La ANPD estudia emprender acciones legales «inminentes» contra la nueva normativa de UAS

La Asociación Nacional de Pilotos de Drones (ANPD) ha explicado a El Radar por qué están en contra de la nueva normativa de UAS y anuncian «acciones legales inminentes» contra «los aspectos más lesivos» de la misma.

La nueva normativa de UAS que entró en vigor el pasado 25 de junio continúa generando opiniones contrapuestas entre las principales asociaciones que agrupan a pilotos y operadores de drones en España. Mientras que asociaciones como Aepdron han salido en defensa del nuevo reglamento, otras como Aedron ya pusieron de manifiesto, en declaraciones a El Radar, que al nuevo Real Decreto le faltaba «ambición».

Ahora, un nuevo actor se ha incorporado a las valoraciones sobre la nueva normativa… y no precisamente para bien. Esta vez ha sido la Asociación Nacional de Pilotos de Drones (ANPD), que, ante lo publicado hasta ahora, se ha puesto en contacto con El Radar para manifestar su oposición frontal al nuevo Real Decreto.

Es más, aunque admiten que «posee algunos aspectos que han mejorado respecto al anterior», anuncian que ya están trabajando «en la toma de medidas legales inminentes» contra «los aspectos más lesivos de este ‘Real Desastre», como denominan al nuevo texto legal.

«Implementa normas y restricciones injustas y desproporcionadas»

A su juicio, «implementa normas y restricciones injustas y desproporcionadas que no constan en la forma en la que se ha aplicado la normativa europea en otros países europeos». Por ello consideran que «este Real Decreto pone al sector de los drones en España detrás de países como Portugal, Italia, Polonia y Grecia».

Y subrayan que su «objetivo» no es otro que «lograr una normativa realmente adecuada al reto que supone el sano desarrollo de un sector que, según la propia AESA, puede ser un motor para la economía española».

Desde ANPD ponen en el punto de mira, entre otros preceptos recogidos en la nueva normativa, los relativos al vuelo en zonas urbanas; al requisito de efectuar una comunicación previa con 5 días naturales de antelación al Ministerio del Interior; la desaparición del carácter unipersonal de las entidades de formación y los criterios que pretende exigir España; y a la nueva zonificación de UAS.

Prohibición del vuelo, en categoría abierta, en zonas urbanas

En relación con el vuelo en zonas urbanas, la asociación (que indica que asistió a la jornada informativa realizada por la AESA) se muestra en contra de la prohibición del sobrevuelo de edificios «por la pérdida de línea visual del piloto con el UAS«.

Según indican desde ANPD, la justificación de que se dio durante dicha jornada informativa «demuestra claramente que se ha legislado sin estudios previos y sin tener en cuenta las opiniones de expertos».

Con la implementación del nuevo Real Decreto, se elimina la posibilidad de vuelo en categoría abierta en zonas urbanas, al establecer una zonificación UAS que prohíbe el sobrevuelo de edificios, salvo que se obtenga un permiso expreso de las comunidades de propietarios.

«Como un vuelo puede implicar el sobrevuelo casual de edificios anexos -explican desde la asociación-, esta restricción hace totalmente inviable las operaciones de UAS en entorno urbano en la categoría UAS OPEN establecida por la Unión Europea».

«Se ha creado intencionadamente una normativa de barrera»

Este requisito se traduce en una «prohibición encubierta y, según explicó AESA ante las preguntas de los pilotos, se debe a que el sobrevuelo de edificios provoca la pérdida de la línea visual con el UAS», insisten desde la asociación.

Sin embargo, «obtener el permiso de un propietario o comunidad vecinal -prosiguen- no garantiza la recuperación de la línea visual con el UAS y, además, en el caso de que no se sobrevuelen edificios, el UAS únicamente puede volar sobre la vía pública, lo cual implica el sobrevuelo de personas aumentando el riesgo respecto a si se hiciese sobre edificios, por razones obvias».

La asociación recuerda que «instar bajo el pretexto de la línea visual a que los pilotos que precisen operar en entorno urbano a hacerlo en categoría específica es un craso error».

Por ello, y en lo que se refiere a este aspecto, la asociación sostiene que «el Real Decreto está lleno de inverosimilitudes y normas totalmente desproporcionadas», y que «se ha creado, intencionadamente, una normativa de barrera» que pretende «que únicamente vuelen en entorno urbano los pilotos de drones con actividades comerciales, cuando la normativa europea no distingue entre uso profesional o recreativo».

ANPD considera que ha habido presiones por parte del Ministerio del Interior

Aunque ha habido asociaciones que han salido en defensa del Real Decreto, como es el caso de Aepdron, desde ANPD (que se definen como la mayor asociación del sector en España, con más de 4.200 asociados) no entienden «cómo se puede estar de acuerdo con un Real Decreto repleto de restricciones desproporcionadas que equipara a los UAS con armas, y en algunos casos los trata incluso peor».

A modo de ejemplo mencionan el requisito de efectuar una comunicación previa con 5 días naturales de antelación al Ministerio del Interior, «mientras que los cazadores que portan armas de fuego no deben realizar esta comunicación», dicen indignados.

La asociación considera que «ha existido una clara presión por parte del Ministerio del Interior en establecer un férreo control sobre estos dispositivos tecnológicos».

«La irrupción de las nuevas tecnologías de la Información en la sociedad es un hecho lógico y natural fruto del avance y progreso tecnológico en la misma destinado a aportar valor y facilitar o sumar valor a procesos tecnológicos y sociales tradicionales que plantea nuevos retos, pero tratar de poner puertas al campo es tener una visión completamente errónea y miope de cómo funcionan las claves del desarrollo socioeconómico», sentencian.

«Van a eliminar del sector a pequeñas entidades formadoras y podrán aparecer oligopolios en este nicho»

Finalmente, se refieren a la «desaparición del carácter unipersonal de las entidades de formación y los criterios que pretende exigir España a estas, que directamente van a eliminar del sector a pequeñas entidades formadoras para los escenarios STS europeos a los que pretende derivar la norma en entorno urbano».

Esto creará, a su juicio (y este punto también lo han destacado otras asociaciones), «un aumento de los costes para el piloto y la entidad formadora para la obtención de la correspondiente titulación» y advierten de que ello podrá «derivar en una posible aparición de oligopolios en este nicho del sector».

La nueva zonificación «abre la puerta a la creación arbitraria de zonas UAS»

También consideran «lesivo» el planteamiento que contempla este Real Decreto en lo referente a la Zonificación UAS planteada. (Precisamente ENAIRE ya ha actualizado ‘ENAIRE Drones’ a las nuevas zonas recogidas en el Real Decreto).

Para la asociación, esta nueva zonificación «abre la puerta a la creación arbitraria de zonas UAS restringidas al vuelo a criterio de particulares y sin estudios objetivos que las justifiquen».

«Esta asociación aboga por unas normas y una regulación en el sector de los UAS, pero considera que estas deben ser justas y proporcionales sin causar agravios comparativos en la competitividad y desarrollo del sector de los drones en España respecto a otros países europeos sujetos al mismo reglamento europeo pero con interpretaciones menos hostiles y restrictivas hacia el sector», concluyen desde la asociación.

Acerca de María Angeles Moya 146 Articles
Dircom de APTIE - EL RADAR y profesora asociada de la UC3M. Licenciada en Periodismo y DEA en Derecho Constitucional. Más de 20 años dedicada al sector de Seguridad y Defensa, 15 de ellos en el Departamento de Comunicación del Ejército de Tierra.