Un paso más cerca de un bati-traje para los soldados

Nuevos fondos militares en busca de una armadura corporal, que podría ser 300 por ciento más fuerte que cualquier cosa que hayamos visto antes.

En Batman Begins de Christopher Nolan, hay una escena en la que el inventor Lucius Fox, interpretado por Morgan Freeman, explica que las Empresas Wayne ha creado un prototipo de armadura corporal para la infantería de EE.UU., que es tan ligera como el Kevlar, pero a prueba de balas y cuchillos. Bruce Wayne pregunta por qué nunca entró en producción. “Los contables pensaron que la vida de un soldado no valía los 300 mil dólares”, responde Fox.

En la vida real, y con fondos del Departamento de Defensa, los investigadores de la Universidad Atlántica de Florida, o FAU, están usando polímeros avanzados y nanotubos de carbono para diseñar un nuevo tipo de tejido corporal que podría ser 300 por ciento más fuerte que el estado actual de la técnica, pero igual de ligero.

Hassan Mahfuz, el investigador principal del proyecto en la FAU, dice, “La idea es absorber la energía y ser capaz de disiparla muy rápidamente, para que no se concentre y que no perfore el tejido y la persona que está dentro de él”.

¿Cómo se hace eso? Como Mahfuz y sus colegas de otras instituciones señalan, es necesario crear un tipo de tratamiento totalmente nuevo para el tejido de nylon, una mezcla híbrida de un polímero que Mahfuz describe como similar a los nanotubos de polietileno y carbono de peso molecular ultra alto. El primero existe desde los años 50, el segundo fue descubierto recién en 1991. Se trata de cilindros huecos de moléculas de carbono, un producto de la nanotecnología, o de la manipulación de objetos de una milmillonésima parte de un metro de tamaño.

Los nanotubos de carbono son tan fuertes y ligeros (aproximadamente 100 veces más fuertes que el acero, pero con una sexta parte de su peso), que los investigadores han propuesto que pueden desempeñar un papel en los súper muelles y en las futuras armas hipersónicas. Conseguir que interactúen con el polietileno de peso molecular ultra alto será la clave para conseguir niveles de fuerza cada vez más altos.

La Combating Terrorism Technical Support Office ha proporcionado alrededor de 569.000 dólares en financiación para el proyecto, de acuerdo con un comunicado de la Universidad el miércoles.

“Mi primer intento será aumentar la resistencia en un 25 por ciento” por encima del estado actual de la técnica dentro de un año, dijo Mahfuz, quien expresó su confianza en que eventualmente alcanzará un aumento de la resistencia del 300 por ciento, pero no pudo especular sobre el momento en que ocurrirá, ya que la investigación está en curso. “A medida que publiquemos, lo sabremos”, dijo.

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.