INTERPOL. Quienes somos, estrategia y objetivos globales

INTERPOLLa Secretaría General de INTERPOL coordina sus actividades diarias de lucha contra distintos delitos. Dirigida por el Secretario General, trabajan en ella tanto policías como civiles. Está formada por las oficinas centrales en Lyon, un complejo mundial para la innovación en Singapur y varias oficinas satélites en distintas regiones.

En cada país, una Oficina Central Nacional (OCN) de INTERPOL actúa como punto de contacto para la Secretaría General y otras OCN. Las OCN están dirigidas por funcionarios de la policía nacional y, normalmente, forman parte del ministerio del gobierno responsable de las actividades policiales.

La Asamblea General es su órgano de gobierno y reúne a todos los países una vez al año para tomar decisiones.

Objetivos policiales mundiales

Nuestros siete objetivos policiales mundiales reflejan nuestras prioridades de lucha contra los peligros que plantean la delincuencia y el terrorismo, en consonancia con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

En el mundo complejo de hoy día los problemas en materia de seguridad revisten un alcance cada vez más regional y global, repercuten directamente en la seguridad de los países y ponen en peligro el desarrollo sostenible de la sociedad.

INTERPOL es la única organización policial que trabaja a escala mundial, por lo que desempeña un papel único en la labor de apoyo a los esfuerzos policiales internacionales.

Para llevar a cabo esta tarea de manera coherente en todo el mundo, es importante que todos los participantes en la estructura de seguridad mundial entiendan los peligros de la misma manera y persigan los mismos resultados.

Hemos concebido siete objetivos policiales mundiales que abordan una amplia gama de problemas relacionados con la delincuencia y la seguridad. La puesta en marcha de estos objetivos, refrendados por nuestros países miembros en 2017, se inició oficialmente en 2018.

Los Objetivos Policiales Mundiales, en consonancia con la Declaración Universal de Derechos Humanos y el principio de neutralidad (consagrado en los artículos 2 y 3 del Estatuto de INTERPOL), son universales, ambiciosos y se basan en actuaciones colectivas.

Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible

En 2018 las Naciones Unidas vieron que INTERPOL, al ser la mayor y más veterana organización policial internacional, contaba con una situación única en calidad de socio ejecutante de una serie de objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda de 2030.

Por lo tanto, los objetivos policiales mundiales son conformes con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

Ello se aplica especialmente al objetivo 16 (ODS 16): “Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas”, que se propone reducir la violencia en todas sus forma, restringir el tráfico de armas y combatir la delincuencia organizada.

Repercusiones positivas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas

La Secretaría General de INTERPOL ha publicado un informe en 2020 que muestra las relaciones, tanto directas como indirectas, entre cada uno de los siete objetivos policiales mundiales de la Organización y los diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y sus metas.

En dicho informe se tuvieron en cuenta los tres programas prioritarios de lucha contra la delincuencia (el terrorismo, la delincuencia organizada y las nuevas tendencias delictivas, y la ciberdelincuencia), así como su marco estratégico, y se demuestran las repercusiones positivas de los objetivos policiales mundiales citando ejemplos concretos referidos a las capacidades policiales, las actividades operativas y las iniciativas de INTERPOL.

En algunos casos, los siete objetivos policiales mundiales apoyan el mismo Objetivo de Desarrollo Sostenible, a causa de la naturaleza transversal del objetivo en cuestión de las Naciones Unidas. Tal es el caso del nº 5 (Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas) y del nº 17 (Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible). En otros casos, las relaciones entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los Objetivos Policiales Mundiales de INTERPOL son más específicas.

Los Objetivos Policiales Mundiales se centran en la labor colectiva de la comunidad internacional de las fuerzas del orden con miras a crear un mundo más seguro y sostenible para las generaciones futuras.

Los siete objetivos policiales mundiales de INTERPOL:

Objetivo nº 1:

  • Combatir la amenaza terrorista.
  • Identificar y detener a presuntos terroristas.
  • Reforzar las plataformas de intercambio de inteligencia.
  • Impedir la movilidad y los desplazamientos de los terroristas.
  • Rastrear y detener los flujos financieros y el abastecimiento de armas.

Objetivo nº 2:

  • Impulsar la seguridad fronteriza en todo el mundo.
  • Registrar los movimientos y los viajes de delincuentes y víctimas.
  • Compartir información con los agentes de fronteras y conseguir que la intercambien entre ellos.
  • Contribuir al establecimiento de normas mundiales de seguridad fronteriza.
  • Ayudar a los países miembros a mantener la integridad de sus documentos de seguridad (por ejemplo, impidiendo el uso de pasaportes falsificados).

Objetivo nº 3:

  • Proteger a los grupos vulnerables.
  • Detectar delitos y delincuentes y descubrir posibilidades de prevención.
  • Proteger a las víctimas de delitos para que no sean explotadas ni vuelvan a convertirse en víctimas.
  • Respetar los derechos humanos de los grupos vulnerables.
  • Crear potentes redes de expertos para el intercambio de información, buenas prácticas y actividades operativas.
  • Bloquear el elemento “ganancias” del modelo de negocio de los grupos delictivos.
  • Detectar y detener el flujo ilícito de capitales y ganancias derivado del modelo de negocio de los grupos delictivos.

Objetivo nº 4:

  • Lograr un ciberespacio seguro para las personas y las empresas.
  • Establecer alianzas para proteger el ciberespacio.
  • Ampliar los conocimientos sobre investigación de la ciberdelincuencia.
  • Proteger a los ciudadanos estableciendo normas y emprendiendo iniciativas educativas.
  • Proteger las infraestructuras esenciales.

Objetivo nº 5:

  • Promover la integridad a escala mundial.
  • Promover el buen gobierno y el estado de derecho.
  • Mejorar los conocimientos sobre investigación de la corrupción.
  • Promover una cultura de integridad en la que la corrupción se considere inaceptable.
  • Establecer mecanismos de apoyo y defensa de la integridad, y de devolución de activos robados.

Objetivo nº 6:

  • Poner freno a los mercados ilícitos.
  • Concienciar a los ciudadanos de los riesgos que presentan las mercancías y productos ilegales.
  • Establecer mecanismos para detectar nuevos mercados ilícitos.
  • Reforzar la capacidad para investigar y prevenir tanto el comercio ilícito como su financiación.
  • Detectar y detener el flujo ilícito de capitales y ganancias derivado de este tipo de actividad delictiva.
  • Detectar y desmantelar las redes de delincuencia organizada y de tráfico de drogas.

Objetivo nº 7:

  • Prestar apoyo para la seguridad y la sostenibilidad del medio ambiente.
  •  Reforzar la capacidad para investigar los delitos medioambientales.
  • Proteger a las comunidades que dependen de los recursos naturales, así como las especies vulnerables y el patrimonio natural.
  • Establecer mecanismos para proteger la biodiversidad y los recursos naturales.
  • Desmantelar las redes de delincuencia organizada y su elemento lucrativo.
  • Detectar y detener el flujo ilícito de capitales y ganancias derivado de este tipo de actividad delictiva.

Fte. INTERPOL

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.