Juego de drones: ¿Qué será lo próximo para el MQ-9 Reaper?

MQ-9 ReaperEl avión no tripulado MQ-9 Reaper tiene una larga historia de actualizaciones exitosas que incluyen la adición de nuevos tanques de combustible y una interfaz de armas universal diseñada para crear la infraestructura técnica y los estándares de protocolo IP suficientes para acomodar una creciente gama de armas.

Las Fuerzas Aéreas están ampliando masivamente el alcance de las misiones de estas aeronaves, integrándole una serie de actualizaciones y añadiendo armas como parte de un plan más amplio para hacer volar el dron hasta 2035 y más allá.

Las mejoras del Reaper son multifacéticas, según un informe de las Fuerzas Aéreas, que dice que el objetivo principal es la transición del avión no tripulado a las operaciones multidominio.

Las modificaciones incluyen la integración de una nueva tecnología de detección por infrarrojos y sistemas de aseguramiento de la información, que pueden implicar varios tipos de endurecimiento o sistemas de protección de datos. Esta actualización podría impedir que los sensores del Reaper sean interrumpidos, bloqueados o pirateados por un adversario o una fuerza hostil que busque desbaratar las misiones de los drones.

En el informe de las Fuerzas Aéreas no se facilitan los detalles técnicos de cómo se están reforzando las redes de datos del MQ-9 Reaper, probablemente por razones de seguridad, pero la capacidad de evitar su interferencia podría introducir un nivel de funcionalidad y fiabilidad de la misión muy avanzado para el avión no tripulado en su transición de años de contrainsurgencia a los preparativos para una guerra de grandes potencias en un entorno en el que los adversarios están armados con defensas aéreas avanzadas y plataformas aéreas en condiciones de desafiar a un MQ-9 Reaper.

Estas amenazas pueden ser una de las razones clave por las que las Fuerzas Aéreas han armado al Reaper por primera vez con un misil de ataque aire-aire de alta tecnología AIM-9X, también empleado por los F-35, que se basa en una tecnología de guiado avanzada para ajustarse a los objetivos enemigos y destruirlos.

En el caza furtivo F-35, por ejemplo, el AIM-9X puede operar en lo que se denomina modo “off-boresight”, lo que significa que puede ajustar el curso en vuelo para atacar un objetivo a un lado o detrás de la aeronave. El hecho de que el AIM-9X se dispare ” off-boresight” significa que no se limitará a atacar objetivos en una trayectoria lineal, en línea recta.

No está claro si un AIM-9X puede disparar “fuera de la vista” en un MQ-9 Reaper, pero le da al avión no tripulado la primera posibilidad de ataque aire-aire de su clase. Esta adaptación podría ser particularmente impactante para el MQ-9 Reaper debido a sus sensores de alto alcance y alta resolución que podrían posicionar al dron para detectar, e incluso potencialmente destruir, a las aeronaves enemigas que se aproximen.

Curiosamente, el informe de las Fuerzas Aéreas sobre el MQ-9 Reaper dice que el avión no tripulado también está recibiendo mejoras en su armamento, lo que indica que podrían añadirse nuevas armas a su ya considerable arsenal. El MQ-9 Reaper dispara ahora el AIM-9X, además del misil AGM-114 Hellfire, un arma de 500 libras guiada por láser llamada GBU-12 Paveway II, y las municiones de ataque directo conjunto GBU-38 o JDAM.

Todo esto, está claro, es parte de un esfuerzo deliberado de la Fuerza Aérea para la transición de la aeronave no tripulada MQ-9 Reaper, probada en combate, de los años de lucha contra el terrorismo y la vigilancia en un entorno no disputado en el que operaba con supremacía aérea, a los preparativos para una guerra de gran amenaza en escenarios donde los enemigos tendrán aviones de combate, defensas aéreas avanzadas y sus propios drones armados potencialmente capaces de asalto aire-aire. Los enemigos avanzados también operarán con sofisticadas tecnologías de interferencia, guerra electrónica e incluso tecnologías de ciberataque, circunstancias todas ellas que explican potencialmente por qué el Ejército del Aire sigue dedicando muchos esfuerzos a mejorar y mantener su vida útil en combate.

El MQ-9 Reaper cuenta con un largo historial de exitosas actualizaciones que incluyen la adición de nuevos depósitos de combustible y una interfaz de armas universal diseñada para crear la infraestructura técnica y los estándares de protocolo IP suficientes para acomodar una creciente gama de armas.

El informe de la Fuerza Aérea también hizo hincapié en las operaciones multidominio como clave para el futuro del MQ-9 Reaper, comentarios que podrían haber sido una referencia a la variante más reciente del MQ-9 Reaper, un dron marítimo de caza de submarinos llamado MQ-9B SeaGuardian. Equipado con dispensadores de sonoboyas, procesamiento avanzado de datos y sistemas de caza de submarinos especialmente adaptados al entorno marítimo, el MQ-9B SeaGuardian ya está operativo y participa en pruebas a gran escala de la Armada.

La llegada del MQ-9B SeaGuardian no sólo introduce nuevos paradigmas de misión para el dron a la hora de añadir una configuración de dominio marítimo, sino que también contribuye en gran medida al esfuerzo de las Fuerzas Aéreas por convertir el MQ-9 Reaper en un activo bélico de primer orden, preparado para una guerra muy disputada y de alto riesgo contra enemigos tecnológicamente sofisticados.

Fte. The National Interest