Humo para hacer invisibles a las tropas

La división de científicos del Pentágono está trabajando en el sustituto de una vieja herramienta en el campo de batalla: el humo. La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) lidera un proyecto de desarrollo de oscurecedor similar al humo que impedirá a las tropas enemigas ver a través de él. Lo nuevo será que, mientras el nuevo humo bloquea la visión de los adversarios, seguirá permitiendo a las fuerzas propias ver todo el campo de batalla.

Una de las herramientas más útiles en la historia de la guerra es el humo. Las densas y ondulantes nubes de humo, creadas por la quema de madera y otros materiales inflamables, bloquean las líneas de visión a través del campo de batalla, para ambos bandos.

El problema es que el humo funcionaba en contra de ambos bandos. Las fuerzas suelen considerar al humo como un medio que bloquea la visión con la misma seguridad que una montaña o un muro de árboles. Aunque el humo acaba desapareciendo, puede tanto obstaculizar como ayudar a los atacantes o a los defensores por igual.

En la década de 1980, la tecnología intervino para dar una ventaja a uno de los bandos: el uso de visores nocturnos térmicos que las tropas occidentales emplea para ver y disparar a través del humo. Las tropas soviéticas y del Pacto de Varsovia, en cambio, disponían de formas más primitivas de visión nocturna. Esto supuso una enorme ventaja para las tropas que podían observar y disparar contra fuerzas enemigas que operaban efectivamente a ciegas.

Hoy, la mayoría de los ejércitos modernos tienen visión nocturna térmica, lo que iguala las condiciones. DARPA quiere recuperar esa ventaja, por lo que está trabajando en lo que denomina Visibilidad Codificada, que «pretende desarrollar oscurecedores personalizables, sintonizables y seguros que proporcionen a los combatientes ventaja asimétrica, mejorando la visibilidad de las fuerzas amigas al tiempo que suprimen los sistemas de visión y detección del adversario», según el comunicado de prensa de DARPA.

DARPA explorará la visibilidad codificada mediante dos enfoques: asimetría pasiva y activa. El director del programa, Rohith Chandrasekar, afirma en el comunicado que «probablemente requerirá múltiples materiales de ocultación desplegados de forma específica para permitir la visión unidireccional a través del penacho». Los oscurecedores podrían ser humo, aerosol líquido o incluso algo más exótico, como los metamateriales, compuestos diseñados para interactuar con la radiación electromagnética para determinados fines. En este caso, una nube de metamateriales podría utilizarse para bloquear la luz o permitir que entre sólo desde determinados ángulos.

La asimetría activa, en cambio, requerirá «un único material oscurante, pero que pueda ajustarse en tiempo real» para que las tropas puedan ver a través de él, afirma Chandrasekar. Las tropas amigas podrían controlar una cortina de humo de asimetría activa, activando o desactivando la capacidad de ver a través de ella con visión nocturna o medios similares. A veces, puede ser preferible impedir que todos vean a través del «humo» de visibilidad codificada, si las tropas enemigas obtienen también esta capacidad.

La visibilidad codificada también tendrá que ser segura para que los humanos puedan respirar. El Ejército estadounidense actualmente usa fósforo blanco (WP) para crear pantallas de humo. El problema es que este material es pirofórico, lo que significa que arde al entrar en contacto con el aire, y como tal es extremadamente peligroso estar cerca. Las tropas se adiestran para su empleo de forma que se minimice el peligro para ellas mismas, pero su uso en el campo de batalla puede exponer a acusaciones de poner en peligro a los civiles. En 2017, Human Rights Watch advirtió que las fuerzas lideradas por Estados Unidos que combaten al ISIS en Irak y Siria estaban utilizando WP, arriesgándose a dañar a los civiles. Idealmente, las tropas y los civiles podrían caminar sin protección a través de las pantallas de visibilidad codificada, saliendo ilesos.

El proyecto de DARPA es ambicioso, pero al final podría tener una utilidad limitada. Si los adversarios pueden hackear una pantalla de humo ajustable, podrían dar la vuelta a la tortilla contra las fuerzas amigas, haciendo que la pantalla sea opaca en momentos críticos. El adversario también podría bloquear a nuestras tropas con una pantalla de visibilidad codificada propia. Podríamos estar asistiendo al inicio de una carrera armamentística de pantallas de humo, en la que cada ejército se apresuraría a asegurarse de que su bando, y sólo su bando, tuviera una visión sin restricciones del campo de batalla.

Fte. Popular Mechanics