EE.UU. planea patrullar cerca de las bases rusas del Ártico

bases rusas ÁrticoLa Armada de EE.UU. comenzará a navegar regularmente cerca de los las tierras reclamadas por los rusos en el creciente Ártico libre de hielo, desafiando el avance de Moscú, ha declarado el Secretario de la Armada Kenneth Braithwaite.

«La Armada volverá a operar de manera más permanente en la región del Círculo Polar Ártico», dijo Braithwaite a los periodistas en la que probablemente haya sido su última entrevista antes de que la Administración Biden asuma el 20 de enero.

El Secretario estaba presentando el nuevo documento Navy´s new Artic Strategy, que siguió a la publicación el mes pasado de una estrategia «Tri-Service», junto a los Marines y la Guardia Costera, que promete que los barcos de EE.UU. «adoptarán una postura más asertiva en nuestras operaciones diarias» en todo el mundo como control contra el aventurerismo chino y ruso.

Durante una conferencia telefónica con los reporteros, Braithwaite dijo que EE.UU. tendrá que «operar más asertivamente» en el Ártico en los próximos años para desafiar tanto a los rusos, y en menor medida, a las reclamaciones chinas en el Alto Norte.

En respuesta, pregunté a Braithwaite si EE.UU. debería comenzar a realizar Operaciones de Libertad de Navegación (FONOPS) frente a la costa norte de Rusia en respuesta. Dijo: «Es más o menos la misma situación en el Mar del Sur de China que cuando miramos las operaciones de libertad de navegación y la capacidad de operar en aguas internacionales, Estados Unidos reclaman el derecho de poder hacer eso», dijo.

«Eso nos lleva al Mar de Barents, y luego hacia la Península de Kola para estar más presentes en esa parte del mundo. Una vez más, EE.UU garantizará a nuestros aliados la libertad de navegación donde las vías marítimas se abren y el Pasaje del Norte se hace navegable».

La Península de Kola es una zona fuertemente militarizada que se adentra en el Ártico y que alberga a la poderosa Flota del Norte, que incluye la formidable fuerza submarina de Rusia. Los rusos salen de Kola hacia el Barents y luego hacia el Atlántico Norte, haciendo que las aguas a su alrededor sean críticas para la proyección de poder de Moscú.

Comparando las reclamaciones ilegales de Beijing en el Mar del Sur de China con los movimientos más recientes de Rusia en el norte, Braithwaite añadió, «vemos que algunos de estos rivales creen que ciertas masas de agua les pertenecen. Bueno, la comunidad internacional reconoce que esas, en las que vamos a operar, son aguas internacionales. Y ese es el papel más asertivo del que estamos hablando. Esa es la postura más audaz que sentimos que es nuestro derecho, y nuestra responsabilidad, francamente, como la mayor fuerza naval del mundo».

En cuanto a los rusos, «están invirtiendo fuertemente para mejorar su defensa del Ártico y sus sectores económicos, con la consiguiente militarización a varios niveles de su flanco norte», señala el informe, acusando a Moscú de llevar a cabo operaciones militares «escalatorias y no transparentes» «y de regular ilegalmente el tráfico marítimo a lo largo de la Ruta Marítima Septentrional», lo que degrada la seguridad en la región.

La nueva estrategia no exige ninguna acción o tecnología específica que facilite o haga más frecuentes los tránsitos por el Ártico, pero los dos documentos, junto con los comentarios de Braithwaite, indican que los dirigentes de la Armada miran con interés la región en la medida de lo posible.

No será fácil. Sin puertos de aguas profundas en Alaska para reparar y desplegar barcos de la Armada, con comunicaciones satelitales puntuales sobre el Círculo Ártico, y sólo un rompehielos operativo de la Guardia Costera, frente a los 50 de Rusia, es difícil ver cómo EE.UU. podría proyectarse hacia el norte.

Durante décadas, EE.UU. ha dependido de submarinos nucleares para patrullar bajo el hielo del Ártico, y Braithwaite sugirió que eso no va a cambiar, incluso si más barcos de superficie se orientan hacia el norte.

«Nuestra mayor ventaja en esa región es nuestra fuerza de submarinos», dijo Braithwaite. «Es por eso que el documento Future Naval Force Structure pone tanto énfasis en la construcción» de hasta 70 u 80 submarinos en los próximos años, casi duplicando los 48 que hay actualmente en la flota.

En julio, la Casa Blanca ordenó a la Guardia Costera y a la Marina que elaboraran un plan para una nueva generación de rompehielos potencialmente nucleares, que fue entregado en agosto. «Tenemos varias opciones sobre la mesa», dijo Braithwaite, y agregó «es algo que tiene un papel protagonista, en lo que seguimos trabajando mientras hablo», aunque todavía no está claro si la industria de la construcción naval de EE.UU. tendrá la capacidad de construir una nueva flota de rompehielos de energía nuclear.

Mientras que Rusia puede inundar la zona con sus rompehielos, China también está buscando entrar en el juego, y están «construyendo rompehielos a ritmos que no podemos igualar», dijo Braithwaite. Arrendar algunos barcos de los aliados es una solución que ha sido puesta en la mesa, y el secretario confirmó que EE.UU. está «mirando a nuestros aliados y socios para poder llenar parte de ese vacío» hasta que los seis rompehielos planeados, construidos en el país, puedan entrar en servicio.

Con la vista puesta en China y Rusia, el informe sigue las declaraciones previas del Pentágono de que ambos están aumentando sus activos navales a tasas más rápidas de lo que EE.UU. puede igualar, pero no ofrece ninguna manera real de hacer frente al desafío.

El documento sobre el Ártico advierte que «China está invirtiendo en la construcción de buques: cargueros con capacidad polar, buques cisterna de gas natural licuado y rompehielos de propulsión nuclear, así como en infraestructura portuaria para mejorar el acceso en el Ártico».

Es probable que las inversiones de China, la flota pesquera mundial y los vínculos científicos, económicos y académicos con la población y las instituciones de las naciones del Ártico, incluidas las empresas mixtas con Rusia, sigan aumentando en los próximos decenios».

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.