Ilusiones auditivas griegas en el laberinto greco-americano, turco y ruso

laberinto greco-americano, turco y rusoEn un evento organizado en EE.UU. para un grupo de personalidades griegas, el orador principal, un ex embajador de EE.UU. en Grecia, se jactó de sus fuertes credenciales filohelénicas, e incluso blandió una foto suya vestido con una antigua túnica griega, ganándose el aplauso de su audiencia griega.

Al terminar su discurso, lleno de elogios y expresiones de admiración por Grecia, se le preguntó sobre la posición de América en las relaciones greco-turcas. De repente, el alegre y cortés orador se tornó en amargado y malhumorado, golpeando la mesa con la palma de la mano y pidiendo a la audiencia que se le metiera en la cabeza que América nunca decepcionará a la Turquía “aliada militar estratégica” sólo para complacer a los griegos.

Este episodio describe de forma sorprendente la realidad de las relaciones greco-americanas. Cuando se trata del apoyo americano a los griegos, se reduce a palabras vacías y sin hechos. La política americana favorece a Turquía y continuará así en el futuro inmediato. Esta tendencia se inició con la Doctrina Truman en 1947 y continúa hasta hoy (durante 73 años.)

Sorprendentemente, los líderes griegos parecen no ver nada malo en esto, y continúan sin quejarse sus relaciones suplicantes con América. A cambio de un comportamiento flexible, los griegos reciben palabras de elogio por los logros de sus antepasados hace 2.500 años.

La respuesta americana a la agresión turca contra los griegos es y siempre ha sido predecible: Turquía presenta una reclamación irrazonable contra la soberanía griega, y luego usa la intimidación para salirse con la suya, sabiendo que en algún momento América intervendrá para pedir a ambas partes (agresor y víctima) que se reconcilien.

Aunque tanto Grecia como Turquía son miembros de la OTAN, Turquía está en el primer nivel, mientras que Grecia es considerada menos vital. Grecia es prescindible, Turquía no.

Siempre ha habido una constante en las relaciones greco-americanas: independientemente de la administración americana que esté en el poder, la política americana apoya constantemente a los turcos sobre los griegos. Igualmente, independientemente de la administración que gestione los asuntos griegos, Grecia sigue siendo un instrumento americano.

La supuesta administración Syriza “antiamericana”, “socialista/comunista” demostró ser un acólito americano. Curiosamente, cuando se trata de elecciones presidenciales americanas, los griegos apoyan a los candidatos más “filohelenos”, sólo para ser decepcionados. Los ‘socialistas/comunistas’ en Grecia normalmente rezan por una victoria demócrata, sólo para recibir un duro despertar cuando sus oraciones son respondidas.

Cuando el “filoheleno” Jimmy Carter ganó la presidencia en 1976, las campanas de la iglesia repicaron en Chipre para dar la bienvenida al “salvador” de los griegos, ya que había prometido librar a Chipre de la ocupación turca. Pero en lugar de trabajar para ese fin, la administración de Carter trabajó horas extras para levantar el embargo de armas americano contra Turquía.

Clinton engañó a los griegos para que creyeran que era un hombre de ideales y justicia, sólo para ver que proporcionaba a Turquía un montón de armas; unos asombrosos 10.000 millones de dólares financiados en su totalidad por el contribuyente americano. Estas armas al final sirvieron para la agresión turca contra los desventurados kurdos y amenazaron a los griegos.

Otros griegos rezan por una victoria republicana, sin tener en cuenta que fue el republicano Henry Kissinger quien dio el visto bueno a Turquía para invadir Chipre y capturar el 37% de su territorio. Demócrata o republicano no hace ninguna diferencia a la causa griega.

El ingreso de Grecia en la OTAN, con el fin de protegerla de los ataques externos, resultó ilusorio, ya que su verdugo y único adversario es Turquía, miembro de la OTAN. Esto significa que la cláusula de defensa colectiva, el centro del tratado fundacional de la OTAN no se aplica en este caso. El artículo 5 de la Alianza, que dice que un ataque a un miembro es un ataque a todos, queda anulado en caso de que Turquía ataque a Grecia; en este sentido la OTAN no sirve para los griegos.

Sin embargo, Grecia es valiosa para la OTAN, particularmente en su apoyo a los planes americanos contra Rusia y China, que no han perjudicado a los griegos, ni tienen intención de hacerlo.

La agraviada Grecia permanece en silencio, sin expresar su insatisfacción con la política americana, y en su lugar participa en sus planes contra dos países amigos. Tal vez de forma bastante absurda, la élite política griega alaba la “alianza militar estratégica” con América, aunque ésta no protege a Grecia de la agresión turca.

Para un observador independiente, Grecia parece estar más interesada en los diseños estratégicos americanos contra Rusia y China y menos en defenderse de la agresión turca, lo que desconcierta a cualquier estudioso de las ciencias políticas. La confusión se establece cuando uno comienza a pensar que Rusia es un amigo tradicional del pueblo griego y China un socio económico de la endeudada Grecia. La ingratitud llega a su punto máximo cuando se recuerda que Rusia jugó un papel clave en la liberación de los griegos, tras 400 años de ocupación otomana/turca.

En ese período Rusia incluso combatió una guerra contra Turquía (1828-9), en la que murieron muchos rusos, cuando los otomanos no lograron vengar la participación de Rusia en el bando de los griegos en Navarino en 1827.

Otro giro en esta saga es el hecho de que Turquía apenas coopera con EE.UU en los retos fundamentales de este país. Indicativamente, en sus memorias Decision Points, el presidente George Bush hizo referencia a la segunda guerra de Irak de 2003 diciendo que la “aliada” Turquía demostró no ser un verdadero aliado: “En una de las peticiones más importantes que hemos hecho, Turquía, nuestro aliado de la OTAN, había defraudado a América.” Sin embargo, América apoya constantemente a la ‘aliada’ Turquía, pero no a la aliada Grecia que, a diferencia de Turquía, luchó del lado de América en ambas guerras mundiales.

Linda S. Heard (octubre de 2020) observa acertadamente que Erdogan y Turquía se comportan agresivamente contra todos y cada uno, porque América hace la vista gorda a su agresividad: “En lugar de asumir la responsabilidad moral, el jefe de la OTAN y presidente del Comité Militar de la OTAN, Sir Stuart Peach, elogió recientemente el papel de Turquía dentro de la OTAN y sus contribuciones esenciales a las operaciones y actividades de la OTAN”. Si Sir Stuart estaba jugando con la inteligencia y la memoria de las personas, uno se sorprende, cuando en el mismo momento añadió, tal vez de manera mendaz, que “[…] ningún otro aliado ha sufrido más ataques terroristas”, ocultando así el hecho de que Turquía es un contribuyente neto al terrorismo (véase “No hay duda de que Turquía patrocina el terrorismo; ¿por qué no lo dice el Departamento de Estado?”). Viendo que las cosas funcionan a su favor y en contra de los griegos, independientemente de los hechos, Turquía ha considerado conveniente presionar para obtener más ventajas mediante el empleo de grupos de presión en EE.UU., ya que el ineficaz e impotente “grupo de presión griego” mira pasivamente. Hace poco más de un año, Ahval News informó que “Turquía pagó cerca de 9 millones de dólares a empresas de lobby en EE.UU. en 2018”.

Incluso un ex asesor de seguridad nacional de EE.UU. presionó por Turquía. Ahval señala que la lista de lobistas turcos incluye firmas de abogados internacionales. Aún más extraño es que un ex oficial naval estadounidense de alto rango de ascendencia griega, aunque no es un lobista, encuentre moralmente aceptable apoyar el continuo rearmamento de Turquía.

La élite política griega [ateniense] pretende no ver, no oír y tal vez no molestar. Últimamente el Embajador de EE.UU. en Grecia dio un encargo público a la agenda greco-turca diciendo que el Primer Ministro griego Mitsotakis “[…] hará todas las componendas necesarias […]” (SLPress.) Turquía está tratando de usurpar la soberanía de Grecia; sin embargo, el Embajador pide a Grecia que se avenga.

Mientras tanto, Pompeo ha anunciado alegremente que la relación greco-americana está “en su punto más alto y se está fortaleciendo”. En su última visita a Creta, Pompeo incluso se jactó de que estaba en Grecia, “[…] para mostrar una de las relaciones militares más fuertes de América a través de toda Europa […]” Para no quedar eclipsado, el Primer Ministro griego anunció el atraque permanente del “USS Hershel “Woody” Williams” en la bahía de Souda en Creta. Pompeo lo remató todo añadiendo que estaba increíblemente orgulloso de apoyar a los líderes griegos (29 de septiembre, 2020 Washington Post). Pompeo habló sin fingir y no hizo ningún intento de ocultar las verdaderas intenciones de América en lo que respecta a las tres bases militares americanas en la Grecia continental y la base naval de Creta. Dijo, “[la relación militar] es especialmente importante, ya que Rusia continúa desestabilizando la región, especialmente en Libia, donde EE.UU. pide la retirada de todas las fuerzas militares extranjeras y el apoyo a la desescalada militar y a la reconciliación libia”. Así que vemos a Grecia en una “alianza militar estratégica” greco-americana que apunta a la Rusia amiga en vez de a la Turquía enemiga. La élite política griega aún no ha explicado ni un solo beneficio para las necesidades de seguridad de Grecia de la recientemente anunciada “alianza militar estratégica” greco-americana.

La élite política griega está acostumbrada a recibir promesas vacías y por ahora están insensibles a ellas. Los griegos pidieron a la UE que aplicara sanciones contra Turquía por sus violaciones de la soberanía de Chipre. Se organizó una reunión para los días 24 y 25 de septiembre de 2020, pero se pospuso al 1 de octubre con el pretexto de que alguien dio positivo en coronavirus. Incluso esa reunión se iba a realizar a distancia. Mientras tanto, la agenda se amplió milagrosamente para incluir a China, Bielorrusia, Nagorno-Karabakh y el asesinato de Navalny, ¡dejando poco tiempo para discutir las sanciones contra Turquía!. Rusia está perpleja por la “alianza militar estratégica” greco-americana que se dirige contra ella. Afortunadamente, Rusia no ha tomado medidas revanchistas contra sus amigos los griegos, que siempre recurren a ella para obtener apoyo en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Grecia está obviamente descontenta con el hecho de que Rusia haya suministrado a Turquía el sistema de defensa aérea S-400, pero la verdad es que primero suministró a los griegos el S-300 hace más de veinte años. Un acuerdo secreto entre América y el entonces derrotista gobierno griego hizo inoperante este poderoso sistema de defensa.

Rusia apoya inequívocamente a Chipre en el tema de la retirada de todas las tropas de ocupación turcas. América es vaga en el tema, viendo que las tropas de ocupación turcas son también tropas de la OTAN. Lo más importante es que Rusia salvó a Chipre del daño que el Plan Anan de 2004, iniciado por americanos y británicos, habría causado a los griegos de Chipre.

Una mentira que circuló deliberadamente hace muchos años, fue que Rusia se oponía a que Grecia extendiera sus aguas territoriales a 12mn. Esto le sirvió a EE.UU. para impedir que Grecia ejerciera sus derechos legítimos frente a un agresivo casus belli turco, que hubiera podido terminar en una guerra entre dos [supuestos] aliados de la OTAN.

En contraste directo con la desinformación, el embajador de Rusia en Atenas, Andrei Maslov, declaró recientemente en términos inequívocos que todas las islas tienen una plataforma continental y una ZEE propia, con lo que refutó las afirmaciones turcas en sentido contrario. Esto desconcertó a EE.UU., que ahora está en un dilema, y se preocupó de que Grecia pueda finalmente ejercer sus derechos sobre la 12nm. Sin embargo, la élite política griega hizo poco uso del pronunciamiento ruso, ya que esto hubiera significado tener que tomar una decisión que hubiera enojado a América y a Turquía.

¿Sufren por tanto la élite política griega de ilusiones auditivas, creando falsas percepciones de lo que realmente escuchan a los americanos diciéndoles con palabras y acciones claras? Los americanos son muy claros al decir abiertamente que Turquía es su “aliado militar estratégico”. Igualmente, los americanos dicen a los griegos que concentren sus energías militares en la percepción de la amenaza rusa a América, y no en la amenaza real a Grecia que proviene de Turquía. Dicen a los griegos que se avengan con las demandas turcas que están fuera de la ley internacional y que dejen de crear problemas para la OTAN, porque si se trata de que los EE.UU. tomen partido, los griegos serán los perdedores.

Por el momento, los griegos tienen que estar satisfechos con los elogios que reciben por su ascendencia: Leónidas, Pericles, Xenofonte, Platón y otros. Los griegos le hacen a Rusia lo que América les hace a ellos. Mientras elogian verbalmente los lazos culturales comunes y la Ortodoxia Cristiana entre Grecia y Rusia, en la práctica proveen a los americanos de bases para frustrar los planes rusos en el Mediterráneo Oriental. Mientras Grecia apoye los planes americanos anti-rusos, Rusia no favorecerá abiertamente a sus compañeros griegos ortodoxos cristianos. Si Grecia piensa que Turquía será expulsada de la OTAN en cualquier momento, y que Grecia llenará el hueco, eso sería ilusorio; América está marcando el tiempo, esperando que Erdogan se vaya; entonces volverá a los negocios. Grecia podría poner a prueba la sinceridad americana y el apoyo a los griegos pidiendo que se prohíba el mantenimiento de los F-16 de Turquía, para socavar sus capacidades de combate contra Grecia y evitar que sea una amenaza para sus vecinos.

Conclusión: En un mundo de ilusiones auditivas, juegos, engaños y astucias internacionales, la élite política griega [ateniense] tiene pocas posibilidades de ganar algo para Grecia.

Fte. Modern Diplomacy

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.