Infantería: China converge hacia adelante

QBZ-191En los últimos cuatro años, China ha introducido un moderno equipo de infantería que es su versión de un concepto estadounidense pionero en la década de 1980 (“Land Warrior”), y que dio lugar a la introducción de nuevos chalecos antibalas, equipos personales de comunicación/navegación, rodilleras y coderas, ordenadores portátiles, dispositivos de visión nocturna y equipos médicos personales para las tropas estadounidenses.

Varios países europeos les siguieron, especialmente el Infanterist der Zukunft (“Infantería del futuro”) alemán, y en 2020 la mayoría de las naciones de la OTAN tenían todo o casi todo este equipamiento.

Rusia tenía su conjunto Ratnik (guerrero), cuya aparición estaba prevista originalmente (en la década de 1980) para la década de 1990. Esto se retrasó por el colapso de la Unión Soviética y por los graves problemas presupuestarios de los años 90. Mientras tanto, Rusia y China estudiaron el sistema estadounidense, que se completó después de 2001, en gran medida porque se introdujeron nuevos elementos para las tropas que ya estaban en combate y que pedían mejoras específicas. Eso significó que el equipo americano fue modificado por la experiencia de combate antes y después de su introducción. El equipo estadounidense llegó a ser visto como el punto de referencia que seguirían otras naciones.

El Ratnik se declaró completo en 2013, excepto los nuevos fusiles de asalto (AK-12) que finalmente llegaron en 2020. A diferencia de Estados Unidos, Rusia incluyó un nuevo diseño de fusil (AK-12) como parte de su equipo Ratnik. Hubo mucha oposición esta arma dentro del alto mando ruso, pero a nivel de las tropas, hubo un reclamo aún más vigoroso y ruidoso por algo que reemplazara al AK-74 de la era de la Guerra Fría, que era un arma impopular tipo AK-47 que disparaba una bala tipo M-16.

En 2020 Rusia también reveló que estaba trabajando en una nueva generación de equipos de infantería llamada Sotnik (Centurión) para sustituir al actual Ratnik, que planea entregar inicialmente a las tropas de operaciones especiales en 2025 y a todos los demás cinco años después.

Esto puede ser demasiado ambicioso porque el Sotnik consta de muchos elementos de alta tecnología que pueden no estar listos a tiempo, si bien algunos de los nuevos artículos ya existen, como las botas antiminas y las telas especiales que reducen la temperatura (el calor) que identifica a las tropas para los sensores térmicos.

Hay tipos de tela similares que reducen la eficacia de los radares. Debido a las sanciones, Rusia puede tener problemas para importar artículos acabados o componentes para las versiones fabricadas localmente.

El Sotnik incluirá equipos de comunicaciones digitales individuales más potentes para las tropas y mayor integración con lo que pueden ver los pequeños UAV cercanos. Esta información se presentará en un visor o gafa especial similar a la que emplean actualmente muchos pilotos de aviones de combate.

Israel ya cuenta con gafas de este tipo que permiten a las tripulaciones de los tanques activar la “vista exterior” y mostrar lo que hay fuera a través de un sistema de pequeñas videocámaras en el exterior.

El Sotnik también hará hincapié en las versiones más ligeras del equipo actual del Ratnik, especialmente los elementos de protección pesados (chaleco y casco) que también serán más eficaces.

Todos los elementos del conjunto Sotnik serán más ligeros, de modo que todo el conjunto Sotnik pesará, con 20.kg, un 20% más ligero que los equivalentes Ratnik.

La lista definitiva de elementos del Sotnik no se completará hasta 2023, pero se ha revelado que incluirá nuevas armas y municiones, además de emplear IA (Inteligencia Artificial) en los componentes electrónicos. Algunos de los artículos que se están desarrollando para Ratnik 3 acabarán formando parte de la versión inicial de Sotnik.

Los elementos propuestos para el Sotnik no son ciencia ficción, pero la capacidad rusa para fabricarlos es cuestionable. No sería la primera vez que los comunicados de prensa rusos se adelantan demasiado a las capacidades.

China es más cautelosa en estas cuestiones y presta mucha atención a cómo funcionan los nuevos conceptos extranjeros en combate. Por eso el nuevo conjunto chino incluía un nuevo fusil de asalto QBZ-191 que, basada en el HK416 alemán, existe desde 2017. El QBZ-191 sustituyó al QBZ-95 de la década de 1990 en muchas unidades de combate, especialmente en las que recibieron el nuevo conjunto de infantería.

El antiguo QBZ-95 es un diseño bullpup (el cargador está detrás del gatillo) más compacto que sigue siendo empleado por las tripulaciones de vehículos y otras tropas que no emplean mucho su fusil de asalto.

El QBZ-191 es un diseño tradicional y también emplea el único proyectil chino de 5,8×42 mm, pero con una nueva versión que tiene mejor rendimiento a media y larga distancia. Al igual que el HK416, el QBZ-191 se parece al AR-15/M-16 original, incluyendo un tubo de amortiguación con una culata fija telescópica ajustable. Lo más importante es que el 191 emplea el sistema de funcionamiento de pistón de gas de carrera corta que distingue al HK416 del M-16. El 191 apareció dos años antes que el similar ARAD israelí, que también complementa un diseño bullpup similar.

Las empresas chinas llevan años produciendo sus propias versiones de la mayoría de los fusiles de asalto occidentales y rusos. Suelen ser para el mercado civil, lo que significa que no hay opción de fuego automático. Las versiones militares con fuego automático también están disponibles si un número suficiente de clientes militares lo solicitan.

El 191 incluye un carril Picatinny de longitud completa en la parte superior, que permite el empleo de una amplia gama de miras y otros accesorios tan populares en los fusiles de asalto occidentales. También tiene mira de hierro abatible. El 191 tiene guardamanos de polímero tradicional, pero también se han visto variantes con guardamanos MLOK. Emplea cargadores de polímero similares a los utilizados por el QBZ-95.

Cuando el QBZ-95 (o Tipo 95) apareció por primera vez, su diseño bullpup se complementó con el empleo del cartucho de 5,8x42mm de propiedad china, que es un poco más ancho que el 5,56 NATO, pero más corto en longitud total. El QBZ-95 fue descrito como revolucionario. Dado que las fuerzas chinas no entraron en combate, no fue hasta que se exportaron algunos QBZ-95 a Birmania en 2009 cuando el nuevo fusil obtuvo experiencia de combate y los defectos se hicieron evidentes.

El QBZ-95 sustituyó a los fusiles Tipo 81 (AK-47 mejorado), siendo un diez por ciento más ligero que el clon del AK-47 y fue bien recibido por las tropas hasta que tuvieron que emplearlo en combate.

China tarda en adoptar nuevos equipos de combate, pero cuando lo hace lo hace con rapidez y competencia. Por ejemplo, en 2007 China gastó más de mil millones de dólares en comprar nuevos uniformes de combate para sus tropas. Los uniformes de camuflaje Tipo 7, de aspecto moderno, parecían similares a los uniformes de camuflaje que los soldados y marines estadounidenses adoptaron en 2003. China ya ha adoptado el casco de kevlar al estilo estadounidense y con los uniformes Tipo 7 desde la distancia las tropas occidentales y chinas se parecen en cuanto a uniformes, equipos de protección y armas. Esa convergencia continúa.

Fte. Strategic Page