la minería espacial, entre ellos Japón y China. Si bien descifrar los planes y objetivos es difícil en el caso de los programas espaciales chinos, posiblemente existan no obstante planes de extracción en la Luna y utilizar los recursos espaciales para desarrollar una infraestructura de energía solar basada en el espacio. Mientras tanto, Rusia está comenzando a desarrollar las tecnologías necesarias, aunque su posición oficial es que la minería espacial está prohibida por el derecho internacional

Con un interés tan generalizado, el derecho espacial internacional es importante para reducir al mínimo los posibles conflictos y orientar las actividades nacionales en el espacio, pero no está suficientemente desarrollado. El Tratado sobre el Outer Space (OST), el principal instrumento jurídico internacional, contiene varias cláusulas pertinentes a los recursos espaciales. Originalmente destinado a evitar una avalancha “terrestre”, el OST prohíbe “la apropiación nacional por reivindicación de soberanía, mediante el uso u ocupación, o por cualquier otro medio”.

Si bien la propiedad y la utilización de los recursos espaciales en el marco del OST sigue siendo objeto de acalorados debates, los dictámenes jurídicos predominantes indican cada vez más que se puede permitir el aprovechamiento de los recursos espaciales. Ello se debe, en parte, a la práctica estatal, relacionada con las muestras científicas recogidas en la Luna (por Estados Unidos y la antigua Unión Soviética durante la Guerra Fría) y las misiones en curso a asteroides y Marte (por Japón y Estados Unidos).

Existe un segundo tratado internacional, que puede regir la producción de recursos espaciales para los signanarios, el Moon Agreement (MA). El MA tiene limitaciones mucho más estrictas en cuanto a los recursos espaciales, restringiéndolos al uso científico solamente, excepto para las actividades comerciales autorizadas internacionalmente. Sin embargo, el Moon Agreement solamente ha sido ratificado por un puñado de naciones, mientras que las principales potencias espaciales, como Estados Unidos, Rusia, Japón y China, lo han rechazado.

Es en este contexto, en el que la orden ejecutiva de la Administración Trump sobre los recursos espaciales es a la vez, menos preocupante de lo que parece, pero también innecesariamente provocativa. Su rechazo del espacio como un bien común mundial es un rechazo explícito al Acuerdo sobre la Luna. Sin embargo, va más allá y señala la intención de EEUU de rechazar cualquier regulación internacional de los recursos espaciales.

Hay un precedente reciente en la dirección opuesta. Un proyecto de ley de autorización de recursos espaci En este contexto, el decreto ejecutivo de la Administración Trump sobre los recursos espaciales es a la vez menos preocupante de lo que parece pero también innecesariamente provocador. Su rechazo del espacio como un bien común mundial es un rechazo explícito del Acuerdo sobre la Luna. Sin embargo, va más allá y señala la intención de Estados Unidos de rechazar cualquier regulación internacional de los recursos espaciales. Hay un precedente reciente en la dirección opuesta. Un proyecto de ley de autorización de recursos espaciales en el Congreso 2017-18 fue rechazado en parte debido a las preocupaciones de que rechazaba explícitamente el OST al afirmar que el espacio exterior no era un bien común mundial. ales en el Congreso 2017-18 fue rechazado, en parte debido a las preocupaciones de que rechazaba explícitamente el OST, al afirmar que el espacio exterior no era un bien común mundial.

A largo plazo, la estrategia de Estados Unidos puede resultar contraproducente si se excluye de la gobernanza internacional del espacio. La estrategia de negociación de línea dura se asemeja a la posición de EE.UU. en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Al objetar las disposiciones que establecen la explotación minera de los fondos marinos profundos regulada por una comisión internacional, con un potencial de ingresos para los países no mineros, Estados Unidos se ha convertido en el único país que no ha firmado la Convención de las Naciones Unidas. En consecuencia, está excluido de acceder a los recursos de los fondos marinos en su totalidad.

Más que un instrumento de mayor aislamiento soberano, los recursos espaciales representan una oportunidad sin parangón para la cooperación internacional y el desarrollo mundial. Existen foros establecidos para ello, entre los que se encuentran la COPOUS de Naciones Unidas y el Hague International Space Resources Governance Working Group.

Más allá de estos foros, los acuerdos bilaterales ofrecen una oportunidad a corto plazo. Esta es una esfera, en la que el decreto ejecutivo es particularmente severo, ya que alienta a los organismos federales a buscar la cooperación bilateral con otros países. La cooperación en materia de tecnologías de recursos espaciales y la misión colectiva podría fortalecer los vínculos entre la NASA, la ESA, el JAXAS y Roscosmos. Sin embargo, informes recientes indican que la Administración está elaborando unilateralmente los ” Artemis Accords” para legitimar la minería espacial, con la intención de acercarse sólo a un puñado de socios espaciales y pedirles que se sumen a ellos sin un debate multilateral sustancial.

Al mismo tiempo, la expansión de las actividades mundiales en el espacio puede aumentar los riesgos de conflicto en torno a los emplazamientos de la minería espacial o, debido a la expansión del emplazamiento de armas en el espacio. Esas rivalidades son preocupantes en la medida en que afectan a Estados poseedores de armas nucleares. En ese contexto, tanto Estados Unidos como Rusia podrían beneficiarse del mantenimiento de su histórica cooperación espacial nacional.

Hasta la fecha EE.UU. ha excluido en gran medida a Rusia de los planes de misiones lunares; debería reconsiderar esa exclusión. Del mismo modo, aunque el país se niega a cooperar con las actividades espaciales chinas debido a los vínculos militares, la promesa económica del espacio comercial proporciona una base para fomentar el desarrollo del espacio civil en China.

Sería mejor considerar el espacio exterior como un “dominio público solar”, una zona mucho más amplia, con el potencial de llevar a la humanidad más allá de las limitaciones de la geopolítica típica y la competición. En lugar de hacer el problema más pequeño, hagámoslo más amplio. Las nuevas políticas y el liderazgo internacional de los competidores cooperativos son preferibles a una disputa internacional por una fiebre minera.

Fte. The national Interest (Gilbert y Morgan Bazilian)

Alex Gilbert es Director de Proyectos en la Nuclear Innovation Alliance, donde trabaja en la comercialización de reactores avanzados, y becario del Payne Institute en la Colorado School of Mines, donde investiga la energía y la gestión de los recursos espaciales.

Morgan Bazilian es profesor de Política Pública y Director del Payne Institute for Public Policy en la Colorado School of Mines.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.