La forma en que Marruecos está asumiendo el Coronavirus

Marruecos CoronavirusEn todos los países en los que COVID-19 ha atacado, ha dejado al descubierto la brecha de desigualdad que también asola a nuestro mundo. Los vulnerables y los pobres sucumben en mayor número mientras luchan por sobrevivir económicamente, en tanto que los sanos y los privilegiados tienen una enorme responsabilidad moral para con los demás. Aquí en Marruecos, todos nos enfrentamos a una prueba sin precedentes, similar en algunos aspectos a la de los países más poderosos, pero que también es un símbolo de esperanza para el mundo en desarrollo.

Un vídeo de una pequeña ciudad en las afueras de Marrakech, visto en YouTube más de 2,5 millones de veces, capta la dificultad de condicionar a una población desatendida para que adopte medidas sanitarias intimidatorias. Un oficial uniformado del Ministerio del Interior, agarrando un micrófono, exhorta desesperadamente a los muchos transeúntes, que a menudo se mezclan, a que vayan a casa y se queden allí. Hablando en un dialecto de clase baja del árabe marroquí, que rara vez se oye más allá de esas calles, trata de explicar por qué. Las personas a las que se dirige forman parte de la vasta “economía informal” del país: marroquíes que se ganan la vida a duras penas con el pequeño comercio y el trabajo manual improvisado. Para ellos, quedarse en casa significa la ruina.

Este país de orgullosas tradiciones, color y luz, que carece de una atención sanitaria adecuada o de recursos económicos incluso en los mejores tiempos, podría verse más afectado por un contagio masivo de magnitudes superiores a las de muchos estados occidentales. El Rey Mohammed VI comprendió esto lo suficientemente pronto, como para tomar medidas agresivas para frenar la propagación del virus. El 13 de marzo, selló las fronteras y tomó la difícil decisión de suspender todos los vuelos a China, una importante fuente de inversión y comercio. Tres días después, todos los vuelos fueron suspendidos y las mezquitas cerradas. Para el 20 de marzo, el país se encontraba en estado de bloqueo, impuesto por la policía y el ejército. Desde entonces, las fuerzas del orden han arrestado a miles de personas por violar las nuevas normas, incluso cuando liberaron a otros miles de delincuentes para evitar el contagio en las prisiones del reino.

Hasta la fecha, Marruecos tiene 1.120 casos confirmados del virus, 80 muertes y la tasa sorprendentemente baja de contagio de  tres casos por cada 100.000 personas. Pero es probable que surjan cifras dramáticamente peores a medida que se establezca un régimen de pruebas más agresivo; el Gobierno ha pedido un número sustancial de kits de pruebas a China y Corea del Sur. Una empresa textil local se ha comprometido a producir mascarillas a un ritmo de dos millones por día, tanto para las labores de atención sanitaria como para la población en su conjunto, que ahora están obligadas por ley a llevarlas en público. Pero cualesquiera que sean las medidas que se tomen, es casi seguro que los centros médicos urbanos se verán invadidos, mientras que en las zonas periféricas y rurales, las limitadas instalaciones dificultarán la realización de pruebas significativas para la enfermedad, por no hablar de su tratamiento.

Reflexiono sobre estas tristes noticias desde la comodidad de mi casa en Casablanca, donde mi familia y yo observamos el distanciamiento social interno. “Quiero abrazarte”, me dijo mi hijo ayer, “pero sé que no puedo”. Como empleador de varios cientos de trabajadores de los medios de comunicación, he reorganizado nuestras operaciones de radiodifusión y de impresión para que todos puedan mantener sus puestos de trabajo y la mayoría pueda trabajar desde casa. No hace falta decir que también hemos revisado radicalmente nuestro contenido. Nuestra red de radio, con audiencias especialmente grandes más allá de las grandes ciudades, trabaja las 24 horas del día para inculcar una nueva forma de relacionarse con los amigos y vecinos. Estamos desafiando las íntimas tradiciones seculares de tomarse de la mano y besarse.

Salvaguardar la economía de nuestro país pobre en petróleo, que se vio duramente afectada en la víspera del brote, será una hazaña de creatividad y solidaridad social sin precedentes. El Rey ya ha comenzado a presionar a aquellos de nosotros que han sido bendecidos con recursos, a hacer mucho más para apoyar a los más vulnerables de nuestra población. La versión marroquí de un “surplus package”, un fondo de emergencia de 3.200 millones de dólares anunciado a principios de mes, es un paquete gubernamental pero también una obra de caridad, a la que se ha pedido que contribuyan los ricos. Es tranquilizador ver que muchos lo están haciendo. Pero los grandes problemas estructurales de nuestra economía no tienen respuestas fáciles, en medio de una economía global en la que las grandes potencias están comprensiblemente centradas en salvarse a sí mismas.

He experimentado y lamentado diversas facetas del problema a mi manera. Durante décadas, mi trabajo implicó viajes internacionales cada pocas semanas, que trajeron consigo grandes amistades en Estados Unidos, Europa y otros lugares de África. Ahora, en casa, de forma tan repentina y decisiva, me entero de que hay amigos que han sucumbido al virus, entre ellos un estadounidense que falleció la semana pasada. Estas amistades se consolidaron en torno al principio de la solidaridad social a través de las fronteras. Ahora, muchas más personas en todo el mundo sienten intensamente que todos estamos conectados. Al mismo tiempo, están más centrados en su entorno inmediato, sus vecindarios, su tierra natal, y se preocupan por comprometerse con el mundo en general en cualquier sentido útil.

Los marroquíes han aprendido que para superar el horizonte del virus debemos abordar la brecha de la igualdad entre nosotros. Rezo para que mientras nosotros y otros países se esfuerzan por hacerlo, también trabajemos para aumentar la solidaridad entre las naciones. Ambas brechas deben ser abordadas para mejorar el mundo.

Fte. The National Interest (Ahmed Charai)

Ahmed Charai es un editor marroquí. Es miembro de la junta directiva del Atlantic Council, consejero internacional del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y miembro del Advisory Board del Center for the National Interest en Washington y del Advisory Board del Gatestone Institute en Nueva York.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.